". . . fuera de mí no hay Dios."

En Isaías 44:6 leemos:


"Así dice Jehová, Rey de Israel y su Redentor, Jehová de los ejércitos: Yo soy el primero y yo soy el último, y fuera de mí no hay Dios."

Pasajes como Isaías 44:6,8 y 45:5,21 que dicen: "fuera de mí no hay Dios" o una variación de esta frase son tradicionalmente interpretado, de manera general por los anti-mormones en el sentido de que, aparte de Yahvé ninguna forma de divinidad existe en absoluto , incluyendo a los hombres exaltados. Este tipo de interpretación a primera vista parece obvio, pero después de considerar otros fragmentos similares en otras partes de las escrituras [y la historia de la religión Israelita] está claro que esta interpretación es incorrecta.


Por ejemplo, Isaías 47:8-10 describe la ciudad de Babilonia, diciendo:
Ahora escucha esto, voluptuosa; tú, que moras confiada y te dices a ti misma: "Yo soy, y no hay otra fuera de mí. Nunca enviudaré ni me quedaré sin hijos."
De repente, en un solo día, ambas cosas te sorprenderán: la pérdida de tus hijos y la viudez te abrumarán por completo, a pesar de tus muchas hechicerías y de tus poderosos encantamientos.
Tú has confiado en tu maldad, y has dicho: "Nadie me ve." Tu sabiduría y tu conocimiento te engañan cuando a ti misma te dices: "Yo soy, y no hay otra fuera de mí." ( Isaías 47:8-10 -Nueva Versión Internacional - NVI)
Estos pasajes utilizar la misma frase exacta como Isaías 44 y 45, sin embargo, ciertamente no excluye la existencia de cualquier ciudad aparte de Babilonia.

Sofonías describe a Nínive en Sofonías 2:15 , diciendo:
Esta es la ciudad alegre que estaba confiada, la que decía en su corazón: "Yo, y nadie fuera de mi". ¡Cómo fue asolada, hecha guarida de fieras! Todos los que pasen junto a ella se burlarán y sacudirán la mano.
Una vez más es evidente que esta frase no excluye la existencia misma de otras ciudades. El uso de estas frases paralelas deja claro que Isaías no excluye la existencia misma de cualquier otra deidad cuando cita a Yahvé, diciendo que "fuera de mí no hay Dios." Hay, de hecho, varias escrituras en el Antiguo Testamento que implican que el Yahvé es de hecho uno de una serie de dioses, aunque supremo.
"Los cielos, Señor, celebran tus maravillas, y tu fidelidad la asamblea de los santos. ¿Quién en los cielos es comparable al Señor? ¿Quién como él entre los seres celestiales? Dios es muy temido en la asamblea de los santos; grande y portentoso sobre cuantos lo rodean. ¿Quién como tú, Señor, Dios *Todopoderoso, rodeado de poder y de fidelidad?" (Salmos 89:5-8 - NVI).

"No hay, Señor, entre los dioses otro como tú, ni hay obras semejantes a las tuyas." (Salmos 86:8 - NVI).

"Dios preside el consejo celestial; entre los dioses dicta sentencia" (Salmos 82:1- NVI).
Estas escrituras hablan de seres divinos o celestiales, "dioses" que son los "hijos de Dios (s)" que son seres celestiales que habitan en los cielos. Estos no pueden ser ídolos o dioses falsos. Yahvé habita entre ellos, reina sobre ellos, y dicta sentencia en medio de ellos.

La Creencia Israelita acerca de una Asamblea Celestial

Daniel C. Peterson dice:
El consejo es conocida por varios nombres en los materiales Ugaritícos, incluyendo "la asamblea de los dioses" y "la asamblea de los hijos de 'El' ". Según las creencias cananeas, 'El' fue el Dios creador. La evidencia sugiere que era el Dios principal original de los semitas de manera general. Como creador, sin embargo, él también estaba a la cabeza del panteón como el "Padre de los dioses" o el "padre de los hijos de Dios" y fue llamado el "antiguo", el "patriarca", y el "eterno ". En consecuencia, los dioses como sus hijos, fueron designados colectivamente como "los hijos de 'El ' ". 8
Yahvé era preeminente entre los hijos de El en la concepción israelita. Los dioses de este consejo celestial fueron asignados a ser los dioses de diversas naciones (Deuteronomio 32:8), y Yahvé era el Dios de Israel. A medida que el pensamiento israelita se desarrollaba, El como el Padre paso a segundo plano, y Yahvé continuó ganando prominencia. Este proceso de la elevación de Yahvé estaba con toda fuerza en el siglo VIII a.C. En resumen los antiguos israelitas no tenían aún noción de un monoteísmo estricto, pero si concebían a Yahvé como el que preside en medio de ellos.

Hay varias instancias del consejo divino reconocidos en el Antiguo Testamento.(1 Reyes 22:19-23, 2 Cronicas 18:18-22, Job 1-2, Zacarias 3:1-8, Deuteronomio 32:7-8,43, Salmo 89:6-7, Salmo 29:1-2, Isaiaa 14:12, Job 38:7, y Job 4:18-19.)
Los miembros de este consejo divino son llamados dioses (elohim), hijos de Dios (bene elohim o bene Elim), hijos del Altísimo (bene Elyon) y en el griego, los seres divinos (huioi theoi) y los ángeles de lo divino (angeloi theoi).


Algunas Citas

He recogido de los distintos debates entre David Bokovoy con los críticos Evangélicos . Hay citas más extensas del consejo divino por otros autores, pero por ahora estoy comenzando con estos.
"[El consejo divino de los dioses] es un símbolo fundamental para la comprensión del Antiguo Testamento de cómo el gobierno de la sociedad humana por el mundo divino se lleva a cabo"- "Cosmología y Orden Mundial." Patrick D. Miller, en Israel Religión y Teología Bíblica : Collected Essays (JSOTSup 267; Sheffield: Sheffield Academic Press, 2000), 422-432.

"¿Qué significa, en la antigüedad," creer " en un solo Dios? Tal creencia no implica dudar de la existencia de otros dioses. [Paula Fredriksen," Dioses y el Dios único: En la Antigüedad eran politeístas todos los monoteístas ", publicado en Bible Review, febrero 2007, pg. 12 12 ]

"La Biblia llama a los seres de la asamblea las 'huestes celestiales," es ampliamente entendido [sin embargo] que estos eran los dioses que formaban la corte celestial en Judá e Israel. [Handy Lowell K., Entre la multitud de cielo: el siro-palestina Panteón como la burocracia (Winona Lake: Eisenbrauns, 1994), 120].
El Apostol Pablo admite que hay los llamados “dioses” en el cielo y en la tierra, cuando dice: “Pues aunque haya algunos que se llamen dioses, sea en el cielo, o en la tierra (como hay muchos dioses y muchos señores), para nosotros sólo hay un Dios, el Padre”. Así que Pablo llama a los seres celestiales que habitan en el cielo como “dioses

La Exaltación

Otro de los pasajes favoritos de la crítica sobre la doctrina mormona de la exaltación es Isaías 43:10 . Ellos parecen creer que esta doctrina contradice cuando dice:
"Ustedes son mis testigos —afirma el Señor—, son mis siervos escogidos, para que me conozcan y crean en mí, y entiendan que yo soy. Antes de mí no hubo ningún otro dios, ni habrá ninguno después de mí".
Ya sea que este pasaje se refiere a los ídolos falsos que representan deidades que no existen, o si se refiere a seres divinos reales que existen de forma paralela y subordinados a Yahvé no es crucial para responder a esta crítica en particular. El pasaje concreto dice que "antes" y "después" de Yahvé. Puesto que Yahvé ha existido siempre, y ya que éll siempre va a existir ningún hombre puede ser exaltado "antes" o "después de" Yahvé. Todos los hombres que son exaltados a la divinidad seran contemporáneos de Yahvé, y nunca van a preceder, ni ir detras de la existencia de Yahvé. También pasarán a formar parte del consejo divino que él preside. "De modo que, como está escrito, [los habitantes del Reino Celestial] son dioses, sí, los hijos de Dios". ( D. y C. 76:58).

Conclusión

Estas Escrituras en Isaías claramente tienen el propósito de afirmar la supremacía, la autoridad y la superioridad de Yahvé sobre los dioses, no sólo sobre los falsos ídolos, sino sobre todo lo demás, incluidos los dioses reales o seres celestiales. Los pasajes de Isaías no puede acudir a desmentir las creencias SUD acerca de seres separados celestiales dentro de la Deidad o theosis. Su punto principal es alentar a Israel a dejar de adorar a otros seres divinos o ídolos, y solo adorar a Yahvé (ver Isaías 41:29 , Isaías 42:8 , Isaías 43:10,12,24 , Isaías 44:8, 9,10,17,19 , Isaías 45:9,12,16,20,22) Cualquier otro uso de estos pasajes distorsiona el sentido y la intención de Isaías .

Notas:

Por la gran variedad de nombres de dioses que pueden leerse en la Torá, algunos autores plantean la teoría de que originalmente los pueblos semíticos que se agruparon bajo la denominación de “hebreos”, tenían creencias en varios dioses que progresivamente fueron perdiendo y adaptando hacia el monoteísmo, durante la época previa a las primeras adiciones que conformaron la Torá.
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

0 Comentarios: