Autor: Robson, Kent E.
Traducción Libre: DPCS (Administrador del Blog)

En la comprensión de los Santos de los Últimos días, el tiempo y la eternidad por lo general se refieren a la misma realidad. La eternidad es el tiempo con un adjetivo: Es un tiempo interminable. La eternidad no es, como en el pensamiento platónico y neoplatónico, supratemporal o no temporal.

En las religiones donde la eternidad es radicalmente contraria con el tiempo, el tiempo es visto como una ilusión, o totalmente subjetiva, o un episodio efímero. Dios y las realidades superiores estan sujetas a estar en el "más allá". Esta sigue siendo la premisa del misticismo clásico, cristiano y no cristiano, ya que es de la metafísica absolutista. Está escrito en muchos credos cristianos.

Pero los pasajes bíblicos que atribuyen la eternidad de Dios no dicen o implican que Dios es independiente, o fuera, o más allá del tiempo. Tampoco decimos, como Agustín, que Dios creó el tiempo de la nada. En su contexto, ellos acentuan que él es eterno, que es digno de confianza, y que sus propósitos no fallan.

La opinión de que el tiempo y la eternidad son totalmente incompatibles, totalmente irreconciliables, tiene consecuencias graves para la teología. Si Dios es supratemporal, por ejemplo, no podría haber estado directamente relacionado con la creación, porque él está fuera del tiempo, y también más allá del espacio [y no está sujeto a cambios] él no podría entrar en este o en cualquier proceso. Las teorías de la emanación se introdujeron por lo tanto para mantener a Dios como un ser estático [inmovil], y los intermediarios fueron postulados como agentes de la creación, por ejemplo, las inteligencias, las huestes, pleromas, etc

En la comprensión SUD, Dios ha sido y está directamente involucrado en la creación. El acto creativo es un proceso (el libro de Abraham habla de la creación de "tiempos" en lugar de "días"). Su influencia en la creación, entonces y ahora, no es visto como una violación de su trascendencia o de su gloria y poder, sino una extensión participativa en ellos.

El dogma de la eternidad supratemporal llevó a otra serie de contradicciones en el pensamiento postbiblico, las paradojas de la encarnación. La venida de Jesús Cristo fue refundida en los supuestos de la metafísica griega: Dios el universal se convirtió en particular, el Dios no temporal se convirtió en temporal, el Dios superior al cambio, cambio, el Dios que creó el tiempo, ahora entró en el. La mayoría de las tradiciones cristianas han adoptado estas paradojas, pero no el pensamiento SUD. En la Cristología SUD, Jesús estaba en el tiempo antes de entrar en la mortalidad, está en el tiempo ahora, y estará para siempre. Cualquiera sea la sutileza de la naturaleza final del tiempo, o de los postulados científicos sobre la relatividad del tiempo y de los modos de medir el tiempo, varias garantías son características prominentes en el entendimiento SUD:

1. El tiempo es un segmento de la eternidad. Uno puede distinguir eternidades, grandes épocas de tiempo, dentro de la eternidad. Influenciado por pasajes de los escritos de Abraham y de Enoc, algunos de los primeros líderes SUD especularon sobre la longitud de una eternidad. Uno de ellos (WW Phelps) sugirió que el tiempo "en nuestro sistema" comenzó hace dos mil quinientos millones de años (T & S, vol. 5, N º 24, p. 758). En cualquier caso, el tiempo mismo no tuvo principio y no tendrá fin.

2. El tiempo se desarrolla en una dirección. Se extiende en vez de precisamente repetirlo. El punto de vista de la común recurrencia eterna en el Lejano Oriente que conlleva, por ejemplo, al pesimismo de Schopenhauer, es rechazado. Los mundos y los sistemas del mundo puede aparecer y desaparecer, como las civilizaciones pueden elevarse y caer, pero la historia no se repite exactamente. La libertad individual creativa modifica los resultados.

3. La eternidad, como tiempo continúo, es el tiempo: pasado, presente y futuro. Dios mismo, es una identidad eterna, auto-existente, y por tanto sin principio ni fin, no obstante, esta relacionado con el tiempo. En su propio nivel supremo e insuperable, él tiene un pasado, un presente y un futuro. Ni él ni sus creaciones pueden regresar o cambiar el pasado. Él ha llegado a ser lo que es, a través de los eones en el tiempo . Él ahora está en relación con sus creaciones, y les responde. La respuesta implica tiempo y cambio.

4. En un sentido cósmico, el cómputo del tiempo esta de acuerdo a las rotaciones de las esferas. Se asume que Dios, los ángeles, los hombres, y los profetas computan el tiempo de manera diferente (ver Abr 3. ; D y C. 130:4 ). Hay alguna relación entre el tiempo y el espacio, por ejemplo, "un día por codo" (Véase el libro de Abraham: Facsímiles del Libro de Abraham ).

5. La eternidad es a veces contrastada con el tiempo como permanente, en contraste con lo transitorio. "Cada principio que procede de Dios es eterno" (TPJS, p. 181). La frase "por el tiempo y por la eternidad" es equivalente a "ahora y para siempre." Es incomún [encontrar] el pensamiento SUD en el mundo cristiano, en su afirmación de que la inteligencia, la verdad, los "principios del elemento," el sacerdocio, la ley, los convenios y las ordenanzas son eternas.

6. El tiempo es usado ocasionalmente en la escritura como un sinónimo de la mortalidad. En este sentido, llegará el momento en que "el tiempo ha dejado de ser" ( D y C 84:100 ; 88:110 ). La probación terrenal terminará. Pero otro segmento de la existencia mensurable seguirá, a saber, el del Milenio. El tiempo y la eternidad también funcionan como los nombres de lugares o situaciones, como en expresiones, tales como "no sólo aquí, sino en la eternidad," o "las visiones de la eternidad" (el cielo). Eterno es también el nombre de Dios , "Sin Fin y Eterno es tambien mi nombre", de ahí, la vida eterna es la vida de Dios, como lo es también la vida sin fin (HC 1:136;. Véase D y C. 19:10-12 ; Moisés 1:3 ; 7:35 ).

La tesis de que Dios está sobre el tiempo a veces se ha utilizado para explicar la omnisciencia de Dios o su presciencia. Sólo si Dios es de alguna manera transtemporal, se argumenta, él puede ver el pasado, el presente y el futuro como "un todo eterno". Esta posición es asumida en gran medida por la teología postbiblica. Pero, de nuevo, esto lleva a la contradicción: ¿Lo que ocurrirá en el futuro infinito, está ahora ocurriendo a Dios?. Pero "ahora" y "ocurrirá" son palabras temporales que implican tanto la duración y el cambio. Para los Santos de los Últimos Días, en lo que se refiere a la Biblia, la omnisciencia de Dios esta "dentro el tiempo." Dios se anticipa al futuro. Es "presente" delante de él, más existe aún el futuro. Cuando el futuro ocurra, ocurrirá por primera vez para él, como para sus criaturas. El concepto tradicional de la omnisciencia "fuera de tiempo" no deriva del Antiguo Testamento, ni del Nuevo Testamento, sino que es tomado de la filosofía griega.

Bibliografía

Kenney, Anthony. "Divine Foreknowledge and Human Freedom." In Aquinas , pp. 255-70. pp 255-70. Garden City, NY, 1967.

Robson, Kent E. "Omnipotence, Omnipresence, and Omniscience in Mormon Theology." In Line Upon Line: Essays on Mormon Doctrine , ed GJ Bergera.Salt Lake City, 1989.
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

0 Comentarios: