Por Clyde J. Williams 
Traducción de Juan Javier Reta Némiga
En Abril de 1977 W. Cleon Skousen presentó una charla fogonera en Safford, Arizona titulada "El Significado Real de la Expiación". Esta plática fue más tarde distribuida como audiocinta y ha sido varias veces transcrita y circulado ampliamente entre los Santos de los Últimos Días, particularmente entre los misioneros de tiempo completo. Lo siguiente es una lista doctrinal y metodológica referente a la charla y las respuestas para esas preocupaciones.

  1. La charla comienza y contiene referencias a todo lo largo de la misma sobre diversas concepciones que el autor presentará y que son raras veces, si alguna vez, discutidas en la Iglesia. · "quiero hacer comentarios sobre un tema, algo que no discutimos nunca" “Nunca hablamos de eso " "(página 1a el # es seguido de una ` a ' si corresponde a la columna de la izquierda o de una ` b ' si corresponde a la columna de la derecha ) "Los Profetas ... solían comprender y predicar esta doctrina extensamente, “Nosotros hemos dejado de predicar estas cosas”(Página 5a) "¿por qué no hablamos de La base real de la Expiación"? (Página 8a) Esta hablando sobre un tema que no es discutido ampliamente, ya sea porque los profetas hoy no lo comprenden, o porque somos considerados indignos o no estamos preparados para oírlo. ¡Si de hecho, lo que el orador está a punto de decir es el significado o base real de la expiación, y todavía, no la enseñamos en la iglesia hoy, esa es una grave acusación! Una respuesta apropiada para las anteriores citas sobre el asunto es que "el Significado Real de la Expiación" trata con varias ideas especulativas acerca de las cuales El Señor no ha dado respuestas doctrinales definitivas, es decir, conceptos sobre los cuales no hay unanimidad de opinión.
    El presidente Harold B. Lee dio un consejo importante en relación a la forma de leer y responder a esos que enseñan nociones especulativas: Es peligroso que los maestros de religión enseñen tales cosas como hechos absolutos que no pueden ser controvertidos cuando son algo que está todavía en el área de la especulación y la teoría, y cuando usted encuentre a alguien que está escribiendo un libro en el cual se habla con una autoridad pedante como si fuera un hecho consumado y no puede ser contradicho, para ese entonces usted ponga un signo de interrogación en él y escribe "teoría". Le diré lo que hago: como leo muchos de estos libros que me llegan (y pienso que llegará el día cuando nosotros habremos llegado a ser más discernidores en nuestra lectura). Déjeme sugerir un método. Cuando usted lee estos libros, quienquiera que los escriba, lea cuidadosamente el texto, y donde su enseñanza está completamente de acuerdo con las revelaciones que El Señor nos ha dado y con las enseñanzas de las Sagradas Escrituras, acéptelo como un hecho, pero en donde se explaye en suposiciones imaginativas o en especulaciones que no queden completamente en evidencia por las Sagradas Escrituras, anote en el margen el nombre del autor. A fin de resaltar que esa es su idea. Haga la distinción entre la idea del individuo y lo que cuenta con el respaldo de las Escrituras. (Enseñanzas de Harold B. Lee, p. 441, énfasis añadido; Citado más adelante como THBL.) En otra ocasión el Presidente Lee advirtió que no es el papel de los maestros de religión el sacar o establecer una nueva doctrina: No es el asunto de nuestros maestros de religión el presentar novedades. Su responsabilidad es enseñar las viejas verdades, las verdades simples, las enseñanzas que son el fundamento del evangelio de Jesucristo, y no estar preocupados por las especulaciones que son sorprendentes e intrigantes, ya sean verdaderas o no. (p. 462, énfasis añadido) Otro breve consejo dado por el Presidente Lee es también significativo al estudiar los reclamos presentados en el artículo objeto del presente estudio. Con relación a las doctrinas y los significados de las Escrituras, déjeme darle un consejo seguro: No es usualmente correcto usar un único pasaje de las Sagradas Escrituras en prueba de un punto de doctrina a menos que esté confirmado por la revelación moderna o por el Libro de Mormón. Quiero hermanos que ustedes piensen acerca de eso. El resaltar un pasaje de la Sagrada Escritura para probar un punto, a menos que está confirmado también por la revelación o por el Libro de Mormón, es siempre una cosa arriesgada. Sean precavidos citando comentarios de escritores acerca de una cierta materia escritural como si fuera autoritativa a menos que usted, asimismo, haya probado su expresión por medio del Libro de Mormón y las revelaciones. (p. 57, énfasis añadido).
  2. En la página dos del "Significado Real de la Expiación" el autor comienza con una discusión especulativa sobre la naturaleza y las características de la inteligencia, extrayendo sus ideas en parte de declaraciones hechas por Brigham Young. El problema es que parte de una especulación tramada a partir de un concepto que no puede ser considerado como una verdad plenamente sabida. Los términos inteligencia, inteligencias, espíritu, o espíritus no son siempre usados de forma consistente en la literatura o tratados Santos de los Últimos Días. Esto puede crear mucha confusión. La inteligencia, cuando no se refiere a la capacidad intelectual de alguien, usualmente se refiere al elemento de espíritu que existió antes de que naciéramos como hijos espirituales de Nuestro Padre Celestial. Las inteligencias usualmente se refieren a la inteligencia organizada, queriendo decir a los hijos espirituales de nuestro Padre Celestial (Abr. 3:22). Poco se sabe acerca de nuestro estatus o nuestra existencia como inteligencia. Joseph Fielding Smith nos advirtió acerca de especular en lo que se refiere a la naturaleza de la inteligencia. Algunos de nuestros escritores han puesto empeño en explicar lo que una inteligencia es, pero hacer eso es fútil, pues nunca hemos recibido cualquier entendimiento profundo sobre esta materia más allá de lo que al Señor ha revelado de forma fragmentaria. Sabemos, sin embargo, que hay algo llamada inteligencia que siempre existió. Es la parte realmente eterna del hombre, que no fue creada ni hecha. Esta inteligencia se combinó [¿incluso esta es una especulación?] con el espíritu constituyendo un individuo o identidad espiritual. (El progreso del Hombre, p. 11, énfasis añadido) En "el Significado Real de la Expiación" la interpretación de D y C 93:29­30 y la explicación del término inteligencia va más allá de lo que los profetas han declarado autoritariamente.
  3. Otra preocupación surge cuando el orador se lanza a una discusión "científica" del elemento, la materia, la inteligencia y la química (p.2b). Llevé estas declaraciones a dos expertos en ciencias físicas aquí en BYU. Ambos me indicaron que la manera en que tales términos son usados por el autor hacen que sus declaraciones sean incoherentes. No están colocados en un paradigma científico correcto y por lo tanto, las declaraciones son incomprensibles. El hermano Skousen declara: " Una parte de estos pequeños elementos son igual de irascibles como usted y como yo. Andan de aquí para allá, y (el conjunto de tales acciones de los elementos) constituyen las leyes de química.... Si todos los elementos fueran obedientes a todas las leyes de la química usted nunca moriría ". Estas declaraciones hacen parecer que la muerte es el resultado de las inteligencia rebelándose en contra de Dios. Ésta es, por supuesto, pura especulación. Interesantemente, el orador se refiere a su presidente de misión, el Elder John A. Widtsoe, como la fuente de mucho de su comprensión. Aún en los escritos del Elder Widtsoe él dice " el que algún grado de inteligencia sea poseído por cada partícula de materia energizada no puede afirmarse; ni es importante " (Una Teología Racional, pp.13­14). Esto está en conflicto directo con las declaraciones del autor.
  4. Después, el orador introduce la noción de que "el honor" es el poder de Dios (D y C 29:36) (véase p. 3a). Es decir, Dios solamente tiene todo poder sólo porque él disfruta del soporte completo de todas las inteligencias independientes, individuales. Aquí tenemos un caso donde un aspecto del poder de Dios, su honor, es distinguido, unilateralemente enfocado, y uno recibe instrucciones de considerar todas las cosas relacionadas con el poder de Dios a través de este lente restringido. Esto deja a uno con un sentido muy deformado e incompleto del poder de Dios. Esta exageración, que es llevada a todo lo largo del resto del escrito, potencialmente deja una preocupación acerca de lo que puede ocurrir si todas las "las pequeñas inteligencias" de Dios se rebelaran en contra de él y así saliera él impotente y ya no un Dios. El autor después se refiere a las declaraciones en Alma 42:13, 22, 25 como la mayor prueba de que nuestro Padre Celestial "camina al filo de la navaja de la ley celestial continuamente," para abstenerse de hacer salir las inteligencias manejadas por él de su jurisdicción (véase p. 3b). [Esto parece estar en oposición directa a todo lo que se enseña en Discursos Sobre la Fe acerca de Dios. ¿Cómo podemos tener confianza y fe en una Deidad cuya situación es insegura? [Véase por ejemplo, Discursos sobre la Fe 3:19-23 ]. Al parecer el autor no comprende cual es la intención de las palabras de Alma. El punto de Alma para su hijo Corianton estaba dirigido a ser sólo retórico y no literal. “He aquí, ciertamente "Dios dejaría, de ser Dios" (Alma 42:25). En ningún momento Alma tuvo la intención de dar a entender que Dios alguna vez podría dejar de ser Dios. Lo trágico de esta idea así enseñada es que da entender que Dios es reducido a uno que podría tumbar su propio reino. Adentrándonos sobre dramáticas palabras del autor; ¿"Quién se atreve a sugerir que cualquier cosa pudiera ocurrir que pudiera desafiar el poder del todopoderoso Elohim"? Ni Alma ni los profetas modernos enseñan que algo semejante podría ser el caso. Hablando del significado de D y C 93:36 y Moisés 4:1 el Élder Orson Pratt dio las siguientes aclaraciones: Satanás trató de vencer contundentemente el plan de Dios y el albedrío que El Señor tuvo la intención de darle a seres inteligentes, y a fin de que pudieran ser redimirlos o no; Y porque él consideró que su plan fue tan bueno delante de los cielos, y tanto superior para el plan que Dios había ideado, él dijo, " Seguramente lo haré; Por esa razón deme su honor, el poder que lo hace Dios ". Es decir, él trató de obtener el trono del todopoderoso, y llevar a cabo sus propios propósitos en lugar de preferir los propósitos y el poder del Todopoderoso. (Journal of Discourses 13:63) se debería resaltar que Dios es poderoso por su bondad infinita, su sabiduría, y perfección, porque él es un ser glorificado, exaltado. Según las palabras del Elder Bruce R. McConkie, " Dios no es estudiante. Él no es un ayudante de laboratorio. Él no está asumiendo como premisa nuevas teorías a partir de nuevas experiencias. Él ciertamente se ha graduado para ese estado de exaltación que consiste en saber todas las cosas y tener todo poder " (BYU Speeches 1972, p. 75). Así que está muy alejado de la verdad, la sugerencia de que Dios potencialmente podría caer o podría apostatar y así podría cesar de ser Dios. El punto de Alma (Alma 42) es una declaración meramente retórica para su hijo Corianton para enfatizar la misericordia invariable de Dios y la justicia para con sus hijos.
  5. Otra mala representación doctrinal ocurre en 3b de la página donde el orador representa al Padre Eterno diciendo: Una vez que los hube puesto en su segundo estado, perdí el dominio completo sobre la posibilidad de hacerlos volver a mí.' El Padre Eterno no nos puede salvar. Éstas son doctrinas de la Iglesia que rara vez ponemos en estas dimensiones ". Esto da la impresión que no todo fue conocido, planificado, provisto, y preparado bajo la dirección del Padre. Está es una seria mala representación, así como lo es la idea de que Dios no tiene control sobre la posibilidad de llevarnos de nuevo a su presencia. Ciertamente, éste es Su poder, su obra, y Gloria (Moisés 1:39) El poder que el Salvador tuvo, lo recibió de su Padre: "El Hijo de Dios no puede hacer nada de sí mismo sino lo que ha visto hacer al Padre" (Juan 5:19). El Padre no tuvo más ni menos poder para salvar eternamente a sus hijos después de la Caída que lo que él tuvo antes de.
  6. Los términos Justicia y Misericordia son usados de una manera muy poco ortodoxa, que podrían conducir a un malentendido serio (véase p. 4a). La impresión que se recibe es que son las " pequeñas inteligencias" las que demandan justicia: “Hay una ofensa aquí", dicen las inteligencias; " no pueden regresar, Padre". El autor sugiere que las inteligencias le dicen esto a Dios: "Usted tiene que hacer a los malvados sufrir así sentiremos que es justo". Es como si las " pequeñas inteligencias" fueran las demandadoras de Justicia. ¡Ésta no es sólo una especulación, sino que seriamente representa equivocadamente el concepto correcto de Justicia y la misericordia! El malentendido continúa cuando el autor da a entender que son las pequeñas inteligencias las que necesitan quedar satisfechas, no Dios. Uno podría tener la impresión de que a no ser por el trabajo valiente y noble de las inteligencias, la justicia no podría ser satisfecha. En realidad, es la justicia de Dios la que debe quedar satisfecha. Lo que los profetas enseñan es eso " la justicia de Dios hace a cada uno de nosotros responsables de nuestras propias transgresiones y automáticamente impone la pena. Esta realidad debería permear nuestro acuerdo, y debería influenciar todas nuestras enseñanzas acerca de los mandamientos de Dios y el efecto de las transgresiones individuales ". (Dallin H. Oaks "Sin, Crimes, and Atonement" address to CES Religious Educators, 7 feb. 1992, p.2) es Dios quien demanda justicia y él lo hace cuando la ley divina es violada – pura y llanamente.
  7. El autor especula: " No me sorprendería mucho si los seguidores reales del Padre allí en la vida premortal, fueran una minoría. Y tuvimos un gran conjunto no comprometido, en el punto medio, indecisos como mayoría.... No me sorprende ... si sólo tuviéramos una minoría con la que comenzar " (p. 4b) Así su noción es que hubo una gran porción neutral de espíritus en la vida premortal, que no estuvo comprometida. No sabremos por supuesto sobre esto hasta que llegamos al otro lado del velo y nuestra memoria de nuestra anterior existencia sea restaurada. El propósito de esta especulación parece ser el de agrandar el "drama" de la historia. El presidente Joseph Fielding Smith le ha dado la respuesta apropiada a esta especulación. " Cuántos fueron casi persuadidos, cuantos fueron indiferentes, y quienes se compadecieron de Lucifer, pero no le siguieron, no lo sabemos. Las Sagradas Escrituras guardan silencio sobre este punto ".(The Way to Perfection, p.43)
  8. El plan de Satanás es llamado "seguro libre de riesgo" (p. 4b). Mientras estoy seguro de que el autor tiene por entendido que ésta es una mentira, él no se toma el tiempo para explicar por qué podría haber surtido efecto el plan que Satanás tenía, dado que por lo contrario nunca fue un plan seguro y fue ciertamente un "riesgo total" con ninguna ' parte benéfica sino de llevarnos a una miseria sin fin.
  9. En lo que se refiere al sacrificio expiatorio del Salvador lo hace para hacer el papel de algo "que nosotros las inteligencias utilizamos para (pp. 4b y 5a). " hacerlo descender”, no el Padre. El autor declara, "El viene de forma incidental a este lugar, a obrar entre la familia humana, '' le hacemos sufrir tan terriblemente que las pequeñas inteligencias del universo entero se sublevan". Y finalmente dicen que es suficiente. Este acercamiento es completamente pura conjetura. Deja a uno con serios conceptos equivocados acerca del propósito de la vida del Salvador. Se hace para dar la apariencia de que las "entrañas de la misericordia" son las "pequeñas inteligencias" que finalmente le dicen a Jesús "deja, ellos son pecadores que realmente no deberían regresar, pero dado que usted los ama, después de todo, usted estuvo en medio de ellos - sí, pueden subir. Esa es la Expiación " (véase p.5a). Las preguntas que este panorama entero crean incluyen: ¿Quién es el Juez? ¿Ante quién defiende el Salvador nuestra causa - con Dios o con las inteligencias? (D y C 29:5; 38:4; 45:3-5). Y, lo más importante, ¿ quién está realmente a cargo del universo? Las "entrañas de la misericordia" parecen referirse a la misericordia de las "pequeñas inteligencias" que finalmente hacen una concesión para aceptar lo que Cristo está ofreciendo. Esto está fuera de la doctrina aceptada por la Iglesia. Las Sagradas Escrituras claramente enseñan que es porque Cristo ha sufrido por nosotros y ha cargado sobre él nuestros pecados, nuestras enfermedades, y dolores, que sus entrañas de misericordia pueden satisfacer las demandas de la justicia (Alma 7:11-13; 34:15-16). El presidente Howard W. Hunter claramente explicó el papel del sufrimiento del Salvador en el desarrollo de su misericordia. Estamos en deuda con el profeta Alma para nuestro conocimiento de la medida completa de Su sufrimiento: " Y él saldrá, sufriendo dolores, aflicciones y tentaciones de todas clases; y esto para que se cumpla la palabra que dice: Tomará sobre sí los dolores y las enfermedades de su pueblo.  Y tomará sobre sí la muerte, para soltar las ligaduras de la muerte que sujetan a su pueblo; y sus enfermedades tomará él sobre sí, para que sus entrañas sean llenas de misericordia, según la carne, a fin de que según la carne sepa cómo socorrer a los de su pueblo, de acuerdo con las enfermedades de ellos." (Alma 7:11-12.) ¡Piense acerca de eso! Cuando su cuerpo fue tomado de la cruz y rápidamente colocado en una tumba prestada, él, el inmaculado Hijo de Dios, ya había cargado sobre sí no sólo los pecados y las tentaciones de cada alma humana que se arrepintiese, sino también todas nuestras enfermedades y nuestras penas y dolores de toda clase. Él sufrió estas aflicciones como las sufrimos, según la carne. Él los sufrió por todos ellos. Él hizo así a fin de perfeccionar su misericordia y su habilidad para levantarnos de cada prueba terrenal (Enseñanzas de Howard W. Hunter, pp. 6-7).
  10. En la página 6b da la impresión de que Cristo se resistió a los sufrimientos de Getsemaní como si él hubiera dicho " Padre usted es Dios , usted es todo poderoso, todas las cosas son posibles en usted - No Me Haga pasar a través de esto! Podemos resolver esto de alguna otra forma ". En ese entonces el autor procede a explicar que el ángel que vino a atender a Cristo " indudablemente,le explicó a él algo que ya había olvidado - él ha olvidado su Preexistencia. Él nació para sufrir y morir ". De nueva cuenta ésta es una enorme suposición, y todo lo que sabemos acerca del Salvador sobre este punto y tiempo es la repugnancia hacia tales nociones (véase a Mateo. 20:28; Juan 6:51;14:6, D y C 19:18). El autor procede a especular adicionalmente qué el ángel después le dijo al Salvador. " Usted no tiene que hacer esto, a menos que usted lo desee. Pero usted debería saber que a menos que cumpla con esta asignación, el Padre no perderá tan sólo a esta familia, sino a toda la familia, dado que la creación entera está asociada con ellos. Los planetas, las plantas, los animales, ... estarán perdidos para el Padre ". Es difícil suponerse que el Hijo de Dios, a estas alturas, aun con el velo a medias, sería así de ignorante y carente de entendimiento. La especulación aquí presentada está fuera de cualquier fundamento o causa (véase 5:20 Juan; 6:51; 10:15; 12:32). El Salvador es presentado como un ser ignorante, dudoso, y que negocia en vez de implorar o como si aspirase a que el Padre pudiera tener un "carnero en el matorral" que él no le ha dicho aun al hijo. Además, es siempre desaconsejable poner palabras en boca de los ángeles cuando no tenemos autoridad para hacer eso.
En resumen, además de la especulación abierta en ciertas áreas doctrinales, la preocupación primordial con "el Significado Real de la Expiación" es que lleva a uno lejos de la doctrina correcta que "Dios es el único ser independiente y gobernante supremo en quién toda plenitud y toda perfección moran" (Discursos sobre la Fe 2:2). El Profeta José enseñó que una de las claves necesarias "en el orden para que cualquier ser racional [ejerza la fe en Dios a fin de obtener vida y salvación ... . [ es] una idea correcta de Su carácter, perfecciones, y atributos" (Discursos sobre la Fe 3:2,4). Desafortunadamente, "el Significado Real de la Expiación" se queda corto de este límite.

Fuente: http://emp.byui.edu/marrottr/Skousen-Williams.pdf
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

1 Comentarios: