libro de mormon vs la biblia, libro de mormon, documental, mormonismo

Detrás de la Mascara, detrás de la Cortina destaparemos la Ilusión

Por Brant A. Gardner
Traducción Libre: DPCS 
(Administrador de www.mundolds.blogspot.com)

Los magos son ilusionistas que entretienen con cosas maravillosas que parecen ser reales. Por supuesto su arte no es magia de verdad más de lo que era el Mago de Oz, un hombre detrás de una cortina. Es una ilusión magistral, el arte de desviar la atención, aprovecharse de nuestra credulidad. Un mago nos engaña haciéndole creer que hemos visto algo que no esta realmente allí..

Los ministerios Vivientes de la Esperanza han producido una película llamada La Biblia vs el Libro de Mormon donde utilizan trucos mágicos para apoyar sus ideas preconcebidas. Hábilmente muestran sus puntos de vista con  técnicas clásicas de malversación, supuestos no examinados, e información oculta. En técnica y efecto, la película es el análogo a un espectáculo de magia. Uno puede verlo y realmente creer que ha visto algo, aunque eso no es, en realidad, lo que sucedió.

No hace mucho tiempo algunos especialistas de la televisión, tomaron varias secuelas en demostraciones mágicas, en lugar de homenajear la ilusión, se demostró como se hacían en realidad lo que hay detrás de las cortinas. Parece apropiado tomar este modelo mientras examinamos la película de la Biblia vs Libro de Mormon. Cuando vemos como el mago realiza el truco, no nos parece tan impresionante. En este caso, la ilusión es que la película se basa en erudición real. Pero al desenmascararlo, la película está lejos de ser académica: es propaganda vacía.

La película se separa en varios segmentos. Para ayudar a los que pudieran tener gusto de seguir adelante, voy a dividir esta revisión en segmentos para revisarlos y las discutiré en orden. Para cada segmento, presentaré la ilusión que utilizan los ministerios Vivientes de la Esperanza y entonces los desenmascarare.

Introducción:

La ilusión: 
La cuestión principal de la introducción se repite a través de la película "¿Es el Libro de Mormón comparable a la Biblia?. . .¿Se puede comparar el Libro de Mormón con la Biblia?"  La película crea cuidadosamente un contraste entre una biblia muy creíble y un Libro de Mormón poco creíble.

El desenmascaramiento:
La película tiene la clara intención de demostrar  que el Libro de Mormón y la Biblia no son comparables, tomando en vista muy critica al Libro de Mormón mientras que que se presenta a la Biblia como si no existiera ninguna controversia en absoluto. Este enfoque es una tergiversación fundamental para el clima académico de la Biblia y del Libro de Mormón.

William G. Dever, profesor de arqueología y antropología de la Universidad de Arizona cree que la Biblia es histórica. No obstante, señala:
La "revolución arqueológica" en los estudios bíblicos se predijeron por [George E.] Wright y su maestro, el legendario William Foxwell Albright, había ocurrido por la década de 1980, pero esa revolución no ocurrió totalmente de la manera tan positiva como se esperaba. Muchos de los "acontecimientos centrales", según se narra en la Biblia hebrea no pueden verificarse historicamente(es decir, no es "verdadero") en absoluto.1
A pesar de la cita anterior, la "verdad" de la Biblia se obtiene por la fe y la revelación, bien sí es historicamente comprobable o no. Al ignorar las preguntas que se hacen actualmente de la Biblia, la película crea la ilusión de que la Biblia es indiscutida e intocable, pero en el caso del Libro de Mormón sufre de preguntas en todos los frentes. La realidad es que la Biblia debe hacer frente a la erudición moderna y responder a preguntas serias. Con respecto a esto, la Biblia y el Libro de Mormón son bastante comparables. Preguntas difíciles se les puede hacer a cada uno, y al final, las respuestas, no las preguntas, son importantes. En esta película, el espectador nunca ve las preguntas dirigidas a la Biblia. Y en el caso del Libro de Mormón, nunca se ven las respuestas.

Artículo Relacionado: Retos arqueológicos para la Biblia (National Geographic)

La Historia de la Biblia; la historia del Libro de Mormón

La ilusión:

La película ofrece un resumen de las historias que se encuentran en la Biblia y declara que estos relatos son históricos. El Libro de Mormón se presenta como una obra que sólo pretende ser la historia.

El desenmascaramiento:  La ilusión de estos dos segmentos es sutil. Aunque ostensiblemente prepara simplemente el escenario, la película retrata una Biblia que se puede confirmar fácilmente como histórica y un Libro de Mormón, para el cual la autentificación no se puede encontrar.

Para el Libro de Mormón, la distracción proviene en la forma en que la historia se presenta. A los espectadores se les dice que la Biblia es un relato histórico del Viejo Mundo y que el Libro de Mormón es un relato histórico de las Américas. Esta sutil ilusión depende de las predisposiciones de visualización. Los espectadores que están familiarizados con la Biblia saben que tuvo lugar en una ubicación específica en el Viejo Mundo. Al oír que el libro es un relato histórico del Viejo Mundo, se piensa inmediatamente en una pequeña área entre las antiguas culturas de Egipto, Asiria y Babilonia y no llegan a la conclusión de que la Biblia es una historia de todo el Viejo Mundo.

Esto contrasta con la ilusión creada cuando se menciona el Libro de Mormón. La película retrata como un "recuento histórico de las Américas". A falta de cualquier pre-conocimiento de la limitación geográfica similar para el Libro de Mormón, un espectador puede suponer fácilmente que esto significa todo el hemisferio occidental. De hecho, muchos (o probablemente la mayoría) de los Santos de los Últimos Días pueden haber supuesto esto por un número de años. La película juega en suposiciones actuales sin poner atención a lo que los productores no quieren que el espectador vea, como ellos crean una poderosa ilusión. En este caso, los ilusionistas no quieren lidiar con las mejores becas de los Santos de los Últimos Días en el Libro de Mormón.

Ese cuerpo de estudios, que ha estado creciendo en volumen y sofisticación de método y detalle por lo menos durante los últimos cuarenta años (y se presagiaba durante unos cien años antes de eso),2 es completamente ignorado en la película. Exactamente en aquellos lugares en los que una presentación académica discutiría la mejor beca contraria, esta película opta por la técnica de la propaganda, de ignorar todo lo que no apoyan su tesis.

Sólo hay dos posibles explicaciones para la interpretación de esta notable falta de honestidad académica. Si bien cada persona que aparece en la película no es consciente del cuerpo académico, o la retención de la información es intencional. Mientras que primero podría ser cierto para algunos de los expertos en la película (en particular los arqueólogos en Israel), es extremadamente dudoso para otros. Thomas W. Murphy (quien tiene un doctorado en antropología), por ejemplo, aparece como uno de los expertos principales en la película. Él publicó recientemente un artículo en el que él aborda algunas de las cuestiones que se ignora con tanto cuidado en esta película.3  Murphy es obviamente consciente de los estudios de los Santos de los Últimos Días, presentando un lado diferente a las cuestiones que discute, sin embargo él no da ninguna indicación de conciencia en cualquier punto de esta película. Los Productores y Editores de la película deberían haber tenido acceso a la información relevante de Murphy que debería haber sido presentado. Hay que concluir que este mago sabe más de lo que quiere el público vea.

Artículo relacionado: ¿Dónde Tuvieron Lugar Los Eventos en El Libro De Mormón?

La Geografía

La ilusión:
La película muestra una serie de sitios modernos con los nombres de lugares antiguos. Además de estos nombres, la narración nos dice que varias montañas y ríos corresponden con las descripciones de la Biblia. En este punto, la película coteja a un testigo experto. William E. Wilson, 4 un arqueólogo antiguo quien se describe erróneamente como un miembro de la Iglesia [Antropólogo LDS] 5. Él  dice: "No hay mapa que muestre las tierras del Libro de Mormón, porque no las pueden ubicar en la tierra. No saben dónde están." Tras este comentario, los película muestra imágenes de mapas de tierras del Libro de Mormón, las cuales claramente no representan un mapa de un lugar del mundo real

El Desenmascaramiento:
La lectura más favorable de esta sección que tienen los creadores de la película, se concentra en la falta de una declaración oficial de la ubicación de tierras del Libro de Mormón. Si bien la iglesia claramente no tiene una posición oficial, eso no quiere decir que "no saben dónde está." John E. Clark, que a la vez es un miembro de la Iglesia y un arqueólogo mesoamericano frecuentemente citado, señala en su artículo sobre la geografía en la Enciclopedia del Mormonismo:  "Muchos estudiosos ven actualmente el norte de América Central y el sur de México (Mesoamérica) como la ubicación más probable de las tierras del Libro de Mormón. Sin embargo, esas opiniones son privadas y no representan la posición oficial de la Iglesia ".6  Una declaración de la ubicación que aparece en la  Enciclopedia del Mormonismo no puede ser una posición oficial (como señala Clark), pero ciertamente indica al menos una consideración favorable de la posición. La declaración es lo suficientemente fuerte, que la película debería haberla abordado explícitamente en esta sección.

Wilson y otros implican que los eruditos SUD "no saben dónde está." A menos que Wilson se olvide de la beca SUD (que le haría un "experto" pobre), es una representación errónea intencional. La declaración de Wilson es aún más interesante porque realiza un truco de leer la mente, anunciando una razón para la falta de una declaración oficial (cuando no se ha dado ninguna explicación) de la iglesia.

Sin embargo, a pesar de la falta de interacción explícita con los estudios de los Santos de los Últimos Días, los editores de la película parecen ser conscientes, al menos, en líneas generales, porque tomaron una buena cantidad de tiempo de la película con imágenes de Mesoamérica [y hablando de los mayas]. La única razón por la que seleccionaron esa zona del mundo, la misma área que Clark identificó como el lugar donde muchos estudiosos SUD sitúan el Libro de Mormón, sería el de responder a la beca que ellos pretenden que no responden. Los ilusionistas intentan combatir una posición que no admiten que realmente existe [porque no la mencionan en la parte de Geografía]. La ilusión es muy fuerte porque hacen que parezca que no existe información contradictoria, incluso cuando saben que existe.

Murphy también afirma que "La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días no tiene posición oficial sobre la geografía del Libro de Mormón. Y la razón  es obvia. !Es porque esos eventos no ocurrieron! "La mitad de la afirmación es cierta. Cuando Murphy señala que no hay geografía oficial, él está en tierra firme. Pero cuando da una razón, él está usando la misma técnica para leer la mente que utilizó antes Wilson. ¿Qué tan buena es esta respuesta inventiva?

La más generosa lectura es que se trata de una versión del juego de mano de Murphys. Al afirmar que la iglesia no sabe dónde tuvo lugar el Libro de Mormón puede ser leído como una manera de la neutralidad oficial sobre el tema, pero distorsiona la imagen de los estudios SUD al sugerir que no hay una ubicación conocida. Los estudiosos SUD han estado dando vueltas en Mesoamérica durante más de ciento cincuenta años. Ciertamente en los últimos treinta a cuarenta años se ha producido un perfeccionamiento significativo de esta posición. Como se señaló anteriormente, Murphy desde luego conoce esto, aunque a lo largo de la película evita responder a la beca correspondiente.

John L. Sorenson ha presentado los mejores argumentos para colocar el Libro de Mormón en el mundo real. Él estaba divulgando una correlación del Libro de Mormón a una geografía específica en la década de 1970. 7 Por varias razones, esta información fue primero publicado por David Palmer en 1981. 8 En 1984, Sorenson publicó información en Ensign sobre su correlación del Libro de Mormón a una geografía del mundo real, junto con algunas de las implicaciones de establecer el texto en esa zona del mundo. 9 Sorenson publicó en su libro su correlación del Libro de Mormón a una geografía específica en "Un Escenario para el Libro de Mormon en la Antigua América" en 1985. 10

La geografía de Sorenson identifica las relaciones espaciales de acuerdo con el texto del Libro de Mormón y luego las compara con las características específicas de Mesoamérica. Él localiza valles, lagos, ríos y colinas, al igual que la película indica que se ha hecho por la Biblia. 11 La única razón por la que el Libro de Mormón aparece incomparable a la Biblia en la geografía es que los productores no han compartido la información de Sorenson con sus espectadores. Como con cualquier ilusión, lo importante no es lo que se ve, sino lo que no se puede ver.

¿Es posible que los productores de la película simplemente estaban desconociendo el foco principal del trabajo académico de los Santos de los Últimos Días sobre la geografía del Libro de Mormón durante los últimos treinta años? Creer es exagerar nuestra propia credulidad, sobre todo porque la película pasa tanto tiempo hablando de Mesoamérica y utiliza Murphy (que ha escrito sobre esta posición geográfica) como testigo experto y porque la cubierta del libro de Sorenson es sorprendentemente representado en uno de los collages de la película. No fue la ignorancia la que omitió esta información hacia los espectadores, sino más bien es una elección hecha por los productores de la película, que decidieron esconder la mejor información para la audiencia. Uno podría sospechar que si los productores hubiesen tenido una buena respuesta a cuestiones geográficas, habrían hecho que sea parte de la película. Ya que este reconocimiento está totalmente ausente, uno debe suponer que ellos realmente no tienen una respuesta y, en consecuencia prefieren fingir que los estudios SUD no existen.



Los Pueblos y los imperios

La ilusión: Esta parte de la película contrasta la clara evidencia de civilizaciones mencionadas en la Biblia para afirmar la falta de evidencia de culturas para el Libro de Mormón. La evidencia del Viejo Mundo se presenta mostrando impresionantes restos arqueológicos. Para el Libro de Mormón, el narrador comienza hablando de los jareditas: "[A los jareditas] a la cual se le prometen que se volverán en la nación más grande del mundo." Mientras se lee esta declaración,  se desplaza la cámara de la película a un campo que está vacío de cualquier influencia humana identificable . El experto de la película, Murphy, a continuación, declara que no se pueden encontrar, "no se encuentran rastros de esa civilización".

El desenmascaramiento: Por supuesto, los creadores de la película no dan ninguna indicación de lo que "es", que estaban buscando y no encontraron. Ciertamente se podría haber encontrado algo distinto para filmar  que un campo vacío. Yo vivo en Nuevo México, que tiene grandes extensiones de campo vacío. Si filmo y a la vez sugiero que Albuquerque no existe, sería una interesante ilusión visual, pero, obviamente, sería incorrecto. ¿Qué no nos está diciendo la película acerca de los jareditas?

Han evitado dos puntos principales. La primera es que la correlación geográfica en la obra de Sorenson sugiere que la tierra de los jareditas corresponde a un área dentro del Istmo de Tehuantepec. El Libro de Mormón nos dice que en este lugar hay que encontrar una civilización importante con una arquitectura avanzada y estructuras políticas y que deben haber existido por lo menos 1200 aC. El Libro de Mormón nos dice dónde buscar y qué buscar.

La segunda parte de información importante que se nos retiene saber es que la región del Istmo es la ubicación de lo que se ha llamado la cultura o civilización madre de Mesoamérica, una civilización presente en esa zona al menos desde 1200 aC (y mas antes). A la cultura se ha dado el nombre Olmeca (como se llamaron a sí mismos es desconocido). Los olmecas emprendieron proyectos masivos de construcción y desarrollaron un estilo artístico que influyó en el arte mesoamericano durante siglos. En la región mesoamericana, que habría sido todo su mundo, los olmecas eran claramente la más grande de las naciones.

Si bien no sería exacto equiparar los jareditas con los olmecas, es ciertamente plausible que los jareditas participaron en esa cultura. El Libro de Mormón predijo un gran antigua civilización en un determinado lugar y tiempo. La arqueología ha encontrado una que se ajuste a la descripción geográfica, arquitectónico, y temporal del Libro de Mormón.

La película nunca menciona los Olmecas. Nunca se analiza la correlación entre la cultura y la geografía mencionado en el Libro de Mormón. La misma evidencia que contradice su posición se oculta. Una vez más, podríamos asumir con generosidad que no tenían conocimiento de los mejores estudios de los Santos de los Últimos Días. Pero Murphy no puede hacer esa excusa ya que es sin duda consciente de ello. A pesar de que no está de acuerdo con esta literatura, que simplifica intencionalmente cuando dice que no se encuentran rastros de los jareditas .12 Una vez más, en la película, demasiado de lo que el espectador puede ver es controlado por el programa y no por el contenido de un debate académico. En esta etapa el mago se asegura de que usted vea lo que él quiere que usted vea, también se asegura de que usted no vea lo que no quiere que vea. La película es más ilusoria que académica.

Más Ilusión Arqueológica: La película intenta demostrar que Mesoamérica no puede tener ninguna relación con el Libro de Mormón. Dos expertos son entrevistados. El arqueólogo Steven Whittington, de la Universidad de Maine, afirma: "Yo no he visto ninguna prueba que indique que los nefitas vivieron en América", y Murphy declara incluso opiniones más dañinos: "Las civilizaciones que hubo en toda Centroamérica tuvieron un ascenso y llegaron a su clímax, entre los años 600 y 900 después de los eventos que se cuentan en el Libro de Mormón ".

El desenmascaramiento: No hay manera de saber cuánta información Whittington tiene acerca del Libro de Mormón. Es probable que no tenía conocimiento de los estudios de los Santos de los  Últimos Días sobre el texto. ¿Los ministerios Vivientes de la Esperanza le habrían informado? Uno puede leer mejor declaración de Whittington como una evaluación honesta de alguien que no esta familiarizado con el cuadro completo. Es cierto, sin embargo, que no hay nada en el Nuevo Mundo que se haya encontrado con el nombre Nefita en él.

Menos explicable es la declaración de Murphy, que es completamente exacta, las civilizaciones de Mesoamérica alcanzaron su punto máximo o clímax entre 600 y 900 d.C. Como afirma Murphy, este período sucede después del cierre histórico del Libro de Mormón. La declaración no es problemático, pero su contexto si lo es. Murphy lleva a los espectadores a creer que los finales del florecimiento de la cultura Mesoamericana excluye cualquier cultura Mesoamericana temprana. Murphy debe saber que su declaración es engañosa. Si él sabe lo suficiente como para hacer esa declaración con cautela, él sabe lo suficiente como para darse cuenta de que omitió información pertinente y significativa. Mientras que el punto más alto de la Cultura Mesoamericana se produce más tarde, sin embargo, hubo predecesores muy impresionantes. La arqueología demuestra claramente que hubo ciudades impresionantes durante la época del Libro de Mormón. Las ruinas de Nakbé y El Mirador son sitios masivos con una arquitectura impresionante que florecieron durante la época del Libro de Mormón. Todos los aspectos de la cultura y la sociedad mesoamericana, que alcanzan su cima durante periodo Clásico Tardío (social, religioso, arquitectónico y artístico) Muchos formas menos elaboradas estaban presentes mucho antes, incluso en los tiempos del Libro de Mormón. En las regiones donde Sorenson sugiere que el Libro de Mormón se llevó a cabo, se ha identificado posibles sitios candidatos que datan del período correcto para el Libro de Mormón y se ajustan a las descripciones geográficas en el texto.13 El pináculo de la Cultura Mesoamericana que vino después, fue sin embargo construido sobre una base que se sabe que han estado en la zona que Sorenson sugiere para las actividades del Libro de Mormón y  durante el tiempo correcto.

Tal vez, sin embargo, la declaración de Murphy fue declarado inocentemente y fue sacado fuera de contexto por los editores de la película, que ciertamente no están por encima [de la creación] del truco. Más adelante en la película ponen citas de Gordon B. Hinckley y Daniel C. Peterson fuera de contexto. Si el mismo Murphy o los editores crearon este engaño en particular, alguien ha tergiversado seriamente la situación en Mesoamérica. Cualquiera de los editores o Murphy (o ambos) han tratado de hacernos ver algo que realmente no estaba allí. Con un retórico movimiento de varita, la declaración de Murphy ha hecho desvanecer en el aire más de mil años de cultura mesoamericana .

Nota del Traductor: Este video muestra una antigua ciudad maya con un nombre que es muy similar a un nombre muy popular en el Libro de Mormón, Lamán. Esto puede ser más que una coincidencia, pero tengámoslo presente - www.faimormon.org

Artículos Relacionados: Nombres del Libro de Mormón y Glifos Mayas

Otra ilusión de Desaparición: Siguiendo con el tema de los restos desaparecidos, la película se centra en la idea de que una gran civilización no puede desaparecer sin dejar rastro. En primer lugar, el narrador dice: "La Biblia tambien se refiere de varios pueblos que ya no existen hoy en día." ¿Están perdidos? La respuesta proviene del Dr. Gabriel Barkay, arqueólogo bíblico de la Universidad de Bar-Ilan, Israel. Él sugiere que mientras los cananeos ya no existen, sabemos de ellos a través de fuentes egipcias y sitios arqueológicos.

La Dr. Katharina Galor de la Universidad Brown, director asociado de la excavación de Tiberias en Israel, entonces nos dice que los filisteos tenían su propia cultura material que se puede distinguir en los restos arqueológicos. Por último, el Dr. Yizhar Hirschfeld, arqueólogo de la Universidad Hebrea y el director de la excavación de Tiberias en Israel, confirma que simplemente no es posible que una civilización desaparezca sin dejar rastro. [Nota del traductor: La cultura material son aquellos elementos que nos permiten conocer cómo era la vida pasada y actual de los distintos grupos humanos.]

El desenmascaramiento: Por supuesto, todos estos expertos están en lo correcto. A diferencia de la ilusión de Murphy de una cultura que desaparece, en el mundo real las civilizaciones dejan huellas. El problema no radica en lo que dicen estos expertos, sino en el contexto en el que se han colocado sus declaraciones. Tras el juego de manos que hizo que pareciera que nada en el Nuevo Mundo existía durante Libro de Mormón, estos expertos parecen estar colocando una condena arqueológica final sobre una cultura que debería haber dejado un rastro y sin embargo parece estar completamente ausente.

Esta condena final, sin embargo, es lo que nos lleva a examinar. Si empezamos con la declaración de Barkay, nos encontramos con el primer indicio de un problema que aparece en otras partes de la película. Barkay habla de registros egipcios y la presencia de los cananeos en esos registros, que es importante en la confirmación histórica del pueblo de Canaán. ¿Hay apoyo para los Jareditas y Nefitas en el Nuevo Mundo fuera del Libro de Mormón? No. En eso podemos estar de acuerdo. ¿Esto es porque, como sugiere la película, nada existe? No.

El problema no es que no hayan sobrevivido restos del lugar y del tiempo adecuado, sino que !ningún texto ha sobrevivido! Muy pocos textos de cualquier clase de la época del Libro de Mormón existen hoy día. Incluso los pocos que datan del tiempo correcto no proceden de lugares que tenían una relación conocida con las ciudades en el área donde el Libro de Mormón probablemente tuvo lugar. Lo que sugiere, que el caso de los documentos egipcios debería ser meramente instructiva [en este caso] e indicando que Barkay está familiarizado con el Viejo Mundo, pero no con el Nuevo.

Los jareditas no aparecen en los textos. Los Olmecas no dejaron textos. El Nuevo Mundo sólo puede envidiar el texto enriquecido  del Viejo Mundo. A pesar de la falta de textos, sin embargo, existían las culturas. No sólo existen las culturas, sino tambien los miembros de esas civilizaciones escribieron. Evidencia de escritura temprana han sobrevivido, 14 pero no textos. El problema con el Nuevo Mundo no es que las culturas eran analfabetos, nada más que escribieron sobre materiales perecederos.

La afirmación de que las diferentes culturas han dejado diferentes tipos de restos es cierto. Arqueólogos mesoamericanos son muy conscientes de ello y han trazado una serie de diferencias culturales complejas a través del tiempo y el espacio. La cuestión no es si los diferentes pueblos pueden ser identificados, sino de si somos capaces de colocar nombres familiares para los restos de estos pueblos identificados.

¿Podrían los restos arqueológicos distinguir entre las civilizaciones Jareditas y Nefitas? Podrían, si supiéramos lo que pertenecía a cada uno. Los arqueólogos ciertamente puede distinguir entre Olmecas y Mayas, que son culturas de épocas y regiones apropiadas para el Libro de Mormón. Si los jareditas siguieron a la cultura Olmeca y los nefitas siguieron a la cultura Maya, entonces ya hemos distinguido entre los dos. Note que el problema que Dever discute es el intentar encontrar evidencia arqueológica del antiguo Israel:
Las aldeas que se han excavado se caracterizan por casas con patio en forma de U (las llamadas "casas de cuatro habitaciones"), agrupados en grupos de dos a cuatro, a menudo comparten paredes comunes. Las casas tienen recintos para el albergue de animales y el almacenamiento de provisiones en la primera planta y un amplio espacio para una gran familia en el segundo piso. Estas casas distintivas prácticamente no tienen precedentes en Canaán, pero serían caseríos ideales. . . Lawrence Stager de Harvard ha demostrado que esta forma singular de casa y el diseño general de estos pueblos montañosos corresponden estrechamente con muchas narrativas de la vida cotidiana en el período de los Jueces en los libros de Josué, Jueces, y Samuel, lo que refleja sin duda una estrecha relación familiar, una estructura del clan y un estilo de vida agraria. En la opinión de Stager la casa de un solo patio representa la vivienda familia nuclear; y el grupo de varias de esas casas sería entonces la residencia de la familia extendida, o la familia de varias generaciones equivalente a bet'ab  bíblico, o "casa paterna." 15
Dever esta, por supuesto, tratando de encontrar evidencias del Israel temprano en Canaán. Él encuentra restos arqueológicos que son diferentes. ¿Cómo él determina que son de los antiguos israelitas? Nada les identifica específicamente como tal. Ellas simplemente son aldeas agrícolas. Se determina que eran israelitas, porque están en el lugar correcto y parecen coincidir con las descripciones en el texto bíblico.

¿Es la búsqueda de tierras o culturas del Libro de Mormón comparable a este tipo de arqueología en el mundo real? Podemos realizar exactamente el mismo tipo de análisis que Dever y Stager hicieron en la comparación de las viviendas con el texto. Comenzando con el texto, podemos coincidir las características del texto para las viviendas Mesoamericanas, tal como lo hizo Dever y Stager. Las viviendas mesoamericanas estaban básicamente combinadas por múltiples unidades familiares. ¿Qué tan bien esta característica arqueológica encaja con las pocas conocidas descripciones del Libro de Mormón viviendas adaptadas? Encontramos lo siguiente en Alma: "Pues he aquí, ha bendecido mi casa, me ha bendecido a mí, y a las mujeres de mi casa, y a mis hijos, y a mi padre, y a mis parientes; sí, ha bendecido a todos los de mi parentela, y la bendición del Señor ha descendido sobre nosotros, de acuerdo con las palabras que habló."(Alma 10:11). Cuando Amulek describe la bendición de Alma, pinta una imagen de cómo Amulek percibe sus relaciones de parentesco. Estas descripciones se ajustan a la imagen general de los hogares mesoamericanos.

En primer lugar tenemos una división estructural en la declaración que separa una lista de los familiares del genérico "todos los de mi parentela." La declaración progresa desde conjuntos de nombre a un conjunto generalizado de parentela, con "todos los de mi parentela" que sería la categoría más grande y más inclusiva . Entre los aztecas, había ciertas sanciones que podrían aplicarse a todos los parientes de uno. 16 Para que una pena sea aplicada a todos los familiares de uno, tenía que haber una definición de lo que significaba "todos", ya sea la quinta o la cuarta generación, según la fuente.17 Aunque los aztecas representan un lenguaje y un tiempo diferente, las mismas necesidades de la definición de un grupo máximo de parientes, muy probablemente también habrían dictado los conceptos de Amulek de lo que significaba "todos los de mi parentela".

El primer grupo de parentesco es más interesante. El primer término que utiliza Amulek es "mi casa". Para las sociedades basadas en el parentesco, esto normalmente es tan real tal como es simbólico de la familia. Las sociedades basadas en el parentesco con frecuencia viven en combinaciones. Excelentes documentos permiten a los antropólogos visualizar algunos hogares aztecas cerca de la época de la Conquista. Para los aztecas, la "familia" se denominó techan tlaca o "personas en una sola vivienda." Un relato de 1580 indica que las casas típicamente contenían seis o siete parejas casadas, además de los jóvenes solteros. 18

El descubrimiento arqueológico de espacios habitados que contienen claramente múltiples edificios, llevó a los arqueólogos a la conclusión de que tal área era de una familia combinada, que es una característica muy común de los sitios arqueológicos de la zona maya que datan del período de tiempo Libro de Mormón. Un ejemplo sencillo es el sitio de Salinas La Blanca (que es anterior a los nefitas), que cuenta con ejemplos de dos montículos de hogares con múltiples casas de paja, una con tres casas y otra con cuatro. 19 Por lo tanto, Amulek puede plausiblemente haber vivido en un hogar combinado que es típico en Mesoamerica. Cuando Amulek habla primero de Alma bendiciendo su "casa" y luego enumera grupos específicos, estamos justificados en el supuesto de que se trata de personas que están viviendo en la misma "casa", lo que significaría una área de morada completa, no una estructura sola.

En el caso de Dever y Stager, ellos comenzaron con un texto aceptado contra lo que coinciden con los restos descubiertos. En el caso del Libro de Mormón conocemos los restos y luego debemos correlacionarlos con el texto. En ambos casos tenemos el texto y las viviendas, pero para cada una pieza diferente de datos se convierte en el dispositivo de medición. Sin embargo, la comparación es la misma. Tenemos que coincidir las fechas reales, la geografía, las características con las fechas y las características señaladas en el texto. El mismo problema, la misma solución: comparar la arqueología y el texto.

La ilusión de la máquina: Murphy señala que los nefitas construyeron máquinas [minuto 12:15 del documental]. La película muestra el siguiente verso del Libro de Mormón:
"Y nos multiplicamos en sumo grado, y nos extendimos sobre la superficie de la tierra, y llegamos a ser sumamente ricos en oro, y en plata y en cosas preciosas, y en finas obras de madera, en edificios, y en mecanismos[machinery], y también en hierro y cobre, y en bronce y acero, elaborando todo género de herramientas de varias clases para cultivar la tierra, y armas de guerra, sí, la flecha puntiaguda, y la aljaba, y el dardo, y la jabalina y todo preparativo para la guerra." (Jarom 1: 8)
El desenmascaramiento: Murphy usa las percepciones modernas para influir en la forma en que leemos la palabra de maquinaria. Nuestro mundo moderno está lleno de máquinas que automáticamente igualamos esa palabra con las clases de máquinas con las que estamos familiarizados. Sin embargo, la definición fundamental de mecanismo o maquinaria (del diccionario Webster 1828 [de la época de José Smith]) es "un trabajo complicado, o combinación de energía mecánica en una obra, diseñada para aumentar, regular o aplicar el movimiento y fuerza." 20 Una palanca es una máquina. No se puede saber exactamente a que se refiere la palabra mecanismos o maquinaria en el registro nefita, pero no tiene por qué ser el equipo moderno que Murphy parece implicar.

Las Ciudades

La ilusión: La película pasa mucho tiempo centrandose en cómo la evidencia para las ciudades bíblicas está vinculada en la constancia en el uso de nombres bíblicos. Esta constancia de nombres bíblicos se contrasta con la ausencia de nombres en el Libro de Mormón en los sitios de Mesoamerica. Para imponer la idea de que esos nombres deben estar presentes, la película presenta al experto Héctor Escobedo, identificado como un arqueólogo del Nuevo Mundo de Guatemala. Afirma que "debido al desarrollo de la epigrafía, hoy en día podemos leer los nombres antiguos de la mayoría de esos sitios."

Esta discusión es seguida por las opiniones de William Wilson y Thomas Murphy. Wilson nos dice que: "No hay ninguna evidencia de que existió Zarahemla, que es una de las ciudades que se mencionan en el Libro de Mormón" Murphy, filmando múltiples zonas arqueológicas de Palenque, explica: "Aquí estamos de pie en el Palenque y todas las edificaciones que vemos de fondo se construyeron varios siglos después de los eventos que se cuentan en el Libro de Mormón. Así que de ningún modo puede ser una ciudad nefita." La impresión es que no hay sitios que lleven los nombres del Libro de Mormón, no pueden ser los sitios del Libro de Mormón. Esta impresión se ve reforzada por la idea de que los sitios como Palenque son posteriores del Libro de Mormón.

El desenmascaramiento.
La mayor parte de la declaración de Escobedo es exacta. Los avances en epigrafía han dado los antiguos nombres de "algunos" de los sitios. La diferencia es que él usa la palabra "mayoría", que sin duda es una exageración. No atribuyo ningún engaño para Escobedo. No sé el contexto en el que dijo "la mayoria" o si él cambiaría voluntariamente esa palabra si tuviera la oportunidad. El hecho es que han sido identificados los nombres para algunos sitios. El primer problema con la desafortunada elección de la palabra mayoria de Escobedo es que el nombre original sólo se puede determinar cuando los textos se conservan, y los textos en piedra tienden a referirse únicamente al periodo Clásico, que abarca el tiempo desde el 250 a 800 dC. Para la mayor parte de la historia del Libro de Mormón, no se puede identificar los nombres originales de los sitios, porque no hay textos que se conserven para decirnos los nombres. A diferencia del Viejo Mundo, en el que la persistencia de los topónimos  ha sido demostrado recientemente, tal continuación de topónimos no sucede en el Nuevo Mundo. El nombre de Zarahemla no puede haber sobrevivido por la misma razón que todos menos un puñado de nombres antiguos no han sobrevivido. Los nombres originales se perdieron y en la mayoría de los casos fueron reemplazadas por los nombres que los aztecas utilizaron para referirse a los lugares, no lo que los nativos de la zona utilizaban antes.

El segundo problema con el uso de la mayoría es que en realidad hay un número bastante limitado de nombres de ciudades conocidas. Los nombres de ciudades se leen de un glifo llamado un "glifo emblema," que durante mucho tiempo ha sido reconocido como el identificador de una ciudad en particular. Peter Mathews escribió un artículo fundamental sobre el análisis de estos glifos emblema. Él enumera treinta y cinco glifos emblema para los sitios conocidos y tres más se refiere a sitios que aún no han sido identificados. 21 De los miles de sitios arqueológicos en Guatemala solo, treinta y ocho pueden ser difícilmente denominados "la mayoría", incluso si cada uno pudiesen leerse por su nombre antiguo. Sin lugar a dudas, se han descubierto más desde el artículo de Mathews, pero esos avances afortunados todavía no producirán el efecto que los editores han destinado, el cual quiere decir que sabemos "todos" los nombres de la ciudades y que los nombres del Libro de Mormón no se encuentran entre ellos. Pero los hechos son que se conocen algunos nombres y que esos son para partes posteriores del Libro de Mormón a lo mejor y de zonas que no son considerados generalmente como parte del territorio nefita. Los comentarios de la película sobre los topónimos mesoamericanas son pura ilusión. Los hechos lo contradicen.

¿Qué hay de la afirmación de Wilson de que "Nadie sabe nada o ha estado en Zarahemla ...y es muy dudoso que hayan existido". Esta declaración sólo puede ser hecha al evitar la correlación de geografía del Libro de Mormón para área mesoamericana de John L. Sorenson. Sorenson describe el sitio de Santa Rosa como un candidato plausible para Zarahemla, señalando que está en el sitio correcto a un río cercano, data de la época en que el Libro de Mormón indica que debería haber existido una ciudad en este lugar, y contiene una interesante característica arqueológica que podría estar relacionado con el reinado del rey Benjamín. 22 Tal vez Wilson no tiene conocimiento de la obra de Sorenson. Sin embargo, ¿Cómo experto es una persona que no esta familiarizado con la reciente erudición sobre el tema del que está expresando una opinión?

Es más probable que Wilson este familiarizado con el trabajo de Sorenson (él alude uno de los argumentos de Sorenson mas adelante cuando discute sobre los caballos). Probablemente él está simplemente indicando que Santa Rosa no puede ser probado ser Zarahemla. Eso es muy cierto. Sin embargo, el comentario de Wilson no alusión a la beca seria que él está desentendiendo. La ilusión continua, que dicho estudio SUD no existe.

Más temprano en la película, Murphy hizo una declaración similar sobre la fecha tardía de Palenque. El mismo problema de edición ocurre de nuevo. Si Murphy era o no cómplice del engaño, no puede ser conocido, pero sin duda esta afirmación se utiliza para indicar que no hay sitios relacionados con el Libro de Mormón. Palenque es un sitio precioso, y, debido a esto, ha aparecido en los libros que hablan del Libro de Mormón. Sin embargo, ningún estudio serio del Libro de Mormón relaciona Palenque con el Libro de Mormón por la sencilla razón que Murphy sugiere. Es demasiado tardía. La declaración de Murphy es correcto para Palenque pero engañosa al relacionarla con el período de tiempo real del Libro de Mormón.

Murphy concluye esta sección con una nota personal: "En mis clases de antropología aprendí, que mi amigo cristiano tiene razón [quien dijo que se podía caminar en los lugares mencionados en la Biblia]y el Libro de Mormón se equivoca." Yo contraargumento con mi propia nota personal. Tomé clases de antropología tambien, y a diferencia de Murphy, especialista en etnohistoria de Mesoamérica...Yo no encontre tal cosa. Estábamos ciertamente en diferentes clases en diferentes instituciones (él en el estado de Washington y yo en la Universidad Estatal de Nueva York en Albany), pero no puedo imaginar que la clase en si hizo la diferencia. Lo que encontré fue que las herramientas de etnohistoria eran directamente aplicables a la comprensión del Libro de Mormón en contra de un contexto en el mundo real.


Flora y fauna

La ilusión: La película explica que la Biblia habla de una serie de animales y plantas. Se muestran imágenes de estos animales y plantas, y señala que lo que se describe en la Biblia esta aún por lo general presente en el Viejo Mundo hoy en día. A continuación contrasta la abundante flora y fauna bíblicos con la ausencia de animales o plantas significativas del Libro de Mormón en el Nuevo Mundo. La película pasa mucho tiempo hablando de caballos y haciendo hincapié en que, si bien el Libro de Mormón menciona caballos, ninguno estaba presente antes de la época en que fueron introducidos por los españoles.

El desenmascaramiento: La técnica utilizada en esta sección es el énfasis de las hipótesis existentes contrastados por la ausencia de información contradictoria. ¿Es la Biblia realmente tan diferente del Libro de Mormón como se sugiere? No, según el arqueólogo Donald B. Redford. Señala que los camellos son parte integral de la historia de Gedeón y aparecen a lo largo de los primeros periodos de la Biblia. Sin embargo, los camellos "no aparecen en el Cercano Oriente como bestias domesticadas de carga hasta el siglo IX aC" 23 Tanto la Biblia como el Libro de Mormón deben responder a cuestiones similares. Como señale anteriormente, Son las respuestas las que son importantes. La película continúa evitando las preguntas para la Biblia y las respuestas para el Libro de Mormón.

Al hablar sobre el Libro de Mormón tenemos la segunda "ilusión óptica" en esta sección cuando la película se acerca a un versículo en el Libro de Mormón (la primera fue la toma panorámica de un paisaje vacío mientras se hablaba de las ciudades Jareditas): "Su tierra también está llena de plata y oro, sus tesoros no tienen fin; también su tierra está llena de caballos, y sus carros son sin número."(2 Nefi 12:7), lo que sugiere que la cultura de Libro de Mormón incluyen un gran número de caballos y carros.[minuto 20m37s del documental]

Lo que los editores no le dicen al espectador es que el verso es una cita directa de Isaías 2:7. Puede encontrarse en el Libro de Mormón, pero se refiere al Viejo Mundo. Ya que el encabezado de este capítulo indica claramente que se trata de Isaías, no puedo imaginar cómo los editores podrían haber cometido este error de asumir que esto se refería al Nuevo Mundo... pero fueron lo suficientemente cerca como para ver que este versículo fue una cita de Isaías. La única conclusión razonable es que tenían la intención de engañar. Irónicamente, a continuación, el paso más concluyente acerca de los caballos que podían encontrar en el Libro de Mormón es de Isaías. Irónicamente entonces, el pasaje más condenatoria sobre los caballos que pueden encontrarse en el Libro de Mormón es de Isaías.

El engaño continúa en la narración: "El Libro de Mormón habla del uso de carros jalados por caballos en las grandes batallas de decenas de miles de guerreros." Esto puede parecer plausible para quien nunca ha leído el Libro de Mormón y solo ha visto el pasaje de Isaías. La declaración es absolutamente incorrecta. Ninguna descripción como esa aparece en el texto del Libro de Mormón. Los caballos nunca son montados. Los caballos nunca se describen tirando de carros (aunque sí vemos la frase caballos y carros en el texto). Pero ninguna escena de batalla en el Libro de Mormón incluyen caballos o carros. 24

Uno podría pensar que "el experto de los Santos de los Últimos Días Santos" de la película habrían corregido de hecho tal error. Por desgracia, el experto citado comete ese mismo error. "Y las historias de sobre hombres a  caballos en las batallas", afirma Wilson, "no pudieron ocurrir en las Américas." Las historias de montar caballos en las batallas no aparecen en el Libro de Mormón. La conclusión de Wilson demuestra que no ha leído el Libro de Mormón con cuidado [ni si quiera el encabezado de un capítulo] o que él simplemente esta dispuestos a inventar declaraciones al respecto.



Artículo Relacionado: Animales en el Libro de MormónLa Cuestión de las "Plantas Falsas" en el Libro de Mormón

La Metalurgia y la Escritura

La ilusión de la Metalurgia:
Esta sección comienza con el testimonio de Wilson, señalando que "El Libro de Mormón concretamente afirma que que existía el acero en el Nuevo Mundo." El narrador señala que ningún sitio de fundición se ha descubierto y sugiere: "La falta de herramientas del metal en América, es algo que pone en un serio problema al Libro de Mormón - que afirma que tanto los jareditas como los nefitas tenías armaduras de metal y armas para la guerra,tenías monedas de metal, y que tenían planchas de metal en las que escribían."

El desenmascaramiento:
El conocimiento de Wilson sobre cuestiones del Libro de Mormón parece ser superficial. Además de su error al recordar como leyo el texto acerca de los caballos, él se preocupa específicamente sobre la mención de acero. Su declaración es problemática debido a que el Libro de Mormón sigue claramente la versión King James(KJV) de la Biblia, que también utiliza la palabra acero. El error de Wilson es que el uso de la KJV de acero es la traducción de una palabra que realmente podría ser mejor traducido como "bronce" o "cobre" (ver 2 Samuel 22:35; Job 20:24; Salmo 18:34; Jeremías 15:12). Wilson asume que una traducción debe representar con precisión las palabras en el texto original, a pesar de que sabemos por la versión de King James (y otras traducciones) que esto no siempre es el caso. 25

¿Por qué es importante que los traductores de la Biblia usaran la palabra "equivocada" en el Inglés? Es importante porque la versión King James[Versión del Rey Jacobo] es una traducción de otro idioma al Inglés y el Libro de Mormón dice ser una traducción de otro idioma al Inglés. Sugerir que el acero debe significar lo que un lector moderno entiende como el acero demuestra una comprensión bastante simplista sobre temas complejos relacionados con la traducción, tanto para la Biblia como para el Libro de Mormón. Precisamente es otro asunto donde la Biblia y el Libro de Mormón se demuestran siendo muy comparables, el testigo de la película no muestra señales de tener conocimiento sobre el tema.

A continuación tenemos la afirmación del narrador, de que los nefitas utilizaban una armadura de metal, monedas de metal y planchas de metal para escribir. Las planchas eran de metal, sin duda. El asunto de monedas se abordará más adelante y algunos textos parecen indicar que hubo implementos metálicos de guerra. La mayoría de eruditos de los Santos de los Últimos Días admiten que la evidencia de la metalurgia en Mesoamérica no es compatible de momento con lo que aparece en el texto en Inglés del Libro de Mormón. Aunque la evidencia arqueológica directa de metalurgia no se ha encontrado para Mesoamérica en el periodo del Libro de Mormón, reconstrucciones lingüísticas indican que la palabra para metal existía en proto-Zoque, que se ubica el tiempo de los nefitas en el Libro de Mormón. 26 Algunos de los conocimientos de metales son muy antiguas. Si la película encuentra todo lo que puede ser problemático para el Libro de Mormón, la falta de metalurgia podría serlo. Sin embargo, basar un argumento entero sobre la ausencia de algo es una iniciativa extraña.



Artículo RelacionadoEspadas, La Guerra, Los Metales en el Libro de Mormón, Planchas de Oro en América Precolombina

Lenguaje y Escritura

La ilusión de la escritura:
Debido a que el Libro de Mormón absolutamente requiere la alfabetización, los editores de esta película quieren representar la imagen de un Nuevo Mundo con una ausencia general de escritura, o al menos una ausencia de cualquier cosa que los Nefitas podrían haber escrito. Dos testigos expertos son traídos para confirmar esta idea. Primero, el Dr. Peter Williams, de la Universidad de Aberdeen, sugiere: "Una de las cosas que se dicen sobre los nefitas es que eran una cultura con escritura. Ahora una cultura con escritura deja registros. Y si ese número de pueblos no dejaron un registro, no creo que existieran." El siguiente experto, el Dr. Simon Gathercole, profesor de Antiguo Testamento en la Universidad de Aberdeen, está de acuerdo: "La idea de que podría haber existido un imperio que duró mil años, que afirma saber leer y escribir y de que no exista ninguna huella histórica en absoluto, es extremadamente inverosímil ".

La larga tradición textual de la Biblia se contrasta con la ausencia de una tradición textual para el Libro de Mormón. Murphy opina que la falta de una tradición documental sugiere que el Libro de Mormón fue escrito en 1830.

El desenmascaramiento: 
Es perdonable escuchar a estudiosos del Viejo Mundo hablar con tanta facilidad sobre tradiciones textuales. El Viejo Mundo es rico en textos. Por desgracia, al ser un experto en la historia del Viejo Mundo no se transfiere a ser uno en la historia del Nuevo Mundo. En contraste con los ricos documentos del Viejo Mundo, el Nuevo Mundo es de textos pobres. Con excepciones preciosas, los textos del Nuevo Mundo han perecido ya sea por la naturaleza o por el fanatismo español. Las mejores fuentes de textos son los que, literalmente, se escribieron en piedra. Estos provienen de la región Maya y datan del periodo Clásico. Existen muy pocos textos para la época del Libro de Mormón.

Sin embargo, ningún erudito Mesoamericano cree que la escritura fue inventada al mismo tiempo, los mayas comenzaron a tallar glifos en piedra. La escritura en piedra llegó despues, pero el sistema de escritura debe haberse desarrollado antes. Sin embargo, la evidencia se pierde debido a que los materiales donde escribieron los mesoamericanos se han desaparecido. John Justeson y Terrence Kaufman han propuesto recientemente una traducción de una estela epiolmecas que parece tener formas de glifos que son anteriores a los glifos mayas. 27 Joyce Marcus, profesor de antropología y curador de Arqueología de América Latina en la Universidad de Michigan, declara: "Ahora está claro que la escritura comenzó en Mesoamérica entre las sociedades pre-estatales. Esas sociedades [datan] del período 700-400 a.C " 28

Los expertos de la película ahora tienen un problema. Mesoamericanistas Seculares declaran que existia la escritura en el período de tiempo del Libro de Mormón y que existen evidencias de escritura a pesar de que los textos no se han conservado. Los verdaderos expertos del Nuevo Mundo han demostrado que los expertos del Viejo Mundo de la película no tienen información precisa con respecto al Nuevo Mundo, aunque sin duda todos menos Murphy eran conscientes de ello.

¿Entonces que sucede con la sugerencia de Murphy, que la falta de una tradición textual sugiere que el Libro de Mormón fue escrito en 1830? Murphy es ignorante de textos importantes en la historia de Mesoamérica o está tergiversando intencionalmente el efecto de la falta de historia textual. Como alguien quien se presenta como un experto en Mesoamérica, podemos esperar que este familiarizado con los textos importantes de la historia de Mesoamérica.

Una fuente importante de información sobre la historia y la religión Azteca es la Histoire du Mechique, un manuscrito del siglo XVI. Ángel María Garibay describe el manuscrito: "La lengua es del mismo siglo, con sus formas y estructura de escritura arcaicas. El redactor o traductor colocan, además del título anterior, la nota traduite del spagnol [traducido del español]. "29 El manuscrito esta firmado en dos lugares por Andrés Thevet, quien es el presunto traductor. Este documento no tiene una historia textual. Está en el idioma equivocado, se encuentra en el país equivocado, y fue encontrado más tarde de lo que pretende haber sido escrito. Sin embargo, los estudiosos aceptan como una valiosa fuente de información. La declaración de Murphy quiere que descartemos la Histoire du Mechique y afirmar que Thevet la escribió en lugar de que la tradujo. Pero Murphy estaría solo en su reclamo, debe ser tan audaz sostener esto de la Histoire du Mechique, al nivel de su audacia como lo hace para el Libro de Mormón. Él esta equivocado o ignora la forma en que los textos son utilizados y evaluados.

Otra ilusión sobre el Idioma: 
La película luego enfatiza la afirmación de que el Libro de Mormón fue escrito en "egipcio reformado". La pregunta narrador Simon Gathercole: "¿Acaso un hebreo del año 600 aC sabía escribir en el antiguo egipcio reformado" Él responde: "¿Qué es el antiguo egipcio reformado?" Wilson se asegura de que entendemos la implicación: "Todos los lingüistas afirman que nunca habían oído hablar de egipcio reformado, a menos que sean mormones y la razón por la que los mas serios lingüistas no saben nada de eso es porque se trata de un idioma ficticio. No existio nunca".

El desenmascaramiento: 
Mormón dice que él redactó el Libro de Mormón en egipcio reformado. Pero en lugar de confiar en los Ministerios Vivientes de la Esperanza para representar correctamente sus palabras, voy a citarlo aquí directamente:
Y he aquí, hemos escrito estos anales según nuestro conocimiento, en los caracteres que entre nosotros se llaman egipcio reformado; y los hemos transmitido y alterado conforme a nuestra manera de hablar. Y si nuestras planchas hubiesen sido suficientemente amplias, habríamos escrito en hebreo; pero también hemos alterado el hebreo; y si hubiésemos podido escribir en hebreo, he aquí, no habríais tenido ninguna imperfección en nuestros anales. Pero el Señor sabe las cosas que hemos escrito, y también que ningún otro pueblo conoce nuestra lengua; y por motivo de que ningún otro pueblo conoce nuestra lengua, por lo tanto, él ha preparado los medios para su interpretación.(Mormon 9:32-34)
Este "egipcio reformado" viene mil años después de el Libro de Mormón de declaró comenzó tradición textual. Cuando Nefi comienza, él sólo indica: "...hago la relación en el lenguaje de mi padre, que se compone de la ciencia de los judíos y el idioma de los egipcios." (1 Nefi 1:2). Él no menciona "reformado" aquí. ¿Qué ocurrió entre la época de Nefi y Mormón? El texto dice que las cosas cambiaron. Sea cual sea el cambio, ellos le llamaron egipcio que había sido cambiado y por lo tanto se le llamo "reformado". Incluso el hebreo de sus antepasados ​​había cambiado. El resultado final fue que los nefitas tenían una escritura que era diferente a cualquier otro que idioma que ellos sabían, incluyendo la de las pequeñas planchas, que estaban en el idioma original de Nefi "que se compone de la ciencia de los judíos y el idioma de los egipcios."

¿Por qué los expertos no han oído hablar de egipcio reformado? Debido a que son estudiosos del Viejo Mundo y el egipcio reformado nunca fue un idioma del Viejo Mundo. ¿Por qué no lo encontramos con claridad en el Nuevo Mundo? En primer lugar, no tenemos idea de cómo la escritura cambio, así que no sabemos qué buscar. 30 En segundo lugar, nos encontramos con el problema de la ausencia de textos en Mesoamérica. Los mesoamericanistas ciertamente no asumen que la falta de textos indiquen que la escritura no existía en Mesoamerica. Wilson simplifica demasiado otra vez y continúa presentando su mala interpretación como un hecho demostrado.


Monedas

La ilusión: 
La película ofrece una sección entera sobre las monedas, obviamente, creyendo que se trata de un argumento importante en contra del Libro de Mormón. Expertos analizan las monedas que se han encontrado en los lugares bíblicos e indican que si habían monedas de metal y que hay que encontrarlos. Y puesto no lo encontramos en cualquier lugar de las Américas; por lo tanto, la película llega a la conclusión, el Libro de Mormón debe ser incorrecto.

El desenmascaramiento: 
Al igual que con la fauna, los productores de la película fallan al darnos una imagen exacta de la Biblia. Mientras sostienen que las monedas son un anacronismo en el Libro de Mormón, ellos se olvidan de mencionar que también están anacrónicamente presentes en la Biblia. Redford registra que el uso del monedas acuñado en 1 Samuel es uno de los "anacronismos flagrantes". 31 La Biblia y el Libro de Mormón siguen siendo comparables, al menos, para quienes desean encontrar problemas en las monedas y tratan de inventar material para su búsqueda.[Nota del Traductor: Anacronismo es el error de situar a una persona o cosa en un período de tiempo que no se corresponde con el que le es propio.]

Más en particular, porque vemos la manera falsa en la que la película presenta el "hecho" de que había monedas en el Libro de Mormón. Ellos deberían mostrar un extracto o pasaje del Libro de Mormón para mostrar su ilusión, pero ¡solo muestran un encabezado que se añadió en 1981 en lugar del texto real!.

La película en este punto no le dice al espectador una serie de cosas. No le dice al espectador que lo visual no representa el propio texto del Libro de Mormón. No le dice al espectador que los estudiosos SUD creen que el texto se refiere a pesos y medidas (no monedas). No le dice al espectador que el sistema nefita de pesos y medidas es similar en varios aspectos al sistema egipcio. 32 Esta sección depende absolutamente de jugar en suposiciones para los espectadores y el refuerza esta ilusión al evitar todos los hechos en su contra, que de este modo crea una ilusión por al desviar la atención.

Artículo Relacionado: Monedas en el Libro de Mormón

La Guerra

La ilusión: 
La Guerra juega un papel importante tanto en la Biblia y en el Libro de Mormón. La arqueología del Viejo Mundo ha encontrado restos de batallas en algunas ciudades donde se han encontrado un gran número de puntas de flecha. Por el contrario, el Nuevo Mundo no tiene pruebas similares. El narrador nos dice: "Las notas al pie de página edel Libro de Mormón dicen que el exterminio de los nefitas por parte de los lamanitas ocurrio en el año 400 dC. Aunque, no ha quedado ninguna prueba arqueológica. En contraste, una batalla mucho menor que ocurrió muchos años antes, en el siglo I dC en Palestina nos demuestra lo que se puede hallar si se hubiese entablado una batalla como la que describe el Libro de Mormón ". [Nota del Traductor: En el documental en español dicen "el exterminio de los lamanitas por parte de los nefitas." Cuando todo miembro SUD o mormón sabe que fueron los Nefitas los exterminados. Una prueba más del poco cuidado de los productores del documental]

El desenmascaramiento: 
Cuando uno está buscando evidencia de una batalla, es esencial cavar en el lugar donde tuvo lugar la batalla. Un sitio histórico conocido tuvo lugar en Masada (un sitio del siglo I y mencionado en la película). La Excavación de ese lugar es la excavación de un sitio de la batalla.

¿Qué sucedió con las batallas del Libro de Mormón? La mayor parte de las batallas en el Libro de Mormón tienen lugar en campos abiertos, no en las ciudades. Ya que las excavaciones arqueológicas se concentran en las ciudades, no es muy sorprendente que los restos de grandes batallas no se encuentran allí, donde no ocurrieron. Eso no significa, sin embargo, que las batallas no sucedieron. Los aztecas lucharon grandes batallas, pero los arqueólogos aún no han localizado campos de grandes batallas cubierto de cuerpos o artefactos. Sin embargo, los aztecas vivieron mucho más tarde de la época del Libro de Mormón. Una vez más, los autores de la película utilizan un problema general de toda Mesoamérica y presumen de que tiene un significado específico para el Libro de Mormón. La falta de restos de batallas nefitas no significa que no había nefitas, tal como la falta de pruebas para las batallas aztecas no significa que no hubo aztecas. Este argumento es otra demostración de que los expertos de la película no son expertos en los temas de la arqueología mesoamericana.

La ilusión de Cumorah: 
La película intenta hacer parecer que los Santos de los Últimos Días tienen miedo de hacer excavaciones arqueológicas en el New York cerro en Cumorah, porque saben que no van a encontrar la evidencia de batallas allí. Murphy intenta reforzar este problema: "Yo me crie como mormón y siempre me decían que en el monte Cumorah ocurrieron los hechos culminantes del Libro de Mormón."

El desenmascaramiento: 
No dudo de que Murphy puede haber sido enseñado por alguien de que el cerro de Cumorah era la colina del Libro de Mormón. A mi me enseñaron la misma cosa. Sin embargo, al menos desde la década de 1950 los estudios de los Santos de los Últimos Días sobre el Libro de Mormón ha argumentado que el Cumorah del texto está en Mesoamérica [en base a una lectura cuidadosa del mismo]. La colina de Nueva York es más que un nombre. 33 ¿Por qué no encontramos evidencia de las batallas finales en la colina Nueva York? Porque esas batallas ocurrieron miles de millas de distancia. No es sorprendente no encontrar nada, cuando estamos buscando algo en el lugar equivocado.

Artículo Relacionado: ¿El Cerro de Cumorah esta en New York?

Templos

La ilusión:
La película sugiere que el Libro de Mormón menciona un templo nefita en 2 Nefi 5:16 que contradice la ley judía. Su experto es el rabino Chaim Richman, director del Instituto del Templo en Jerusalén: "Cualquier persona que estudia la Biblia comprende lo crucial que es la adoración aquí en Jerusalén en el Monte del Templo. La idea de que siquiera un templo hebreo en otro sitio que no sea el Monte Moriah es una totalmemte imposible. A los Judios, no se les permite construir un gran templo en ninguna parte del mundo mas que aquí ".

El desenmascaramiento: 
El Rabino Richman es sin duda sincero en su opinión. Su opinión, sin embargo, no refleja la realidad histórica. Dever discute un templo que ha sido excavado en Tel Arad (no muy lejos al este de Berseba). Este templo existía en el noveno siglos VIII aC. Uno de los ostraca (fragmentos de cerámica con escritura) del sitio lleva la inscripción "Casa / Templo de Yahvé." 34 El descubrimiento de los documentos de Elefantina muestra un grupo de israelitas que salen de Israel y se mudan a un hogar en el Nilo, donde construyen una réplica del templo de Salomón. 35

Richman conoce sus tradiciones modernas mejor que la arqueología. La evidencia de la arqueología en el Viejo Mundo nos dice que, cuando Nefi construyó una réplica del templo de Salomón, él simplemente estaba haciendo lo que otros habían hecho y aún harían.

video

Sacerdocio

La ilusión del Sacerdocio:
El narrador intenta crear otro problema para el templo del Libro de Mormón cuando afirma que "El Libro de Mormón plantea un problema pues nombra sacerdotes que no sean descendientes de Aarón o de Levi esta prohibido en el Antiguo Testamento."

El desenmascaramiento: 
Los estudiosos no saben si los templos de Elefantina y de Tel Arad fueron administrados por los descendientes de Aarón, pero la investigación reciente indica que hubo oficiales importantes del templo que no eran descendientes de Aarón. Margaret Barker, una erudita bíblica, señala que una distinción importante entre el Sacerdocio de Melquisedec y el de Aarón estaba en la naturaleza de su transmisión. El Sacerdocio de Melquisedec no tenía descendencia sacerdotal (Hebreos 7), mientras que el Sacerdocio Aarónico se caracterizó por descendencia lineal. 36 Barker sostiene que la evidencia preliminar sugiere una presencia Sacerdocio de Melquisedec en el templo antes que la presencia de Aarón. Ella señala que "Los textos Yeb, describen una comunidad que adoraban al Señor en el sur de Egipto, en el siglo V aC, a menudo menciona sacerdotes, pero nunca menciona nombres bíblicos familiares de Aarón o Leví. La imagen 'superficial' del sumo sacerdocio de Aarón en el Antiguo Testamento, por lo tanto, debe ser tratado con precaución." 37 La cita de Barker de los textos Yeb sitúa una posible referencia de sacerdotes no aarónicos en el templo cerca de la época de Nefi. Contrariamente a las hipótesis formuladas por el narrador, la evidencia sugiere que la adoración en el Templo Nefita no contenía inconvenientes. De hecho, representa una forma más antigua de la adoración israelita, precisamente lo que el texto afirma ser.

Artículo Relacionado: Los Templos, el Templo Nefita y los Levitas

Figuras históricas

La ilusión:
La Biblia usa los nombres de personas concretas. Algunos de estos nombres se han verificado en los registros arqueológicos o textuales. Se han encontrado inscripciones que citan David. Jesucristo se hace referencia en textos no cristianos tempranos. Verificando la confirmación de muchas figuras bíblicas, Philip Lindholm (que aparece como un erudito de la Universidad de Oxford) afirma de las figuras del Libro de Mormón: "No hay ninguna prueba de que hayan vivido."

El desenmascaramiento: 
Al igual que el análisis previo de tradiciones textuales, los expertos no parecen entender los problemas de la tradición textual en Mesoamerica. Para la gran mayoría de Mesoamérica, no hay textos adecuados que hayan sobrevivido para decirnos algo, mucho menos nombres de personas. Hasta la fecha, el primer nombre que puedo encontrar es Yax Ehb 'Xook, el fundador del linaje Tikal. En ausencia de datación directa para su nombre, el epigrafista Simon Martin y el antropólogo Nikolai Grube deducen un periodo de tiempo alrededor del año 90. Este nombre proviene de una lista de Reyes, y el primer dato contemporáneo (es decir, los datos que no se derivan de profundizar en la historia) provienen del 292 dC. 38 Las únicas personas que merecen mención son los reyes o reinas, y existen algunos de ellos.

No encontramos nombres del Libro de Mormón en las inscripciones mayas, por dos razones. En primer lugar, pocas inscripciones son contemporáneas con el Libro de Mormón. En segundo lugar, vienen de ciudades que no son considerados por los estudiosos SUD que fueron ciudades nefita. Y puesto que la gran mayoría de los nombres se refieren a reyes y reinas de un lugar determinado y de una ubicación no nefita, tenemos pocas esperanzas de encontrar una referencias de nombre nefitas en esos lugares.

La ilusión de Jesucristo:
La película pasa una buena cantidad de tiempo en la información histórica que confirma la existencia de Jesús Cristo en el Viejo Mundo, contrastado directamente con la ausencia de pruebas de la aparición de Cristo en el Nuevo Mundo. Según Murphy, "Afirmar que Jesús fue un personaje histórico aquí en la América antigua es una proposición absurda." El narrador pregunta y Wilson: "¿No es exacto decir que Jesús estuvo en América?" Wilson responde: "No hay ninguna prueba de ello".

El desenmascaramiento: 
En primer lugar, debo señalar que fuera del relato del Libro de Mormón, estoy de acuerdo con Wilson: No se ha encontrado pruebas de la visita de Cristo. Y, mientras que algunos Santos de los Últimos Días utilizan las leyendas de Quetzalcoatl como evidencia de una memoria cultural de su visita, no puedo descubrir alguna conexión entre esas leyendas y la aparición de Cristo en el Nuevo Mundo. 39 Sin embargo, la falta de datos específicos sobre una persona en particular no invalida necesariamente su existencia.

Dever explica el problema de asumir que la arqueología puede apoyar un texto religioso. Tanto la Biblia como el Libro de Mormón comparten este problema, una cuestión sobre la que esta película guarda un notable silencio:
La evidencia arqueológica abrumadora actual de los orígenes autóctonos en gran medida para el antiguo Israel no deja lugar a un éxodo de Egipto o a una peregrinación de 40 años por el desierto del Sinaí. Una figura como Moisés pudo haber existido en algún lugar en el sur de Transjordania a mediados y finales del siglo 13 aC, donde muchos estudiosos creen que surgió las tradiciones bíblicas relativas al dios Yahvé. Pero la arqueología no puede hacer nada para confirmar una figura como un personaje histórico, y mucho menos probar que él era el fundador de la religión israelita posterior.40
Los arqueólogos se sienten afortunados cuando descubren evidencia de cualquier nombre de persona. Sin embargo, el tratar con personajes históricos no es la tarea en donde mejor se desempeña la arqueología. La Arqueología trata con restos físicos de las culturas, y se ocupa de las personajes sólo cuando los textos están involucrados. Murphy está mal cuando opina: "Afirmar que Jesús fue un personaje histórico aquí en la América antigua es una proposición absurda." Sin los textos que datan de la época de Cristo, se puede esperar ausencia de evidencias. La declaración de Murphy puede descansar en su suposición de que la aparición de Cristo es absurdo porque él no cree en la capacidad de un Cristo resucitado que aparece a los hombres. Sin embargo, si creemos en descripciones del Nuevo Testamento cuando Cristo se aparece a varios discípulos después de su muerte, nada impediría al mismo Cristo resucitado aparecerse a otros pueblos en lugares distantes. Claramente, Murphy estaba hablando despectivamente.

Una declaración fascinante viene de Lindholm, de la Universidad de Oxford: "No puedo entender cómo hay evidencias arqueológica y de diversos textos que prueban la realidad histórica de Cristo en Palestina y que estos se perdieron totalmente en el Nuevo Mundo." Esa declaración encarna quizá toda la visión del película: Si alguien no entiende algo, no puede ser verdad. Lindholm parece no estar familiarizados con la etnohistoria de Mesoamérica. ¿Por qué debemos encontrar evidencia de Cristo en el Viejo Mundo, pero no en el Nuevo? Porque hay ausencia de textos contemporáneos. La falta de comprensión de Lindholm proviene de la falta de conocimientos especializados pertinentes.

Pero la aparición del Salvador debe haber sido tan espectacular que todo el mundo lo habría recordado. Por lo menos, podemos pensar que sí. Sin embargo, el Salvador apareció sólo a las personas reunidas en una sola ciudad, "Abundancia", y para aquellos que pudieron reunirse en el transcurso de una sola noche. Fuera de los millones de personas en el Nuevo Mundo, la aparición de Cristo llegó a unos pocos miles a lo mejor. Todos ellos fueron creyentes. Ciertamente mantuvieron su tradición, pero el Libro de Mormón nos dice que fueron destruidos alrededor 400 dC. Sus memorias habrían muerto con ellos, salvo por sus registro, que lo tenemos como el Libro de Mormón.

¿Qué pasa con los otros pueblos? En caso de que no se han conservado al menos un vago recuerdo de un Dios que descendió? Una vez más, podríamos pensar que sí, pero asumiendo que los pueblos antiguos hicieron lo que haríamos es ingenuo. El mundo antiguo estaba lleno de dioses descendidos. Mitología en Mesoamérica tiene una gran clase de semidioses o extra-humanos que vienen a esta tierra.

Cristianismo en Mesoamérica

La ilusión Cristiana: 
La película sostiene que deberíamos encontrar evidencias del cristianismo en Mesoamérica, pero no lo hay. Murphy afirma que después de Cristo vino a América "hubo una conversión masiva al cristianismo." Un arqueólogo hondureño, Eliseo Fajardo Madrid, señala: "Aquí no existe ninguna evidencia cristiana ni primitiva ni mas evolucionada"

El desenmascaramiento:
Aquí, de nuevo, la película juega con un par de supuestos. La primera es cuando dicen que el Libro de Mormón indica, en las palabras de Murphy, una "conversión masiva al cristianismo," esto significa una conversión prácticamente universal. En segundo lugar, se supone que el cristianismo es fácil de reconocer en restos arqueológicos. Estas pueden ser supuestos comunes, pero son supuestos que necesitan ser cuestionados, ya sea en relación con el Libro de Mormón o no.

En primer lugar, ¿Qué dice el Libro de Mormón sobre el resultado de la conversión?
"Y ocurrió que no había contenciones en la tierra, a causa del amor de Dios que moraba en el corazón del pueblo. Y no había envidias, ni contiendas, ni tumultos, ni fornicaciones, ni mentiras, ni asesinatos, ni lascivias de ninguna especie; y ciertamente no podía haber un pueblo más dichoso entre todos los que habían sido creados por la mano de Dios. No había ladrones, ni asesinos, ni lamanitas, ni ninguna especie de -itas, sino que eran uno, hijos de Cristo y herederos del reino de Dios."(4 Nefi 1: 15-17)
Ciertamente esto describe una conversión y una paz en la tierra. El problema, como con prácticamente todas las lecturas hyperconservativas del Libro de Mormón, es la suposición de que tierra debe referirse a un área masiva (que con frecuencia supone ser todo el hemisferio). El uso textual de tierra en el Libro de Mormón es normalmente limitado en su alcance geográfico y no debe ser interpretada como un área grande. 41 El Libro de Mormón utiliza tierra de una manera similar a las tierras bíblicos, que abarcan las naciones bíblicas pero no el mundo entero, que involucra todos los pueblos conocidos de la época.

En este caso, el texto está hablando claramente de los nefitas y no da ninguna indicación de que la influencia política nefita se ha extendido más allá de sus límites anteriores. Previamente los nefitas estaban divididos pero ahora no había contenciones o "-itas." El texto no implica que debe considerarse una "conversión masiva" en absoluto, una conversión fuera de los confines de la tierra asociado a los nefitas (mesoamérica).

El siguiente problema es la cuestión de que el cristianismo convertido pueda parecerse al registro arqueológico. Tenemos una larga historia del entendimiento cristiano en el Viejo Mundo, pero ¿Eso Significa que reconoceríamos el cristianismo en el Nuevo Mundo? Los arqueólogos sólo pueden reconstruir la religión a partir de artefactos y del arte conservado. La Iconografía es el estudio del arte y los símbolos de un pueblo religioso. ¿Hay una iconografía cristiana exclusiva? ¿Se parecería la iconografía cristiana en el Nuevo Mundo a la que se encuentra en el Viejo Mundo?

La mejor manera de entender la respuesta a esta pregunta es examinar la historia iconográfica de Israel y la del cristianismo primitivo. Tanto Israel como los primeros cristianos estaban muy a gusto tomando prestado e incorporando la iconografía de sus pueblos vecinos, incluso cuando esa iconografía era parte de la religión de su vecino.

El historiador Ramsay MacMullen señala:
El registro tangible da la misma impresión de territorio compartido. Por ejemplo, entre los bienes funerarios del Egipto Romano posterior, mucho de los mismos elementos son encontrados si importar si el entierro sea cristiano o no. En una tumba de Panonia se colocó una caja adornada con un relieve de los dioses, Orfeo en el centro, el Sol y la Luna en las esquinas, pero también el Chi-Rho; en otros lugares, en las tumbas de Danubio, aparecen mezclas aleatorias similares de simbolismo, con los dioses y los bustos de San Pedro y San Pablo, todo en el mismo bajorelieve... 42
La iconografía de la región estaba entremezclado en el cristianismo primitivo. Graydon F. Snyder, profesor de Nuevo Testamento (retirado) del Seminario Teológico de Chicago , describe una mezcla similar de símbolos para el judaísmo helenístico:
Una lista casi completa de los símbolos utilizados por los Judios durante el siglo VI, muestra noventa y siete decoraciones y símbolos de los cuales sólo el etrog, lulab, menorah, y shofar se convirtieron en signos consistentes de la identidad judía. La mayor parte de los noventa y tres símbolos restantes provienen ya sea de la cultura helenística general (signos del zodiaco, guirnaldas) o, en ocasiones, provienen de la vida judía (tabernáculo de la Tora).43
Tanto los primeros cristianos y, al menos, los Judios Helenístas aceptaron elementos iconográficos de culturas circundantes y los incorporaron a su propio arte. Su iconografía no era particularmente única; Más bien, es el reflejo de la zona y el tiempo. Esto no significa, sin embargo, que el uso de estos símbolos visuales tomados fueron reflejados en sus descripciones textuales de la religión:
En las sinagogas de los judíos de los primeros siglos de la era cristiana estaban muy dispuestos a utilizar una gran cantidad de adornos y símbolos greco-romanos. Algunos estudiosos, como si vale la pena, ven en este tipo de símbolos señales de un judaísmo más místico. Otros asumen que los líderes judíos no tenían más remedio que utilizar estudios que se ofrecieron, como una cuestión de curso, adornos y símbolos paganos. O, en términos de interacción, los Judios estaban dispuestos a utilizar las decoraciones y los símbolos de sus vecinos no judíos. Al actuar así señalaban su participación activa en la cultura greco-romana. Pero ninguno de estos símbolos se convirtió en una parte de la conversación icónica judía. En ese sentido, por los dos primeros siglos de la era cristiana el judaísmo había desarrollado una identidad simbólica firme. Podrían aceptar y utilizar material simbólico paganos, pero no incorporarlos. 44
Entre los Judios, el uso de formas artísticas paganos no alteró su religión. El uso de un símbolo pagano no trajo necesariamente consigo el significado de ese símbolo en el mundo pagano. Como indica Snyder, Podrían aceptar y utilizar material simbólico paganos, pero no incorporarlos."

El Cristianismo aplicó los mismos métodos para su iconografía. Incluso la representación visual de Cristo que apareció en el cristianismo primitivo se tomo prestado de las imágenes del Apolo. 45 Esta prestación temprana de los símbolos fue tan completa que John Dominic Crossan dice que un sarcófago del 150-275 dC puede ser "leído, bien como pagano o cristiano ". 46

Si, en el Viejo Mundo, el cristianismo primitivo tomo prestado un conjuntos de símbolo de la cultura helenista circundante y lo hizo de tal manera que podían hacer que ciertos artefactos parezcan ambiguos, como el sarcófago de Crossan mencionado antes, entonces cuando buscamos el cristianismo en el Nuevo Mundo ¿Qué debiéramos esperar encontrar? ¿Qué es lo que buscamos? ¿Buscamos representaciones de Apolo? ¿Miramos a cualquiera de los iconos de influencia griega del Viejo Mundo? Lo que conocemos como el cristianismo del Viejo Mundo depende de la relación de esa zona del mundo para con Grecia. Esa condición no existe en el Nuevo Mundo. Basado en la historia tanto de Israel y del cristianismo primitivo, esperaríamos que los cristianos e israelitas del Nuevo Mundo fueran equivalentes en la adaptación iconografía con las culturas circundantes.

¿Encontramos evidencia de cristianismo? ¿Quién sabe? El mencionado sarcófago de Crossan podría fácilmente ser cristiano o pagano. Si las mismas influencias desarrolladas en el arte Israelita/Cristiano estuviesen en el Nuevo Mundo, habría una ambigüedad similar. Decir que los arqueólogos no pueden encontrar evidencias del Cristianismo en el Nuevo Mundo, simplemente demuestra una suposición simplista acerca de lo que debe encontrar. Si las representaciones artísticas más antiguas de Jesucristo se basaron en Apolo, tal vez los artistas del Nuevo Mundo tomaron prestado el dios del maíz (quien claramente fue un dios que murió y resucito). Se puede encontrar suficiente correspondencia entre Cristo y el dios del maíz como para sugerir que un artista nefita pudo tomar prestado este símbolo. No obstante, si nos encontramos con una representación de un dios del maíz, ¿Es pagano o cristiano? ¿Es el sarcófago pagano o cristiano? Estas preguntas están, en este momento, sin respuesta. Pero la aparente falta de símbolos cristianos en los restos arqueológicos no es, como sugiere la película, evidencia de que no existía el cristianismo del Libro de Mormón.

Artículo Relacionado:  La Cristiandad en el Libro de Mormón Pre-Cristiano

Sopesando las Diversas Conclusiones

A partir de ahora, los autores están terminando su caso. Esta última parte de la película se divide en varios segmentos en el DVD, y cada segmento ofrece las conclusiones de los testigos expertos en lugar de un nuevo material. En este punto, voy a cambiar el modelo que uso para desenmascarar las ilusiones y examinar el testimonio de los testigos para ver si podemos o no podemos creer o si debemos creer tal como se nos presenta.

Testigo: Murphy. Como parte de su argumento indica que la Biblia ha sido utilizado como una guía para la arqueología, Murphy dice: "Pero por su parte, el Libro de Mormón nunca ha sido usado en este instituto [Smithsoniano] como guía para una investigación histórica o arqueológica."

Examen: Esta declaración es típica de varios hechas por Murphy en la película. Técnicamente, es correcto, pero él engaña al espectador haciéndole creer más de lo que se dijo. Es muy cierto que el Smithsoniano no ha utilizado el Libro de Mormón como una guía para la investigación arqueológica. Pero el Libro de Mormón se ha utilizado como una guía para la investigación arqueológica de otros. Las investigaciones de la Fundación Arqueológica del Nuevo Mundo (NWAF) se centraron en un área particular de Chiapas, donde el modelo geográfico del Libro de Mormón predijo que se encontrarían sitios que datan del Preclásico. Mientras que los trabajos arqueológicos que realizo la fundación (NWAF) se mantuvieron intencionalmente separado del Libro de Mormón, el hecho es que la decisión original del lugar para excavación se baso en una predicción del texto del Libro de Mormón, una predicción que resultó ser correcta, donde la zona tenía sitios del Preclásico. 47

Testigo: Barkay. "No tiene ningún sentido para mí. El Libro de Mormón, y con todo respeto, creo que no tiene nada que ver con la cultura del año 600 aC, y yo soy un experto en ese período ".

Examen: Las diferencias de opinión son normales entre los estudiosos. Si bien no podemos saber en qué se basa el Dr. Barkay para hacer su comentario, podemos contrastarla con la de otro experto en el período preexílico, Margaret Barker, una ministra metodista que ha escrito extensamente sobre el Antiguo y el Nuevo Testamento. Ella presentó recientemente un documento en la Conferencia Mundial de José Smith, 6 de mayo de 2005, que tuvo lugar en la Biblioteca del Congreso. Se refirió a la imagen del árbol de la vida en 1 Nefi:
El árbol de la vida hace a uno feliz, según el Libro de los Proverbios (Proverbios 3:18), pero para las descripciones detalladas del árbol tenemos que confiar en textos no canónicos. Enoc describió como perfumado con frutas como las uvas (1 Enoc 32: 5), y un texto descubierto en Egipto en 1945 describió el árbol tan hermoso, ardiente, y con frutas como las uvas blancas. No sé de ninguna otra fuente que describe la fruta como blancas uvas. Imaginen mi sorpresa cuando leí el relato de la visión del árbol de Lehi cuya fruta blanca hacía a uno feliz, y la interpretación de que la Virgen de Nazaret era la madre del Hijo de Dios según la carne (1 Nefi 11: 14- 23). Esta es la Madre Celestial, representado por el árbol de la vida y, luego a María y a su Hijo en la tierra. Esta revelación a José Smith era el antiguo simbolismo de la Sabiduría, intacto, y es casi seguro que así fue conocido en el 600 aC. 48
Barkay ciertamente tiene derecho a dar su opinión. Los espectadores tienen derecho a conocer, por otra parte, que otros profesionales cualificados tienen otras opiniones.

Testigo: Wilson. "Como antropólogo, si doy un paso para comtemplar todo el panorama, sino se pueden hallar los sitios de los que habla el libro, si no se puede identificar a la gente de la que habla y si no se encuentra la clase de objetos materiales de los que habla, creo que hay un gran problema".

Examen: Wilson nos dice que él buscó el Libro de Mormón, en el oeste de Nueva York y no pudo encontrarlo. Los estudiosos SUD no se sorprenden. Es difícil encontrar algo cuando usted busca en el lugar equivocado. Dadas las otras declaraciones de Wilson en las que tiene información errada del Libro de Mormón, pareciera que no sólo estaba buscando en el lugar equivocado, sino tambien buscaba las cosas equivocadas. No en vano, y ciertamente a ninguna condenación del Libro de Mormón, no encontró nada.

Artículo Relacionado¿Esta Cumorah en New York?

[Testigo: Simon Gathercole lee: "El Libro de Mormón era el más correcto del mundo..."

Examen: José Smith enseñó que el Libro de Mormón es: "El más correcto de todos los libros sobre la tierra, y la clave de nuestra religión, que una persona se acercaría más a Dios al seguir sus preceptos, que por los de cualquier otro libro" (Enseñanzas del profeta José Smith, pág. 194). Simon Gathercole aparentemente interpreta "el más correcto de cualquier libro de la tierra" queriendo decir "el más detallado arqueologicamente de cualquier libro sobre la tierra," en cuando a su exactitud y su detallismo. Pero su concepto de correcto no tenía nada que ver con las normas reconocidas de gramática, ortografía, puntuación. El libro no afirma ser sólo un tratado moral ni una crónica teológica ni una colección de escritos aclaratorios; afirma ser la palabra de Dios. Buscar una definición de la palabra correcto como era reconocida durante el tiempo de José Smith, podría ser ilustrativo. El diccionario Webster de 1828 American Dictionary of the English Language define correcto como “literalmente, arreglar, o hecho correctamente...correcto: conforme a la verdad, rectitud o propiedad, o conforme a una norma justa... principios correctos que coinciden con la verdad.” Y, como José Smith mismo explicó, la prueba final de su exactitud está en las vidas de aquellos quienes emplean sus principios en sus vidas. Verdaderamente, él prometió que podemos “acercarnos más a Dios al seguir sus preceptos que los de cualquier otro libro” (Smith, History of the Church, 4:461). El Libro de Mormón es correcto en las doctrinas y los principios que enseña. ]

Testigo: Murphy. "El Libro de Mormón está llena de errores, errores sobre los hechos. Cuando por ejemplo dicen que Jesús nació en Jerusalén y no en Belén ".

Examen: Esta declaración es bastante sorprendente. Murphy se presenta como un antropólogo Santo de los Últimos Días. Como tal, tenemos la expectativa de que él está familiarizado con la literatura relevante sobre el tema. Pero esta afirmación sugiere que él su conocimiento es muy deficiente de la literatura relevante SUD. Robert Smith discute ese tema:
Se ha alegado que el Libro de Mormón comete un error insensato prediciendo que Jesús iba a nacer "en Jerusalén." Pero al igual que Roma era urbs et orbis, "la ciudad y el mundo", asi Jerusalén no era simplemente una ciudad, ni siquiera sólo una ciudad-estado. Es y fue un símbolo de Sión. Caracteriza todo lo que los exiliados en Babilonia habían perdido (véase Salmos 137: 5-6), y en nuestro tiempo, es el centro del regreso de otros exiliados desde sus casi dos milenios de dispersión ... 
De la misma manera que la "tierra" o distrito de Jerusalén era administrativamente distinguida de la ciudad de Jerusalén, por lo que, de acuerdo con Kenneth Kitchen, la gran ciudad de Hazor (Tell el-qeda) fue distinguido por el estado de Hazor. Por lo tanto, Abraham había habitado o "morado" en el territorio de Gerar, en lugar de la propia ciudad (Tell Abu Hureira; Génesis 20: 1)... 
Por lo tanto, es bastante evidente que Jerusalén "cumplio una doble función realeza y la capital del distrito." Ya en tiempos de Canaán, Jerusalén mantenía su estatus real, y fue llamado mat URU sa-lim ("tierra de Jerusalén") en las Cartas de Amarna. 
¿Dónde, pues nació Jesús? En verdad, en Belén de la tierra de Judea (véase Miqueas 5: 2; Mateo 2: 1-6; Lucas 2: 4) -cualquier niño podría decirtelo que en la época de José Smith, así como en nuestro tiempo. Lo que nadie en los tiempos modernos habría sabido a ciencia cierta (antes del descubrimiento de 1887 de las tablillas de Tell el-Amarna) fue que Belén era también parte de un área antiguamente llamada la tierra de Jerusalén.49
No habría tomado mucha investigación para Murphy descubrir tal crítica cómo inexacta. O él no hizo la investigación, o él está ocultando deliberadamente la evidencia.

Artículos Relacionado: La tierra de Jerusalén: ¿Error Fatal?

Testigo: Wilson, hablando de Thomas Stuart Ferguson (que era una de los impulsores detrás de lo que se convirtió en la Fundación Arqueológica del Nuevo Mundo): "Ferguson fue uno de los principales promotores de todas las investigaciones hechas en Centroamérica, y no pudo hallar nada."

Examen: Esta es una declaración lo suficientemente corto que debemos tratar de poner un poco de contexto detrás de él. No importa lo que pasó con Ferguson, él ciertamente encontró algo. Cuando miramos, siempre encontramos algo. No podemos encontrar lo que estamos buscando, pero nos encontramos con algo. Wilson nunca nos dice, si lo que Ferguson estaba buscando eran las cosas correctas.50 Mientras que la película pretende que el ejemplo de Ferguson muestre la inutilidad de comparar el Libro de Mormón con la arqueología, lo que hace más es comparar la arqueología del Libro de Mormón con la arqueología Bíblica. Ambos pasaron por etapas inexpertas. Dever describe la arqueología bíblica antes:
En retrospectiva, la desaparición de la arqueología bíblica era probablemente inevitable. Las razones son muchas. Primero, lo que puede llamarse debilidades internas de circulación eran numerosas: su reputación de trabajo para el campo amateur, beca parcial o inexperta, publicaciones pobres; su carácter parroquial, relacionado como lo fue en gran parte al carácter conservador (si no fundamentalista) de gran parte de la vida religiosa de América; su naturaleza reaccionaria, encerrados en cuestiones teológicas de fechas, lo que lo dejó incapaz de responder creativamente a los nuevos desarrollos dentro o fuera del campo; su resistencia a las crecientes tendencias hacia la especialización y lo profesionalidad, lo que los hizo muy vulnerables; y, sobre todo, el hecho de que no pudo alcanzar su propio objetivo principal, es decir, la demostración de la "historicidad" de la Biblia (al menos como se vio en el momento). 51
Ferguson era un abogado, no un arqueólogo. Sus contribuciones no deben ser minimizados, pero están significativamente relacionados con el empuje inicial para crear la Fundación Arqueológica del Nuevo Mundo y no están relacionados con ningún conocimiento arqueológico. 52 Al igual que con el movimiento arqueologico bíblico que Dever describió, Ferguson parece haber estado buscando las cosas incorrectas con los modelos equivocados. Su caso es muy comparable a la de ciertos arqueólogos bíblicos. Su experiencia no pesa más sobre la historicidad del Libro de Mormón que las experiencias de los profesionales en la arqueología bíblica. Como vemos, en gran parte de esta película, los editores evitan contar toda la historia.

Si bien es cierto que no vamos a encontrar un signo de Mesoamérica que diga "Nefi durmió aquí", no es cierto que no podemos encontrar pruebas que vinculen Mesoamérica con el Libro de Mormón. 53 En esta sección de la película se ven tomas de libros escritos sobre el Libro de Mormón, incluyendo "Un Escenario para el Libro de Mormon en la Antigua América" de Sorenson. Es evidente que Los ministerios Vivientes de la Esperanza tienen acceso al libro, aunque al parecer no han hecho más que filmar la cubierta.

Testigos: Wilson y Murphy (y Daniel C. Peterson con su "aparición" especial y sin saber de la película). La sección comienza con una declaración de Wilson: "Lo que hacen los apologistas es tratar de ayudar a la gente a evitar que pierdan la fe y para ello usan todos los medios posibles." El documental corta de un video de una película en la que Daniel C. Peterson habla sobre el Libro de Mormón. Toda la transcripción del video es:

"El Libro de Mormón tiene sentido y es una historia posible. Toda la historia parece correcta y tiene sentido. Todo lo que alli se cuenta a exepcion de los eventos religiosos como los milagros religiosas, las visitaciones, y otras cosas, son muy plausibles para un historiador secular."

Murphy responde: "Dan Peterson miente. El problema más grande del Libro de Mormón es la historia secular, pues toda esta equivocada. Ese mito ha sido desautorizado una y otra vez por los arqueólogos e historiadores por motivos seculares y no religiosos".

Examen: La acusación de Wilson de que los apologistas SUD "usan todos los medios posibles" es significativa. Los editores anti-mormones sectarios de la película no podría haber creado una presentación más irónica de sus propias tácticas, ellos realmente emplean "todos los medios posibles"

La declaración de Peterson es sacada fuera de su contexto, video original que se presento en FARMS:
Otra cosa sobre el Libro de Mormón que necesitamos tener en cuenta mientras consideramos otras cosas más específicas es simplemente que tiene sentido y es una historia plausible. Yo paso mucho tiempo leyendo historia antigua, historia medieval, y así sucesivamente, y encuentro que el Libro de Mormón es creíble. ¡No se trata de crear un efecto, no es tratar de lograr algún romanticismo, o un pseudo sabor oriental que impresionaría al público. Es de hecho una narrativa de lo que sucedió, y lo que ocurrió parece ser muy plausible con las clases de cosas, los pueblos se comportan de la manera que realmente la gente se comporta. Tenemos paralelos para el comportamiento de los nefitas y lamanitas a partir de las culturas históricas. Así que de nuevo, toda la historia parece correcta y tiene sentido. Hay muy poco en ella, a excepción de los eventos religiosos explicitamente, como los milagros, las visitaciones, y otras cosas, que un historiador secular encontraría problemas .54
Colocado en su contexto, ¿Esta Peterson "mintiendo" sobre los datos específicos que está discutiendo? Difícilmente. Sin embargo, Murphy afirma que él miente porque el Libro de Mormón presenta una historia secular incorrecta. Esa es una declaración audaz, sobre todo porque la única evidencia de la declaración de Murphy viene de pruebas que han sido cuidadosamente editadas y protegidos de cualquier información contradictoria.

Contrariamente a la impresión dada en la película, he encontrado varias formas en que el Libro de Mormón refleja una historia secular con bastante precisión. 55 ¿Esta mintiendo Murphy? Estoy seguro de que él ve los datos de manera diferente de como yo lo hago. Sin embargo, la sección de Murphy se convierte al igual que un niño con un cartel que dice "todos los medios posibles." Irónicamente, lo que Wilson reclama para los apologistas es precisamente lo que los editores de esta película hacen al presentar su mensaje. Quitando las declaraciones de su contexto. Suprimen los datos contrarios. Presentan declaraciones incorrectas como si fueran hechos.56 ¿Están mintiendo los editores de la película? Están al menos utilizando todos los medios posibles para armar su caso, incluso cuando esos medios distorsionen la imagen real.

Testigo: Wilson:"Lo unico que quieren hacer los apologistas es probarlo. Probar que el Libro de Mormón es verdad. De modo que salen con unas ideas locas que no pueden ser aprobadas por ningún antropólogo o arqueólogo serio. Por ejemplo, los caballos. Ellos dicen, que tal vez, de lo que se trataba era de tapires o venados. Pero, ¿Cómo se puede ir a la batalla montado en algo que es un poco más grande que un perro? Es un disparate. Pero ellos usan esos argumentos, sin base alguna para probar de algún modo que el Libro de Mormón es verdad. El tiempo no permite discutir cada uno de sus argumentos, pero si uno los ve con cuidado, si el argumentos se llevara a la comunidad científica, sin duda alguna se morirían de risa."

Examen: Esta afirmación ciertamente suena autoritario. Desafortunadamente, Wilson esta notablemente en error en prácticamente todos los puntos. No puedo, por supuesto, responder a ninguna de las "ideas locas" que no menciona. La única que él menciona, sin embargo, es la más escandalosa tergiversación que ha hecho de un argumento real.

Wilson habla de caballos, tapires y venados. Afortunadamente, esta información es suficiente para seguir el argumento que afirma que es "disparate". Al igual que con otra información en esta película, examinemos el argumento real en lugar de la caricatura cruda de Wilson. John Sorenson discute el problema de la Onomastica Intercultural (los nombres que utilizamos para los animales, cosas o personas). Él introduce su análisis dando ejemplos de cuestiones interculturales que surgieron cuando los españoles llegaron al Nuevo Mundo:
Los antropólogos nos dicen que los pueblos del mundo tienen muchos modelos diferentes para clasificar animales o plantas, como los tienen para designar direcciones geográficas o dividir el tiempo... Cuando los españoles llegaron a las Américas, tuvieron problemas para clasificar sistemáticamente las criaturas nativas. Sin embargo, los indios lo pasaron aún peor para clasificar los animales que trajeron los europeos. 
Un buen ejemplo de la confusión es el coatimundi (nasua narica). Landa, el padre que nos obsequió con una detallada descripción de Yucatán, escribió de la bestia, “Hay un animal, al cual llaman chic, asombrosamente activo, tan grande como un perro pequeño, con un hocico como el de un lechón. Las mujeres indias los crían y no dejan nada sin hurgar y poner patas arriba; y es una cosa increíble cuán asombrosamente aficionados son a jugar con las mujeres indias, y cómo las limpian de los piojos.” La carne del coatí también se comía, y el animal sigue siendo una mascota en algunas casas rurales mejicanas... ¿Qué nombre se le debe dar al coatí en inglés? Un nombre común en español es tejón. Por desgracia, en español también se le llama tejón al mapache. Otro nombre, proveniente de los aztecas, es pisote (en nahuatl, pezotli), lo que significa básicamente glotón. Sin embargo, a veces pisote se aplica al pecarí o cerdo salvaje. En cuanto al pecarí, los términos natuatles quauhcoyametl y quahpizotl se desarrollaron después de la conquista para distinguir las especies nativas del cerdo que introdujeron de Castilla, así que, por extensión, a veces al coatí se le llamaba quauhpezotli, glotón de los árboles, para distinguirlo del pecarí, glotón de tierra. Finalmente, las lenguas mayas denominaban al coatí, por su aspecto juguetón, chic, payaso.57
La introducción al tema se basa en lo que los antropólogos entienden sobre el problema de la nomenclatura intercultural. Hasta el momento no hay nada en esta descripción que cualquier antropólogo o arqueólogo negaría con su cabeza (para usar el lenguaje de Wilson). De hecho, en condiciones interculturales, antropólogos esperan precisamente lo que describe Sorenson. ¿Es posible que el antropólogo Wilson no este consciente de esto? ¿Cuál es entonces la afirmación escandalosa sobre los caballos, tapires y venados? De Sorenson:
Los verdaderos caballos (las especies equus) se encontraban en el hemisferio occidental hace mucho tiempo, pero se ha asumido que no sobrevivieron hasta la época en que habitaron el Nuevo Mundo los pueblos asentados allí. Recientemente hice un resumen de pruebas que sugieren que el asunto todavía no está resuelto. Se han encontrado huesos de caballo reales en cierto número de emplazamientos arqueológicos de la península del Yucatán, en un caso con artefactos, a seis pies bajo la superficie, en circunstancias que descartan la posibilidad de que provinieran de los caballos españoles. Sin embargo, otros animales grandes podrían haber hecho las funciones de un caballo o haberse parecido lo suficiente a éstos como para que uno de ellos pudiera ser al que se referían como caballo. Una figura pre-hispánica modelada en la tapa de un incensario de Poptún, Guatemala, muestra a un hombre, sentado a los lomos de un ciervo, asiéndose a sus orejas o cuernos, y un monumento de piedra que data de alrededor del 700 d.C. representa a una mujer a horcajadas sobre el cuello de un ciervo, agarrandose a sus cuernos. Después, hay otra figurilla de una persona cabalgando sobre un animal, la cual proviene del centro de México. Así que posiblemente el ciervo servía como una especie de “caballo” para cabalgar. (Esta práctica se daba en Siberia hasta hace poco, así que la idea no es tan extraña como hoy en día se podría pensar. Además, en las lenguas quiché de las tierras altas de Guatemala, encontramos expresiones como keh, ciervo o caballo, keheh, montar o cabalgar, y otras por el estilo.)58
Lo que Sorenson dice es que cuando los Nefitas encontraron el mismo problema de nomenclatura intercultural como lo hicieron los españoles, ellos pueden haber aplicado la misma solución. En esa condición, la palabra caballo podría haber sido utilizado como el nombre para el animal desconocido, el ciervo. Sorenson no está sugiriendo que los nefitas no sabían la diferencia entre caballos y ciervos. Él es simplemente sugiere que, de acuerdo con la práctica humana conocida, ellos podrían haber utilizado un nombre común de un animal conocido para referirse a un animal previamente desconocido que se sentían era de alguna manera similar a la más familiar. Esto es difícilmente una sugerencia de "disparate". Sorenson está haciendo exactamente lo que un antropólogo haría, esto es aplicar el comportamiento humano conocido en condiciones similares para explicar el comportamiento humano en un entorno diferente.

¿Qué pasa con el tapir? ¿Es el argumento de Sorenson más escandaloso cuando están involucrados los tapires? Una vez más, es instructivo volver al argumento original en vez del brevísimo resumen de Wilson:
A medida que examinamos los escritos sobre la fauna de gran tamaño en Mesoamérica, encontramos que en cada esquina nos asalta el problema lingüístico. Los nativos y los españoles compartían esta dificultad. Al principio, en las tierras bajas mayas, llamaban a todos los animales grandes de los españoles -caballo, mula, asno- con el nombre de un animal nativo de tamaño más equivalente, el tapir. Sin embargo, los españoles pensaron que el tapir parecía un cerdo, aunque pesa más de 700 libras. Otros consideraban que el tapir se asemejaba a un asno; hace sesenta años, en el sur de México, se llamaba a esta bestia anteburro 59
Al igual que con los ciervos, las sugerencias de Sorenson sobre tapires siguen prácticas conocidas, que no son disparates, como la burla de Wilson implica.

Lo que es escandaloso, sin embargo, es la "prueba" de Wilson contra el argumento de Sorenson. Wilson pregunta: "¿Cómo se puede ir a la batalla montado en algo que es un poco más grande que un perro? Es un disparate." ¿Por qué?, Lo que es indignante es que Wilson hace esta declaración y no entiende completamente de lo que habla. Wilson aquí repite la idea errónea de que el Libro de Mormón declara que los caballos son montados o aparecen en las batallas. La "prueba" de Wilson de que el argumento de los estudios de la Iglesia es un "disparate" es una declaración que evidentemente es contrario a los hechos. Lamentablemente, parece que Wilson no es consciente ni de lo que el Libro de Mormón dice en realidad, ni de cómo los antropólogos tratan la Onomastica Intercultural.

Irónicamente, Wilson sugiere:"Si el argumentos se llevara a la comunidad científica, sin duda alguna se morirían de risa" Antes bien, es irónico que alguien que se llame a sí mismo un antropólogo y que completamente ignore principios antropológicos comunes y que haya tergiversado un texto primario. Como un ilusionista, Wilson parece estar aprendiendo el oficio. Para utilizar otra analogía del mundo del espectáculo, Wilson es un ventrílocuo cuyos labios se están moviendo. Él se presenta como un testigo experto, pero él demuestra continuamente que está lejos de ser experto en este campo [ni de que haya leído el Libro de Mormón].

[Testigo: El documental pregunta "¿Podemos confiar en nuestros corazones?... La verdad se encuentra analizando el corazón de uno" Murphy termina responde "Eso es guiar mal...Que arrogancia, que absurdo, donde esta la humildad, donde esta la honradez"

Examen: Nuevamente se muestra una carencia del entendimiento de la revelación, ilustrándola como meramente emocional, solo del corazón. Los Santos de los Últimos Días creemos que podemos hallar la verdad mediante la confirmación del Espíritu Santo (Juan 15:26; 16:13-14). Tal confirmación se recibe tanto a la mente y a la vez al corazón (D. y C. 8:2-3). No solo empleando el corazón (místico emocional), ni solo usando  la mente (como la filosofia, la lógica, la historia etc). Sino a través de la revelación que viene “por el estudio como por la fe” (D. y C. 88:118). Moroni dice "He aquí, quisiera exhortaros a que, cuando leáis estas cosas...lo meditéis en vuestros corazones... [y] que preguntéis a Dios el Eterno Padre, en el nombre de Cristo, si no son verdaderas estas cosas; y si pedís con un corazón sincero, con verdadera intención, teniendo fe en Cristo, él os manifestará la verdad de ellas por el poder del Espíritu Santo" (Moroni 10:4-5) ]

Artículo Relacionado: ¿Orar sobre el Libro de Mormón?

Testigos: El Presidente Hinckley se cita en su discurso de la clausura de la conferencia general de abril de 2002:"Como Iglesia, tenemos a quienes nos critican, muchos de ellos; afirman que no creemos en el Cristo tradicional del cristianismo. Hay algo de verdad en lo que dicen. Nuestra fe, nuestro conocimiento, no está basado en las tradiciones antiguas... Nuestra fe, nuestro conocimiento, provienen del testimonio de un profeta de esta dispensación..." Según Wilson: "El profeta de la Iglesia Mormona, Gordon B. Hinckley, él afirma que el no cree en el Cristo cristiano, sino en el Cristo que enseño José Smith."

Examen: Los puntos suspensivos en el texto se introducen de manera adecuada para que seamos conscientes de que el texto se ha eliminado. Sin embargo, el texto fue retirado porque no permitia a los editores dar la forma exacta a la declaración como lo desean. El original es:
Como Iglesia, tenemos a quienes nos critican, muchos de ellos; afirman que no creemos en el Cristo tradicional del cristianismo. Hay algo de verdad en lo que dicen. Nuestra fe, nuestro conocimiento, no está basado en las tradiciones antiguas, los credos que provienen de un conocimiento limitado y de las innumerables deliberaciones de los hombres que tratan de llegar a una definición del Cristo resucitado. Nuestra fe, nuestro conocimiento, provienen del testimonio de un profeta de esta dispensación que vio ante él al gran Dios del universo y a Su Amado Hijo, el Señor Jesucristo resucitado. Ellos hablaron con él; él habló con Ellos. Él testificó abiertamente, sin lugar a dudas, y de modo seguro de esa gran visión. Era una visión del Todopoderoso y del Redentor del mundo, más gloriosa de lo que podamos comprender, pero cierta e inequívoca en el conocimiento que trajo. Es debido a ese conocimiento, arraigado en el profundo suelo de la revelación moderna que, en las palabras de Nefi, “hablamos de Cristo, nos regocijamos en Cristo, predicamos de Cristo, profetizamos de Cristo y escribimos según nuestras profecías, para que nuestros hijos sepan a qué fuente han de acudir para la remisión de sus pecados” (2 Nefi 25:26). 60
Ciertamente, el presidente Hinckley indicó que "Hay algo de verdad en lo que dicen"... Los ministerios Vivientes de la Esperanza lo ha editado en la película. El Presidente Hinckley contrastó la comprensión profética de Cristo con las tradiciones erróneas de los hombres [Él claramente se refiere al concepto de Cristo que se ha desarrollado en los siglos por los Credos no Biblícos, desde Nicea en adelante,  Los Santos no creen en el Cristo de los credos tradicionales pero si en el Cristo Biblíco]. Eso ciertamente no suena como una negación de Cristo o la adoración de alguien que no sea el Jesús de Nazaret, con excepción de aquellos cuya agenda es representar mal a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días como no cristianos. La actuación de Wilson continúa, pues sigue caricaturizando en lugar de representar con precisión la cita.

[Testigo: Wilson dice: "Pablo dijo que si alguien viene con cualquier otro evangelio, hay que rechazarlo. Y ¿A qué evangelio se refiere? Pues al que sale en el Nuevo Testamento y si uno acepta como cierto los escritos de Pablo, se tiene que preguntar preguntar ¿Como se puede aceptar un evangelio distinto?..." luego Simon Gathercole dice:"...tomar otro libro de escritura con una imagen distinta de Dios que dan los evangelios es algo muy serio y muy grave. El Libro de Mormón aleja a la gente del verdadero Evangelio de Cristo"

Examen: Aunque el documental no hablan de las enseñanzas de Cristo en el Libro de Mormón, ni las compara con la Biblia, como para llegar a esa conclusión. Por arte de magia llegaron a esta conclusión  en un documental supuestamente académico. Por lo menos habrían mencionado un versículo doctrinal en el Libro de Mormón, pero saltaron de hablar de arqueología a la definición del Evangelio basándose solamente en su propia opinión.  Para quien ha leído el Libro de Mormón saben que comienza en Jerusalén durante el tiempo del Antiguo Testamento, alrededor de 600 años antes de que Jesús naciera. En él se habla de que el profeta Lehi y su familia salieron de Jerusalén y de que fueron guiados a través del océano hacia la tierra prometida en el Nuevo Mundo. Los profetas del Libro de Mormón enseñaron que Jesús vendría a la tierra. Ellos enseñaron del evangelio de arrepentimiento y que el seguir a Jesucristo trae felicidad. Después de que Jesucristo fue crucificado y resucitó en Jerusalén, visitó el Nuevo Mundo para enseñar a la gente. Enseñó en cuanto a su evangelio y sobre cómo amar a los demás; organizó una iglesia con doce apóstoles; reunió a los niños y los bendijo, así como lo había hecho en el Nuevo Testamento. Al igual que los profetas de la Biblia, los profetas del Libro de Mormón compartieron su testimonio de Jesucristo y el único propósito del libro es invitar a todos a Venir a Cristo por medio de su evangelio.]

Artículo Relacionado: ¿Otro Evangelio?

Testigos: Murphy y Wilson. En sus palabras de clausura, Murphy y Wilson ambos juegan en el tema de la mentira frente a la honestidad. Wilson concluye: "Si esa iglesia se basa en la mentira, como es el caso del Libro de Mormón, no tiene ninguna base." Y en sus palabras finales, Murphy especula: "Como intelectual Mormón, me pregunto. . . por qué causa le tenemos miedo a la verdad. . . que se diga la verdad".

Examen: Estas son declaraciones sorprendentes de una película que está diseñado a ocultar la evidencia contradictoria. Murphy es consciente de las posiciones contradictorias a muchas de sus declaraciones, pero nunca los menciona o insinua que existen. Mientras que él es mas cuidadoso que Wilson, quien hace declaraciones abiertamente erróneas, algunas de las declaraciones "exactas" de Murphy se colocan de tal manera que pueda dar la impresión de que ellas han dicho algo completamente distinto. Dadas las tácticas de la película, yo redistribuyo el comunicado de Wilson: "Si la película está basada en una mentira, entonces no puedo tolerar la misma."

Conclusión

Si esto fuera un espectáculo de magia, podemos entretenernos. Sin embargo, esta película producida por Los ministerios Vivientes de la Esperanza presenta en sí, mucho más que una ilusión. En este caso, no podemos ignorar los que están detrás de la cortina. Me encuentro haciendo eco (en un contexto muy diferente) de una de las declaraciones de Murphy: "Que se diga la verdad". Hay una verdad para ser dicha, pero no se encuentra en esta película.

Notas:

[1] William G. Dever, What Did the Biblical Writers Know, and When Did They Know It? What Archaeology Can Tell Us about the Reality of Ancient Israel (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 2001), 21.

[2] Matthew Roper, “Limited Geography and the Book of Mormon: Historical Antecedents and Early Interpretations,” FARMS Review 16/2 (2004): 225-75.

[3] Thomas W. Murphy, “Lamanite Genesis, Genealogy, and Genetics,” in American Apocrypha: Essays on the Book of Mormon, ed. Dan Vogel and Brent Lee Metcalfe (Salt Lake City: Signature Books, 2002), 61-63. Much of the best work on the Book of Mormon is published or sponsored by FARMS. In these pages Murphy speaks directly of the work of FARMS and specifically of the limited geography of the Book of Mormon that alters the way Latter-day Saint scholars perceive Book of Mormon history in the real world. Murphy certainly knows of FARMS even though in the film he studiously avoids engaging any of the findings and arguments the organization has published.

[4] Writing at http://www.lhvm.org/wilson.htm (accessed 4 January 2006), Living Hope Ministries admitted: “The first duplication run of the video incorrectly named the LDS anthropologist from Northern Arizona University (NAU) as ‘Wil West.’ The name Wil West is a nickname of sorts that we mistakenly used instead of his legal name, which is William E. Wilson.” They then offer to replace older copies of the video having the titling error with copies having the corrected title.

[5] Late in the film Wilson discusses losing faith in the Book of Mormon. He presents himself in evangelical terms at the end of the film and not as a Latter-day Saint.

[6] John E. Clark, “Book of Mormon Geography,” in Encyclopedia of Mormonism, 1:178.

[7] In 1975 John Sorenson gave me a copy of his manuscript that later became An Ancient American Setting for the Book of Mormon . He had circulated it to others earlier than that.

[8] David Palmer, In Search of Cumorah: New Evidences for the Book of Mormon from Ancient America (Bountiful, UT: Horizon, 1981), now being reissued in a new paperback format as In Search of Cumorah: New Evidences for the Book of Mormon from Ancient Mexico (Springville, UT: Cedar Fort, 2005).

[9] See John L. Sorenson, “Digging into the Book of Mormon: Our Changing Understanding of Ancient America and Its Scripture,” Ensign, September 1984, 26-37; October 1984, 12-23.

[10] See John L. Sorenson, An Ancient American Setting for the Book of Mormon (Salt Lake City: Deseret Book and FARMS, 1985).

[11] It should be noted that the methodology for locating the Book of Mormon in the real world begins with the text itself. An internal geography is created from the descriptions of the text. These details are laid out in John L. Sorenson, Mormon’s Map (Provo, UT: FARMS, 2000). A similar examination of the geographic clues in Homer’s Iliad led Schliemann to the location now acknowledged as the site of the legendary Troy.

[12] For information on the Jaredites, see parts 2 and 3 of Hugh Nibley, Lehi in the Desert, The World of the Jaredites, There Were Jaredites (Salt Lake City: Deseret Book and FARMS, 1988), 151-423.

[13] Sorenson, Ancient American Setting, 141, 152, 168, and others.

[14] Joyce Marcus, Mesoamerican Writing Systems: Propaganda, Myth, and History in Four Ancient Civilizations (Princeton, NJ: Princeton University Press, 1992), 32.

[15] Dever, What Did the Biblical Writers Know? 111-12.

[16] Bartolomé de las Casas, Apologética Historia Sumaria, ed. Edmundo O’Gorman (Mexico: Universidad Nacional Autónoma de México, 1967), 2:401.

[17] See Diego Muñoz Camargo, Historia de Tlaxcala (Mexico: Atenéo Nacional de Ciencias y Artes, 1947), 95; and Edward E. Calneck, “The Sahagún Texts as a Source of Sociological Information,” in Sixteenth-Century Mexico: The Work of Sahagún, ed. Munro S. Edmonson (Albuquerque: University of New Mexico Press, 1974), 200.

[18] Francisco de Castañeda, “Official Reports on the Towns of Tequizistlan, Tepechpan, Acolman, and San Juan Teotihuacan,” trans. and ed. Zelia Nuttall, Papers of the Peabody Museum of American Archaeology and Ethnology, Harvard University 11/2 (1926): 55.

[19] Kent V. Flannery, “The Early Formative Household Cluster on the Guatemalan Pacific Coast,” in The Early Mesoamerican Village, ed. Kent V. Flannery (New York: Academic Press, 1976), 32.

[20] Noah Webster, An American Dictionary of the English Language (1828; repr. Salt Lake City: Deseret Book, 2000).

[21] Peter Mathews, “Classic Maya Emblem Glyphs,” in Classic Maya Political History, ed. T. Patrick Culbert (Cambridge: Cambridge University Press, 1991), 20-21.

[22] Sorenson, Ancient American Setting, 152-57.

[23] Donald B. Redford, Egypt, Canaan, and Israel in Ancient Times (Princeton, NJ: Princeton University Press, 1992), 277.

[24] The following list includes all the passages mentioning horses in the Book of Mormon: 1 Nephi 18:25; Enos 1:21; Alma 18:9-12; 20:6; 3 Nephi 3:22; 4:4; 6:1; 21:14 (quoting Micah 5:10); and Ether 9:19.

[25] Robert Young, Young’s Analytical Concordance to the Bible, 22nd ed. (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1970), 933, s.v. “steel.”

[26] See Søren Wichmann, The Relationship among the Mixe-Zoquean Languages of Mexico (Salt Lake City: University of Utah Press, 1995), 564, s.v. “fiero.”

[27] John Justeson and Terrence Kaufman, “Un desciframiento de la escritura jeroglífica epi-olmeca: métodos y resultados,” Arqueologia (July-December 1992): 15-25, for information on the translation. The information on the relationship of the epi-Olmec glyphs to the Maya forms is from John Justeson, personal communication.

[28] Marcus, Mesoamerican Writing Systems, 32.

[29] �ngel María Garibay Kintana, ed. Teogonía e Historia de los Mexicanos (Mexico: Editorial Porrúa, 1973), 14, my translation.

[30] The document known as the Anthon transcript shows some characters from the plates. That gives us some model to check against, but there are so few texts that the transcript is currently of no assistance. The Anthon transcript does tell us, however, that the “reformed” part is sufficient that the text is no longer obviously related to Egyptian as we understand it.

[31] Redford, Egypt, Canaan, and Israel in Ancient Times, 305. Note the difference between biblical and Book of Mormon anachronisms. Those that Redford lists for the Bible exist in the original language. Those of the Book of Mormon exist (necessarily) in the translation. Anachronisms in the original are considered serious, where a translator’s anachronism can simply reflect the word choice of the translator.

[32] John W. Welch, “Weighing and Measuring in the Worlds of the Book of Mormon,” Journal of Book of Mormon Studies 8/2 (1999): 41-42. A possible textual indication of coins might be Alma 11:4, which says “Now these are the names of the different pieces of their gold.” Of this Welch notes: “It should be clear from all of the foregoing that we are talking here about weights and measures, not coins. When the Book of Mormon speaks of ‘the different pieces of their gold, and of their silver,’ as well as naming them ‘according to their value’ (Alma 11:4), we should probably not think that it is referring to minted coins. Rather, the term pieces most likely refers to metallic weights of some sort.” Welch, “Weighing and Measuring,” 43.

Royal Skousen says: “In the text proper, the gold and silver units are referred to as pieces, not coins: ‘now these are the names of the different pieces of their gold and of their silver according to their value’ (Alma 11:4). Here in Alma 11, there is no specific evidence for a coin system (that is, minted pieces of precious metal, with possibly images or writing, perhaps the stipulated weight, on the pieces). The noncanonical chapter summary for Alma 11 has traditionally referred to these monetary units as coins or coinage:

1920 summary Nephite coins and measures

1981 summary Nephite coinage set forth

The use of the word coin was also used in the primitive tables of contents (referred to as “reference(s)” or “index”) that were added to copies of some of the early Book of Mormon editions (which had no versification system and thus needed some kind of help in finding passages):

1830 edition Names of money

1837 and 1840 editions Names of Nephite coin

1840 edition Coins named

1841 edition Coins named

The word coin, of course, claims more than what the text actually says. Interestingly, the 1981 chapter summary has been changed in the recently published Doubleday edition of the Book of Mormon (2004) to read ‘The Nephite monetary system set forth’ (the text for this edition was provided by the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints).” This discussion will appear in 2006 in Royal Skousen, Analysis of Textual Variants of the Book of Mormon: Part 3, Mosiah 17-Alma 20.

[33] On Cumorah, see Sorenson, Ancient American Setting, 347. David Palmer used the geographic data from the Book of Mormon to make a tentative identification of the Book of Mormon’s Cumorah. See Palmer, In Search of Cumorah, 89-123. For early studies, see Jesse A. Washburn and Jesse N. Washburn, From Babel to Cumorah (Provo, UT: New Era Publishing, 1937); Thomas S. Ferguson, Cumorah—Where? (Independence, MO: Zion’s, 1947); and Sidney B. Sperry, “Were There Two Cumorahs?” Journal of Book of Mormon Studies 4/1 (1995): 260-68 (a previously unpublished handout used in a Religion 622 class on 31 March 1964).

[34] Dever, What Did the Biblical Writers Know? 181.

[35] Hugh W. Nibley, “Two Shots in the Dark,” in Book of Mormon Authorship: New Light on Ancient Origins, ed. Noel B. Reynolds (Provo, UT: BYU Religious Studies Center, 1982), 108.

[36] Margaret Barker, The Great High Priest: The Temple Roots of Christian Liturgy (London: Clark, 2003), 113.

[37] Barker, Great High Priest, 122.

[38] Simon Martin and Nikolai Grube, Chronicle of the Maya Kings and Queens (London: Thames & Hudson, 2000), 26.

[39] Brant A. Gardner, “The Christianization of Quetzalcoatl,” Sunstone 10/11 (1986): 6-10. An updated and revised version is “Digging for Quetzalcoatl’s Christian Roots,” available at frontpage2k.nmia.com/~nahualli/LDStopics/DigQ/DigQ%20TOC.htm (accessed 18 January 2006).

[40] Dever, What Did the Biblical Writers Know? 99.

[41] See Brant A. Gardner, “An Exploration in Critical Methodology: Critiquing a Critique,” FARMS Review 16/2 (2004): 199-205; see also Matthew Roper, “Limited Geography and the Book of Mormon: Historical Antecedents and Early Interpretations,” FARMS Review 16/2 (2004): 225-75.

[42] Ramsay MacMullen, Christianizing the Roman Empire (a.d. 100-400) (New Haven, CT: Yale University Press, 1984), 78.

[43] Graydon F. Snyder, Inculturation of the Jesus Tradition: The Impact of Jesus on Jewish and Roman Cultures (Harrisburg, PA: Trinity Press International, 1999), 13.

[44] Snyder, Inculturation of the Jesus Tradition, 92.

[45] “From Apollo to Jesus,” at www.jesusneverexisted.com/melange.html (accessed 16 December 2005). This site clearly has its own agenda, but its visual representations of the transformations of Jesus’s appearance are still instructive.

[46] John Dominic Crossan, The Essential Jesus: What Jesus Really Taught (San Francisco: HarperSanFrancisco, 1995), 30.

[47] See Daniel C. Peterson, “On the New World Archaeological Foundation,” FARMS Review 16/1 (2004): 221-33.

[48] Margaret Barker, “Joseph Smith and Preexilic Israelite Religion,” in The Worlds of Joseph Smith (Provo, UT: BYU Press, 2006), 76; also in BYU Studies 44/4 (2005): 76. See Daniel C. Peterson, “Nephi and His Asherah: A Note on 1 Nephi 11:8-23,” in Mormons, Scripture, and the Ancient World: Studies in Honor of John L. Sorenson, ed. Davis L. Bitton (Provo, UT: FARMS, 1998), 191-243, and a shorter version, “Nephi and His Asherah,” in Journal of Book of Mormon Studies 9/2 (2000): 16-25.

[49] Robert F. Smith, “The Land of Jerusalem: The Place of Jesus’ Birth,” in Reexploring the Book of Mormon, ed. John W. Welch (Salt Lake City: Deseret Book and FARMS, 1992), 170-71. See Daniel C. Peterson, Matthew Roper, and William J. Hamblin, “On Alma 7:10 and the Birthplace of Jesus Christ” (1995), on the FARMS Web site at farms.byu.edu (accessed 16 January 2006).

[50] See Daniel C. Peterson and Matthew Roper, “Ein Heldenleben? On Thomas Stuart Ferguson as an Elias for Cultural Mormons,” FARMS Review 16/1 (2004): 184; John Gee, “The Hagiography of Doubting Thomas,” FARMS Review 10/2 (1998): 158-83; see also John Sorenson, review of Fantastic Archaeology: The Wild Side of North American Prehistory, by Stephen Williams, Review of Books on the Book of Mormon 4 (1992): 54-57.

[51] Dever, What Did the Biblical Writers Know? 58.

[52] See Peterson and Roper, “Ein Heldenleben?” 175-77.

[53] Any interested scholar would quickly find Sorenson’s Ancient American Setting. It would not take much more effort to add Palmer’s In Search of Cumorah. The Foundation for Ancient Research and Mormon Studies (FARMS) has a number of articles on their Web site as does the Foundation for Apologetic Information and Research (FAIR).

[54] Transcription courtesy of Dana Repouille, e-mail to FAIR List, 28 November 2005. Copy in my possession.

[55] Brant A. Gardner, “Social History of the Early Nephites,” paper presented at the FAIR conference, August 2001, at www.fairlds.org/pubs/conf/2001GarB.html (accessed 11 January 2006); and Brant A. Gardner, “The Case for Historicity: Discerning the Book of Mormon’s Production Culture,” paper presented at the FAIR conference, August 2004, at www.fairlds.org/pubs/conf/2004GarB.html (accessed 11 January 2006).

[56] Some of the incorrect statements are innocent and due to the “experts’” lack of familiarity with the New World.

[57] Sorenson, Ancient American Setting, 289-90.

[58] Sorenson, Ancient American Setting, 295-96.

[59] Sorenson, Ancient American Setting, 293.

[60] Gordon B. Hinckley, “We Look to Christ,” Ensign, May 2002, 90-91.
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

1 Comentarios:

  1. gracias por la explicacion de el video
    cada persona tiene el privilegio de saber por si mismo sobre cualquier azunto
    en cuanto el libro de mormon YO se que es verdadero al igual que la biblia
    si alguien dice la biblia es verdadera y el libro de mormon es falso yo creo que se esta contradiciendo porque ambos testifican del mismo JESUCRISTO

    ResponderEliminar