Autor: Turner, Rodney
Traducido por DPCS

En la escritura de los Santos de los Últimos Días Lucifer y Caín son llamados "Perdición", que significa "Destrucción" (D. y C. 76:26; Moisés 5:24). Los espíritus no encarnados que apoyaron a Lucifer en la guerra en los cielos y fueron expulsados (Moisés 4: 1-4) y los mortales que cometen el pecado imperdonable contra el Espíritu Santo heredarán la misma condición que Lucifer y Caín, y por lo tanto son llamados "hijos de perdición ".

Perdición es tanto un lugar como una condición espiritual. Como un lugar, es sinónimo del infierno al que tanto los hijos de perdición sin cuerpo y los resucitados serán consignados después del juicio final (2 Ne 28:23;. D. y C. 29:38; EPJS, p 361.). Este futuro reino del diablo será desprovisto de cualquier influencia del Espíritu y la gloria de Dios. (D. y C. 88:24).

La condición espiritual de las personas en este reino se describe metafóricamente como un lago de fuego y azufre inextinguibes, y como "un gusano [que] no muere" (Jacob 6:10; D. y C. 76:44). Serán "vasos de ira, condenados a padecer la ira de Dios" (D. y C. 76:33). La ira de Dios se originará en su interior cuando se contrastan su santidad y majestad con su propia inmundicia e ignominia (2 Ne 9:14; Alma 12: 14-17.; Mormón 9:4-5; EPJS, p 361). El profeta José Smith explicó: "El hombre es su propio verdugo y su propio juez... El tormento de una mente frustrada es para el hombre tan intenso como un lago ardiente de fuego y azufre. Digo que así es el tormento del hombre." (EPJS, p. 357). El fuego y azufre caracterizan a la persona, no el lugar.

Perdición es la segunda muerte: Condenación total no sólo de la presencia literal de Dios, sino también de la influencia de su Espíritu (2 Ne. 9: 15-16; Hel 14:18; D. y C. 88:32). Aquellos que pecan contra el Espíritu Santo cometen el pecado imperdonable y sufrirán la plenitud de la segunda muerte (Alma 39: 6.; Hel 14: 16-19). Todos los demás se salvarán con el tiempo en uno de los grados de gloria (D y C 76: 40-43; JD 8: 154)...

Quienes se convierten en hijos de perdición aún en la mortalidad serán resucitados con cuerpos físicos no glorificados y "resucitarán a la condenación de su propia inmundicia," (EPJS, Pág. 361). Caín, así resucitado, entonces se enseñoreará sobre Lucifer quien no tiene cuerpo (Moisés 5:23;. MD, p 109).

Se ha sugerido que en ausencia de los poderes sustentadores de vida del Espíritu de Dios, los hijos de perdición llegarán a ser desorganizados y volverán al "elemento nativo" (JD 1: 349 a 52; 5: 271; 7: 358-59). Sin embargo, la Escritura declara que "el alma nunca puede morir" (Alma 12:20) y que en la resurrección, el espíritu y el cuerpo serán unidos "para no ser separados nunca más" (Alma 11:45; cf. 12:18; D. y C. 93 : 33). El destino final de los hijos de perdición será dado a conocer sólo a aquellos que son partícipes de ella y no serán revelados definitivamente hasta el juicio final(D y C 29: 27-30; 43: 33; 76: 43-48; EPJS, p. 24).

Pocas personas han sido identificados como hijos de perdición. Aunque Judas es a menudo considerado como tal, existe la cuestión de si había recibido suficientemente el Espíritu Santo como para pecar contra él en el momento de su traición a Cristo (Juan 17:12; Smith, pp 433-34.).

Bibliografía

Smith, Joseph F. Gospel Doctrine. Salt Lake City, 1946.
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

0 Comentarios: