Autor: Paulsen, David L.

[El siguiente artículo describe un punto de vista de los efectos del mal y presenta una respuesta SUD a los debates tradicionales del problema del mal] En el lenguaje común, el término "mal" tiene una definición muy amplia y, junto con el término "malo" que se usa más a menudo para referirse a las intenciones, elecciones y acciones moralmente incorrectas de los agentes (mal moral), a las operaciones de la naturaleza no humana, tales como las enfermedades, terremotos, erupciones volcánicas, tornados (mal natural), y al dolor y sufrimiento humano o animal (mal psicológico) o aquello que pueden causar males morales y naturales. En un lenguaje más filosófico técnico, se aplica también a las limitaciones inherentes y a los defectos humanos (mal metafísico).

El término se utiliza con significados adicionales en las escrituras y en discursos SUD. En el Antiguo Testamento, el término es traducido del término hebreo, ra ', y sus afines, cuyas aplicaciones van desde un (1) gusto repugnante o feo, desagradable o triste, a (2) la maldad moral; la angustia, miseria y tragedia que se derivan de ella, hasta (3) la deliberada desobediencia a Dios y a sus intenciones para los seres humanos. Los últimos dos sentidos del término predominan en el Nuevo Testamento y en las escrituras de los Últimos Días. Dada su amplia variante de significados, el significado preciso del mal debe determinarse a partir de su contexto.

La escritura SUD ilumina
más aún las sugerencias bíblicas acerca de los propósitos de Dios para sus hijos y, por tanto, ayuda a aclarar un sentido fundamental del mal. Dios reveló a Moisés: "Esta es mi obra y mi gloria: Llevar a cabo la inmortalidad [resurrección, con un cuerpo que durará eternamente ] y la vida eterna [calidad o modo de ser semejante a Dios ] del hombre" ( Moisés 1:39 ). Por lo tanto, cualquier cosa incompatible, en su contra, o que se oponga al éxito de estos fines sería el mal.

No parece haber ninguna base en las escrituras de los Últimos Días, ya sea para los puntos de vista relativista o privativas del mal defendida por algunos filósofos. En el siglo V, San Agustín, desconcertado por la existencia del mal en un mundo que fue creado por Dios, llegó a la conclusión de que el mal no debe ser una sustancia o una realidad positiva en sí misma, sino sólo la ausencia del bien (privatio boni ). Sin embargo, en el Antiguo y Nuevo Testamento, el mal es representado como amenazadoramente real, una visión compartida por las escrituras de los últimos días. Tampoco hay ninguna evidencia en las escrituras que el bien y el mal son meras cuestiones de preferencia personal. Rechazando este tipo de relativismo, Proverbios declara: "Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte" ( Proverbios 14:12. ), e Isaías advierte: "!Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo! " (Isa. 5:20 ). El relativismo es también rechazado en la escrituras de los últimos días ( 2 Ne. 28:8 ).

Los no creyentes y creyentes por igual, a menudo se preguntan por qué Dios permite que el mal, ya sea cualquier tipo, exista. La cuestión es especialmente aguda en una cosmovisión agustiniana que afirma que Dios es el creador absoluto o ex nihilo, de cualquier cosa que existe fuera de sí mismo. Sobre esta premisa parece que Dios es la fuente principal [última] o la causa de todo mal, o, al menos, un conocimiento de complicidad antes del hecho [de la creación], y por lo tanto omniresponsable de todos los males que ocurren.

Los Santos de los Últimos Días rechazan la premisa problemática de la creación ex nihilo (de la nada), más bien afirman de que hay realidades que son coeternas con Dios. Estas realidades coeternas incluyen las inteligencias (a veces percibidos como seres primarios o personas), la materia caótica (o la masa con energía), y las leyes y principios (tal vez mejor considerando las propiedades y las relaciones de la materia y las inteligencias). Ante esta pluralidad de entidades no creadas, no se concluye, dentro de una cosmovisión SUD, que Dios es la fuente última del mal. El mal es localizable, alternativamente, a las decisiones de otros agentes autónomos (tal como Lucifer, el diablo) quien también es coeterno con Dios, y, tal vez, incluso a las propiedades recalcitrantes de la materia caótica no-creada.

Aunque sobre la base de la revelación de los últimos días es evidente que Dios no es, ni el origen ni la causa, ya sea del mal moral o natural, pero sigue siendo necesario preguntarse por qué no lo previene o lo elimina. El antiguo filósofo Epicuro planteó el problema en forma de un dilema: O Dios no está dispuesto a evitar que el mal ocurra o es incapaz de evitarlo. Si él no puede, entonces no es omnipotente, si él no quiere, entonces no es perfectamente bueno. La declaración de Epicuro del dilema se basa en dos supuestos: (1) un ser perfectamente bueno que evita todo el mal que puede, y (2) un ser omnipotente puede hacer cualquier cosa y, por tanto, puede evitar todos los males.


Desde una perspectiva SUD la primera suposición parece ser falso. Un ser perfectamente bueno ciertamente desearía maximizar el bien, pero si, en la naturaleza de las cosas, el permitir experimentar el mal era una condición necesaria para lograr el mayor bien, un ser perfectamente bueno lo permitiría. Por ejemplo, parece evidente que la existencia de la oposición y la tentación es una condición necesaria para la expresión del significativo albedrío moral y el desarrollo de personalidades realmente justas (véase 2 Nefi 2:11-16. ; Moisés 6:55 ).

Los Santos de los Últimos Días también rechazarían la segunda suposición. Puesto que hay realidades que son coeternas con Dios, su omnipotencia no debe entenderse como el poder para lograr absolutamente cualquier estado de cosas, sino más bien como el poder para lograr cualquier estado de cosas en consistencia con la naturaleza de las realidades coeternas. Este conocimiento hace posible una visión instrumentalista del mal. Modificando de ese modo las bases supuestas de Epicuro, por la revelación de los últimos días parece posible construir un concepto SUD coherente de la naturaleza, el uso, y la existencia del mal (véase Teodicea ).

Bibliografía

Paulsen, David L. "Joseph Smith and the Problem of Evil." BYU Studies 39:1 (2000):53-65.

Welch, John Sutton. "Why Bad Things Happen at All: A Search for Clarity among the Problems of Evil." BYU Studies 42:2 (2003):75-90.


Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

0 Comentarios: