Crítica No Mormona:

José Smith, actuando en su calidad de Alcalde de Nauvoo, respaldado por su Consejo Municipal, declaró al periódico "Expositor de Nauvoo" como una "molestia" y por lo tanto ordenó que fuera destruido. Más de 200 mormones asaltaron el edificio del Expositor de Nauvoo, sacando a la calle las prensas y todos los demás materiales, y quemándolos. José e Hyrum Smith fueron acusados de "Traición" y John Taylor y Willard Richards fueron acusados de "Incitar un Disturbio." El dar la orden de la destrucción de un periódico en el Estado de Illinois, ya sea en 1844 o en el 2007, sigue siendo ilegal. Existe un pequeño detalle técnico llamado la 1ra Enmienda. Por lo tanto, el que la iglesia mormona permita que el guión diga que los cargos fueron “sencillos” o “falsos” es un engaño intencionado de parte suya. Si el Presidente de los Estados Unidos fuera a dar la orden de destruir el New York Times o Washington Post por haber publicado información que no le haya agradado, se le levantarían cargos, ¡y con justa razón! - Rocky Hulse

Respuesta SUD:

La persecución se había convertido en algo de "lo más natural" para el profeta José Smith (D. y C. 127:2) desde la Primera Visión de 1820 hasta los cinco años en Nauvoo donde se vio un mayor crecimiento de la Iglesia para ese entonces. Es en esta ciudad, en el estado de Illinois, donde un 7 de junio de 1844, William Law, un mormón desafecto, publicó la primera y única edición del Nauvoo Expositor [Expositor de Nauvoo]. Fue un periódico escandaloso que pedía que José Smith fuera colgado. Describía en prosa escabrosa todas las cosas malvadas que José y otros líderes supuestamente estaban haciendo. En la Enciclopedia del Mormonismo sobre el tema "Nauvoo Expositor" leemos:
El Nauvoo Expositor fue el periódico portavoz de apóstatas determinados en destruir al profeta José Smith y a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en la primavera de 1844. Durante los últimos meses de vida de José Smith, un partido opositor de miembros descontentos, apóstatas, y excomulgados se juntaron en una iglesia disidente. Los directivos afirmaron creer en el Libro de Mormón y en la restauración del Evangelio, pero rechazaron a lo que llamaron innovaciones de Nauvoo, en particular el matrimonio plural. Afirmaban que José era un profeta caído, los disidentes pusieron en marcha, a través del Expositor, exponer las supuestas enseñanzas falsas y abominaciones del profeta. Se llevaron a cabo reuniones secretas, se hicieron planes, y se hicieron juramentos para derrocar a la Iglesia y matar a José Smith. La publicación del periódico era crucial para su estratagema.

Cuando la prensa para el Expositor llegó a Nauvoo el 7 de mayo de 1844, se agitó una gran expectación entre mormones y no mormones por igual, pero no hubo interferencia inmediata. Al cabo de tres días los propietarios, todos los líderes del movimiento de oposición, publicaron un documento impreso de una sola cara de su periódico. Un mes más tarde, el 7 de junio, la primer y única edición del Nauvoo Expositor apareció y causó un escándalo inmediato en la comunidad. Los residentes de  Nauvoo se indignaron ante lo que vieron como periodismo amarillista y sensacionalista, de afirmaciones acerca de la religión, política y la moral de Nauvoo... La calidad literaria del periódico fue deficiente. Un crítico contemporáneo no mormón lo describió como "sorda o ridícula," con "débil gramática y retórica turgente" (Oaks, Pág. 868).

Como alcalde de Nauvoo, José Smith convocó al consejo de la ciudad. Después de catorce horas de deliberación en tres sesiones diferentes, el Consejo resolvió el lunes, 10 de junio alrededor de las 6:30 de la tarde, que el periódico y su oficina de imprenta eran "una alteración del orden público" y pidieron al alcalde "retirarlo ... sin demora."  José Smith ordenó de inmediato al comisario de la ciudad destruir la prensa y quemar todos los ejemplares del periódico. A las 8:00 pm el comisario llevo a cabo las órdenes de la alcaldía (HC 6: 432-49). Esa acción, justificada o no, cumplió el juego de la oposición. Se irritó el sentimiento anti-mormón a lo largo del Condado de Hancock y proporcionó fundamento a los cargos usados por la oposición para retener a José Smith en la cárcel de Carthage, donde fue asesinado el 27 de junio de 1844. [Ludlow, Daniel H, ed. (1992), Encyclopedia of Mormonism, New York: Macmillan Publishing]
En el Manual Doctrina y Convenios e Historia de la Iglesia leemos:
A principios de junio de 1844, algunos ex miembros de la Iglesia y enemigos de la obra publicaron un periódico, el Nauvoo Expositor, donde se propagaban mentiras acerca del Profeta y otros líderes de la Iglesia, lo cual echó combustible al fuego que ya ardía entre los antimormones de la región, que buscaban maneras de remover a los santos que vivían en el oeste del estado de Illinois. Como respuesta al Nauvoo Expositor, el profeta José Smith, actuando en su función de alcalde de Nauvoo, y el consejo de la ciudad ordenaron que se destruyera la prensa del Nauvoo Expositor y quemaran todos los ejemplares del periódico. Los dueños acudieron al juez de Nauvoo y obtuvieron una orden en contra del Profeta y del consejo de la ciudad, pero se les declaró inocentes de todo mal. Los enemigos del Profeta quedaron insatisfechos con esa decisión ya que el juez era miembro de la Iglesia, así que el Profeta y otras personas se entregaron a otro juez que no era miembro de la Iglesia y fueron absueltos una vez más. Esta vez, un periódico del poblado cercano llamado Warsaw, Illinois, se refirió a los mormones como "diablos infernales" y sugirió que la única manera de resolver el problema permanentemente era mediante "pólvora y balas" (véase La historia de la Iglesia en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, págs. 311–312). En esa época intensa y peligrosa, el profeta José Smith pidió ayuda y comprensión a Thomas Ford, el gobernador de Illinois. Mientras tanto, los enemigos del Profeta también habían pedido al gobernador que les ayudara en contra de los mormones. El gobernador pareció tomar el lado de los que se oponían al Profeta. Como resultado, el Profeta sacó en conclusión que lo único que en realidad querían era apoderarse de él y de su hermano Hyrum. Rápidamente creó un plan para abandonar la ciudad y comenzó a buscar la manera de que los santos emigrasen hacia el Oeste, migración que él sabía, mediante revelación, que se llevaría a cabo en algún momento. Él creía que si se iba, las persecuciones disminuirían. Algunos miembros de la Iglesia no estaban de acuerdo con el plan, diciendo que él los abandonaba para que enfrentaran solos la persecución. El Profeta contestó: "Si mi vida no tiene ningún valor para mis amigos, ningún valor tiene para mí" (Enseñanzas del Profeta José Smith, pág. 470), y regresó a Nauvoo. El profeta José Smith, Hyrum Smith y algunos miembros del consejo de la ciudad de Nauvoo fueron acusados de disturbios y llevados, voluntariamente, como cautivos a Carthage. El 25 de junio "se llevó a cabo una audiencia preliminar ante el juez de paz Robert F. Smith, que era capitán de los ´Carthage Greys´ y activo en el partido antimormón. Cada uno de los hombres fue puesto en libertad bajo una fianza de quinientos dólares y se les mandó presentarse al período siguiente de sesiones del tribunal de distrito; a continuación, la mayoría de los acusados regresaron a Nauvoo, pero José y Hyrum Smith se quedaron para una audiencia con el gobernador Ford. Al anochecer, apareció un oficial de policía con una orden de arresto firmada por el juez Smith con el fin de poner en la cárcel al Profeta y a Hyrum Smith hasta que se les pudiera hacer un juicio por traición, una ofensa penada con la muerte. José Smith y sus abogados protestaron diciendo que el auto de prisión era ilegal, puesto que no se había mencionado ese cargo durante la audiencia preliminar. Estas quejas se presentaron al gobernador, pero él dijo que no podía estorbar a un oficial civil en el cumplimiento de sus deberes" (La historia de la Iglesia en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, pág. 316). Sin embargo, prometió que si iba a Nauvoo, se llevaría al Profeta y a Hyrum Smith consigo.

El jueves 27 de junio de 1844, el Profeta mandó a Dan Jones —que había pasado la noche en la cárcel de Carthage al igual que los élderes John Taylor y Willard Richards— decirle al gobernador Ford que había escuchado planes de asaltar la cárcel y matar a los hermanos Smith. El gobernador Ford le aseguró a Dan Jones que el Profeta no corría ningún peligro. No se le permitió al hermano Jones volver a la cárcel, así que partió hacia Nauvoo. El gobernador Ford también fue a Nauvoo, pero no llevó al Profeta consigo. Esa tarde, el profeta José Smith se sintió apesadumbrado. Le pidió a John Taylor que cantara "Un pobre forastero" (véase Himnos, N° 16)... El presidente Joseph Fielding Smith escribió: “Poco después de las cinco hubo un sonido proveniente de la puerta de entrada a la cárcel, un grito indicando a los guardias que se rindieran, disparos de armas de fuego, y acto seguido la arremetida a la cárcel por parte de un populacho de milicia enloquecido, embriagado de odio y desorganizado” (Church History and Modern Revelation, tomo II, pág. 401). [Doctrina y Convenios e Historia de la Iglesia: Guía de estudio para el alumno, (2000), 160–162]
Conclusión:

El incidente del Expositor condujo directamente a la muerte de José y Hyrum, pero fue precedido por un largo período de persecución hacia él. El hecho de la destrucción del Expositor (es decir, el periódico en si) era legal; no fue legal haber destruido la prensa, pero esto fue un asunto civil, no criminal, y uno para el que José estaba dispuesto a pagar una multa si se le imponía. Además José no ordenó la acción contra el Expositor, fue Concejo Municipal de Nauvoo (que incluía no mormones), quienes llegaron a la decisión unánime y tomaron la medida de hacerlo.

La Primera Enmienda es irrelevante para este debate. La Primera Enmienda sólo se aplica a la ley federal; en 1844 no era aplicable para la ley estatal o local hasta la aprobación de la Enmienda XIV después de la Guerra Civil.

Lectura Adicional: Historia Mormona- 1838-1846 Nauvoo

Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

2 Comentarios:

  1. Muy buena información como siempre.... Sigan asi

    ResponderEliminar