A principios de los 1800, un hombre llamado Salomón Spaulding escribió un relato ficticio acerca de unos antiguos romanos que venían a América del Norte. Algunas personas críticas a la Iglesia han afirmado que José Smith se valió de tal manuscrito para escribir el Libro de Mormón. Tal afirmación ha sido desacreditada en muchas ocasiones tanto por personas dentro, como fuera de la Iglesia. El Libro de Mormón fue traducido de registros antiguos mediante el don y poder de Dios. No tiene relación alguna con el manuscrito de Spaulding.

Información adicional

Quienes no aceptan El Libro de Mormón como Escritura plantean muchas teorías sobre su origen. Una de las primeras teorías fue la de que el Libro de Mormón se basaba en un manuscrito escrito por Salomón Spaulding (también se escribe “Spalding”), un relato ficticio sobre los primeros habitantes de América.

Spaulding nació en 1761. Estudió en Darmouth College, Nueva Hampshire, y fue ordenado ministro. Después abandonó el ministerio y vivió en Nueva York, Ohio y Pensilvania hasta su muerte en 1816. En sus últimos años escribió una novela que nunca publicó. El manuscrito de Spaulding es notablemente más breve que el Libro de Mormón.

Las semejanzas entre su manuscrito y el Libro de Mormón son generales y superficiales. La obra de ficción de Spaulding trata de un grupo de romanos que viaja a Gran Bretaña y que el viento desvía hasta conducirlos a América. Uno de los romanos narra las aventuras del grupo y la historia y cultura de los pueblos que encuentran en América. Gran parte del manuscrito describe a dos naciones cercanas al río
Ohio. Tras una larga época de paz entre las dos naciones, el príncipe de una de ellas se fuga con la princesa de la otra. Debido a la intriga política, la fuga resulta en una gran guerra entre las dos naciones y en la pérdida de muchas vidas, pero también en la reivindicación final del príncipe y su princesa.

En 1833, Philastus Hurlbut, que había sido excomulgado de la Iglesia, trató de recopilar información para descalificar a José Smith y al Libro de Mormón. Con este fin, habló con varias personas de Ohio que conocían el manuscrito de Spaulding. Estas personas firmaron declaraciones juradas diciendo que el Libro de Mormón se basaba en el relato de Spaulding. Aunque hicieron tales afirmaciones, ni Hurlbut ni los demás críticos de la Iglesia publicaron el manuscrito de Spaulding en ese momento, a pesar de tenerlo en su poder. Con el tiempo, el manuscrito se perdió. En 1884, un hombre llamado L. L. Rice lo encontró entre ciertos papeles que compró y lo entregó a la universidad Oberlin de Ohio. Rice y James H. Fairchild, rector de la universidad Oberlin, examinaron el manuscrito y ambos certificaron que no pudo haber sido la fuente del Libro de Mormón. La Iglesia publicó el relato en 1886.

Al igual que otras tentativas por desacreditar el Libro de Mormón, la teoría sobre el manuscrito de Spaulding se basaba en la creencia de que un hombre sin instrucción como lo fue José Smith no pudo haber escrito un libro tan detallado y complejo como el Libro de Mormón, y que consecuentemente debió de haber obtenido el contenido de otra fuente. Lo cierto es que José Smith no escribió el Libro de Mormón. Lo tradujo de registros antiguos por el don y el poder de Dios. Once testigos vieron las planchas de las cuales se tradujo el Libro de Mormón. Aunque algunos de ellos abandonaron la Iglesia, jamás negaron su testimonio de que el Libro de Mormón era la palabra de Dios.

Aquellos que deseen saber si el Libro de Mormón es verdadero pueden obtener ese conocimiento de parte del Espíritu Santo, cuya intervención se promete a todos los que busquen con sinceridad: “Y cuando recibáis estas cosas, quisiera exhortaros a que preguntéis a Dios el Eterno Padre, en el nombre de Cristo, si no son verdaderas estas cosas; y si pedís con un corazón sincero, con verdadera intención, teniendo fe en Cristo, él os manifestará la verdad de ellas por el poder del Espíritu Santo” (Moroni 10:4).

Fuente: www.lds.org/topics/spaulding-manuscript?lang=spa

Teoría de Spalding

La teoría de Spalding no se considera una explicación convincente para el origen del Libro de Mormón por la mayoría de los críticos del Libro de Mormón de hoy en día, pero fue un tema común anti-mormón por aproximadamente cincuenta años.  Fue el invento del disidente y excomulgado Santo de los Últimos Días, Philastis Hurlbut, y fue publicado por primera vez en 1834 en Mormonism Unvailed, por E. D. Howe.  Este libro presentó la teoría que José Smith plagió el Libro de Mormón al robarle las ideas del argumento de Solomon Spalding.

El doctor Kent P. Jackson ha escrito concerniente a las declaraciones infundadas sobre el Solomon Manuscript:  “Su popularidad ha decaído, sin embargo, cuando el manuscrito resurgió en 1884 en Honolulu, los lectores pudieron observar que la novela de Spalding no tenía nada en común con el Libro de Mormón.  Casi no tiene contenido religioso, el lenguaje es absolutamente diferente que el del Libro de Mormón, el argumento no tiene semejanza, y no se puede establecer una relación histórica entre José Smith y el manuscrito” (Largey, Book of Mormon Reference Companion, página 735).

Este razonamiento infundado y usado en exceso contra el Libro de Mormón  tiene poco argumento.  Al revisar este manuscrito y ver lo absolutamente ridículo que es este argumento, hay que buscarlo en línea.  Entonces hay que leer el Libro de Mormón de cubierta a cubierta, y se verá que no hay nada que conecte los dos manuscritos y que José Smith no usó nada escrito por Solomon Spaulding.  Spaulding murió cuando José Smith tenía once años.  No hay evidencia que los dos se conocieran o que José en su vida se hubiera dado cuenta de la existencia del manuscrito de Spaulding.

Ludlow, en su libro A Companion to Your Study of the Book of Mormon, citó a Francis Kirkham acerca del tiempo que se llevó para finalizar la traducción del libro.  Escribió, “Parece que la copia completa podría haber sido preparada antes que la impresión principiara, por la razón que la copia original debería guardarse en un lugar separado para evitar su pérdida o destrucción.  En cualquier caso, para preparar el manuscrito sería suficiente tiempo de un mes a seis o siete semanas,  arreglarlo, y realmente principiar la impresión, la cual inició en agosto de 1829, según la evidencia que se presenta a continuación. La conclusión es esta: La traducción y la escritura del Libro de Mormón comenzó el 7 de abril de 1829, en la página dieciséis o un poco antes y se completaron alrededor del 1 de julio de 1829….La evidencia parece completa, que la impresión del Libro de Mormón empezó en agosto de 1829, y se completó no más allá del 26 de marzo de 1830, en la imprenta de E. B. Grandin en Palmyra, New York.  Por las fuentes citadas antes, es claro que el Libro de Mormón fue dictado por José Smith en un período relativamente corto de setenta y cinco días hábiles.  Hubo muchos testigos en ambos lugares, en su casa en Harmony, Pennsylvania y en Fayette, New York.  Muchas personas supieron todos los hechos.  Nadie ha intentado negarlos.  Sobre los hechos físicos relacionados con los escribas, el tiempo y lugar de la escritura de la traducción y la publicación del Libro de Mormón, dieron fe del origen divino del libro creyentes y no creyentes.  No había motivo para el engaño o distorsión de estos hechos por las personas que con gusto dieron su tiempo en este esfuerzo.  Ninguna riqueza, honor, poder o influencia iba a llegar a cualquiera de ellos por este logro, únicamente el privilegio de servir.  La recompensa fue gozo en esta vida y en la eternidad, por ayudar a llevar “a salvo aun cuando fuere una sola alma” al camino del amor divino y progreso eterno” (Ludlow, A Companion to Your Study of the Book of Mormon, página 32).
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

0 Comentarios: