Tras el Devocional Mundial de Jovenes Adultos llevado a cabo el 11 Septiembre de 2016. El Élder Quentin L Cook publico en su facebook:
Como mencioné en #LDSdevo, mi súplica sincera es que todos evaluemos cómo y cuándo utilizamos internet y las redes sociales.
La regla clara debería ser: ¿Sirven para afianzar nuestras otras metas dignas e importantes, o impiden seriamente nuestro progreso? ¿Estamos obsesionados con las redes sociales por temor de perdernos algo si no las revisamos constantemente? La popularidad que producen algunas redes sociales, ¿nos hace dudar de nosotros mismos y sentirnos inadecuados? Peor aún, ¿nos conduce internet a imágenes y contenido que es impuro, inapropiado, o que contiene verdades a medias que destruyen la fe?
¿Alguna vez ocultamos nuestra identidad y sometemos a otras personas a comentarios u opiniones mezquinos? ¿Interfieren las redes sociales con el tiempo que normalmente pasaríamos con la observancia religiosa en el hogar o el tiempo familiar de calidad? El tiempo que pasamos en internet con juegos e información trivial, ¿nos impide procurar de manera eficaz las metas importantes?
Estas son decisiones que espero cada uno de nosotros pueda contemplar, que haga ajustes y se arrepienta cuando sea necesario, para bendecir nuestra vida.
Al mencionar lo anterior, soy plenamente consciente de los enormes beneficios de las redes sociales cuando se utilizan correctamente. Tan solo lo que contribuye a la historia familiar me indica que el Señor ha inspirado esta tecnología.
Se habla mucho acerca de ser auténticos en las redes sociales. Ser verdaderamente como Cristo es un objetivo aún más importante que ser auténticos.
Ahora les invito a que compartan conmigo sus preocupaciones acerca de las redes sociales, pero también cómo estas bendicen su vida. Estoy ansioso por leer sus comentarios.

De igual forma tras el Devocional de la Semana de Educación de BYU llevado a cabo el 16 del mes pasado el Élder Holland publicó:
Hace poco, durante un discurso en la Universidad Brigham Young, hablé de cómo la religión es el medio para unir lo que estaba separado o para mantener unido aquello que podría separarse debido a esa definición. La religión es una necesidad obvia para nosotros, tanto de forma individual como colectiva, teniendo en cuenta las pruebas y tribulaciones de nuestra vida mortal.
Lo cual es evidente también, es el conflicto entre el bien y el mal, lo correcto y lo incorrecto, lo moral y lo inmoral, el conflicto que las grandes religiones del mundo y creyentes religiosos devotos han tratado de abordar históricamente en sus esfuerzos de hacer cosas juntos, se ha intensificado en nuestro tiempo y está afectando a un segmento mucho más amplio de nuestra cultura. Que no haya duda de que el resultado de este conflicto realmente importa, no solo en la eternidad, sino también en todos los días de nuestra vida.
Debemos estar sinceramente preocupados sobre la afirmación de esta única y más distinguida característica de la vida moderna que es el aumento del laicismo asociado con el rechazo, el cinismo y el visible descontento hacia la religión.
Testifico que la religión es el ingrediente principal, —no el único, sino el principal— que ha mantenido la moral de la vida social, política y cultural de los países occidentales, en la medida que estos aspectos hayan sido morales. Me estremezco al pensar en cómo la vida inmoral ha sido antes y es ahora sin ella. Mirando, al menos la historia de Estados Unidos, otros hombres más sabios que yo se han estremecido también, pero yo no soy quien predice desastres futuros. Nuestra herencia religiosa colectiva y nuestras creencias religiosas tradicionales, tan variadas, son extraordinariamente fuertes y resistentes. Podemos honrar y apreciar la religión y alentar sus buenos efectos en todas partes.
Ya que mi fe, mi familia, mis creencias, mis convenios —en una palabra, mi religión— son todo para mí, agradezco a mi Padre Celestial por esto y ruego por el continuo privilegio de hablar de esto mientras viva.
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

0 Comentarios: