El 25 de Marzo de 2007, un video de noventa minutos titulado "Search for the Truth " [Búsqueda de la Verdad] se distribuyó a miles de hogares en todos los Estados Unidos. El vídeo cuenta con una excelente calidad de producción, pero lamentablemente, su contenido no son de una calidad similar.

A pesar de que pretende ser una evaluación objetiva cristiana de las enseñanzas, la historia y las creencias de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, contiene muchas cosas inexactas y muy poco que sea equilibrado. En lugar de centrarse en lo que creen los Santos de los Últimos Días, los productores del video han decidido a sí mismos describir e interpretar las creencias y enseñanzas SUD, a menudo en formas que serían objetables o irreconocibles para cualquier miembro Santos de los Últimos Días.


Subtitulado en ingles(activar subtítulos)

¿Hay apoyo arqueológico para el Libro de Mormón?

Al igual que numerosos críticos antes que ellos, los creadores de este vídeo afirman que el apoyo arqueológica para el Libro de Mormón no existe al compararlo con el supuesto apoyo arqueológico voluminoso de la Biblia. Existen grandes diferencias, sin embargo, entre la arqueología del Nuevo Mundo y el Viejo Mundo, así como supuestos que muchas personas traen a su enfoque de la arqueología del Libro de Mormón.

El experto arqueólogo Mesoamericano SUD, John Clark ha demostrado numerosos paralelos entre el Libro de Mormón y la cultura del Nuevo Mundo que eran desconocidas para José Smith. El tiempo de nuevo, reinvindica los puntos de vista del Libro de Mormón.

Leer: ¿Hay evidencia arqueológica para el Libro de Mormón?

Afirmación: Una de las maneras de "demostrar la validez de la palabra de Dios" es a partir de "los hechos físicos que se encuentran en la arqueología ..."

La arqueología no puede "probar" que un documento es la "palabra de Dios". ¿Confirma la arqueología que Jesús es el Cristo, que resucitó de los muertos, o que Él expió nuestros pecados? La arqueología apoya la existencia de Troya de Homero, ¿Hace eso a la Ilíada la palabra de Dios? ¿Entonces deben Hera y Zeus ser adorados?

No hay evidencia arqueológica para Moisés, Abraham, José de Egipto, Noé, o prácticamente cualquier antiguo profeta bíblico, pero esto nunca se menciona en el video. Muchos arqueólogos bíblicos no son cristianos. ¿Por qué no?, si la Biblia ha demostrado ser la palabra de Dios por los datos arqueológicos.

Todo lo que la arqueología ha demostrado es que los que escribieron la Biblia vivían en el antiguo Cercano Oriente, y conocían su cultura y geografía, y no una afirmación terriblemente revolucionaria.

Leer: La Arqueología, el Libro de Mormón y la Biblia

Afirmación: La Biblia tiene más de "25.000 evidencias" para su autenticidad.

La arqueología del Viejo Mundo tiene la ventaja de la constancia de los topónimos (nombres de lugares). En muchos casos (en contraste directo a lo que encontramos en Mesoamérica), las ciudades de la Biblia son aun conocidas por los mismos nombres como se les conocía en la antigüedad. Es imposible saber si los nombres del Libro de Mormón son "correctos", porque no sabemos la pronunciación de cualquier ciudad en las Américas para el período 600 aC al 420 dC.

Incluso con las ventajas de una lengua y lugares que permanecen constantes como goza la arqueología bíblica, No obstante, sólo alrededor del 7-8% de los lugares de la Biblia son conocidos con algún grado de exactitud, y otro 7-8% se sospecha con cierto grado de certeza, ya que están en la proximidad de los sitios bíblicos conocidos. Si no hubiera habido una continuidad de topónimos, no se conocería muchos más sitios bíblicos.

Muchos lectores se sorprenden al saber que la ubicación de numerosos lugares bíblicos son desconocidos. La ubicación del Monte de Sinaí, por ejemplo, tiene más de veinte candidatos posibles. Algunos estudiosos rechazan la afirmación de que la ciudad de Jericó existía en la época de Josué. La ruta exacta adoptada por los israelitas en su éxodo es desconocida, y algunos eruditos discuten la afirmación bíblica de que alguna vez hubo una conquista israelita de Canaán. Muchos otros ejemplos podrían ser dados. Arqueólogos Bíblicos no Mormones, como William G. Dever, afirman que la arqueología no debe suponer que prueba la Biblia en algún sentido, y que:
"ni los eruditos bíblicos ni los arqueólogos han podido documentar como históricos cualquiera de los eventos, y mucho menos las personalidades, de la época patriarcal o mosaica. — William G. Dever, Recent Archaeological Discoveries and Biblical Research (Seattle and London: University of Washington Press, 1990), 5, 26.
Ver: Ciudades perdidas de la Biblia (Documental)

Afirmación: El vídeo cita al profesor de BYU, Dee Green, quien dijo que a diferencia de la arqueología bíblica, que puede ser estudiado porque sabemos la ubicación de ciudades como Jerusalén, "ninguna ubicación del Libro de Mormón es conocida con referencia a la topografía moderna .... Después de veinte años de investigación ", escribió Dee:"La Geografía del Libro de Mormón nos ha dejado 'con las manos vacías'. "

Lo que los productores de vídeo no pueden decir a sus televidentes es que esta declaración se hizo en 1969. Cuarenta años más de estudios en el Libro de Mormón y de investigación arqueológica del Nuevo Mundo ha añadido significativamente nuevos entendimientos sobre ambas disciplinas. Por ejemplo, el Dr. John Sorenson (antropólogo) y el Dr. John Clark (arqueólogo y director de la Fundación Arqueológica del Nuevo Mundo) han demostrado que el Libro de Mormón encaja perfectamente (y, a veces, de manera sorprendente) con lo que actualmente conocemos sobre la antigua Mesoamérica durante la época del Libro de Mormón. Este tipo de estudios son más realistas que las investigaciones de la generación de Dee Green y tienden a confirmar la narrativa del Libro de Mormón.

Leer: Arqueología, Reliquias y la Creencia en el Libro de Mormón - John Clark
Ver: Viaje de Fe: El Nuevo Mundo (Documental)

Afirmación: "Ningún artefacto del Libro de Mormón se ha encontrado. Ninguna ciudad, ningún imperio ...".

Dicha afirmación se basa en supuestos ingenuos y defectuosos. La Antigua Mesoamérica era prácticamente desconocida para la gente de su época y lugares de José Smith. Cuando se tradujo el Libro de Mormón, no había casi ningún apoyo arqueológico para el registro. Hoy, sin embargo, la mayoría de las cosas que se mencionan en el Libro de Mormón han sido confirmadoS que han existido, en lo que la mayoría de los estudiosos creen LDS- son las tierras del Libro de Mormón. Esto incluiría fortificaciones, armaduras, tronos, cemento, torres, comercio, y más. Ninguna de estas evidencias, sin embargo, se traduce en una "prueba".

¿Cómo reconoceríamos artefactos únicos de los nefitas o lamanitas? ¿Cómo podríamos reconocer un tiesto nefita de un tiesto no nefita? Serían necesarios escritos o inscripciones asociados con un artefacto para que nos diga si esos tiestos eran nefitas. Los escritos e inscripciones son generalmente:

Iconográfico : el uso de imágenes o símbolos, como una cruz, o
Epigráfico : lengua escrita, tal como la palabra "cruz".

Evidencia epigráfica que ha sobrevivido de la antigua América, sin embargo, es muy raro. Si supiéramos los nombres de los lugares por los que todas las antiguas ciudades estadounidenses fueron conocidos durante la época del Libro de Mormón, los críticos podrían tener un caso fuerte. El hecho es, sin embargo, que muy pocas inscripciones antiguas nos dan estos nombres de lugar. Los pocos que se conocen son generalmente fonética en la naturaleza (lo que significa que no se sabe a ciencia cierta cómo se pronuncian estos nombres de la ciudad). Debido a que no sabemos los nombres originales de la mayoría de las antiguas ciudades de América, usamos esas designaciones asignadas por los españoles, como La Venta, San Lorenzo, etc. Si no sabemos los nombres antiguos, ¿Cómo pueden algunos afirmar que según los arqueólogos, no existen las ciudades del Libro de Mormón como Lib o Abundancia?

Pruebas de inscripciones en el Viejo Mundo

Los críticos casi nunca mencionan el descubrimiento de "NHM", un antiguo sitio en Arabia con inscripciones que datan de la era de Lehi, que corresponde precisamente con  NAHOM del Libro de Mormón (1 Nefi 16:34) en el marco de tiempo, de lugar, y en relación con un giro hacia el Oriente, en el camino que los lehítas seguido en su éxodo desde el Viejo Mundo. Mientras NHM no constituye una "prueba" para el Libro de Mormón, proporciona una fuerte evidencia arqueológica de la narrativa del libro. [Nota: El término evidencia” es la ‘certeza clara y manifiesta de la verdad o realidad de algo’; mientras que prueba es el ‘... medio con que se pretende mostrar y hacer patente la verdad o falsedad de algo’ o ‘indicio, señal o muestra que se da de algo’ (DRAE, 2001).]

La identificación precisa de una ruta viable desde Jerusalén a través de Arabia hacia una ruta totalmente desconocida en la época de José Smith es también una evidencia convincente para los orígenes antiguos de Nefi.

El vídeo engaña a sus espectadores sobre lo que es posible dado el conocimiento arqueológico actual, y oculta las áreas que dan soporte a la narrativa del Libro de Mormón.

Leer: Abundancia y Nahom

Afirmación: Ninguna sola arma de cualquier clase que menciona el Libro de Mormón, nunca se ha encontrado.

De la evidencia iconográfica sabemos que los antiguos americanos utilizaron armas que funcionan de la misma manera como se describe en el Libro de Mormón. El Libro de Mormón, por ejemplo, menciona espadas. Se mencionan espadas metálicas, pero parecen ser armas raras, para la élite. Estas armas desaparecen temprano en el registro del Libro de Mormón.

Algunas espadas con al menos algunos elementos metálicos son mencionados por los jareditas (por ejemplo, Éter 7: 9 ), y los nefitas realmente se impresionaron por tales espadas al traerlos como prueba (por ejemplo, Mosíah 8:11 ). Esto sugiere que las espadas metálicas podrían haber sido inusual para los nefitas, que coincide con la relativa escasez de metales en la América precolombina. Además, las armas de metal son raros en cualquier contexto arqueológico (incluso más fuertemente estudiado antiguo Cercano Oriente).

La mayoría de los lectores han asumido que la mención de "espadas" siempre se refiere a armas de metal (como los Europeos). Tal suposición, sin embargo, no es siempre apoyado por el texto. Los Mesoamericanos usaron garrotes de madera, atados con obsidiana volcánica (extremadamente cortante), o trozos de roca afilada o incluso (en raras ocasiones) trozos de metal. Cuando los españoles se encontraron con estos garrotes, los llamaron "espadas", y un español afirmó que estas espadas eran tan fuertes que vio a un nativo americano cortar la cabeza de un caballo de un solo golpe.

En cualquier caso, ¿Cómo podemos saber si un arma encontrada, era o no un arma del "Libro de Mormón"? ¿Esperan los críticos que éstos sean etiquetados? ¿Cómo sabemos si un arma encontrada en el Medio Oriente es un arma "bíblica", salvo que proceda del período de tiempo correcto? ¿Cómo podemos saber si fue usado por un pueblo bíblico o un grupo diferente?

El DVD engaña a sus espectadores sobre lo que la arqueología puede llevar a cabo.

Leer: Espadas en el Libro de Mormón

Afirmación : Ninguna sola moneda "que se menciona que era común en los escritos de José" nunca se ha encontrado en la antigua América.

Mientras que los editores del siglo XX (posiblemente James E. Talmage) por error agregaron el término "monedas" en el encabezado del capítulo de Alma 11, el texto del Libro de Mormón no menciona monedas (por no hablar de la mención que "era común"). Curiosamente, sin embargo, el Libro de Mormón menciona un sistema monetario que tiene notables paralelismos con un sistema de pesos y medidos que eran usados en el Viejo Mundo. Esto se ha abordado con frecuencia, pero los anti-mormones simplemente ignoran la evidencia y seguir repitiendo el mismo reclamo aunque el texto no lo mencione. [Nota: Los encabezados de los capítulos no son parte del texto inspirado]

Leer: Monedas en el Libro de Mormón

Afirmación: "De acuerdo con el Libro de Mormón" el "cerro de Cumorah" estaba "en Palmyra, Nueva York ..." y la "Iglesia no se ha comprometido a elaborar un mapa  donde se supone tuvo lugar el Libro de Mormón."

El Libro de Mormón no nos dice que Cumorah estaba en Nueva York. Y contrariamente a lo que mucha gente ha creído, el Libro de Mormón no nos dice donde Moroni enterró las planchas. Lo que sí sabemos, sin embargo, que todas las planchas excepto las planchas del Libro de Mormón fueron enterrados en Cumorah. El término "Cumorah" fue dado a la colina en Nueva York por los primeros Santos de los Últimos Días, no el Libro de Mormón.

¿Por qué hay ningún mapa oficial? La ubicación de los eventos del Libro de Mormón no ha sido revelado. ¿Por qué hay ningún mapa oficial que determine de la ubicación exacta del nacimiento de Jesús (que se debate entre los estudiosos de la Biblia)? ¿Por qué hay ningún mapa oficial que determine la ubicación precisa del Monte Sinaí? No parece necesario para Dios revelarnos toda la información geográfica a fin de que un texto califique como la Palabra de Dios.

Leer: ¿El Cerro de Cumorah esta en Nueva York?
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

0 Comentarios: