La Crítica:

Dios es Inmutable y Eterno. Cuando un cristiano dice que Dios es inmutable y eterno, él o ella está diciendo que Dios no cambia (véase Isa. 46:10; Mal. 3:6; Heb. 6:17) y ha existido siempre como Dios a través de toda la eternidad (véase Salmo. 90:2; Isa. 40:28; 43:12-13; 57:15; Rom. 1:20; 1 Tim. 1:17). Nunca hubo una época en la que Dios no era Dios. Aunque Dios parece ciertamente cambiar en respuesta a cómo sus creaciones se comportan (como en el caso del arrepentimiento de los Ninevitas) Su naturaleza permanece siendo la misma. Un Dios que es sensible a sus creaciones, es ciertamente consecuente con ellas, y es movido por una naturaleza incambiable que es necesariamente personal. Aunque todos los cristianos bíblicos están de acuerdo que Dios es eternamente Dios, discuten si Él existe en el tiempo (es decir, la visión temporal de la eternidad) o fuera del tiempo (es decir, la visión intemporal de la eternidad)... En el Mormonismo Dios es cambiante y no eterno - Francis J. Beckwith

La Respuesta:

Inmutable y Eterno

Por Richard R. Hopkins

Según Beckwith, "cuando un cristiano dice que Dios es inmutable y eterna, está diciendo que Dios es inmutable y siempre ha existido como Dios por toda la eternidad. Nunca hubo un momento en que Dios no era Dios" (p. 58). Lo que esto significa, explica, es que "su naturaleza sigue siendo la misma", aun cuando "Dios ciertamente parece cambiar en respuesta a cómo sus criaturas se comportan, como en el caso de los ninivitas arrepentidos (ver el libro de Jonás)" ( p. 59).

No es importante como lo definen algunos cristianos cuando utilizan el lenguaje bíblico. La tesis de Beckwith se refiere a lo que la Biblia dice, y la Biblia no apoya sus afirmaciones sobre este tema. Malaquías 3:5-6, citado en parte por Beckwith, enseña que el juicio de Dios, en otras palabras, su perfecta adherencia a los mejores principios de la jurisprudencia, es inmutable. Esto no es lo mismo que decir que todo acerca de Dios es inmutable. Beckwith cita la enseñanza de Alan Gomes, de que la admonición de Dios, su "intención, resolución, voluntad o el propósito. . . no están sujetos a cambio, fluctuación, o fracaso" (p. 58). (Ver también Hebreos 6:17 e Isaías46:10 b , citadas por Beckwith.) Sobre estos puntos, los teístas clásicos han identificado correctamente las enseñanzas bíblicas.

Pero la Biblia indica varias áreas importantes de la transformación que ha tenido Dios. Algunos de estos son los cambios pertinentes a la declaración clásica de que Dios siempre ha existido "como Dios". Dado que la Trinidad se compone de tres personas distintas, la afirmación de Beckwith de que "Dios siempre ha existido como Dios" es necesariamente ambigua.

Si se refiere a Dios en el sentido amplio de la máxima autoridad sobre el universo [Deidad], que es bíblico y, sin duda, uno de los principios de la doctrina de los Santos de los Últimos Días. Pero los teístas clásicos aplican la declaración a las tres personas de la Trinidad de forma individual. Esa noción es demostrablemente no bíblica.

Por ejemplo, Proverbios 8:22 dice que el Mesías, el Hijo de Dios, obtuvo la "sabiduría" antes de que él participara en la creación de la tierra. Aunque traductores, influenciado por la tradición clásica, han habitualmente traducido este pasaje: "Jehová me poseía [sabiduría] en el principio, ya de antiguo, antes de sus obras" la palabra poseía no viene de la palabra hebrea habitual para este concepto (yarash). El texto de hecho utiliza qanah, la palabra hebrea que significa "adquirir." [Robert Young, Analytical Concordance to the Bible, 21st American ed. (1936; reprint, New York: Funk & Wagnalls, nd), 763.] Por lo tanto podemos aprender de este pasaje que Cristo adquirió la sabiduría antes de que realizar las obras descritas en el Antiguo Testamento.

Está bien establecido que Cristo pasó por un cambio notable con respecto a su posición en la Divinidad, cuando él se condescendió nacer en la carne, se encarnó. Este cambio se conoce como la kénosis en la teología clásica y se describe en Filipenses 2:5-8. Eso es claramente un cambio importante en la naturaleza (como ese término es utilizado por los teístas clásicos) de Dios. Así tambien es la resurrección, puesto que trata de hacer su naturaleza humana permanente. Una serie de pasajes en la Biblia también sugieren que Cristo no ha tenido siempre el estado de la divinidad. Dan a entender que fue "exaltado" a esa situación en algún momento, probablemente en un pasado muy lejano. Estos pasos incluyen el Salmo 45:6-7, 1 Corintios 15:24-28, Filipenses 2:09, y Hebreos 1:8-9.

La Biblia simplemente enseña que Dios "habita la eternidad" (Isaías 57:15 a, citado por Beckwith) o es "inmortal o imperecedero" (1 Timoteo 1:17, citado también por Beckwith). Las referencias al "eterno poder y deidad" de Dios (Romanos 1:20, citado por Beckwith) son aún más claros en este asunto. No se refieren a Dios personalmente en absoluto, sino sólo a su "poder" y "deidad". Estos pasajes sugieren que la posición o el oficio de "Dios" [que representa la autoridad de Dios, su "poder" y "deidad", en oposición a su identidad individual] es la que siempre ha existido. [Nota: En el Nuevo Testamento, la palabra de Dios es muy menudo traducida del griego Theos (impersonal) , que significa "objeto de adoración." Esto implica que el uso de ese término, en un sentido más amplio, no tiene relación con personas concretas que mantienen este estado.]

Muchos pasajes del Antiguo Testamento se refieren al "Dios eterno", y el Salmo 90:2, en particular, (citado por Beckwith) declara que "desde la eternidad y hasta la eternidad, tú eres Dios." - Biblia las Américas. Por desgracia, el teísmo clásico asigna un significado griego en lugar de un hebreo a este pasaje y por lo tanto se pierde la comprensión de la inmutabilidad de Dios en la Biblia. La palabra eterno en estos pasajes se traduce de la palabra hebrea olam, que tiene un significado diferente de la palabra infinito. Es relativo y no tiene un sentido de la matemática absoluta asumida por los teístas clásicos. En concreto, olam significa "tiempo misterioso, largo, el principio o el fin, la cual es muy incierto o bien no definido." [Gesenius, Hebrew-Chaldee Lexicon, 612] Por tanto, estas declaraciones son también falto de apoyo, para la reclamación clásica de que cualquier miembro de la Trinidad siempre ha existido "como Dios."

La Inmutabilidad y la intemporalidad [atemporalidad] de Dios

Por Blake T. Ostler

Los autores sostienen que Dios es inmutable en el sentido de que su naturaleza nunca cambia. En otras palabras, Dios siempre ha sido y siempre será Dios (p. 14). Ellos argumentan que si Dios es inmutable en este sentido, se deduce que también es intemporal, en cierto sentido (p. 15) Por el contrario, sostienen que en el mormonismo. Dios una vez no fue Dios, porque él llego a ser Dios a través de un curso de desarrollo moral. Ellos implican que hubo un tiempo cuando Dios no era totalmente divino [ Dios] (p. 43).

Esto parece ser un poco confuso. El hecho de que Dios siempre ha sido Dios, o incluso que es constante en el carácter y en la firmeza moral, no implica que él es inmutable o intemporal . Por ejemplo, supongamos que he tenido y siempre tendré la misma naturaleza humana y los compromisos morales. No quiere decir que soy invariable, y mucho menos que soy intemporal. Me podría mover de aquí para allá o cambiar de opinión, mientras que sigua teniendo la misma naturaleza humana [soy immutable]. Del mismo modo, Dios podría a la vez estar enojado con Israel y en otro momento estar complacido con Israel y aún así ser Dios en ambos momentos. Así, Dios puede ser a la vez temporal y mutable [en sus propiedades intrínsecas] sin dejar de ser Dios [immutable en su naturaleza].

Cuando los teólogos medievales afirman que Dios es inmutable, ello significa mucho más que Dios siempre ha tenido la misma naturaleza divina. Ellos significa que ninguna de las propiedades intrínsecas de Dios, ya sea accidental o esencial, podrían ser diferente. Además, si Dios es intemporal o eterno, entonces Dios no puede cambiar en ningún sentido.

Todo lo que es verdad de Dios es verdad de él, en el instante intemporal de lo actualmente eterno. [Para la discusión de la idea clásia de la eternidad intemporal, Ver Boethius, The Consolation of Philosophy V, 6; St. Augustine, Confessions II, 12; Eleonore Stump and Norman Kretzmann, "Eternity," Journal of Philosophy 79 (1981); 429-58; and Richard Sorabji, Time, Creation, and the Continuum: Theories in Antiquity and the Early Middle Ages (Ithaca, NY: Cornell University Press, 1983), ch. 14. 14.] Sin embargo, para que algo cambie debe ser dentro del tiempo, a causa de que ello debe caracterizarse en algún tiempo antes del cambio, de modo distinto de algun tiempo después del cambio .

Así, los autores se equivocan cuando afirman que la naturaleza inmutable de Dios implica que Dios es intemporal. Sin embargo, es cierto que si Dios es intemporal, entonces Dios es inmutable, pero en un sentido mucho más fuerte de lo que se pretende. A pesar de que afirman que Dios no cambia en su naturaleza y que Dios es intemporal en el sentido de que la naturaleza de Dios no está dentro de la sucesión temporal, los autores aceptan que Dios está cambiando en su "conciencia relacional," dado que admiten que:
La conciencia relacional de de Dios cambió cuando Nínive se arrepintió, es decir, Dios decidió no destruir la ciudad, pero su ser interior intrínseco se mantuvo constante e inmutable (en este caso, el aspecto moral de su naturaleza). Por lo tanto, el cambio en la conciencia relacional de Dios es de tal naturaleza que funcionan de acuerdo con su inmutable ser interior intrínseco. En este sentido, Dios es inmutable. (p. 15) [Los autores aquí interpretan a W. Norris Clarke]
Así, los autores aceptan que lo que sucede en el mundo puede afectar y cambiar la "conciencia relacional de Dios" o el conocimiento de lo que está sucediendo en el mundo. Sin embargo, la aceptación de este tipo de cambio es claramente incompatible con la inmutabilidad de Dios y la intemporalidad. Recordemos la historia de Jonás y Nínive, que tratan de explicarlo como un contraejemplo a la inmutabilidad divina. Antes del arrepentimiento de Nínive, Dios había advertido a través de Jonás que "Nínive será destruida", porque el pueblo había sido pecaminoso. Sin embargo, el pueblo se arrepintió y Dios fue movido por este arrepentimiento, para no destruirlos. En un determinado momento en el tiempo, Dios tuvo la intención de destruir a Nínive. En un determinado momento posterior en el tiempo, después de ver el arrepentimiento de Nínive, Dios ya no tenía esta intención. Por lo tanto, ciertamente parece que Dios ha cambiado sus intenciones de cómo iba a tratar a la gente de Nínive. De hecho, los autores afirman que Dios cambió esta intención "cuando" o en el momento en que el pueblo de Nínive se arrepintió. Pero el pueblo de Nínive se arrepintió en un momento temporal específico. Así, Dios se vio afectado y cambio su voluntad de destruir a Nínive, también en este tiempo. Pero si Dios ha cambiado en este sentido, entonces él es mutable en cierto sentido y temporal [dentro del tiempo].

Los autores también sostienen que no hay ningún problema en concebir a un Dios intemporal [eterno] actuando en el tiempo, porque es posible para Dios con voluntad intemporal, llevar a cabo efectos en una sucesión temporal (p. 17). Me inclino a aceptar que es posible para Dios disponer en la eternidad intemporal y a causa de lo que esta dispuesto por Dios, acontezca en el tiempo temporal. Sin embargo, no basta solamente que la voluntad del Dios intemporal produzca un efecto temporal y ocurra, porque no puede ser por casualidad que lo que Dios quiere, sólo pase a ocurrir. La voluntad de Dios de alguna manera debe estar causalmente relacionado con el efecto en el tiempo.

Pero es problemático, por decir lo menos, suponer coherentemente que una voluntad intemporal cause el efecto temporal, porque la causalidad es una relación temporal. [Por ejemplo, supongamos que Dios quiere intemporalmente que llueva en mayo de 2012. Tiene que haber algo más que la voluntad de Dios para que llueva y que las lluvias sucedan, porque no puede ser que por casualidad llueva. Dios debe causar la lluvia. Pero ¿Cuando esta causa se produce? Parece que la actividad causal de Dios no puede permanecer aislado de la sucesión temporal debido a que la causa debe ser temporalmente continua con los efectos del tiempo. Por lo tanto la voluntad de Dios no puede permanecer sin relacionarse con la temporalidad, si la voluntad de Dios es una causa temporal de un efecto temporal- una actividad causal de Dios para que llueva en mayo del 2012.]

Es por esta razón que creo que sigue siendo un problema, afirmar que un
Dios intemporal crea un mundo, entra en una relación o responde a una oración, dado que todas estas acciones suponen una relación causal (o al menos una relación de dependencia) y por lo tanto una relación temporal entre Dios y el mundo.

Por último, los autores argumentan que la noción de que Dios "progresa" o que de otro modo es temporal, no es bíblica. Los autores citan varios textos del Antiguo Testamento (Salmo 90:2; Isaías 40:28; 43:12-13; 57:15) que el usan de la palabra 'olam, y asumen que se refiere a la eternidad [intemporal] (p. 121). Sin embargo, sólo significa un período indefinido de tiempo. [Nota: La palabra “eterno” viene de “olam”, que es una palabra hebrea. Así, la Versión Valera (1960) vierte la palabra “olam” como eternidad. Igualmente ocurre con la Versión de las Américas, y otras más. Sin embargo, la palabra “olam” no significa siempre eternidad, pues es usada también para cosas que tienen una duración indefinida, pero no eterna. Así, algunas Versión Modernas vierten pasajes así: “cuya procedencia es de tiempo antiguo (no eterno)”. Incluso la Versión de Jerusalén (Católica) lo vierte así: “y cuyos orígenes son de la antigüedad, desde los días de antaño"- Miqueas 5:2 ]

No quiere decir que es una eternidad atemporal [Ernst Jenni, "Das Wort olam im Alten Testament," Zeitschrift f&uumlr die alttestamentliche Wissenschaft 64 (1952): 197-248, and 65 (1953): 1-35]. Ninguno de los pasajes citados por los autores, apoyan una conclusión en absoluto más fuerte, de que : (1) el carácter y el compromisos de Dios son estables e invariables; (2) Dios es eterno o que siempre ha existido, y que (3 ) Dios es inmune a los estragos del tiempo.

Ellos no apoyan la demanda más fuerte hecha por los autores de que Dios trasciende toda sucesión temporal y no cambia en ninguna propiedad intrínseca. Casi todos los estudiosos bíblicos están de acuerdo de que el tiempo de Dios es diferente de la medida del tiempo de nuestro mundo, pero que Dios está involucrado en una relación temporal con el mundo. Terence Fretheim concluyó:

El Dios del Antiguo Testamento no es pensado en términos de la atemporalidad. Por lo menos desde su creación, la vida divina es temporalmente ordenada. . . Dios no está por encima del correr del tiempo y la historia, como si mirase hacia abajo desde alguna cima supratemporal, sobre todas los arroyos de personas a través de los valles del tiempo. Dios está "dentro del tiempo", no fuera de él . . . El Antiguo Testamento testifica de un Dios que verdaderamente participa en la historia humana, tanto en el pasado, el presente y el futuro, y de tal modo debemos hablar de una historia de Dios [Fretheim, The Suffering of God , 43-44].

Una serie de pasajes del Antiguo Testamento claramente implican separar momentos temporales en la vida interna de Dios:

No sostiene para siempre su querella
ni guarda rencor eternamente.

(Salmo 103:9 NVI; Cf. Isaías 57:16; Jeremías 3:12, Miqueas 7:18)

porque por un momento será su ira,
pero su favor dura toda la vida

(Salmo 30:5 RV; véase Esdras 9:8; Salmo 85:3)

Te abandoné por un instante... [Por un breve momento te abandoné... Versión Reina- Valera (RV)]
en un arrebato de enojo,
escondí mi rostro de ti;
pero con amor eterno
te tendré compasión —dice el Señor, tu Redentor—.

(Isaías 54:7-8 NVI, cf Isaías 26:20; Éxodo 33:5)

La misma conclusión es apoyada en el Nuevo Testamento. Los autores citan dos textos que utilizan la palabra aion, traducido en Romanos 1:20 indistintamente como "infinito" o "eterno", en el sentido de perdurar a través de todos los tiempos. También citan 1 Timoteo 1:17, que llama a Dios el "Rey eterno" o el "Rey de los siglos" (en la RV)-la traducción de la frase "basilei ton aionon". Es bastante irónico que estos textos apoyan la idea de que Dios es eterno, o existe siempre en un marco temporal. No en la opinión de que es eterno en el sentido de trascender la sucesión temporal [Joseph H. Thayer, A Greek-English Lexicon of the NT , 70th ed. (Grand Rapids: Zondervan, 1979), 18-20.]

El estudio más importante sobre el tema del concepto de la "eternidad" en la Biblia, firmemente afirma que la idea de una eternidad intemporal absoluta está ausente en el Nuevo Testamento, tal como lo esta del Antiguo Testamento [Oscar Cullman, Christ and Time , rev. ed. ed. (Philadelphia: Westminster Press, 1964).] Una conclusión similar se llegó en un estudio reciente realizado por Alan Padgett, quien concluyó: "Si el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento en ninguna parte enseñan, ni implican una eternidad intemporal absoluta divina , ¿Cómo los exégetas y teólogos se engañan a si mismos?. Cullman está en lo correcto al apuntar a la influencia del platonismo en la tradición cristiana " [Alan Padgett, God, Eternity, and the Nature of Time (New York: St. Martin's Press, 1992), 35; cf. 24-37. ]

Una vez más nos encontramos con que Beckwith y Parrish reprenden a los mormones por no adorar al Dios de Platón y Aristóteles. El Dios de Abraham es un ser muy diferente al Dios que ellos proponen.

Nota:

Mientras que en la mente popular, eternidad significa a menudo simplemente existir para una cantidad ilimitada de tiempo, muchos lo han utilizado para referir a una existencia intemporal en conjunto fuera del tiempo. Hay un número discusiones para la eternidad, por que autores del concepto, principalmente Aristoteles, pretendio probar que la materia, el movimiento, y el tiempo deben haber existido eternamente.
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

0 Comentarios: