La respuesta corta es No, no realmente. A pesar de que es posible que nos sintamos especialmente conectados a alguien del sexo opuesto en este momento, la verdadera unión entre el hombre y la mujer viene sólo después de haberse comprometido en el matrimonio y deciden a trabajar en ello.1 Se cree en realidad que este mito del "alma gemela", fue creado por Platón en su libro "El banquete" y en él se intenta definir lo que es el amor. Según este mito los seres humanos intentaron invadir el Monte Olimpo, lugar donde viven los dioses, y Zeus, al percatarse de esto, les lanzó un rayo, quedando éstos divididos. Desde entonces, se dice que el hombre y la mujer andan por la vida buscando su otra mitad. Por muchas generaciones el mito ha circulado entre los miembros de la Iglesia con diversas imaginativas variantes, particularmente utilizadas en el momento del cortejo o al comprometerse a casarse. A fin de aclarar el tema veamos que dicen los líderes de la iglesia.

El Presidente Spencer W. Kimball dijo: "El concepto de ‘el alma gemela’ es una ficción y una ilusión; siempre que se busque con toda diligencia y oración encontrar al compañero con el cual la vida pueda ser más compatible y hermosa, es casi seguro que cada buen joven y señorita podrán alcanzar la felicidad y tener un matrimonio feliz si ambos están dispuestos a sacrificarse (“Marriage and Divorce”, pág. 146).

El presidente Dieter F. Uchtdorf, Segundo Consejero de la Primera Presidencia, dijo:
Ahora bien, otra pregunta que escuchamos de ustedes, jóvenes, es: “Me siento tan solo o sola. ¿Llegaré a encontrar a mi alma gemela?”. Tengo varias cosas que decir al respecto, pero comencemos con el concepto de encontrar a la persona que fue hecha para ustedes, la que es perfecta para ustedes...

Sé que esto será una desilusión para algunos, pero no creo que haya una sola persona correcta para ustedes. Creo que me enamoré de mi esposa, Harriet, la primera vez que la vi. Sin embargo, si ella hubiera decidido casarse con otra persona, creo que yo hubiera conocido a alguien más y me hubiera enamorado de esa otra persona. Estoy eternamente agradecido que esto no haya sido así, pero no creo que ella haya sido mi única oportunidad de lograr la felicidad, ni yo la de ella.

Otro error que pueden cometer al salir en citas es esperar encontrar la perfección en la persona con la que estén. La verdad es que las únicas personas perfectas que conocen probablemente son las que no conocen bien. Todos tenemos imperfecciones. Ahora, no estoy sugiriendo que rebajen sus normas y que se casen con alguien con quien no podrán ser felices. Pero me he dado cuenta conforme he madurado en la vida que, si alguien está dispuesto a aceptarme tan imperfecto como soy, entonces yo también debería estar dispuesto a ser paciente con las imperfecciones de los demás. Ya que no encontrarán la perfección en su compañero, y él o ella no la encontrará en ustedes, la única oportunidad que tienen de obtenerla es crear la perfección juntos.

Hay quienes no se casan porque sienten una falta de “magia” en la relación. Por “magia” supongo que quieren decir chispas de atracción. El enamorarse es un sentimiento maravilloso, y nunca les aconsejaría que se casen con alguien a quien no aman. Sin embargo y esto es algo que a veces es difícil aceptar esa chispa mágica debe ser pulida continuamente. Cuando la magia perdura en una relación es porque la pareja hizo que así fuera, no porque apareció de forma mística impulsada por alguna fuerza cósmica.

Francamente, requiere esfuerzo. Para que una relación sobreviva, ambas partes aportan su propia magia y la usan para sostener su amor. Aunque he dicho que no creo que haya una sola alma gemela para alguien, sí sé esto: una vez que se comprometan a casarse, su cónyuge se convierte en su alma gemela, y es su deber y su responsabilidad esforzarse cada día para que así sea. Una vez que se hayan comprometido a esto, la búsqueda del alma gemela se acabó. Nuestros pensamientos y acciones cambian de buscar a crear. [“El reflejo en el agua”, Devocional del SEI para Jóvenes Adultos, Nov. 1, 2009].
Elección Premortal

Un tema muy relacionado es la elección premortal del cónyuge en ciertos casos, la cual tiene una larga tradición que se remonta a los orígenes de la Iglesia. Esto porque varias de las esposas plurales de José Smith escribieron en sus registros personales que habían escuchado ese argumento de boca del propio profeta.

El Presidente Joseph Fielding Smith dijo: "No tenemos ninguna justificación en las escrituras para creer de que tuvimos el privilegio de elegir a nuestros padres y nuestros cónyuges en el mundo espiritual. Esta creencia ha sido defendida por algunos, y es posible que en algunos casos sea cierto; pero requeriría mucha imaginación creer que es así en todos, o aún en la mayoría de los casos" [Joseph Fielding Smith – The Way to Perfection, pag. 44]

Respecto a este asunto la Primera Presidencia declaró en 1971: "No tenemos ninguna palabra revelada que nos aclare que cuando nos encontrábamos en el estado preexistente, elegimos a nuestros padres y cónyuges" [Carta a Joe J. Christensen, Comisionado de Educación para Seminarios e Institutos, 14 de Julio de 1971]

En este y en muchos asuntos similares, los líderes de la Iglesia nos han aconsejado evitar enseñar doctrina que no esté claramente definida en las Escrituras o por los profetas actuales. En resumen,  lo que si queda claro es que el mito del alma gemela, es solo un mito y que la elección premortal de tu pareja puede ser verdad en ciertos casos pero no tenemos ninguna palabra revelada que nos aclare este asunto.


Notas
1.-  https://www.lds.org/new-era/2013/11/to-the-point/is-there-such-a-thing-as-soul-mates?lang=eng

Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

3 Comentarios:

  1. Difiero en este tema, el articulo comienza diciendo la respuesta corta es No, y sin embargo al termino del articulo se señala que este no es un tema que esté claramente definido en las escrituras, por lo cual considero que la verdadera respuesta es, "puede que sí o puede que no; como no se ha revelado en realidad, no lo sabemos".

    Personalmente me quedo con el capitulo de 24 de Génesis donde se repite varias veces que Rebeca estaba destinada para Isaac, y en la experiencia personal de cuando conocí a mi mujer y supe entonces que ella era la esposa destinada para mi y no me equivoqué.

    José Smith creia que sí haban almas gemelas, Dieter Utchdorf que no, el autor del articulo cree que no, yo creo que sí, pero son nuestras opiniones personales, no la doctrina de la iglesia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo con su opinión, pero me gustaría aclarar un poco lo expuesto en el artículo. El mito de las Almas gemelas conlleva a connotaciones como el amor predestinado, el amor por destino, un único amor para TODOS que perdura en el tiempo y la distancia. Eso es lo que No creemos. Ahora la elección premortal del cónyuge es distinta, es un tema muy relacionado y parecido pero no igual, ya que al hablar nos referimos a la preordenación, no predestinación, de algunos y no de todos. Es con respecto a esto que "No tenemos ninguna palabra revelada", no refiriéndonos al mito griego, sino a nuestra creencia en la preordenación en la vida premortal.

      Eliminar