Crítica No- Mormona:

DESAFÍA A LOS MORMONES CON EL EVANGELIO IMPOSIBLE DEL MORMONISMO:


Tu te preguntarás: “¿Qué es el Evangelio imposible del mormonismo?”   Consiste en el énfasis que el “Evangelio de la Ley” mormona pone sobre los mormones para que hagan “todo” (2 Nefi 25:23) lo que puedan, para probarse a sí mismos dignos del más alto nivel en el cielo. Aún cuando la iglesia mormona enseña que Jesucristo murió para pagar por la transgresión de Adán, y que por causa de la expiación de Cristo todos resucitarán en alguno de los tres Reinos del Cielo, las Escrituras mormonas afirman que antes de que una persona sea capaz de recibir la “gracia” y el “perdón” de Cristo, primero debe “arrepentirse” al quitar “toda impiedad” de su vida. Moroni 10:32... El Mormonismo te enseña que debes negarte a ti mismo de “toda impiedad” antes de poder recibir la “gracia” salvadora de Cristo.  ¿Acaso es una sorpresa que el Mormonismo haga que el perdón esté condicionado a la habilidad que uno tenga para arrepentirse por medio del abandono del pecado?  Es por esto que el Jesús del Mormonismo “no puede” salvarte mientras estés en una situación de indignidad, permaneciendo “en tus pecados.”


Respuesta SUD:

Un enfoque popular reciente que los evangélicos han tomado en la predicación contra los mormones es el uso de citas de fuentes SUD para tratar de pintar un cuadro de un "evangelio imposible", un evangelio que no salva a nadie de sus pecados, colocando una carga opresiva en la espalda de los miembros de la iglesia. Argumentan que varios pasajes de las escrituras SUD y comentarios de los líderes mormones indican que la salvación sólo es posible si guardamos todos los mandamientos y abandonamos todo pecado. Como nadie hace eso, concluyen de que el mormonismo es un evangelio en el que nadie lógicamente puede ser salvo. Esta sera uno, de una serie de artículos para aclarar la doctrina de la iglesia con respecto a la Gracia y la importancia de las obras en la vida de los discípulos de Cristo.

En Moroni 10:32 leemos:

"Sí, venid a Cristo, y perfeccionaos en él, y absteneos [deny en ingles] de toda impiedad, y si os abstenéis [deny] de toda impiedad, y amáis a Dios con toda vuestra alma, mente y fuerza, entonces su gracia os es suficiente, para que por su gracia seáis perfectos en Cristo; y si por la gracia de Dios sois perfectos en Cristo, de ningún modo podréis negar [deny] el poder de Dios."


Los críticos tergiversan este pasaje dando a entender de que Moroni presenta algo imposible de hacer para quien quiere venir a Cristo. Su argumento se puede resumir con el siguiente silogismo:

  1. Debemos abstenernos de toda impiedad antes de que podamos recibir la gracia (Moroni 10:32)
  2. El pecado es rehusar de abstenernos de toda impiedad
  3. Todos pecamos.
  4. Por lo tanto, no podemos recibir la gracia.
La conclusión de los críticos es que Moroni enseña "un evangelio imposible" en el que ningún hombre puede ser salvo. Sin embargo, incluso una lectura superficial de Moroni muestra de manera obvia que Moroni cree todo lo contrario. Moroni nos instruye a ser "perfectos en Cristo", una instrucción que no tendría ningún sentido si Moroni cree que realmente es imposible. Así que, no importa cuán duras sean las críticas para tratar de demostrar lo contrario, es bastante obvio de que Moroni cree que es posible que los hombres reciban la gracia de Cristo. Ese es el mensaje de todos los Profetas a través del Libro de Mormón. Es terrible la exégesis de quien quita este pasaje de su contexto más amplio.

Hay una variedad de formas en que los Santos de los Últimos Días pueden acercarse a este pasaje:


Negar la validez, el poder y la convivencia con la impiedad


Si este pasaje se lee como una lista formal para recibir la gracia, a continuación, los Santos de los Últimos Días están en desacuerdo con el punto # 2 en el silogismo de la crítica. La frase "absteneos de toda impiedad" no significa dejar de pecar por completo. Esto se hace evidente si nos fijamos en el significado de "deny [negar]", que aparece tanto en el medio y el final del verso en el idioma ingles.


El Diccionario de la lengua española (DRAE) define la palabra "negar" como:

  • 3. tr. Decir que no a lo que se pretende o se pide, o no concederlo.
En la versión del Libro de Mormón en español no se traduce la palabra "deny"  como "negarse de toda impiedad" sino como "abstenerse de toda impiedad". Un pasaje similar lo encontramos en la Biblia  como en 1 Tesalonicenses 5:22-23: "Absteneos de toda especie de mal. Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo."

Estas definiciones coinciden precisamente en lo que Moroni tiene en mente al final del verso cuando afirma que ya no podemos "negar el poder de Dios", una vez que hemos experimentado. Estamos obligados a aceptar el poder de Dios como válido y eficaz. 

Este uso de la palabra "negar" puede ser la clave para la interpretación de la misma palabra, "negar [abstener en español]", que aparece al comienzo del versículo. No es probable que Moroni cambie el sentido de la palabra "negar" a la mitad del verso. Moroni nos pide "negaos o absteneos de toda impiedad". Por lo tanto, "negarse o abstenerse" de toda impiedad significa rechazarlo como un estilo de vida válido, eficaz, o verdadero. Es aceptar y reconocer mentalmente que la impiedad es inapropiada. 

Es claramente posible reconocer que la impiedad no es apropiado o eficaz, sin dejar de participar en pensamiento y acciones impías. Pero ese reconocimiento es el primer paso en el arrepentimiento.

Otra forma de expresar esto es reconocer, después de que alguien ha pecado, que ha pecado y no tratar de justificar el pecado o racionalizarlo según corresponda. Cuando pecamos nos sentimos tentados a excusarnos o a justificar nuestro pecado (por ejemplo, "Todo el mundo lo hace" o "No es tan malo."). Abstenerse de toda impiedad significa  de que a pesar de que aún ha pecado, usted no aprueba cualquier pecado. Usted desea no haber pecado.

Los críticos quieren forzar una definición diferente, una en la que "absteneos de toda impiedad" significa dejar o rehusarse totalmente de todo pecado en la vida de uno. Ellos argumentan que dado que en la práctica esto es imposible, nadie puede beneficiarse de la gracia de Cristo. Pero, interpretado en su contexto, abstenerse o negarse de toda impiedad significa rechazar la impiedad como potencia eficaz (en contraste con el poder de Dios). Esto concuerda con la creencia evidente de Moroni que la gracia está al alcance del hombre, y que la salvación es posible. Este reconocimiento es el primer paso hacia el arrepentimiento, y el primer paso para aceptar la gracia de Cristo en nuestras vidas.

"Toda Impiedad" como la mayoría o una porción significativa

Los críticos sugieren que "abstenerse de toda impiedad" significa que tenemos que erradicar completamente todas las formas de impiedad de nuestras vidas antes de que podamos recibir la gracia de Cristo. Sin embargo, El diccionario Webster de 1828 (del tiempo de la traducción del Libro de Mormón) ofrece esta definición para "todo":

Esta palabra, no sólo en lenguaje popular, sino en las escrituras, a menudo significa, de manera indefinida, una gran porción, un gran número, o una gran parte. Por consiguiente, todo el ganado de Egipto murió, toda la tierra de Judea y toda la región alrededor de Jordania; todos los hombres sostenían a Juan como un profeta; no se entiende en un sentido literal, sino en el sentido de que incluye una gran parte o números muy grandes.

Así, la frase "abstenerse de toda impiedad" podría referirse a negar "una gran porción, un gran número, o una gran parte" de la impiedad.  Esto no significa que tenemos que estar totalmente libre de pecado, a fin de recibir la gracia. Eso, por supuesto es negar la necesidad de la gracia.

Como una instrucción "aspiracional"


Moroni 10:32 y pasajes similares en la Biblia también pueden leerse como una aspiración, como una meta que uno apunta lograr; no una declaración de la soteriología (teología de la salvación). Las palabras de Jesús de amar a Dios con todo el corazón, mente, y fuerza así como ​​otros como pasajes de la Biblia son de la misma naturaleza; Dios literalmente no espera obediencia perfecta al evangelio, pero espera que nosotros aspiramos a ella en esta vida [cambio en el interior de corazón]. En la Biblia, Cristo dice "Sígueme", "Sed, pues, vosotros perfectos" (Mateo 5:48), "vender todo y dar" y "guardad mis mandamientos". Al igual que Moroni 10: 32, estos mandamientos parecen bastante absolutos, pero sólo se entienden fácilmente como ser aspiracional en naturaleza.

Moroni 10:32 en el Libro de Mormón se puede leer como a similares  amonestaciones bíblicas. Reflejan el estándar o el requisito de Dios. Tenga en cuenta que cuando Dios nos amonesta, Él realmente no puede hacer ninguna permisión para el pecado (Alma 45:16, Doctrina y Convenios 1:31). Así que Él nos dice que seamos perfectos. Si bien es teóricamente posible para nosotros guardar todos los mandamientos todo el tiempo, en la práctica es imposible. Dios ha establecido una meta para nosotros, y la meta es la perfección. Aspiramos a llegar a ser como él, para que podamos llegar a ser lo que estamos destinados a ser-

Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

1 Comentarios:

  1. la gracia de dios alcanza para todo aun uando demos todo aun quesiempre es poco

    ResponderEliminar