El centrarse en las filosofías de los hombres, el enfrascarse en analizar con afán desmedido asuntos de doctrina que no se consideran esenciales, y el poner las reglas en un plano más elevado que la doctrina, son formas de traspasar lo señalado.

Por el Elder Quentin L. Cook
De los Setenta

Vivimos en un mundo en el que, por encima de todo, se busca y se publica por todo el orbe lo que está “de moda”, el cotilleo, la comidilla, la “novedad”. Las películas, la televisión y otros medios de comunicación suelen hacer hincapié en hazañas puramente simbólicas y de poco valor, en las personas que no son capaces de funcionar normalmente en la sociedad, en el conflicto y en la sexualidad, en vez de celebrar los callados actos cotidianos de sacrificio, de servicio y amor que son parte integral del mensaje y del ejemplo del Salvador. La loca carrera por hallar lo novedoso por lo general suele arrollar a la verdad.

En el capítulo 17 de Hechos se encuentra el relato de la visita que hizo el apóstol Pablo a Atenas, ciudad que llevaba tiempo en un periodo de decadencia, pero que aún se sentía orgullosa de sus tradiciones filosóficas. En el relato se mencionan a los estoicos y los epicúreos, cuyas filosofías eran las más predominantes de la época. Los estoicos creían que el mayor bien era la virtud, mientras que los epicúreos creían que era el placer. Muchos estoicos se habían envanecido y utilizaban la filosofía como un “un manto para cubrir la ambición y la iniquidad”. Muchos epicúreos se habían convertido en hedonistas, personas cuyo lema era “comamos y bebamos, pues mañana moriremos”1.

Se invitó a Pablo a dirigirse a esta difícil mezcla de personas en la colina de Marte, y en Hechos 17:21 leemos: “Porque todos los atenienses y los extranjeros residentes allí, en ninguna otra cosa se interesaban sino en decir o en oír algo nuevo” (cursiva agregada).

Pablo intentó captar su atención refiriéndose a un altar que contenía la inscripción “Al Dios no conocido”, pero en realidad su mensaje versó sobre la resurrección de Jesucristo. Cuando la multitud se percató de la naturaleza religiosa del mensaje, algunos empezaron a burlarse de él, mientras que otros, igualmente faltos de interés pero quizás más educados, le dijeron: “…Ya te oiremos acerca de esto otra vez” (Hechos 17:32).

La respuesta de los atenienses a Pablo no fue diferente de la de las personas descritas por el profeta Jacob durante un periodo anterior: “Pero he aquí, los judíos fueron un pueblo de dura cerviz; y despreciaron las palabras de claridad, y mataron a los profetas, y procuraron cosas que no podían entender. Por tanto, a causa de su ceguedad, la cual vino por III traspasar lo señalado III, es menester que caigan; porque Dios les ha quitado su claridad y les ha entregado muchas cosas que no pueden entender, porque así lo desearon; y porque así lo desearon, Dios lo ha hecho, a fin de que tropiecen” (Jacob 4:14; cursiva agregada).

Hoy día existe la tendencia en algunos de nosotros de “traspasar lo señalado” en vez de mantener un testimonio de los principios básicos del Evangelio. Hacemos esto cuando sustituimos las verdades del Evangelio con las filosofías de los hombres, cuando nos volvemos fanáticos en lo que respecta a algún punto en particular del Evangelio, cuando buscamos hazañas puramente simbólicas a expensas de la consagración diaria, o ponemos las reglas por encima de la doctrina. El evitar esos comportamientos nos ayudará a evitar la ceguera y los tropiezos teológicos que describe Jacob.

La sustitución de las verdades del Evangelio por las filosofías de los hombres

A algunas personas parece avergonzarles la sencillez del mensaje del Salvador y quieren añadir complejidad, e incluso obscuridad, a la verdad para hacerla más intelectualmente estimulante o más compatible con las tendencias académicas actuales. La Apostasía tuvo lugar, en parte, debido a este problema. Los primeros cristianos adoptaron las tradiciones filosóficas griegas e intentaron reconciliar sus propias creencias con la cultura ya existente. El historiador Will Durrant escribió: “El cristianismo no destruyó el paganismo, sino que lo adoptó. La mentalidad griega, moribunda, revivió gracias a los que se adaptaron, en parte, a su manera de pensar”2.

Algunos, con su falta de madurez espiritual, intentan parecer sofisticados e intelectuales; en vez de aceptar la revelación, prefieren analizarla minuciosamente y añadir dimensiones y variaciones de significado que distorsionan sus hermosas verdades. Tal como señaló el élder Neal A. Maxwell, del Quórum de los Doce Apóstoles: “El pueblo judío… rechazó el Evangelio, en parte, porque carecía de aspectos intelectuales que fuesen lo suficientemente extravagantes”
3.Traspasamos lo señalado cuando nos negamos a aceptar las verdades sencillas del Evangelio tal y como son.

El fanatismo evangélico

Otra señal de inmadurez espiritual, y a veces de apostasía, ocurre cuando uno se centra en ciertos principios del Evangelio o se enfrasca en analizar con afán desmedido asuntos de doctrina que no se consideran esenciales. Casi toda virtud que se lleva al extremo se convierte en un vicio.

Algunos miembros han querido hacer adiciones considerables a varias doctrinas. Un ejemplo de ello podría ser cuando uno aboga por adendas a la Palabra de Sabiduría que no han sido autorizadas por la Primera Presidencia, y tratan de ganarse a otras personas para que adopten sus interpretaciones. Si convertimos una ley de salud o cualquier otro principio en una forma de fanatismo religioso, estamos traspasando lo señalado.

Ciertas personas que no están autorizadas para hacerlo, quieren hablar por las Autoridades Generales e indican que su mensaje contiene la “vianda” que estas Autoridades enseñarían si no estuvieran obligados a enseñar únicamente la “leche” [véase 1 Corintios 3:2]. Otros desean aconsejar a las Autoridades Generales y critican todas las enseñanzas que no se adhieren a la versión que ellos tienen de lo que se debiera impartir.

El Señor dijo sobre la doctrina importante: “Quien declare más o menos que esto no es de mí” (D. y C. 10:68) y “porque lo que sea más o menos que esto, de mal procede” (D. y C. 124:120). Traspasamos lo señalado si elevamos cualquier principio, no importa lo valioso que pueda ser, a una preeminencia tal que disminuya nuestro compromiso con otros principios igualmente importantes o si adoptamos una postura contraria a las enseñanzas de las Autoridades Generales.


Hazañas puramente simbólicas y de poco valor como sustituto de la consagracion diaria

En una disertacion ofrecida en la Universidad Brigham Young, James S. Jardine, ex director del consejo de administración de la Universidad de Utah, indicó que, cuando él era estudiante, pensó en “consagrar [su] vida por medio de una gran hazaña”, pero se dio cuenta de que “la consagración no es un hecho aislado en la vida, sino una devoción diaria”4.

Cuando era joven, yo también quería probarme mediante algún hecho heroico. Mi bisabuelo, David Patten Kimball, fue uno de los jóvenes que ayudó a los integrantes de la compañía de carros de mano de Martin a cruzar el río Sweetwater. Eso me parecía el tipo de consagración que yo buscaba. Tiempo después, cuando visité a mi abuelo Crozier Kimball, me explicó que cuando el presidente Brigham Young envió a los hombres en su misión de rescate, les dijo que hicieran todo lo posible por salvar a la compañía de carros de mano. Su consagración consistió específicamente en “seguir al profeta”. Mi abuelo me dijo que la dedicación constante y fiel al deber o a un principio es algo digno de mucha admiración. Del mismo modo que para David Patten Kimball fue una hazaña heroica el ayudar a rescatar a los pioneros, podría ser igualmente un acto de heroísmo hoy día el seguir al profeta al no ver películas inmorales o abstenerse de emplear un lenguaje soez.

Mi presidente de misión me ayudó a poner todo esto en la debida perspectiva y me enseñó que, en algunos casos, el intentar realizar un acto heroico puede ser una forma de traspasar lo señalado. Éel compartió conmigo un maravilloso poema que, en parte, dice:

A grandes alturas podría el hombre llegar,
Con un fuerte arranque de energía.
Las más blancas luces podría soportar,
de los Cielos, en una hora de alegría.
Mas, difícil es la lucha de la vida;
a las penas tener que dar la bienvenida,
y al murmurar dar la despedida.
Para probar cada uno su grandeza
A cada día hará frente con certeza5.

Algunos miembros expresan que se comprometerían con entusiasmo si se les diera un llamamiento importante, pero no consideran que el de maestro orientador o de maestra visitante sea lo suficientemente meritorio o heroico para que tengan que dedicarle un gran esfuerzo.

Dios nos utiliza “no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo” (2 Timoteo 1:9). Traspasamos lo señalado si nuestra consagración es condicional o no implica una devoción diaria.

El poner las reglas en un plano más elevado que la doctrina

Al Salvador le preocupa cuando la gente pone las reglas en un plano más elevado que la doctrina. En Mateo 23:23 leemos: “Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello”.

El élder Bruce R. McConkie (1915-1985), del Quórum de los Doce Apóstoles, señaló que las enseñanzas de Jacob respecto a traspasar lo señalado se aplicaban a los judíos de la época de Jesús: “Tomaron las cosas claras y sencillas de la religión pura y les añadieron un sinnúmero de interpretaciones propias; las embellecieron con rituales y prácticas adicionales y tomaron una forma feliz y dichosa de adoración y la convirtieron en un sistema represivo, restringido y depresivo de ritos y prácticas. El espíritu viviente de la ley del Señor se convirtió en sus manos en la letra muerta del ritualismo judío”6.

Por lo general, la doctrina responde a la pregunta “¿por qué?”, mientras que los principios responden a la pregunta “¿qué?”. Siempre que hacemos hincapié en cómo hacer algo sin referencia al porqué lo hacemos o a qué hacemos, nos arriesgamos a traspasar lo señalado. En última instancia, caemos en la trampa que Pablo describió a los corintios: “…la letra mata, mas el espíritu vivifica” (2 Corintios 3:6).

El élder Dallin H. Oaks, del Quórum de los Doce Apóstoles, ha empleado el ejemplo de enseñar a los diáconos del Sacerdocio Aarónico las doctrinas y los principios de la reunión sacramental para que entiendan que las reglas que siguen (como el vestir camisa blanca y corbata siempre que sea posible y repartir la Santa Cena sin causar distracciones) apoyan lo que el Señor desearía que hiciéramos en esta reunión (renovar nuestros convenios y recordar la Expiación de manera reverente)7. En muchos aspectos, se nos guía únicamente mediante doctrinas y principios, en vez de reglas. El profeta José Smith enseñó: “Les enseño principios correctos y ellos se gobiernan a sí mismos”8. Somos responsables ante el Señor de la forma en que respondemos en este tipo de situaciones.

Las personas que se comprometen a seguir las reglas sin tener en cuenta la doctrina y el principio son particularmente susceptibles a traspasar lo señalado. Igualmente peligrosos son aquellos que quedan atrapados por las reglas, sin siquiera recordar por qué se dieron, y, por ende, están menos dispuestos a aceptar los cambios que plantea la revelación continua.

Cristo es lo “señalado”

Al traspasar lo señalado, vemos más allá de Cristo, el único nombre dado bajo el cielo mediante el cual podemos ser salvos. El élder Jeffrey R. Holland, del Quórum de los Doce Apóstoles, dijo: “Jacob vio que los judíos procurarían `traspasar lo señalado’ y tropezarían en su búsqueda del Santo de Israel, el literal Hijo de Dios que sería conocido como Jesucristo: `A causa del tropiezo de los judíos, ellos rechazarán la roca sobre la cual podrían edificar y tener fundamento seguro’ “9.

Una de las grandes tragedias de nuestra época es que muchos así llamados eruditos cristianos se niegan a aceptar la divinidad de Jesucristo. Para algunos no es más que un gran maestro. Éste es el ejemplo definitivo de traspasar lo señalado. Sucedió en la época de Jacob, sucedió en el meridiano de los tiempos cuando el Salvador estuvo en la tierra y sucede hoy día cuando se ha restaurado el Evangelio.

Uno de los grandes retos de esta vida es aceptar a Cristo como la persona que es en realidad: el Salvador resucitado del mundo, nuestro Redentor, nuestro Señor y Maestro, nuestro Abogado ante el Padre. Cuando Él sea el cimiento de todo lo que hagamos y seamos, evitaremos la ceguera teológica que resulta de traspasar lo señalado y cosecharemos las gloriosas bendiciones que Él nos ha prometido. “…Ven a mí, tú, que bendito eres”, dice a todo el que le sigue; “hay un lugar preparado para ti en las mansiones de mi Padre” (Enós 1:27).

Notas:

1. Frederic W. Farrar, The Life and Work of St. Paul, 1898, págs.386–387.
2. Caesar and Christ, 1944, pág. 595; citado por Neal A. Maxwell enLord, Increase Our Faith, 1994, pág. 23.
3. Lord, Increase Our Faith, pág. 47.
4. On Becoming a Disciple Scholar: Lectures Presented at the BrighamYoung University Honors Program Discipline and DiscipleshipLecture Series, Henry B. Eyring, editor, 1995, pág. 78.
5. Edmund Vance Cooke, “The Eternal Everyday”, Impertinent Poems,1907, pág. 21.
6. The Mortal Messiah, 4 tomos, 1979–1981, tomo I, pág. 238.
7. Véase “El Sacerdocio Aarónico y la Santa Cena”, Liahona, enero de1999, págs. 43–46.
8. Citado por John Taylor en Millennial Star, 15 de noviembre de1851, pág. 339.
9. Christ and the New Covenant: The Messianic Message of the Book ofMormon, 1997, pág. 72


Fuente: Liahona, Marzo 2003.
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

0 Comentarios: