El 27 de Marzo de 1836, se dedicó el Templo de Kirtland, y al cierre de los servicios de dedicación se dio el patrón para dar la exclamación de Hosanna. El profeta José escribió: "El presidente Rigdon entonces hizo unos comentarios finales apropiados, y una breve oración, al término de los cuales sellamos las sesiones del día exclamando hosanna, hosanna, hosanna a Dios y al Cordero, tres veces sellándolo cada vez con Amén, Amén, y Amén. " (Documentary History of the Church vol. 2, pp. 427–8.)  

Este patrón de "hosanna", a "Dios y al Cordero" y "Amén", se repitió tres veces formando el patrón básico de la exclamación de Hosanna a largo de toda la historia de la Iglesia hasta el presente. De vez en cuando se hicieron algunas modificaciones en el patrón básico, tales como golpear la mano derecha en la palma de la mano izquierda al final de cada palabra, que se realizó con motivo de la reorganización de la Primera Presidencia con el presidente Brigham Young el 27 de diciembre de 1847.(“Journal of Norton Jacob,” Journal History, September 5, 1848, p. 4.) En otra ocasión, los miembros de la Iglesia se ponían de pie mientras daban la exclamación (Millennial Star, vol. 24, p. 758); aplaudian con las manos mientras exclamaban; añadiendo las palabras "para siempre jamás, mundos sin fin" después de las regulares palabras "a Dios y al Cordero" (B. H. Roberts, Life of John Taylor, p. 365); y, a menudo, sobre todo desde 1893, los Santos agitaban pañuelos blancos al tiempo que la exclamaban (James E. Talmage, La Casa del Señor, p 150;. Conference Report, abril 1930, pp 21-22.). A menudo, después de la exclamación la congregación o coros cantaban un himno ("América", "El Espíritu de Dios", o “Hosanna Anthem.”.) Pero con estas diferentes modificaciones realizadas de vez en cuando durante la historia de la Iglesia, el patrón básico de repetir tres veces mientras se agita pañuelos blancos, ha persistido hasta la actualidad.


Hoy en día, el grito se realiza en dedicaciones de templos y en asambleas solemnes. Sin embargo, en ocasiones pasadas algunos eventos fueron honrados con la exclamación de Hosanna por la congregación...Cuando el Espíritu guía a la autoridad eclesiástica apropiada, y cuando se ha enseñado a la congregación correctamente e instruido sobre el carácter sagrado y el patrón de la misma, la exclamación de Hosanna es una de las ceremonias más espectaculares e impresionantes en la Iglesia.

La palabra Hosanna como sabemos se originó a partir de dos palabras hebreas que se encuentran en el Salmo 118: 25, y más o menos significan "Sálvanos, te rogamos." [ Sal. 118: 25 ] (Ver también 2 Sam. 14: 4 ; Sal. 20: 9 .) Este salmo era recitado por uno de los sacerdotes todos los días durante la procesión alrededor del altar durante la festividad de los siete días llamada la Fiesta de los Tabernáculos, cuando se le ordenaba al pueblo a "regocijar[se] delante de Jehová ... "(Lev. 23:40 ). En el séptimo día se cantaba siete veces, y cuando el sacerdote llegaba a los versículos 25 y 26, sonaba la trompeta y toda la gente agitaba sus ramas de palmeras, mirtos, y sauces (su lulab), y gritaban las Hosannas muchas veces. De hecho, este séptimo día de la fiesta se llamó la Gran Hosanna. La Fiesta de los Tabernáculos era una temporada de gran regocijo para el pueblo judío, y por lo tanto el Hosanna, aunque suplicante al principio, llegó a ser comparado con regocijo. Al parecer fue utilizado de esta manera en el Nuevo Testamento.

El Hosanna se convirtió en una aclamación de la multitud con motivo de la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén. Ocurrió seis veces en los Evangelios. Se utiliza solo en Marcos 11: 9 y Juan 12:13 ; es dos veces seguida por el dativo "al Hijo de David" en Mateo 21: 9, 15 [ Mat. 21: 9, 15 ]; y se utiliza dos veces con la frase "en las alturas" en Mateo 21: 9 [ Mateo 21: 9 ], y en Marcos 11:10.

No se conoce el uso actual más antiguo de la exclamación de Hosanna en la Iglesia. Pero es lo más probable que fue utilizado desde el principio. De hecho, el Señor mandó su uso, incluso antes de que se organizara oficialmente la Iglesia. En marzo de 1830, el Profeta recibió una revelación para Martin Harris en la que el Señor le había mandado a predicar el evangelio "predica, exhorta, declara la verdad en voz alta con el son de regocijo, diciendo: ¡Hosanna, hosanna, bendito sea el nombre de Dios el Señor!"( D. y C. 19:37) En varias otras ocasiones en los primeros años de la Iglesia, el Señor mandó el uso de la exclamación de Hosanna ( D. y C. 36: 3 ; D. y C. 39:19 ), y se sabe que se practico ( Millennial Star, vol. 26, p. 504.) Pero en 1836 con el completar del Templo de Kirtland, la exclamación de Hosanna se estableció bien en la Iglesia. El Señor le dio instrucciones específicas relativas para el sacerdocio y a la práctica de la Iglesia en General. (D. y C. 109:79–80; Documentary History of the Church vol. 2, pp. 381–92.)
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

0 Comentarios: