Autor: Fronk, Camille
Traducción Libre: DPCS (Administrador del Blog)

Siglos antes de su nacimiento, profetas del Libro de Mormón se refirieron a María por su nombre, en las profecías de su misión vital ( Mosíah 3:8 ). Describiéndola como la "más hermosa y pura que toda otra virgen" ( 1 Ne. 11:13-20 ) y "un vaso precioso y escogido" ( Alma 7:10 ), ellos profetizaron que María concebiría al Hijo de Dios y por lo tanto bendita sobre todas las demás mujeres. "No podemos dejar de pensar, que el Padre escogería al más grande espíritu femenino para ser la madre de su Hijo". (McConkie, p. 327).

La voluntad de María para someterse a la voluntad del Padre es observada en el relato bíblico. Cuando Gabriel le anunció que ella sería la madre del Salvador, María se quedó perpleja, sin embargo ella no desistió debido a su humilde obediencia y fe en Dios. Su respuesta fue corta: "He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra" ( Lucas 1:38 ).

Si Judá hubiese sido una nación libre, María podría haber sido reconocida como una "princesa de sangre real a través de la descendencia de David" (JC, p. 90). Siendo de ese linaje terrenal, Jesús fue llamado correctamente un descendiente de David.

Como una fiel mujer judía, ella siguió las costumbres de su época. Al menos, cuarenta y un días después de dar a luz a su primer hijo, María fue a la Corte de las Mujeres, donde ella llegaría a ser ceremonialmente limpia en el rito de purificación, ofreciendo dos tórtolas o dos palominos en el templo como un sacrificio ( Lucas 2:22 -24 ). En los años que subsiguientes, María dio a luz más hijos para su esposo terrenal, José ( Mateo 1:25. ; 13:55-56 ; Marcos 6:3 ). Uno de ellos, "Jacobo el hermano del Señor " ( Gal. 1:19 ), se convirtió en un líder cristiano en Jerusalén.

En el Nuevo Testamento, María es mencionada en el relato del joven Jesús enseñando en el templo ( Lucas 2:41-51 ), en la conversión del agua en vino en Caná ( Juan 2:2-5 ), su crucifixión ( Juan 19:25-26 ), y  orando con los apóstoles después de la ascensión de Jesús ( Hechos 1:14 ).

Doctrinalmente, los Santos de los Últimos Días no ven a María como intercesora con su hijo, en nombre de quienes le oran y no le oran. Afirman el nacimiento virginal, pero rechazan las tradiciones de la inmaculada concepción, de la virginidad perpetua de María, y de su "Asunción" (cf. McConkie, p. 327). María, como todos los mortales, vuelve al Padre sólo a través de la expiación de su hijo Jesucristo.

Bibliografía

McConkie, Bruce R. The Mortal Messiah, Book I. Salt Lake City, 1981

Nota: María, según Roma, es co-redentora [494, 963-973], sin pecado [491], virgen perpetua [499], su cuerpo fue elevado al cielo luego de su muerte sin sufrir corrupción [966,974], y es Mediatriz de Toda Gracia [968-971, 975, 2673-2682] [Citas del Catecismo de la Iglesia Católica].
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

2 Comentarios:

  1. estan total mente estupidos uds maria fue virgen desde la concepcion del maestro jesus bendecida por jehova dios y el espiritu sannto no como lo pregonan los apostatas como uds,lean el diarrio de los discursos tomo 1 pag 50 y 51

    ResponderEliminar
  2. El nivel de la critica se mide muchas veces por las palabras. Los mormones rechazamos las tradiciones de la inmaculada concepción, de la virginidad perpetua de María, y de su "Asunción" cuyas creencias se formaron años después y han llevado a “veneran” a María. Veamos que son cada uno de ellos.

    - El dogma de la Inmaculada Concepción, es una creencia del catolicismo que sostiene que María, madre de Jesús, a diferencia de todos los demás seres humanos, no fue alcanzada por el pecado original sino que, desde el primer instante de su concepción, estuvo libre de todo pecado.

    - La virginidad perpetua de María. Esto significa que ella fue siempre virgen: antes, durante y después de dar a luz a Jesucristo.

    - Asunción de María o Asunción de la Virgen es la creencia, de acuerdo a la tradición y teología de la Iglesia católica y de la Iglesia ortodoxa, de que el cuerpo y alma de la Virgen María, la madre de Jesucristo, fueron llevados al Cielo después de terminar sus días en la Tierra. No debe confundirse con la Ascensión, que hace referencia al propio Jesucristo. Este traslado es llamado Assumptio Beatæ Mariæ Virginis (Asunción de la Bienaventurada Virgen María) por los católicos romanos, cuya doctrina fue definida como dogma de fe (verdad de la que no puede dudarse) por el papa Pío XII el 1 de noviembre de 1950.

    ResponderEliminar