La Crítica:

Dios Es Omnisciente.
Dios es toda sabiduría o conocimiento y esto abarca el pasado, presente, y futuro. Él tiene conocimiento absoluto y total. Acerca del conocimiento insondable de Dios, el salmista escribe: "¡Cuán preciosos, oh Dios, me son tus pensamientos!. ¡Cuán inmensa es la suma de ellos!. Si me propusiera contarlos, sumarían más que los granos de arena. Y si terminará de hacerlo, aún estaría a tu lado"(Salmos 139:17-18). En otra parte, él escribe, "Majestuoso es nuestro Señor, y grande su poder; su entendimiento es infinito" (Salmos 147:5). El autor de Job escribe de Dios: "Porque él mira hasta los fines de la tierra, y ve cuanto hay bajo los cielos"(Job 28:24).


Las Sagradas Escrituras también enseñan que Dios tiene conocimiento total del pasado (véase Isa. 41:22). Referente al futuro, Dios dice: "... que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero" (Isa. 46:10). En otra parte, Isaías cita a Dios diciendo que el conocimiento del futuro es esencial para la deidad (véase Isa. 41:21-24), algo que distinguió a Dios de los muchos dioses falsos de los días de Isaías. - Francis Beckwith [Ex- Presidente de la ETS]

La Respuesta:
La Omnisciencia
Por Richard R. Hopkins

Beckwith explica la posición clásica en el atributo de la omnisciencia de la siguiente manera: "Dios lo sabe todo, y todo su saber interior abarca el pasado, presente y futuro" (p. 55). La mayoría de los Santos de los Últimos Días están de acuerdo con esta proposición. Pero hay una gran diferencia entre teísmo clásico y el mormonismo sobre el tema de cómo Dios conoce el futuro.

Los puntos de vista del teísmo clásico de Dios, de acuerdo con su creencia platónica en la metafísica, es que Dios es un ser fuera del tiempo y del espacio. Desde esta posición superior, él supuestamente puede ver cualquier punto en el tiempo que desee. El problema con este punto de vista es que ningún pasaje de la Biblia, incluso sugiere que es verdad. Ciertamente Beckwith no ofrece ninguna escritura para defender esa idea.
Algunos filósofos y teólogos cristianos también difieren con los teístas clásica sobre esta cuestión. Beckwith cita como un teólogo que afirma que "algunas profecías son 'predicciones basadas en el conocimiento exhaustivo de Dios del pasado y el presente' "(p. 56). En la refutación de esta idea, Beckwith cita Deuteronomio 18:22. Beckwith lo cita como sigue "Si lo que el profeta proclame en nombre del Señor no se cumple ni se realiza, será señal de que su mensaje no proviene del Señor. Ese profeta habrá hablado con presunción. No le temas. " Pero su lectura es muy estrecha de este pasaje. Esto no indica el quid real del llamamiento profético. Una lectura del pasaje en su contexto (ver Deuteronomio 18:18-22) revela que un verdadero profeta es aquel que habla las palabras que Dios le ordena hablar. El versículo 22 es más que una regla práctica conveniente. Jonás, por ejemplo, fue sin duda un verdadero profeta, a pesar de que su profecía sobre la destrucción de Nínive (véase Jonás 3:4) no llegó a concretarse. [Beckwith no considera las profecías condicionales, por eso su concepto es estrecho]

Jeremías, aclara este punto de una manera que socava por completo el argumento de Beckwith basado en Deuteronomio 18:22. En Jeremías 18:5-10, el Señor responde a las quejas de algunos de su pueblo, explicando:

"En un momento puedo hablar de arrancar, derribar y destruir a una nación o a un reino; pero si la nación de la cual hablé se arrepiente de su maldad, también yo me arrepentiré del castigo que había pensado infligirles. En otro momento puedo hablar de construir y plantar a una nación o a un reino. Pero si esa nación hace lo malo ante mis ojos y no me obedece, me arrepentiré del bien que había pensado hacerles." (Jeremías 18:7-8 NVI)Así, Dios puede saber que un pronunciamiento calamitoso, puede cambiar si el pueblo es recto, y él podrá instruir a su profeta para presentar el anuncio de forma incondicional, como lo hizo con Jonás. Ahora, si el pueblo se arrepiente y la catástrofe se evita, ¿Qué dice eso sobre de la omnisciencia de Dios? El hecho es que no resta valor a su perfecto conocimiento del futuro, ni apoya la noción clásica de cómo se llega a ese conocimiento.

¿Qué dice la Biblia acerca de cómo Dios conoce el futuro? La respuesta se sugiere en Isaías 46:10-11, un pasaje que Beckwith cita (ver p. 55). En estos versículos, Dios declara el fin desde el principio, diciendo, "Lo que he dicho, haré que se cumpla; lo que he planeado, lo realizaré.. (NVI)" Este pasaje indica que Dios conoce el futuro, ya que, a través de su conocimiento infinito, lo ha planificado, y mediante su poder infinito, él va a hacer que se cumpla. Lo que él promete para el futuro se cumplirá. Él tiene el poder para hacerlo, lo ha planificado, y él lo hará. Este no es el tipo de presciencia que los teístas clásicos atribuyen para Dios, pero es la naturaleza del conocimiento de Dios del futuro lo que refleja en la Biblia. En esencia, se dice que Dios conoce el futuro porque sabe todas las cosas en el pasado y el presente y tiene toda la sabiduría y el poder absoluto.

Beckwith sugiere que cualquier conocimiento del futuro así adquirida es la "una opinión o una conjetura altamente probable" (p. 55), como si los débiles intentos del hombre para predecir el futuro podrían ser comparados con una predicción hecha por el Todopoderoso, el que estableció las leyes de la universo, el hombre que conoce todo pensamiento, y puede señalar la localización de todos los quarks en el universo desde el límite infinito del pasado a través del último instante del presente. Dado el nivel de conocimiento, de las "predicciones" de Dios, no pueden considerarse como "una opinión o una conjetura altamente probable." Son nada menos que un conocimiento perfecto. Nada de lo presentado por Beckwith contradice la impresión dada por este pasaje de Isaías.

Él cita el Salmo 139:17, pero el hecho de que los pensamientos de Dios superan en número a las arenas no es compatible con la visión clásica. También cita el Salmo 147:5, diciendo que el entendimiento de Dios no tiene límites. La falta de límites, sin embargo, no es compatible con la visión metafísica del conocimiento de Dios, especialmente a la luz del hecho de que el pasaje se refiere específicamente al "entendimiento" de Dios . Cuando los teístas clásicos hablan del conocimiento de Dios, no estan hablando de "entendimiento". Están hablando del conocimiento que existe, ya sea porque Dios lo decidio en su mente que pasara, que es lo que pasa, o porque Dios es capaz de mirar hacia el futuro y ver qué pasa.

En cuanto a la última noción de cómo Dios conoce el futuro, Beckwith cita un pasaje que, a primera vista, podría interpretarse de una forma de apoyo. Job 28:24 (NVI) dice: "Él puede ver los confines de la tierra; él ve todo lo que hay bajo los cielos." Por supuesto, literalmente hablando, este pasaje se limita a afirmar que Dios ve todo lo que está sucediendo en la tierra en el presente. Este pasaje es consistente con Isaías 46:10-11. La idea de la metafísica era desconocido para los hebreos de la época de Job (y para los griegos en aquel entonces tambien, de hecho). Los hebreos por quienes este pasaje fue escrito no mantenian la creencia de que Dios podía trascender el espacio y el tiempo con el fin de mirar hacia el futuro. Para ellos, eso habría sido imposible. Por lo tanto este pasaje no debe interpretarse de una manera metafísica. [Ver DR Dungan, Hermeneutics: A Text-Book , 3rd ed. (Cincinnati: Standard, nd), 195—96.]

El único otro argumento que Beckwith cita para la visión clásica sobre esta cuestión es Isaías 41:21-24 ("Alegad por vuestra causa, dice Jehová; presentad vuestras pruebas, dice el Rey de Jacob. Que se acerquen y nos anuncien lo que ha de venir: que nos digan lo que ha pasado desde el principio y pondremos nuestro corazón en ello; y sepamos también su final. ¡Hacednos entender lo que ha de venir! "[Isaías 41:21-22]), pero esa escritura realmente apoya el entendimiento de cómo Dios conoce el futuro según lo indicado por Isaías 46:10-11. Ello contrasta la incapacidad de los ídolos para predecir el futuro con la capacidad de Dios para hacerlo, pero sugiere que el método de Dios para hacerlo es requerirla, a saber, "que nos digan lo que ha pasado desde el principio y pondremos nuestro corazón en ello; y sepamos también su final "

Una vez más, Beckwith no demuestra que el teísmo clásico refleja con exactitud la enseñanza bíblica.

Problemas en los Evangélicos por el Teísmo Abierto

Clark Pinnock de McMaster Divinity College en Ontario, Canada y John Sanders de Huntingdon College en Montgomery, Alabama presentaron la propuesta de que el futuro es en realidad desconocido para Dios. Ellos suponen que aunque Dios sí tiene conocimiento exhaustivo de todas las cosas ‘posibles’ acerca del futuro, en realidad el no sabe a ciencia cierta lo que ha de ocurrir o para decirlo mejor, Dios no sabe lo que las criaturas con libre albedrío han de hacer. Esta posición ha sido aceptado por muchos evangélicos. Esta teoría que ha venido a conocerse como Teísmo Abierto (Open Theism) o la “Teología del Libre Albedrío”. La Sociedad Teológica Evangélica (Evangelical Theological Society - ETS), una respetable organización que cuenta entre sus miembros a profesores e intelectuales evangélicos de distintas Universidades y Seminarios Cristianos en Estados Unidos, no han han considerado esta teoria como una herejia, algo que muchos evangélicos suponían [Nota: Francis Beckwith parece aceptar esta teoría].

Los proponentes y defensores del ‘Teísmo Abierto’ vienen del campo teológico conocido como Arminianismo, la creencia de que el hombre en realidad es un ser que posee total libertad para sus acciones. Según ellos Dios no puede saber todo lo que el hombre ha de hacer o decidir en el futuro y que a la misma vez el hombre sea “libre” para escoger su futuro, pues el hecho de que Dios sepa de antemano exactamente lo que el hombre ha de hacer, eso obliga al hombre a actuar de esa forma específica y no de otra. Por lo tanto, dicen los maestros de la “teología del libre albedrío”, para que la decisión del hombre sea totalmente libre Dios no puede saber lo que el hombre ha de hacer. Si Dios sabe de antemano cual será la decisión del hombre, entonces el hombre no es libre para actuar sino que es esclavo del futuro – un futuro que ya está escrito, que Dios conoce y que tiene que ser de tal forma y no de otra

Los Mormones y la crítica del Teismo AbiertoPor Blake T. Ostler


Francis J. Beckwith y Stephen E. Parrish en el libro El Concepto del Dios Mormón luego de pasar a definir la omnisciencia de Dios como el conocimiento de todas, incluyendo las proposiciones verdaderas, incluyendo propuestas sobre el futuro de las acciones libres [Teismo Abierto] de los seres humanos (llamado por los filósofos "el futuro de las proposiciones contingentes").

Ellos contrastan esta opinión con la idea sostenida por algunos mormones de que Dios no conoce el futuro de los actos libres [una idea que prepondera en el evangelismo]. Sin embargo, Beckwith y Parrish inducen al error cuando argumentan que la opinión de que Dios no conoce el futuro actos libres (o "el futuro de las proposiciones contingentes") es de alguna manera la opinión mormona y su visión es la visión bíblica aceptada por los evangélicos es correcta(p. 127 n. 22). [Una opinión no aceptada por todos los evangélicos, pues el teismo abierto nace en el seño evangélico, algo engañoso en este libro]

Un número cada vez mayor de los teístas cristianos, de campos tanto católicos y protestantes aceptan el Teismo "abierto" de Dios; la opinión de que Dios cambia en respuesta al mundo y que el futuro es un ámbito abierto hasta aquí para posibilidades dudosas

[Richard Swinburne, The Coherence of Theism (Oxford: Clarendon, 1977), 172-78; AN Prior, "The Formalities of Omniscience," Philisophy 37 (1962); 114-29; Peter Geach, Providence and Evil (Cambridge: Cambridge University Press, 1977); Hasker, God, Time and Knowledge ; Charles Hartshorne, The Divine Relativity (New Haven: Yale University Press, 1948); JR Lucas, The Freedom of the Will (Oxford: Oxford University Press, 1970), and JR Lucas, "Foreknowledge and the Vulnerability of God" in The Philosophy in Christianity , ed. Godfrey Vesey (Cambridge: Cambridge University Press, 1989), 119-28; Richard Rice, God's Foreknowledge and Man's Free Will (Minneapolis: Bethany House, 1985), and Clark Pinnock, Richard Rice, John Sanders, William Hasker, and David Basinger in their contributions in The Openness of God: A Biblical Challenge to the Traditional Understanding of God (Downers Grove, Ill.: InterVarsity, 1994)].


Recientemente, cinco evangélicos moderados escribieron un libro en donde argumentan que el punto de vista (en poder de Beckwith y Parrish) que Dios es eterno, inmutable, y tiene absoluta presciencia rinde culto más al neoplatonismo en lugar del Dios bíblico [Pinnock et al., The Openness of God.]


El Mormonismo, el libre albedrío, y la presciencia

La tensión histórica entre el conocimiento previo y el libre albedrío no es un problema del teísmo mormón vs el teísmo evangélico como Beckwith y Parrish lo pintan, sino que es un problema general, frente a los teístas. James Faulconer habla sobre la posición mormona con respecto a la presciencia de Dios:
Históricamente, la mayor parte de Santos de los últimos días han tomado la primera posición general: todo está previsto y la libertad permanece. Unos han tomado la segunda, que la presciencia de Dios no es absoluta. La tercera alternativa, aquella en que la libertad humana es ilusoria, es incompatible con la creencia SUD del genuino libre albedrío y la responsabilidad. La adoración y la culpa, responsabilidad y juicio, son sin sentido a menos que la gente sea libre.

[James E. Faulconer, "Presciencia de Dios," en Encyclopedia of Mormonism , ed. Daniel H. Ludlow, 4 vols. (New York: Macmillan, 1992), 2:521-22. Ver aquí español]
Por lo tanto, sigue siendo una cuestión abierta si la presciencia [conocimiento previo] en el mormonismo y el libre albedrío son compatibles. Yo he sostenido que no son compatibles [Nota: Pero si es compatible con la presciencia limitada, según el autor]. El punto de vista mormón de que Dios está involucrado en "progresión eterna", y que un verdadero riesgo está asociado con la salvación debido al libre albedrío (en oposición al plan de Satanás, que habría eliminado todos los riesgos) es más coherente con la bella perspectiva de Dios.

El firme compromiso del libre albedrío en el pensamiento mormón es ciertamente fundamental, ya que se basa en la declaración de Lehi en el Libro de Mormón que "es necesario que haya una oposición en todas las cosas" (2 Nefi 2:11). Pero las opiniones acerca de la incompatibilidad del libre albedrio y la presciencia de Dios no deben ser etiquetado como "la opinión mormona".

La incompatibilidad del Libre Albedrio y la Presciencia

Los autores, sin éxito, tratan de defender su opinión contra el argumento de que si un Dios infalible conoce de antemano el futuro, entonces los seres humanos no pueden ser libre. Ellos presentan un argumento que supone tiene por objeto mostrar que el conocimiento previo es incompatible con el libre albedrío y luego fácilmente y de manera decisiva derrotarla (pp. 12-13).

El argumento defectuoso presentado por Beckwith y Parrish es la siguiente:

1. El conocimiento de Dios del futuro siempre es cierto.
2. Por lo tanto, Dios sabe lo que definitivamente va a suceder.
3. Pat cortará el césped el martes, que es parte de este futuro definido.
4. El libre albedrío es la capacidad de actuar de otro modo.
5. Por lo tanto, "Pat cortará el césped el martes no podía ser de otra manera.
6.Por lo tanto, la omnisciencia de Dios elimina ellibre albedrío humano (p. 12).

Ahora bien, yo estoy muy satisfecho de que los autores han demostrado que el argumento que ellos presentan simplemente (y obviamente) es inválido. El argumento presentado comete las obvias falacias modales que "si x definitivamente ocurrirá, entonces x ocurrirá necesariamente." [Más exactamente, este argumento comete la falacia de inferir la necesidad del consecuente a partir de la necesidad de la consecuencia] Sin embargo, nadie que yo sepa, ha presentado el argumento defectuoso que ellos alegan representa el argumento dado por "algunos pensadores mormones".

Lo que es peor, ellos parecen atribuirme este argumento defectuoso (pp. 12-13) Pero yo nunca he presentado tal argumento y no me gusta tener un argumento tan ridículo que se me atribuya. El argumento que presentan de ese modo, representa un hombre de paja. [John M. Fischer, ed. God, Foreknowledge and Freedom (Stanford: Stanford University Press, 1989); Nelson Pike, "A Latter-day Look at the Foreknowledge Problem," International Journal for Philosophy of Religion 33 (1993):129-64; John M. Fischer, "Recent Work on God and Freedom," American Philosophical Quarterly 29/2 (April 1992): 91-109. ]

El argumento moderno muestra que el libre albedrío no es compatible con la presciencia se basa en la fijeza del pasado o, en otras palabras, el principio de que ninguna persona puede tener el poder de hacer algo que implique que Dios no ha considerado siempre, lo que Dios de hecho considero siempre. Supongamos que Dios siempre ha considerado que voy a robar a 7-Eleven [una cadena de supermercados] en un instante determinado. Mi abstención de robar a 7-Eleven en el tiempo t sin duda implica que Dios no siempre ha considerado que voy a robar en el instante t. Dado que siempre Dios ha considerado que voy a robar a 7-Eleven en t, no puedo tener la facultad de abstenerme de robar, ya que esta facultad implicaría el poder de cambiar las creencias delante de Dios. Ninguna persona tiene el poder de alterar el pasado. Sin embargo soy libre con respecto a si robo, debo tener la facultad de abstenerme de robar a 7-Eleven en t. De ello se deduce que, o bien Dios no tiene conocimiento previo o no soy libre.

Nada que los autores dicen responde a este argumento válido. Puesto que no tienen en cuenta este argumento, no han defendido con éxito la "clásica" visión de Dios en contra de esta objeción. (Suposición de la onmitemporalidad de la realidad)

¿Son las escrituras incompatibles con el Teísmo Abierto?

Los autores también sostienen que las escrituras son incompatibles con la idea de que un Dios no infalible conoce de antemano todos los actos libres de los seres humanos (pp. 119-20). Citando Deuteronomio 18:22, los autores sostienen que si la predicción hecha por un profeta no puede suceder, a continuación, "en algún mundo posible el Señor no habla por Señor. Por tanto, sólo si Dios tiene absoluto conocimiento previo del futuro Deuteronomio 18 : 22 tiene sentido ". Este argumento faalla tanto lógicamenete como en términos de la exégesis bíblica. Como Richard Rice destacó de un argumento similar presentado por Beckwith:
Beckwith hace caso omiso de la textura y la complejidad de la profecía bíblica. Él no dice nada acerca de la profecía condicional, y su norma rígida de autenticidad profética claramente desacredita a Jonás, a la vista de las predicciones incumplidas que hizo [Richard Rice, "Biblical Support for a New Perspective," in Pinnock et al., The Openness of God , 181 n. 76. 76].
Entonces, ¿Los que creen que la presciencia de Dios es limitado explican la profecía bíblica y la fe seguro de Dios triunfa sobre el mal? Dios puede garantizar el triunfo sobre el mal, aunque el futuro no le sea del todo conocido de antemano porque él es como un maestro jugador de ajedrez A pesar de que él no sabe exactamente qué movimientos harán las personas libres, sabe todos los movimientos posibles que se pueden hacer y puede lograr cualquier movimiento y, finalmente, ganar el juego. Dios puede perder algunas piezas durante los juegos, al igual que algunas personas puedan elegir libremente a rechazar a Dios y frustrar sus planes en lo que les concierna individualmente, pero Dios puede garantizar la victoria final.

Los que rechazan la infalible presciencia afirman estas proposiciones sobre el conocimiento de Dios sobre todas las posibilidades:

1. Dios es omnisciente, en el sentido de que él sabe todo lo que puede ser conocido, pero es lógicamente imposible saber el futuro de hechos que son libres.

2. Dios conoce todas las posibilidades, incluyendo la probabilidad actual de cualquier acontecimiento futuro.

3. Dios sabe ahora cuales son sus propositos y que él las alcanzará.

4. Dios no sabe ahora, en todo caso, con precisión que posibilidad contingente será elegido o llegara a ser la real.

5. Dios sabe ahora cómo va a responder a cualquier posibilidad contingente que ocurra para asegurar la realización de sus propósitos.

Así, Dios puede asegurar la victoria final y la realización de todos sus propósitos, no por su omnisciencia, sino debido a su omnipotencia. Estas características del conocimiento de Dios garantiza de que Dios conoce todas las posibilidades y los acontecimientos futuros que son ciertamente determinadas implicaciones causales (proposiciones 1 y 2). Este punto de vista también permite el libre albedrío entre las alternativas actualmente abiertas (proposiciones 2 y 4). Estas disposiciones indican que Dios conoce todas las vías posibles de elección (proposiciones 2 y 5) y, unido con el máxima poder de Dios, implica que los planes de Dios y de las declaraciones de los acontecimientos futuros se realizarán (proposiciones 3 y 5). Así, un cuadro completo de la providencia de Dios es posible a pesar de que Dios no tiene la infalible y completa presciencia [tradicional].

Sin embargo, ¿Puede la presciencia limitada, ser adaptado con las predicciones bíblicas del futuro? Voy a argumentar que: (a) la escritura es consistente con la presciencia limitada, y (b) un número de escrituras requieren presciencia limitada. Hay varios distintos tipos de la profecía, cada uno de los cuales es consistente con la presciencia limitada Dios :

1. Las predicciones con respecto a lo que Dios llevara a cabo a través de su propio poder, no tiene en cuenta las decisiones humanas.

Dios claramente puede predecir sus propias acciones y promesas sin tener en cuenta las decisiones humanas. Si la cooperación humana no está involucrado, entonces Dios puede garantizar de manera unilateral la ocurrencia de un evento en particular y predecirlo antes de tiempo. Por ejemplo, Dios puede garantizar que su plan se cumplirá porque él va a intervenir para llevarla a cabo. Así, Dios puede mostrar a los profetas una visión panorámica de su plan desde el principio hasta el fin. Dios puede declarar que conoce el principio hasta el fin en términos de su plan y lo que el mismo va a llevar a cabo: "Yo anuncio el fin desde el principio; desde los tiempos antiguos, lo que está por venir. Yo digo: Mi propósito se cumplirá, y haré todo lo que deseo. . .Lo que he dicho, haré que se cumpla; lo que he planeado, lo realizaré. "(Isaías 46:10-11- NVI).

Un ejemplo perfecto de un pasaje bíblico que muestra que Dios conoce el futuro en virtud de lo que va a ralizar través de su poder se encuentra en 1 Nefi 9:6: "Pero el Señor sabe todas las cosas desde el principio; por tanto, él prepara la vía para realizar todas sus obras entre los hijos de los hombres; porque, he aquí, él tiene todo poder para el cumplimiento de todas sus palabras. Y así es. Amén. "

Sin embargo, el hecho de que el plan de Dios se llevará a cabo no significa que él tiene que saber las acciones libres de cada individuo de antemano. Dios ha preparado un plan para salvar a todas las personas si guardan sus mandamientos. Sin embargo, no todas las personas se salvarán, a pesar de su plan, porque tienen la libertad de rechazarlo. El plan de Dios se llevará a cabo, pero es posible que no todas las personas serán finalmente exaltados. El plan de Dios lo que implica un riesgo, que es que no todas las personas que se salvaran. Hay una clara contingencia en el conocimiento de Dios con respecto a los actos futuros de individuos libres. Desde la perspectiva mormona, uno de los propósitos principales de la vida era que Dios quiere "ver si harán todas las cosas que el Señor su Dios les mandare" (Abraham 3:25). Este deseo de saber si las personas harían lo que Dios les mandó supone que Dios no tiene un completo conocimiento previo.

2. Profecías condicionales.

Muchas profecías expresan lo que Dios hará si se cumplan determinadas condiciones. Por ejemplo, varias profecías son predicciones de lo que sucederá si los seres humanos se comportan de una manera en lugar de otra. Jeremías 18:7-8 (RVR) es un ejemplo de una profecía condicional: "En un instante hablaré contra naciones y contra reinos, para arrancar, derribar y destruir. Pero si esas naciones se convierten de su maldad contra la cual hablé, yo me arrepentiré del mal que había pensado hacerles ". Las profecías condicionales no requieren conocimiento previo completo porque Dios espera que las condiciones se realicen antes de que el curso de la acción sea finalmente decidido. En efecto, las profecías condicionales son incomprensibles si Dios tiene conocimiento previo completo. No habría "si," sólo absolutos.

3. Profecías de inevitables consecuencias de los factores ya presentes.

Dado que el conocimiento de Dios de la situación actual es completa, se deduce que él sabe todas las cosas que son inevitables como consecuencia causal de las condiciones actuales. Él también sabe la probabilidad de cualquier evento futuro en base a las condiciones actuales. Por ejemplo, un médico experto puede predecir la muerte de algunas personas porque las causas de muerte ya están presentes. Del mismo modo, Dios puede predecir eventos futuros que están causalmente implicados por las circunstancias presentes o de otra modo inevitables. Por ejemplo, en el momento que Cristo profetizó que Judas lo traicionaría, Judas ya lo había traicionado al aceptar treinta piezas de plata y con la promesa de las autoridades judías de identificar a Jesús en el lugar designado.

4. Elección absoluta para las naciones y elección condicional para los individuos.

Una serie de pasajes en el Nuevo Testamento habla de la presciencia de Dios en el contexto de la elección o predestinación. El Nuevo Testamento utiliza una familia de palabras asociadas con el conocimiento de Dios del futuro, tales como "conocer de antemano" (proginosko), "prever" (proorao), "preordenado" (proorizo), "presciencia" (prognosis), y "predecir, profetizar" ( promarturomai y prokatangello, ver 1 Pedro 1:2, 20; Efesios 1:4-5, Romanos 8:28-30; Hechos 2:23; 4:28). Por ejemplo, Efesios 1:11 habla de la predestinación de Dios de las personas, "en él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados (prooristhentes) conforme al propósito (prothesin) del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad (kata diez tou boulen thelmatos autou). " Este pasaje no habla de lo que hacen las personas para ganar elecciones, sino que se centra exclusivamente en la decisión de Dios de elegir un determinado grupo de personas. Ahora bien, si las personas individuales fueran "predestinados" o "elegidos" para la salvación sobre la base del propio Dios, entonces el libre albedrío que no desempeñan ningún papel en la salvación individual. Dios arbitrariamente maldiciría a algunos y dejaría a otros a la condenación, dado que no obraríran por si mismos. Por lo tanto, es problemático afirmar que esos pasajes se refieren únicamente a la acción de Dios para elegir a las personas a la salvación, como afirmaban Calvino y Lutero .

Sin embargo, los pasajes que hablan acerca de la elección de Dios, no se refieren a las elecciones individuales, sino que habla de la elección del pueblo de Israel, o la iglesia, o del pueblo de Dios en su conjunto. En un análisis cuidadoso y sensible de la doctrina de la elección, William G. MacDonald demuestra que la doctrina bíblica de la elección siempre se refiere al conjunto en lugar de elección individual. [William G. MacDonald, "The Biblical Doctrine of Election," in The Case for Arminianism: Grace of God, the Will of Man , ed. Clark H. Pinnock (Grand Rapids: Academie, 1989), 207-29. ] A la misma conclusión llegó por Guillermo W. Klein [William W. Klein, The New Chosen People: A Corporate View of Election (Grand Rapids: Academie, 1990) ]. Así, las elecciones no es un recompensa por un ejercicio individual del libre albedrío sino una decisión divina unilateralmente hecha para elegir a un grupo de personas como su pueblo "elegido" o "prometido". Aunque la elección es cierto, las promesas hechas a cualquier miembro del grupo de los elegidos son condicionadas a la fidelidad a Dios. Tal elección en conjunto no es incompatible con el libre albedrío individual.

Por supuesto, es verdad que Dios a veces preordena a personas individuales a llamamientos específicos. Sin embargo, la preordenación de las personas está condicionada. Por ejemplo, la predestinación de Dios de Sansón como un instrumento escogido no implicaba que era inevitable que Sansón cumpliera ese llamado. De hecho, Sansón falló. Por otra parte, las llamamientos individuales representan un servicio y no una garantía de la salvación individual basada en los actos del libre albedrío. Por lo tanto ninguna predicción es hecha sobre actos individuales cuando un individuo es elegido o predestinado a una vocación particular.

Apoyo bíblico para el Teismo Abierto de Dios

El registro bíblico da indicios de que el conocimiento de Dios de los futuros actos libres no es completa. Por ejemplo, cuando Dios habla en las escrituras, él utiliza términos que implican incertidumbre como si (hebreo 'im) o quizá o tal vez (hebreo 'ûlay). Otros pasajes muestran que aunque Dios había manifestado su intención de llevar a cabo cierto juicio, Dios cambia de opinión cuando el pueblo se arrepiente. Ciertamente, es imposible cambiar de opinión si uno ya sabe lo que ocurrirá.

Algunas de las indicaciones más fuertes que existen en las escrituras de que Dios no conoce todos los futuros contingentes. Primero, a pesar de algunas escrituras presentan a Jesús como omnisciente, está claro que otros no [Raymond E. Brown, "How Much Did Jesus Know?" in Jesus: God and Man (New York: Macmillan, 1967), 39-102]. En efecto, Jesús parece haber esperado que el reino de Dios llegara con poder y gloria antes de que finalice su presente generación, incluso antes de que todos los setenta regresarán de sus misiones a lo largo de Judea [Ibid., 71-79]. Pero no tiene sentido argumentar que Jesús debe haber sabido que el reino no iba a venir pronto porque él era omnisciente, dado que la escritura dice expresamente que el Hijo del Hombre no conoce cuando el reino vendría [Mateo 24:36]. Jesús no sabe todas las cosas. En la escritura la palabra hebrea, 'ûlay significa "quizá" o "tal vez" y se utiliza en un diálogo o habla divino.

Por ejemplo, Dios es retratado como diciendo: "Por tanto, hijo de hombre, prepara tu equipaje; prepáralo para el exilio, y a plena luz del día. . . Tal vez ['ûlay] así entiendan, aunque son un pueblo rebelde." (Ezequiel 12:2-3 -NVI)

"Así dice el Señor: Párate en el atrio de la casa del Señor, y di todas las palabras que yo te ordene. . . Tal vez ['ûlay] te hagan caso y se conviertan de su mal camino. Si lo hacen, me arrepentiré del mal que pensaba hacerles por causa de sus malas acciones."

(Jeremías 26:2-3 NIV; para otros usos de Ulay, ver Jeremías 36:3, 7; 51:8; Isaías 47:12; Lucas 20:13).

¿Cómo debemos entender estos pasajes? Terence E. Fretheim, profesor de Antiguo Testamento en el Seminario Teológico de Luther Northwestern, sugiere que "parece claro a partir de esos pasajes que Dios esta muy incierto en cuanto a cómo la gente va a responder a la palabra profética. Dios es sin duda consciente de las diversas posibilidades tocante a la respuesta de Israel. Incluso se podría decir que Dios, teniendo un exhaustivo conocimiento de Israel, sabe cual es su respuesta probable . . . Sin embargo, en las propias palabras de Dios, Dios no los conoce en definitiva. " [Terence E. Fretheim, The Suffering of God: An Old Testament Perspective (Philadelphia: Fortress Press, 1984), 45-46.] Para que Fretheim este en lo cierto, que Dios estaba realmente incierto de lo que Israel iba a hacer, cita como apoyo Jeremías 3:7 y 19:

"Yo pensaba que después de hacer todo esto ella volvería a mí.
Pero no lo hizo. . .
Yo mismo dije:
"¡Cómo quisiera tratarte como a un hijo,
y darte una tierra codiciable,
la heredad más hermosa de las naciones!"
Yo creía que me llamarías "Padre mío",
y que nunca dejarías de seguirme.

Fretheim observa de este pasaje; "Aquí Dios es representado como si en realidad pensara que el pueblo respondería positivamente a la elección inicial, o que volvería después de un tiempo de apartarse. Pero los acontecimientos demostraron que la perspectiva de Dios sobre el futuro era demasiado optimista. El pueblo no respondió como Dios pensó que lo haría. El conocimiento de Dios de las futuras acciones humanas es de manera clara representada como limitado." [Ibid.] Tal vez aquellos que sostengan de que Dios tiene un conocimiento absoluto previo interpreten este pasaje de una manera consistente con la creencia de que Dios realmente sabían lo que Israel haría y afirme que tenemos un ejemplo del temible antropomorfismo del Antiguo Testamento en este pasaje. Fretheim observa que tales lecturas "nos compran una forma absoluta de omnisciencia, al precio de colocar la integridad del texto y la coherencia de todas las palabras de Dios en peligro: ¿Dios da entender eso o no? Estos textos muestran que el futuro de Israel está genuinamente abierto y no predeterminado. El futuro de Israel no sólo no existe, ni siquiera ha sido decidido en definitiva. Por lo tanto, no es algo que ni siquiera existe para ser conocido, aunque el conocedor es Dios. " [Ibid., 47. ]A mí me parece que el única forma de preservar la integridad de este texto es admitir que Dios experimento, aun más sufrio, la decepción cuando descubrió que Israel lo rechazo, sobre todo después de esperar que Israel le iba a querer como un hijo ama a un padre.

Éxodo 32:7-14 (cf. Deuteronomio 9:13-29), donde Dios es representado como si cambiase de opinión después de un diálogo con Moisés, es de similar importancia. Jehova le dijo a Moisés que tenía la intención de destruir a Israel por haber hecho el becerro de oro, y Moisés se opuso y, de hecho argumentó que tal supuesto sería indigno de Dios. Como Childs observa, la clave para entender el encaramiento es la respuesta de Dios a Moisés: "Ahora, pues, déjame que se encienda mi ira en [Israel] (v. 10)", 27 Dios tenía de hecho formo algo en su mente, la intención de castigar, era algo que "habría de hacer " (v. 14). [J. Brevard S. Childs, The Book of Exodus (Philadelphia: Westminster Press, 1974), 567. ] Este pasaje muestra que, mientras Dios había decidido destruir a Israel, "la decisión no había llegado todavía a un punto irreversible; Moisés posiblemente podía contribuir en algo a la deliberación divina que pudiera dar lugar un futuro para Israel fuera de la ira." [Fretheim, The Suffering of God, 50] Sorprendentemente, Moisés convenció Dios de retractarse de lo que había decidido hacer: "Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo" (v. 14).

La manera más fiel de entender este pasaje, me parece, es ver a Jehova como habiendo formado una intención de hacer una cosa [ y por lo tanto al mismo tiempo creer que lo haría] y más tarde cambiar de opinión y llegar a considerar algo diferente. Sin embargo, si Dios no lo sabía en el momento de su conversación con Moisés, si Israel fuera a ser destruida, entonces, ciertamente, había un buen número de cosas sobre el futuro que él no lo sabía. Algunos mormones puede señalar que cuando José Smith revisó la Biblia, cambió todos los pasajes que sugieren que Dios se arrepintió, lo que implica que tales cambios se hicieron debido a que el profeta José Smith creía que el arrepentimiento no puede ser apropiado para un ser que no puede quivocarse acerca de cualquier creencia o pecado de ninguna manera. Sin embargo, la traducción de José Smith de este pasaje hace el cambio de Dios de la mente aún más explícito, y por lo tanto reconoce que Dios cambió de idea: "Y Jehová dijo a Moisés: Si se arrepienten del mal que han hecho, les perdonaré. . . Por tanto, mira que hagas esto que te he mandado, o ejecutaré todo lo que dije que iba a hacer a mi pueblo "(Éxodo 32:13-14 -TJS).

Sin embargo otros pasajes sugieren que algunas predicciones de eventos futuros son condicionales y que Dios no sabe exactamente qué va a pasar, aunque tiene la intención de persuadir a la gente a que libremente se arrepientan. Un buen ejemplo de una profecía condicional se encuentra en Jeremías 22:4-5 - RV: "Porque si (im) efectivamente obedeciereis esta palabra, los reyes que en lugar de David. . . Mas si (im) no oyereis estas palabras, por mí mismo he jurado, dice Jehová, que esta casa será desierta "

Numerosas profecías condicionales similares ocurren en todo el Antiguo Testamento, el Libro de Mormón y las modernas escrituras mormona. ¿Si es el caso los pasajes deben tomarse con completa seriedad ? Por ejemplo, el libro de Abraham sugiere que uno de los propósitos de Dios en el establecimiento de su plan y la tierra era tratar de aprender algo sobre los seres humanos: "... haremos una tierra sobre la cual éstos puedan morar;y con esto los probaremos, para ver si harán todas las cosas que el Señor su Dios les mandare"(Abraham 3:24-25). Me parece que este pasaje no tiene ningún sentido en absoluto si el futuro ya está determinado y que Dios ya sabía desde la eternidad exactamente lo que vamos a hacer sin tener que "ver si harán todas las cosas que el Señor su Dios les mandare" De hecho, la seriedad misma de la mortalidad en el pensamiento mormón deriva de su fuerza de la opinión de que el futuro está realmente abierto y como no decidido, por lo que realmente nos corresponde a nosotros manifestar a Dios lo que seremos, un hecho que está esperando descubrir en nosotros con interés amoroso Dios está esperando ver de nosotros si le somos fieles.

Un último tipo de texto que puede ser tomado como evidencia de que el conocimiento de Dios depende de lo que realmente sucede. En el libro de Jonás, el profeta Jonás, declaró que "De aquí a cuarenta días Nínive será destruida." (Jonás 3:4). En respuesta a esta proclamación, la ciudad de Nínive, proclamó un ayuno y se arrepintió de sus malos caminos. La palabra del Señor vinó al rey de Nínive: "¿Quién sabe si (im) se volverá y se arrepentirá Dios, y se apartará del ardor de su ira, y no pereceremos? " (Jonás 3:9). En respuesta al arrepentimiento de los ninivitas, Dios cambió de opinión y decidió no hacer lo que él había declarado que iba a hacer: "Y vio Dios lo que hicieron, que se convirtieron de su mal camino; y se arrepintió del mal que había dicho que les haría, y no lo hizo. "(Jonás 3:10). La respuesta de Jonás fue, sin duda, similar a la que puede experimentar un creyente en la presciencia absoluta, cuando las expectativas acerca de lo predicho por Dios habian sido destrozadas debido a que Dios participa en un futuro abierto que puede tener resultados inesperados incluso para Dios: Jonás se "disgustó mucho" con Dios. Jonás se queja: "¡Oh Señor! ¿No era esto lo que yo decía cuando todavía estaba en mi tierra? . . . sabía que tú eres un Dios bondadoso y compasivo, lento para la ira y lleno de amor, que cambias de parecer y no destruyes."(Jonás 4:1 - NVI). Esta imagen de Dios presentada por la paciencia, la bondad y la misericordia es posible sólo dentro de una relación auténtica en la que todas las respuestas y los resultados no estén ya determinados, antes de que las respuestas y las decisiones sean tomadas. Por otra parte, si estas decisiones no se han tomado ya, entonces, ¿Cómo puede ser que Dios infaliblemente sabe de antemano que decisión se tomara? Tal vez el libro de Jonás nos puede enseñar algo acerca de Dios, tal vez incluso algo inesperado y fuera de nuestras nociones preconcebidas, acerca de cómo Dios debe ser.Como Abraham Heschel comentó:
"Esta es la paradoja misteriosa de la fe hebrea: El todo sabio y todopoderoso puede cambiar una palabra que él proclama. El hombre tiene potestad para modificar su diseño . . . La respuesta de Dios a Jonás, hace hincapié en la supremacía de la compasión, trastoca la posibilidad de observar una coherencia racional de los caminos de Dios con el mundo. " [Abraham J. Heschel, The Prophets (New York: Harper & Row, 1962), 2:66-67.]
Como Clark Pinnock sostuvo:
Según la Biblia, Dios se anticipa al futuro de una manera análoga a nuestra propia experiencia. Dios prueba a Abraham para ver lo que el patriarca va a hacer, y le luego dice a través de su mensajero, "ya conozco que temes a Dios" (Génesis 22:12). Dios amenaza con la destrucción a Nínive, y luego la anula cuando se arrepienten (Jonás 3:10). No recibo la impresión de la Biblia de que el futuro es todo cosido y conocido de antemano. El futuro se concibe como un ámbito en el que las decisiones importantes pueden hacer aún cambiar el curso de la historia. [Clark Pinnock, "God Limits His Knowledge," in Predestination and Free Will , ed. David Basinger and Randall Basinger (Downers Grove, Ill.: InterVarsity Press, 1986), 157. ]
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

0 Comentarios: