Por Dastin Cruz (Administrador del Blog)

Jerald y Sandra Tanner dos críticos mormones escribieron un capitulo entero en su libro Mormonismo: Sombra o Realidad a fin de impugnar Doctrina y Convenios 89, revelación conocida como la Palabra de Sabiduría. No es sorprendente sus afirmaciones, ni nada novedosas pero sus ideas son recogidas por muchos antimormones como fuente fidedigna y circulan como una verdad objetiva. En este artículo muestro extractos de la exposición de Mike Ash en la segunda conferencia anual de FAIR del 2000.

El origen de la palabra de la sabiduría

Los Tanner afirman que la Palabra de Sabiduría no fue revelado por Dios, sino que era "obviamente, el producto del pensamiento de los tiempos de José Smith."1  José Smith ideó la Palabra de Sabiduría al tomar prestado las filosofías de los movimientos por la templanza o por la sobriedad de su época.

El movimiento  por la templanza cobró impulso hasta que un segmento organizado de la Sociedad de Templanza se formo en 1826. 3 En 1830 se produjo una Sociedad por la templanza en Kirtland, Ohio, y tres años más tarde (alrededor de un mes antes de que José recibiera su revelación de la Palabra de Sabiduría) el movimiento por la templanza ayudó a cerrar la destilería de Kirtland.4 Para el año siguiente la "La Sociedad Norteamericana por la Templanza" habían crecido a más de un millón de miembros." 5

Entre la lista de miembros tempranos de la iglesia nos encontramos con nombres como "George Smith, varios Morleys, un Wells, un Coe, y un Lyman."6 Como Arrington señala que " todos los nombres [están] asociadas con la historia del mormonismo, y no es improbable, aunque no se conoce como cierto, que estos trabajadores por la templanza tenían parientes entre los Santos, aunque ellos mismos no fuesen mormones".7 A pesar de que sólo podemos conjeturar sobre la influencia del movimiento por la templanza que tuvo en José Smith, parece improbable que hubiera estado inconsciente de ello.8

Las Sociedades por la templanza o Sociedades para la sobriedad, sin embargo, estaban principalmente interesados en la prohibición del alcohol. No habían "organizaciones influyentes comparables a las sociedades por la templanza" combatiendo el uso del tabaco, pero "había indicios de la reforma en el ámbito local, algunos de los cuales podrían posiblemente haber tenido alguna influencia en José Smith."9 En los Estados Unidos del siglo XIX  se vieron otras campañas de reforma locales, tales como el fervor religioso de los movimientos de la reforma por la salud, que se interesaban en los efectos de varias sustancias en el organismo humano.10Esta campaña fue encabezada por Sylvester Graham.11, quien fue un ex agente de la Sociedad por la Templanza en Pensilvania. Abogando por la abstinencia de alcohol, tabaco, café, té y otros "estimulantes" 12 (como se discutirá en breve), Graham "recomendó a su programa para el estado de Nueva York en la década de 1830".13 Las opiniones de Graham crecieron en popularidad y alcanzaron su cenit después de que la Palabra de Sabiduría se había promulgado.14

Por último, tenemos la posible influencia de la sabiduría médica contemporánea del día. Muchos médicos a principios del siglo XIX creían que sólo había un estado de enfermedad de base, y lo que ahora sabemos que es una diferente enfermedad eran simplemente diferentes síntomas de esta misma enfermedad de base. La condición subyacente de este único estado de la enfermedad se creía que era un desequilibrio en la energía nerviosa vital que determinaba la salud de un individuo. 15 También se razonó que las personas saludables podrían prevenir esta enfermedad mediante la reducción de su consumo de estimulantes.

Hay pocas dudas de que por lo menos José hubiera estado un poco familiarizado con las actitudes predominantes de la salud de su época. Esto podría haber incluido algún conocimiento del movimiento por la templanza, el Grahamismo, y las nociones de la comunidad médica. Hay aún más razones para creer (como se demostrará en breve) que los Santos de los Últimos Días interpretaron la Palabra de Sabiduría a la luz de este conocimiento cultural sobre la salud tal como lo hacen de acuerdo a la información médica de hoy.16 Fue en este contexto cultural que José recibió su revelación. Brigham Young, aunque no presente en el evento que describe, explica que José y la Escuela de los Profetas se reunían en una pequeña habitación, arriba de la cocina del profeta. Cuando se reunían juntos muchos de los hermanos encendían sus pipas y escupían su tabaco mascado por toda la habitación. A menudo, el profeta daba instrucciones en un cuarto lleno de humo. Esto, y las quejas de su esposa (que tenía que limpiar el suelo sucio), hizo al profeta meditar sobre el asunto y preguntara al Señor con respecto a la conducta de los hermanos que empleaban tabaco: la Palabra de Sabiduría fue la respuesta a esta pregunta.17

Los críticos de la iglesia sugieren que la Palabra de Sabiduría provino de medios no divinos y citan a David Whitmer (que, como Brigham, no estuvo presente durante el episodio antes citado) para construir su argumento de hombre de paja.

David Whitmer dijo:  "Algunos de los hombres eran masticadores excesivos de la sucia mala hierba, y su babeante escupidera causó repugnancia a la señora Smith... quien hizo la observación irónica que 'sería una buena cosa si una revelación pudiera ser recibida y declarará que el uso del tabaco es un pecado, y mandarlo a suprimir'. El asunto fue llevado hacia arriba y se bromeó sobre el, uno de los hermanos sugirieron que la revelación también debía prever un total abstinencia de té y café para beber, esto con la intención de contrarrestar a las hermanas. Efectivamente el tema fue tomado después en serio, y la 'Palabra de Sabiduría' fue el resultado." 18

Aunque la descripción de Whitmer de este evento llegó casi cincuenta años después de haber apostatado y en un momento en que él no aceptaba que la Palabra de Sabiduría o muchas otras revelaciones posteriores eran inspiradas, carecen de base, sin embargo su impresión de que la Palabra de Sabiduría fue el resultado de las presiones de Emma y el uso de los hermanos del tabaco de mascar está de acuerdo con el relato de Brigham.19

1) ¿El Evangelio cambia a medida que surgen nuevos problemas?

Sólo dentro del marco del mormonismo podemos ver que muchas revelaciones han llegado como resultado de peticiones de José Smith al Señor la cuales eran preguntas sobre el Evangelio o preocupaciones sobre problemas urgentes. El mormonismo comenzó cuando José Smith comenzó a preocuparse por la confusión y la "guerra de palabras" entre las iglesias cristianas de su época.20 La profecía de José sobre la Guerra Civil se aperturó por los acontecimientos que ocurrieron en Carolina del Sur.21  La sección 76 de Doctrina y Convenios (que es una revelación en cuanto a la resurrección de la humanidad y los grados de gloria) se reveló a José debido a su interés por Juan 5:29 mientras estaba comprometido en su traducción de la Biblia.22  Las piedras luminosas del hermano de Jared fueron el producto de su preocupación por la luz en los barcos jareditas.23  No tenemos que mirar más allá del Nuevo Testamento, para encontrar un ejemplo de un evangelio que cambia. La circuncisión-el "pacto perpetuo"24  -fue abandonado en la posterior iglesia cristiana debido a las preocupaciones de los miembros que estaban circuncidados.25  Cristo enseñó originalmente que el Evangelio era para las ovejas perdidas de la casa de Israel 26 y prohibió a sus apóstoles de ir a los gentiles27 , pero más tarde, después de la muerte de Cristo, un ángel le ordeno a Pedro de llevar el Evangelio a todas las personas.28  A menudo era debido a problemas apremiantes que las ventanas de los cielos fueron abiertas a las súplicas de agentes de Dios mientras ellos presentaban en peticiones sus preocupaciones.

2) ¿Es inusual adoptar puntos de vistas culturales pre-reveladores como una guía para una revelación o un mayor conocimiento de un tema en particular?

Los Santos de los Últimos Días reconocen que ellos no tienen el monopolio de la verdad. José Smith dijo una vez:
¿Hay verdad entre los presbiterianos? Sí. ¿Hay verdad entre los bautistas, los metodistas, etc.? Sí. Todos tienen un poco de verdad mezclada con error. Debemos recoger todos los principios buenos y verdaderos que hay en el mundo, o no resultaremos verdaderos 'mormones'. 29
Joseph F. Smith hizo eco de esta posición cuando dijo:
Creemos en toda la verdad, pese al asunto que se refiera. Ninguna secta o denominación religiosa del mundo posee un solo principio de verdad que no aceptemos o que rechacemos. Estamos dispuestos a recibir toda verdad, sea cual fuere la fuente de donde provenga 30 
A veces las verdades se expresan con símbolos o ideas de la cultura prevaleciente. "He aquí, soy Dios, y lo he declarado; estos mandamientos son míos, y se dieron a mis siervos en su debilidad, según su manera de hablar, para que alcanzasen entendimiento".32  El diseño del templo de Salomón, por ejemplo "se inspiró en gran medida sobre la habilidad fenicia" en el diseño y la construcción. El templo era "fenicio característicamente" y estructuras similares se han descubierto en el norte de Siria. Del mismo modo "el tabernáculo de Moises era 'muy parecido en la mayoría de sus elementos esenciales' a diversas estructuras paganas portátiles de Egipto, incluso 'la Carpa de Purificación' Egipcio ... Y, sin embargo, de acuerdo con Éxodo 25-30, fue el mismo Jehova quien instruyó a los israelitas sobre la manera de construir el tabernáculo."33  Henry Chadwick señala que el "Buen Pastor que lleva a sus ovejas era un símbolo pagano convencional del interes humanitario, filantropia. Los cristianos estaban tomando una característica común e invirtiéndolo con un nuevo significado, posiblemente con referencia a Cristo, el buen pastor de las ovejas ".34  Incluso las doctrinas cristianas de la Santa Cena y el renacimiento por el bautismo tenían contrapartes paganas.35

En el Antiguo Testamento, José tenía una copa de plata con la que adivinaba 36  - una práctica conocida como hidromancia que fue empleado por los paganos circundantes.37 Cuando los apóstoles eligieron un nuevo Apóstol echaron suertes, ellos estaban practicando lo que los paganos conocían como sortilegio.38 39  Incluso algunos de los milagros de Cristo tenían contrapartes paganas: la curación de Jesús al sordo, poniendo sus dedos en sus oídos40  y su curación del ciego al tocarle los ojos con saliva y arcilla41 eran comúnmente practicados por los paganos de la época de Jesús.42Jesucristo, como la "luz del mundo"43 representaba los aspectos universales de Logos exactamente igual que los nombres griegos de Apolo, Hermes, Abraxas, y Mitra.44 La asociación de Cristo con el Alfa y Omega también era una reminiscencia de la misma asociación con el dios griego Apolo. Y la asociación de Cristo con el término "el Camino"45 fue similar a las características de Hermes.46El punto a señalar es que José Smith no puede ser criticado por tomar prestado de su entorno para transmitir las revelaciones puesto que creyentes bíblicos y post-bíblicos puede ser criticado por hacer lo mismo.

3) ¿En qué grado la Palabra de Sabiduría adoptó los puntos de vistas predominantes de la cultura de José Smith?

Habiendo señalado que lo más probable habría sido que José Smith estuviera consciente de las cuestiones de salud predominantes de su época, ahora examinaremos en qué grado se vio influido por ellos.

El argumento de los criticos como los Tannner es que la Palabra de Sabiduría no es revelada y se basan principalmente en las similitudes de las prohibiciones de la Sociedad por la Templanza contra el uso de alcohol, tabaco, café y té.47 Pero, como ya se ha mencionado, el movimiento por la templanza se enfocaba principalmente a la abstinencia del alcohol: aunque algunos miembros dentro del movimiento por la templanza desalentaban el consumo de tabaco (así como café y té), no habían "organizaciones influyentes comparables a las sociedades por la templanza establecidas para combatir" el consumo del[tabaco] ".48 Como Paul Peterson, uno de los principales investigadores sobre este tema, señala: "Sería poco probable... afirmar que José fue influenciado por movimientos que se oponían al uso del tabaco, té y café."49

Entrechamente relacionado con el movimiento por la templanza eran otras campañas de reforma por la salud, que recomendaban la abstinencia del tabaco, el café y el té; pero algunos de estos mismos reformadores de la salud también recomendaban la abstinencia de la pimienta, la mostaza,50 el pan blanco, la sal, en última instancia, todos los condimentos, e incluso el sexo.51 El calomel (protocloruro de mercurio) era empleado para una variedad de dolencias.52De hecho el hermano mayor de José, Alvin, se le administro calomel para una dolencia estomacal severa. Cuando Alvin murió, los Smith culparon la falta de experiencia de su médico y por una sobredosis de calomel. Los especialistas ahora sospechan que Alvin en realidad murió por una ruptura del apéndice.53 Cabe señalar que algunos de estos supuestos estimulantes no se consideraban que tenían efectos negativos para la salud por parte de la comunidad médica. Muchos médicos también consideraban a personas como Sylvester Graham (reformador y como se señaló anteriormente, líder del movimiento por la templanza) charlatanes.54 Sin embargo, como se demostrará más adelante, los primeros Santos de los Últimos Días parecían haber adoptado algunas de las posiciones de Graham en sus códigos personales de salud. Todos estos elementos más radicales, sin embargo, están ausentes por completo de la Palabra de Sabiduría.

¿Qué piensas acerca de depender de los puntos de vista de la medicina ortodoxa de la época de José? Alrededor de 1830, algunos reformadores de la salud alineados con respetados médicos y botánicos ortodoxos desalentaron el uso del tabaco.55 Y, como se señaló anteriormente, la comunidad médica condenaba el usode varios estimulantes, entre los que estaba el alcohol. El problema es que esta misma comunidad médica que creía en diversos grados de "estimulación asociados a elementos tales como el aguardiente, el vino, la cerveza, el café, el té, la carne, la mostaza, la pimienta y otras especias"56-algunos de los mismos elementos que los reformadores sugirieron que eran perjudiciales, y todos los cuales no estaban incluidos en la lista de estimulantes prohibidos en la palabra de sabiduría. La medicina Ortodoxa del siglo XIX, al igual que la Palabra de Sabiduría, desalentaban el consumo excesivo de carne, pero también desaconsejaban el consumo de frutas inmaduras. En 1832, por ejemplo, debido a las amenazas de cólera, el Consejo Médico Especial de Nueva York en un impreso dio advertencias contra el consumo de "verduras crudas y frutas."57 Algunas autoridades médicas creían que "una piña o sandía" podía ser una "sentencia de muerte."58

Mientras las opiniones médicas ortodoxas en los días de José desalentaban el uso de alcohol, existía un desacuerdo con respecto a que bebidas alcohólicas calificaban como estimulantes perjudiciales. Esto presentaba un problema para los primeros Santos de los Últimos Días para la interpretación de la Palabra de Sabiduría. De acuerdo a varias autoridades médicas, "bebidas fermentadas (a diferencia de destiladas) como la sidra, la cerveza (especialmente 'la cerveza pequeña', que contenía sólo un 1 por ciento de alcohol), licor de malta, y el vino habrían sido siempre recomendados por los médicos como una alternativa benigna de licor fuertes".60 Aunque la mayoría de los médicos no creían que tales bebidas eran "necesarias", ellos generalmente creían que podrían ser consumidos sin ningún riesgo. Algunos médicos incluso creían que el vino no contenía alcohol y podía ser consumido por personas sanas diariamente y con moderación para protegerse de enfermedades. Algunos expertos médicos aún sostenían que el consumo moderado de vino era beneficioso para la salud.

La mayoría de los médicos en la época de José creían que el tabaco era venenoso en forma concentrada, y mientras que estaba perdiendo su estatus como una panacea (remedio o solución que sirve para cualquier tipo de problema.) muchos médicos creían que no "planteaban el mismo riesgo agudo como el aguardiente o posiblemente el agua muy fría".

Por otra parte, aunque los críticos, incluyendo algunos médicos habían condenado el uso recreativo de "la mala hierba" durante casi dos siglos, las propiedades medicinales del tabaco habían sido alabado incluso más tiempo. Uno de los estudiantes de esta asignatura ha enumerado más de 250 enfermedades diferentes -desde el dolor abdominal y la mordedura de la serpiente, a la locura, pilotes, el escorbuto, y el pian-supuestamente tratables con el tabaco, que se aplica sobre o se inyecta en literalmente todas las superficies u orificio del cuerpo humano ... el humo del tabaco se piensa para proteger contra la muerte negro en el siglo XVII, y algunos cigarros todavía se recomienda para evitar el cólera en el siglo XIX.61

En casos extremos infusiones de una preparación de la hoja de tabaco todavía se recomiendan para la estrangulación de la hernia. Como Lester Bush señala:"...El tabaco todavía tenía un valor reconocido como un agente terapéutico más allá del concedido generalmente a los estimulantes suaves. Esto, una vez más, tenía sentido en el contexto del siglo XIX. Los agentes más poderosos eran los más útiles terapéuticamente y de mayor riesgo social".62

A principios del siglo XIX los médicos eran más ambivalentes sobre el tema del café y té, y algunos sintieron que una persona sana puede "disfrutar de su uso sin riesgo o lesión.'"63  Más preocupación parecía ser puesta en la temperatura de la sustancia. Algunos médicos creían que era el agua caliente lo que debía evitarse. Uno de esos médicos afirmaba que el té caliente era menos perjudicial "porque sus propiedades tónicas contrarrestaban parcialmente los efectos debilitantes"64  del agua caliente. Sin embargo, el recomendaba que se evitara líquidos calientes (incluyendo la sopa) a altas temperaturas.

Otros médicos creían que para muchas personas el café tenía "más o menos efectos saludables"68 dependiendo de la edad de la persona y otras peculiaridades individuales. Se creía que el clima también afectaba a la reacción de uno al café. No era tan "útil en climas caliente, como en climas fríos y templados."69 Como explica Bush: "algunas autoridades podrían haber condenado el estándar mormón, por lo tanto, no porque denunciaba las bebidas calientes sino debido a que no advirtió contra los fríos también."70  Debido a que los primeros Santos interpretaban la Palabra de Sabiduría a la luz de su conocimiento médico, así como sus antecedentes culturales, es fácil ver cómo podrían haber entendido la observancia de manera diferente a la que hacen los Santos hoy en día. Lo más sorprendente, sin embargo, es que la Palabra de Sabiduría tiene las cosas correctas. Esto da credibilidad a la afirmación de que el consejo fue recibido por inspiración en lugar del medio ambiente.

Notas:

1 Jerald and Sandra Tanner, Mormonism-Shadow or Reality?, Fifth Edition (Salt Lake City: Utah Lighthouse Ministry, 1987), 413; italics added.

3 Leonard J. Arrington, “An Economic Interpretation of the ‘Word of Wisdom'” BYU Studies 1:1 (Winter 1959):39.

4 Paul H. Peterson, “An Historical Analysis of the Word of Wisdom,” M.A. Thesis, Brigham Young University, 1972, p. 13; Arrington, “An Economic Interpretation,” 40.

5 Lester E. Bush, Jr., “The Word of Wisdom in Early Nineteenth-Century Perspective,” Dialogue 9:3 (Fall, 1981): 51.

6 Arrington, “An Economic Interpretation,” 39.

7 Ibid.

8 Peterson, “An Historical Analysis,” 14.

9 Ibid., 16.

10 Ibid., 14-15.

11 Bush, “The Word of Wisdom in Early Nineteenth-Century Perspective,” 52.

12 Peterson, “An Historical Analysis,” 14-15; Bush, “The Word of Wisdom in Early Nineteenth-Century Perspective,” 52.

13 Whitney R. Cross, The Burned-Over District (New York: Harper and Row, 1965), 235.

14 Peterson, “An Historical Analysis,” 19.

15 Bush, “The Word of Wisdom in Early Nineteenth-Century Perspective,” 48-49.

16 For current LDS interpretation of the Word of Wisdom based on medical insights, see Theodore M. Burton, “The Word of Wisdom,” Ensign 6:5 (May 1976): 28; Dr. Charles R. Smart, “Observing the Word of Wisdom Can Aid Cancer Prevention,” Tambuli 10 (October 1983): 18; Roger R. Williams, “Tobacco and Alcohol,” Ensign 7:4 (April 1977): 57; Paul S. Bergeson, “Infants and the Word of Wisdom,” Ensign 7:4 (April 1977): 54; and many others.

17 Brigham Young, “School of the Prophets, Etc.” Journal of Discourses, reported by G.D. Watt 8 February 1868, Vol. 12 (London: Latter-Day Saint’s Book Depot, 1869), 157-158.

18 Des Moines Daily News (Des Moines, Iowa), October 16, 1886, quoted by Peterson, “An Historical Analysis,” 20-21, and quoted in Tanner, Shadow and Reality?, 406.

19 While Whitmer intimates that tobacco was a problem confined to the men, studies demonstrate that although the use tobacco “was almost universal among men” in Ohio, its use was “not uncommon among women. The ‘weaker sex’ smoked cigars and pipes as well as engaging in the art of snuff chewing.” Carlyle R. Buley, “Glimpses of Pioneer Mid-West Social and Cultural History,” The Mississippi Valley Historical Review 23 (March 1937): 492, quoted in Peterson, “An Historical Analysis,” 17.

20 JS History 1:6-14.

21 D&C 87; See also Dan Vogel, Religious Seekers and the Advent of Mormonism (Salt Lake City: Signature Books, 1988), 189.

22 See heading to D&C 76.

23 Ether 2:22-3:6.

24 Genesis 17:13.

25 Acts 15:24-28.

26 Matthew 15:24.

27 Matthew 10:5-6.

28 Acts 10, 11; Matthew 28:19.

29 Teachings of the Prophet Joseph Smith, compiled by Joseph Fielding Smith (Salt Lake City: The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, 1938), 316.

30 Joseph F. Smith, Gospel Doctrine (Salt Lake City: The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, 1919), 1.

31 Brain Stuy, Collected Discourses Vol. 5 (January 16, 1898): 365.

32 D&C 1:24.

33 Kenneth A. Kitchen, “Some Egyptian Background to the Old Testament,” The Tyndale House Bulletin, Numbers 5 and 6 (1960): 9-13; G.A Reisner and W.S. Smith, A History of the Giza Necropolis, Vol. 2 (Cambridge: Harvard University Press, 1955), 13-17; both cited in Michael T. Griffith, A Ready Reply: Answering Challenging Questions About the Gospel (Bountiful, Utah: Horizon Publishers, 1994), 14.

34 Henry Chadwick, The Early Church, (New York: Viking Penguin, 1967), 278.

35 See Milton Hunter, Gospel Through the Ages (Salt Lake City: Deseret Book Company, 1958), 217-218; 235-238.

36 See Genesis 44:2, 5.

37 D. Michael Quinn, Early Mormonism and the Magic World View (Salt Lake City: Signature Books, 1987), 3.

38 Acts 1:26.

39 Quinn, Early Mormonism, 3.

40 Mark 7:33-35

41 John 9:6.

42 Quinn, Early Mormonism, 4.

43 John 8:12, 9:5.

44 David Fideler, Jesus Christ Sun of God: Ancient Cosmology and Early Christian Symbolism (Wheaton: Quest Books, 1993), 264; thanks to Kerry Shirts for providing me with these quotes.

45 John 14:6.

46 Fideler, Jesus Christ Sun of God, 272, 228.

47 Tanner, Shadow or Reality?, 406.

48 Peterson, “An Historical Analysis,” 16.

49 Ibid., 19.

50 Ibid., 14-15.

51 Bush, “The Word of Wisdom in Nineteenth-Century Perspective,” 52.

52 Madge E. Pickard and R. Carlyle Buley, The Midwest Pioneer-His Ills, Cures, and Doctors (New York: Henry Schuman, 1946), 92.

53 Richard L. Anderson, “The Alvin Smith Story: Fact & Fiction,” Ensign 17:8 (August 1987): 69.

54 Stephen Nissenbaum, Sex, Diet, and Debility in Jacksonian America: Sylvester Graham and Health Reform (Westport, Connecticut: Greenwood Press, 1980), 14.

55 Bush, “The Word of Wisdom in Nineteenth-Century Perspective,” 56.

56 Ibid., 49; Nissenbaum, Sex, Diet, and Debility in Jacksonian America, 86-104.

57 Charles E. Rosenberg, The Cholera Years: The United States in 1832, 1849 and 1866 (Chicago: The University of Chicago Press, 1962), 30, 42.

58 Ibid..

59 Bush, “The Word of Wisdom in Nineteenth-Century Perspective,” 49.

60 Ibid., 50-51.

61 Ibid., 56.

62 Bush, 56-57.

63 Caleb Ticknor, MD, The Philosophy of Living; or, The Way to Enjoy Life and Its Comforts (New York:**no publisher listed in the Bush’s article**, 1836), 106, quoted in Bush, “The Word of Wisdom in Nineteenth-Century Perspective,” 55; see also Bush, “The Word of Wisdom in Nineteenth-Century Perspective,” 54.

64 Bush, “The Word of Wisdom in Nineteenth-Century Perspective,” 55.

65 Andrew Combe, MD, The Physiology of Digestion Considered with Relation to the Principles of Dietetics (New York:**the publisher is not given in Bush’s citation** 1836), 273, quoted in Bush, “The Word of Wisdom in Nineteenth-Century Perspective,” 55.

66 Bush, “The Word of Wisdom in Nineteenth-Century Perspective,” 55.

67 Daniel Drake, MD, A Systematic Treatise, Historical, Etiological and Practical, on the Principle Disease of the Interior Valley of North AmericaÖ, Vol. 1 (Cincinnati, Ohio: No Publisher Available, 1850), 662, quoted in Bush, “The Word of Wisdom in Nineteenth-Century Perspective,” 64, n. 37.

68 John Redman Coxe, in The American Dispensatory, Eight Edition, (Philadelphia: No Publisher Available, 1830), 216, quoted in Bush, “The Word of Wisdom in Nineteenth-Century Perspective,” 63, n. 34.

69 John Redman Coxe, in The American Dispensatory, Eight Edition, (Philadelphia: No Publisher Available, 1830), 216, quoted in Bush, “The Word of Wisdom in Nineteenth-Century Perspective,” 63, n. 34.

70 Bush, “The Word of Wisdom in Nineteenth-Century Perspective,” 55.

Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

0 Comentarios: