Autor: Edwards, P. Kay

La oposición y el albedrío son principios eternos e interrelacionados en la teología de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. El albedrío es el poder innato del hombre para escoger entre metas alternativas y, finalmente entre toda manera de vida. La oposición es el marco en que estas elecciones y sus consecuencias son posibles.

En su relato de la caída de Adán, Lehi enseña que la filosofía de los opuestos es vital para el plan de redención. Si Adán y Eva hubiesen permanecido en este estado de inocencia premortal, no habrían experimentado el "gozo, porque no conocían la miseria; sin hacer lo bueno, porque no conocían el pecado." ( 2 Nefi 2:23. ). Por lo tanto, Lehi concluye: "porque es preciso que haya una oposición en todas las cosas ... [de otro modo] no se podría llevar a efecto la rectitud ni la iniquidad, ni tampoco la santidad ni la miseria, ni el bien ni el mal" ( 2 Nefi 2.: 11 ).

Los Santos de los Últimos Días entienden que el contraste y la oposición estaban presentes en la vida premortal, así como en la tierra (Abr. 3:23-28 ; Moisés 6:56 ) y que la distinción entre el bien y el mal es eterno.

Antes de la vida terrenal, los espíritus de todos los hombres tuvieron la oportunidad de escoger a Dios y demostrarle su amor al obedecer su ley ( Mateo 22:37. ) o ceder a las propuestas de Satanas, para la rebelión y la coacción ( 2 Nefi 2:11-15. ; cf. Lucas 16:13 ; 2 Nefi 10:16. ). Diferentes, de hecho opuestas consecuencias vinieron detrás de estas elecciones ( Abr. 3:26 ).

La escritura se refiere al principio de la oposición de gran importancia para el estado de la experiencia humana. Entre ellos están la vida y la muerte, el conocimiento y la ignorancia, la luz y la oscuridad y el crecimiento y la atrofia.

LA VIDA Y LA MUERTE. Como consecuencia de que Adán y Eva participaron del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal, ellos y toda su posteridad quedaron sujetos a la muerte física, a las aflicciones y a la degeneración del cuerpo mortal ( 2 Ne. 9 :6-7 ). También quedaron sujetos a la muerte espiritual, lo que significa la separación espiritual de Dios a causa del pecado. Sin embargo, a través de Cristo, una provisión ya se había hecho para su redención ( 2 Ne. 2:26 ), la superación de ambas muertes, y el regreso a la presencia de Dios. En el lapso para la eternidad, la peor forma de muerte, es la subyugación a Satanás y por lo tanto la exclusión de la presencia de Dios ( 2 Ne. 2:29 ). Cristo vino a traer vida, vida abundante, vida eterna con Dios ( Juan 10:28 , 17:3 , D y C. 132:23-24 ).

EL CONOCIMIENTO Y LA IGNORANCIA. La oposición era, y es, un requisito previo del conocimiento auténtico, "porque si nunca tuviesen lo amargo, no podrían conocer lo dulce." ( D y C. 29:39 ;. véase 2 Nefi 2:15. ). Tal conocimiento es participativo. Porque "es imposible que el hombre se salve en la ignorancia." ( D. y C. 131:6 ), el profeta José Smith enseñó: "Un hombre es salvo no más rápido de lo que él adquiera [tal] conocimiento" (EPJS, p. 217; cf . 357). Uno puede aspirar a la verdad completa ( D y C. 93:28 ), pero no sin enfrentarse a las alturas y a las profundidades de la experiencia mortal, ya sea indirectamente o realmente.

LUZ Y OSCURIDAD. Los Santos de los Últimos Días encuentran paralelos entre la luz y la oscuridad, el concepto del "doble sentido", y la idea de la guerra "hijos de las tinieblas" y "los hijos de la luz" aparente en los rollos del mar muerto. Jesús enseña que "Así que, si la luz que hay en ti es oscuridad, ¡cuán grande será la oscuridad!" ( Mat. 6:23 ) y que "el que peque contra mayor luz, mayor condenación recibirá" ( D y C. 82:3). Por último, llegará el momento donde " no habrá tinieblas en [ellos]" ( D y C. 88:67 ) para los hijos e hijas de Dios.

CRECIMIENTO Y ATROFIA. El principio de la oposición también implica que las personas no puede ser probado y fortalecidos a menos que existan verdaderas alternativas ( Abr. 3:23-25 ​​) y resistencias. La vida es una situación en la que hay riesgos reales, ganancias reales, pérdidas reales. De estas pruebas surgen la responsabilidad, el juicio y el crecimiento del alma. Los Santos de los Últimos Días creen que este encuentro, la elección y las condiciones para la progresión, continuarán para siempre. De ello se deduce que en el marco del evangelio, una vez que uno se compromete, no hay tal cosa como la neutralidad o estar quieto. José Smith enseñó: "Si no estamos acercándonos a Dios, en principio, estamos alejandonos de Él" (EPJS, p. 216).

Uno puede caer en error en la religión, tratando de reconciliar lo irreconciliable, así uno puede asumir la oposición, cuando no la hay. En algunas formas de judaísmo y cristianismo, por ejemplo, prevalece la opinión de que la carne y el espíritu son irreconciliables y antitéticos. Pablo se cita a menudo a este sentido. Pero una lectura atenta de Pablo y otros escritores muestra que "la carne" casi siempre se aplica al hombre atado por el pecado, y el "espíritu" a una regeneración a través de Cristo. Por lo tanto, no es la carne, sino los vicios de la carne lo que es aborrecible. Y no es la tierra, sino lo mundano (la maldad) lo que va a trascender (TJS Rom. 7:5-27 ). Del mismo modo, los Santos de los Últimos Días no señalan en definitiva la fe contra la razón, o el espíritu en contra de los sentidos, o la vida de contemplación contra la vida de la actividad y servicio. Sólo cuando estos son distorsionados, son opuestos, porque cuando si mismos son unidas en Cristo, se reconcilian.

En el plan de la redención, la oposición no es eliminada sino vencida: el mal por el bien, la muerte por la vida, la ignorancia por el conocimiento, la oscuridad por la luz y la debilidad por la fortaleza.
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

0 Comentarios: