Por Dastin Cruz (Administrador del blog)

A diferencia de algunas denominaciones cristianas, los Santos de los Últimos Días creen en los milagros de Jesús registrados en la Biblia. Algunos estudiosos de la Biblia han desestimado todos o algunos de los milagros registrados en ella, señalando que son exageraciones sobre lo que realmente sucedió mientras Jesús caminaba sobre la tierra. El Presidente Gordon Hinckley escribió una vez: "¿Está fuera de moda la creencia en la divinidad de nuestro Señor en el siglo XX? Nosotros decimos que la gran época científica y tecnológica de la que somos parte no exige una negación del milagro que es Jesús. "

¿Creen los Santos de los Últimos Días en exorcismos hoy en día? Si bien no se escucha a un Santos de los Últimos Días usar el término "exorcismo", pues se relaciona con practicas antiguas y falsos rituales que imitan el orden verdadero de expulsar demonios sin la autoridad del sacerdocio. Aún así los Santos de los Últimos Días si creen en la capacidad y la necesidad de echar fuera a los malos espíritus de las personas. 

En la Biblia leemos que Pablo echaba fuera espíritus malos por el poder y autoridad de su sacerdocio y se relata que  "algunos judíos, exorcistas ambulantes," comenzaron a imitar la divina práctica. Ellos ordenaban salir al demonio diciendo: "Os conjuro por Jesús, el que predica Pablo." Y entonces el demonio respondió a los siete hechiceros que así ordenaban: "A Jesús conozco, y sé quién es Pablo; pero vosotros ¿quiénes sois?" Entonces "el hombre en quien estaba el espíritu malo, saltando sobre ellos y dominándolos, pudo más que ellos, de tal manera que huyeron de aquella casa desnudos y heridos." (Hechos 19:11-16.)

Debido a que hay ejemplos en el tiempo de las posesiones de Cristo, la postura oficial de la iglesia es que son reales y que ocurren. Así como Cristo expulsó a los demonios de la gente, hay ejemplos de Joseph Smith haciendo lo mismo en el nombre de Jesucristo.

Debido a este y otros ejemplos realizados por Cristo, la postura oficial de la iglesia es que son reales y que ocurren. Así como Cristo expulsó a los demonios de la gente, hay ejemplos en la historia de la Iglesia donde José Smith hizo lo mismo en el nombre de Jesucristo. Cabe señalar que la práctica no se parece en nada a los tradicionales exorcismos católicos1Veamos algunos ejemplos registrados en la historia de la iglesia SUD.

El Ministerio del profeta en Colesville

Afines del mes de abril, José Smith fue a visitar al señor Joseph Knight, que vivía en Colesville. Este es su propio relato: “El señor Knight y su familia… estaban dispuestos a intercambiar ideas conmigo sobre mis creencias religiosas y, como de costumbre, se mostraron amistosos y hospitalarios. Tuvimos varias reuniones en el vecindario; teníamos muchos amigos y algunos enemigos. Nuestras reuniones contaban con una buena asistencia, y muchos empezaron a orar fervientemente al Dios Todopoderoso pidiéndole sabiduría para entender la verdad[History of the Church, 1:81].

Una de las personas que asistía regularmente a esas reuniones era Newel Knight, gran amigo del Profeta, quien tenía miedo de orar, pero al fin cedió ante el desafío persuasivo del Profeta de orar en la reunión siguiente; no obstante, cuando llegó el momento de pronunciar la oración, Knight se disculpó prometiendo que lo haría después en privado. A la mañana siguiente se fue al bosque a orar pero no pudo hacerlo, porque se sentía culpable por haberse negado a orar en público. El Profeta dijo que Knight “se puso muy agitado y continuó sintiéndose cada vez peor, mental y físicamente; tanto que, al regresar a su casa, la esposa se quedó muy alarmada cuando vio el aspecto que tenía; él le pidió que fuera a buscarme. Cuando llegué, lo encontré sufriendo mucho mentalmente y con el cuerpo alterado de manera muy extraña; tenía las facciones y los miembros distorsionados y retorcidos, tomando todas las formas que sea posible imaginar; al fin, se elevó sobre el suelo del recinto y se zarandeaba de un lado a otro de un modo terrible[History of the Church, 1:82].

Vecinos y familiares se habían reunido para ver lo que ocurría. Al fin, José Smith pudo tomarle una mano. Newel Knight comentó después que sabía que estaba poseído por el demonio y también que el Profeta tenía el poder de expulsar a ese ser. Basándose en la fe de su amigo así como en la suya propia José Smith, en el nombre de Jesucristo, mandó al diablo que se fuera. “Inmediatamente, Newel Knight habló diciendo que lo había visto salir y desaparecer de su vista. Ese fue el primer milagro que se llevó a cabo en la Iglesia,…y no lo realizó el hombre, ni el poder del hombre, sino que lo efectuó Dios por el poder de la divinidad” [History of the Church, 1:81-83]. La expresión facial de Newell Knight volvió a la normalidad y su cuerpo se relajó.

El Espíritu del Señor descendió sobre él y se abrieron ante sus ojos visiones de la eternidad. Por hallarse en una condición de gran debilidad física, lo pusieron en la cama; él dijo después que se había sentido “elevado, y quedé por un tiempo sumido en profunda contemplación, hasta el punto de que no tenía conciencia de lo que pasaba a mi alrededor en el cuarto”. Estando en ese estado, su cuerpo se elevó hasta tocar el techo [History of the Church, 1:83-84].

Muchas de las personas que presenciaron estos hechos quedaron convencidas del poder de Dios y más tarde se unieron a la Iglesia. Al poco tiempo, José Smith volvió a Fayette. Unas semanas después, Newel Knight también fue a ese pueblo y allí lo bautizó David Whitmer. ["La historia de la Iglesia en el cumplimiento de los tiempos" (Religión 341-343), p 75]

Conferencia General en Ohio

La cuarta conferencia general de la Iglesia tuvo lugar en una escuela del municipio de Kirtland, el viernes 3 de junio de 1831; muchos de los que eran misioneros en Ohio volvieron para asistir a las reuniones y, de acuerdo con las actas, hubo presentes sesenta y tres poseedores del sacerdocio. Según las palabras de José Smith, en la conferencia “el Señor manifestó Su poder al máximo de la satisfacción de los santos”... No todo lo que sucedió en la conferencia fue bueno, sino que, como ya había pasado durante los meses anteriores, hubo también una manifestación de espíritus malignos. John Whitmer, que era entonces el historiador de la Iglesia, comentó que “el diablo se dispuso a hacer sentir su poder”. En el transcurso de la reunión se oyeron horrendos ruidos y varios de los hombres cayeron al suelo sacudidos violentamente por los malos espíritus; Harvey Green fue lanzado al suelo con convulsiones, y el Profeta le impuso las manos e hizo salir a un espíritu malo; Harvey Whitlock y John Murdock perdieron la voz y no podían hablar. José Smith dijo que todo eso ocurría para cumplimiento de la profecía de que habría de manifestarse “el hombre de pecado” (véase 2 Tesalonicenses 2:3), y, viendo cuáles eran las intenciones de Satanás, le mandó en el nombre de Jesucristo que se fuera, lo cual hizo para “el gozo y la tranquilidad” de los presentes. Esas experiencias en los primeros tiempos de Kirtland sirvieron de advertencia a los miembros de la Iglesia para que rehuyeran todo trato con espíritus malignos y evitaran un celo espiritual excesivo.  ["La historia de la Iglesia en el cumplimiento de los tiempos" (Religión 341-343), pp 108 -109]

La Misión en Gran Bretaña de Heber C. Kimbal


Durante ese período de seria crisis, el Señor le reveló a José Smith: “Algo nuevo debe hacerse para la salvación de la Iglesia”[History of the Church, 2:489.] El domingo 4 de junio de 1837, el Profeta se acercó al hermano Heber C. Kimball en el templo y le susurró al oído: “Hermano Heber, el Espíritu del Señor me ha dicho: ‘Que mi siervo Heber vaya a Inglaterra a proclamar mi Evangelio y a abrir la puerta de la salvación para ese país’ ”. El hermano Kimball quedó anonadado por su llamamiento para ir a Inglaterra, pues no tenía educación ni refinamiento; casi todos los días iba al templo a orar, en un cuarto de la planta alta, pidiendo protección y potestad para cumplir la misión honorablemente. Su familia era pobre, pero él estaba determinado a servir al Señor, y dijo: “Sentí que la causa de la verdad, el Evangelio de Cristo, sobrepasaba en importancia cualquier otra consideración”[Whitney, Life of Heber C. Kimball, pág. 104].

. . . La mañana del 30 de julio en Preston, Inglaterra, el día en que se iban a llevar a cabo los primeros bautismos, Satanás y sus huestes atacaron a los misioneros. El élder Russell fue a pedirle al élder Kimball que lo aliviara de los espíritus malignos que lo atormentaban, y cuando éste y el élder Hyde le pusieron las manos encima para bendecirlo, un poder invisible lanzó al suelo al élder Kimball haciéndole perder el sentido. Al volver en sí, vio a sus hermanos que oraban por él. Heber C. Kimball escribió lo siguiente:
“Me levanté y me senté en la cama, y entonces se abrió una visión ante nuestros ojos y vimos claramente a los espíritus malignos, que echaban espuma [por la boca] y rechinaban los dientes. Los observamos alrededor de una hora y media... Jamás olvidaré la malignidad vengativa que se reflejaba en sus semblantes mientras me miraban fijamente; sería en vano tratar de describir la escena que se nos presentó ni de detallar su malevolencia y odio. . .

“Años después, al narrarle al profeta José la experiencia de aquella horrible mañana, el hermano Kimball le preguntó... si habría habido algo malo en él para haber tenido tal manifestación.

“ ‘No, hermano Heber’ ”, respondió el Profeta; ‘en aquella época usted estaba muy cerca del Señor; sólo había un velo que lo separaba de Él, pero usted no podía verlo a él. Cuando yo me enteré de lo que había pasado, me causó gran gozo saberlo, pues entonces no tuve duda de que la obra de Dios había arraigado en aquella tierra. Y eso fue lo que hizo que el diablo se esforzara por matarlo’.

“...‘Cuanto más cerca del Señor esté una persona, mayor poder manifestará el adversario para tratar de impedir que se cumplan Sus propósitos’ ”(En Life of Heber C. Kimball, de Whitney, págs. 130–131). ["La historia de la Iglesia en el cumplimiento de los tiempos" (Religión 341-343), pp 189-191]
Notas:

1.-  Es de conocimiento público que el vaticano imparte clases de exorcismo en su Universidad Athenaeum Pontificium Regina Apostolorum.
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

7 Comentarios:

  1. cuando el diablo sabe que lograras lo que para el es perderte, hace todo lo posible por destruirte!! lo se me paso y satanas quizo destruir mi vida completa cuando mas me acercaba a mi señor el hizo mi vida un invierno me quito mi trabajo mi novia y me provoco un tormento de meses cuando logre salir de todo eso comprendi lo que realemente satanas estaba haciendo

    ResponderEliminar
  2. Y NO TIENES OTRAS REFERENCIAS DE EXPERIENCIAS MAS RECIENTES AL RESPECTO???

    ResponderEliminar
  3. no encuentro historia de la iglesia 1:80 y lo qe hizo jose smith con ese hombre.en donde esta?

    ResponderEliminar
  4. donde esta eso de historia de la iglesia 1 :82

    ResponderEliminar
  5. Lo puede encontrar en el manual "La historia de la Iglesia en el cumplimiento de los tiempos" (Religión 341-343) que se usa en institutos. He actualizado el artículo y he puesto las páginas de referencia al manual para que lo pueda ubicar con facilidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2/8/16 23:49

      quizas son documentos que se encuentran en la universidad de brygham young, hay cosas que la iglesia no publica pero estan escritas en libros, puedes preguntarle a un lider de institutos!

      Eliminar