La Crítica:

El Libro de Mormón enseña que la desobediencia de Adán y Eva en comer el fruto prohibido era necesaria de modo que solo así pudieran tener hijos y traer gozo a la humanidad (2 Nefi 2:23-25). En contraste, la Biblia declara específicamente que la transgresión de Adán era un acto de rebelión pecaminoso que soltó el poder del pecado y de la muerte en el mundo perfecto del Dios (Romanos 5:12; 8:20-21). No hay apoyo bíblico para el punto de vista de que Adán y Eva podrían cumplir solamente con el mandato "fructificad y multiplicaos " (Génesis 1:28) por medio de su desobediencia al mandato de Dios con respecto al fruto prohibido (Génesis 2:17). La enseñanza del Libro de Mormón que estos mandatos divinos son contradictorios, y que Dios esperaba que Adán y Eva averiguarían que en realidad Él deseaba que ellos quebrantaran el último mandato ("del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás") para así guardar el anterior ("fructificad y multiplicaos"), carece de base en la lógica o el texto bíblico, y atribuye ambigüedad a Dios.

La Respuesta:


¿Conocían Adán y Eva el bien y el mal antes que pecaran?

La Biblia dice que después que Adán y Eva comieron del árbol de la ciencia del bien y del mal, ellos conocieron “el bien y el mal” (Génesis 3:5,22). ¿Cómo pudo Dios castigarles por una acción mala si ellos no sabían lo que era lo malo?

La Biblia usa el término “conocer” (hebreo yada, griego ginosko) o uno de sus derivados (i.e., conocí, conocido, etc.) en varias maneras. Varias veces hace referencia a las relaciones sexuales entre un hombre y una mujer (Génesis 4:1,17,25; Jueces 11:39). Jesús usó el término para hacer referencia al cuidado que tiene por Sus ovejas (i.e., Su pueblo—Juan 10:27). A diferencia de la senda de los malos que perecerá, el salmista escribió que Dios “conoce” (es decir, aprueba, se deleita en, etc.) el camino del justo (Salmos 1:6). Pablo usó el término “conocer” en Efesios 3:19 en el sentido de conocer “experimentalmente lo que intelectualmente está más allá de nuestro poder de conocer”—el amor de Cristo (Jamieson, et.al., 1997). Lo cierto es que así como muchas otras palabras en la Escritura (y en tiempos modernos), la palabra “conocer” tiene una variedad de significados.

Cuando Adán y Eva estaban en el Huerto del Edén, todo era “bueno en gran manera” (Génesis 1:31). Ellos tenían libertad de comer de “todo árbol del huerto” (2:16), pero se les prohibió comer de uno de ellos (2:17). Conocían la creación de Dios, y sabían que si comían del árbol de la ciencia del bien y del mal (el árbol prohibido), morirían según lo que Dios había dicho (3:2-3). Sin embargo, después que comieron del árbol prohibido realmente “conocieron” (experimentaron) el mal. Por ende, en un sentido Adán y Eva conocían la diferencia entre lo correcto e incorrecto, lo malo y lo bueno (sabían lo que debían hacer o lo que no debían hacer; entendían las distinciones morales), pero no conocieron el bien y el mal experimentalmente sino hasta después de su desobediencia.

El Mandamiento de la procreación

Los Santos de los Últimos Días también creen que si Adán y Eva nunca hubieran comido del fruto del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, entonces, habrían permanecido incapaces de procrear, lo que obedecía el mandamiento previamente dado (Génesis 1:28). Esta doctrina es más detallada en el Libro de Mormón:

Pues, he aquí, si Adán no hubiese transgredido, no habría caído, sino que habría permanecido en el jardín de Edén. Y todas las cosas que fueron creadas habrían permanecido en el mismo estado en que se hallaban después de ser creadas; y habrían permanecido para siempre, sin tener fin. Y no hubieran tenido hijos; por consiguiente, habrían permanecido en un estado de inocencia, sin sentir gozo, porque no conocían la miseria; sin hacer lo bueno, porque no conocían el pecado”. ( 2 Nefi 2:22-23)

Por lo tanto, poblar el planeta habría sido imposible. Aunque esta doctrina no esta explícita en el texto bíblico, no hay causa razonable para no seguir esta línea de pensamiento (No es Ilógica y no hay escritura explicita que la contradiga). En primer lugar, la Biblia nos dice que Adán y Eva no sabían lo que significaba estar desnudos. Por lo tanto, lógicamente se deduce que no entendían el proceso de la procreación tampoco. Además, la conexión entre la transgresión y el conocimiento sexual es sancionada por Taciano, un apologista cristiano primitivo, que de acuerdo con Elaine Pagels, Quien señaló que después de que Adán y Eva comieron del fruto prohibido, se hicieron conscientes de la sexualidad: "Entonces los ojos de ambos se abrieron y conocieron que estaban desnudos." Otros intérpretes de acuerdo en que la exactitud de esta interpretación se ha demostrado en Gen 4:1, donde el verbo hebreo "conocer" (yada) equivale a la relación sexual: "Adán conoció a su esposa, y ella concibió y dio a luz un hijo". (Elaine Pagels, Adam, Eve, and the Serpent ,Vancouver: Vintage Books, 1989, 27).

Adán y Eva recibieron la orden de multiplicar y llenar la tierra sin saber los medios. A pesar de los Santos de los Últimos Días se pueden acreditar el conocimiento de esta doctrina a través del beneficio de la revelación moderna, esta interpretación del Génesis no es exclusiva de los mormones. De hecho, Clemente de Alejandría enseñó que fue Dios quien hizo que Adán y Eva "procrearan como animales irracionales." (Clemente, Stromata 3, 102.)

Clemente también culpó al pecado de Adán por su deseo de adquirir los frutos del matrimonio (multiplicar su simiente). (Clemente, Stromata 3, 94, 103.) Por lo tanto, Adán estaba en una encrucijada. Se le ordenó a procrear, mientras que también se le ordenó a que se mantenga alejado de los medios para conocer. Dios le puso en una escena en que Adán no tuvo más opción que violar la ley. Lo que Adán escogió hacer, introdujo el pecado al mundo, y la caída tuvo lugar. Con esta idea en mente, podemos ver que es Dios quien está en control. La humanidad (Adán) no podría haber frustrado el plan de Dios, porque Dios no permite esa posibilidad.

El Padre enseña a sus Hijos

No hay pruebas en la narración del Génesis que señala que Dios estaba completamente enojado por la desobediencia de Adán y Eva. Nuestros críticos lo prefieren, puede consultar su castigo como algo que Dios inicialmente no planeo hacer, pero la Biblia no apoya esta hipótesis y la aceptación de esto lanza el concepto de la omnisciencia de Dios por la ventana. Adán y Eva fueron "hijos", por decir lo menos. Dios estaba actuando como un Padre que estaba enseñando a sus hijos las consecuencias de la desobediencia. Ellos sufrieron la muerte a causa de sus acciones, pero para nosotros, se abrió la oportunidad de venir a la Tierra y regresar al cielo. Dios sabía de su desobediencia de inmediato cuando sucedió, pero cuando se acercó a ellos, actuó como si él no lo supiera, y les enseñó sobre la culpa frente a las recompensas. Por lo tanto, el proceso de aprendizaje y el progreso de la humanidad comenzó.

Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú? Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí. Y Dios le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses? Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí”. (Génesis 3:9.12)

Obviamente, se trata de un proceso de aprendizaje, cuidadosamente planificado, Dios no quiso condenar a Adán y Eva de inmediato cuando se cometió el delito. Sino en cambio, Dios actuó como si lo ignorase y para que Adán pudiera aprender de sus respuestas. Como un padre terrenal puede decir a su hijo desobediente "¿Qué es lo que haz hecho?", cuando en realidad es muy consciente de lo que pasó. ” Dios por ser omnisciente conocía que Adán lo desobedecería pero el no planeo condenar al Hombre de inmediato ya que Adán no murió en el mismo instante que participo del fruto prohibido sino que le concedió tiempo para arrepentirse.

"Y los días de los hijos de los hombres fueron prolongados, según la voluntad de Dios, para que se arrepintiesen mientras se hallaran en la carne; por lo tanto, su estado llegó a ser un estado de probación, y su tiempo fue prolongado, conforme a los mandamientos que el Señor Dios dio a los hijos de los hombres. Porque él dio el mandamiento de que todos los hombres se arrepintieran; pues mostró a todos los hombres que estaban perdidos a causa de la transgresión de sus padres”. ( 2 Nefi 2:21) El Libro de Mormón nos enseña también “Pero he aquí, todas las cosas han sido hechas según la sabiduría de aquel que todo lo sabe”.( 2 Nefi 2:24)

Al aceptar la Omnisciencia de Dios y su infinita Sabiduría debemos aceptar que Dios tenía un plan para la humanidad luego de que esta cayera por Adán. Es allí donde entra el Papel de Jesucristo como Redentor y Salvador del Mundo. Sino creemos que la redención de la humanidad estaba planeada desde la fundación del mundo, no aceptamos la omnisciencia de Dios y diremos que la Caída de Adán le cogió de sorpresa. Pero luego nos preguntamos ¿Si Dios sabia que Adán le desobedecería, pues lo sabia, por qué le puso en el Jardín? ¿Esperaba acaso Dios que el cayera? ¿Por qué Dios castigo con dureza a Adán por algo que sabia que pasaría?¿La necesidad de un Salvador fue preparado desde la fundación del Mundo o recién cuando Adán cayo? ¿Por qué Dios no evito la caída Adán y así evitaría el sufrimiento de Cristo?. Estas y otras preguntas son contestadas gracias a la compresión que añade a la Biblia el Libro de Mormón.

El cumplimiento de la predestinación de la expiación de Cristo

Hay otra razón importante para aceptar la doctrina mormona de la caída. El sacrificio de Jesucristo como el Cordero de Dios para rescatar a la humanidad de la caída no era un plan de rescate apresurado (al ultimo momento), sino era una parte fundamental del plan perfecto de Dios desde el principio (Pues el es omnisciente). Así, el Nuevo Testamento habla de Cristo como "el Cordero inmolado desde la fundación del mundo", (Apocalipsis 13:8; 1 Pedro 1:19, 20; 2 Timoteo 1:8-10). Por lo que este acto fue claramente el planeado por Dios desde el principio.
Por lo tanto, si Adán y Eva hubieran sido obediente, habría hecho a Dios mentiroso, porque sin la caída, no habría necesidad de un Cristo para ser sacrificado ya que la caída nunca tuvo lugar. Así como los padres mortales reconocen que es mejor para los bebés a crecer y hacerse responsables, esperamos que la elección de obediencia y de bondad, de modo que los propósitos de Dios para nosotros, llamados a tener conocimiento de la oposición se enfrentan el bien y el mal, el tomar decisiones a seguirle, y recibir de Su gracia.

Como Brigham Young explicó, "El Señor sabía que harian esto y había diseñado que lo deberían hacer". (Brigham Young, "Turning Out the Water of the Weber, Etc.," Journal of Discourses, reported by JV Long 10-13 June 1864, Vol. 10) Los Críticos se preguntan: "Si la transgresión era positiva y una bendición dejar Edén, ¿por qué en Gen 3:24 dice que Dios los echo?" (McKeever and Johnson, Mormonism 101, 74.).

Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida.
La respuesta a esa pregunta se encuentra en el versículo 22. Si no lo hubieran expulsado a continuación, hubieran tomado del fruto del árbol de la Vida y vivido para siempre: "Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre”. (Génesis 3:22).

Según la literatura del Segundo Templo judío, Dios rechazó la petición de Adán para compartir el fruto del árbol de la vida por esta misma razón:

Y Adán respondió y dijo: "Entonces dame, Señor, del Árbol de la Vida y permíteme comer de él, antes de salir del paraíso. El Señor respondiéndole a Adán le dijo: Tú no lo puedes tomar, porque he mandado a los querubines con la espada flameante para evitar que te acerques y gustes de ella”. (Apocalipsis de Moises 28:2-3)

El Árbol de la Vida se ha quitado de la tierra, ahora se encuentra en el Paraíso y se ofrece sólo a aquellos que superan en esta vida. ( Apocalipsis 2:7). No fue esto su castigo por su transgresión, y de esto se enteraron sólo después de que fueron capaces de entender (después de que sus "ojos fueran abiertos").

Y he aquí, si nuestros primeros padres hubieran podido participar del árbol de la vida, habrían sido miserables para siempre, no teniendo un estado preparatorio; y de este modo, el plan de redención se habría frustrado, y la palabra de Dios hubiera quedado nula y sin efecto”. (Alma 12:26)

Es decir la Caída (Obtener conocimiento del bien y del mal, conocer el gozo y la miseria ) era parte del plan, igual que ser echados del jardín para así evitar que se frustré el plan de Salvación y evitar que ellos sean miserables. Ya que mediante Jesucristo podemos obtener el gozo al Arrepentirnos. Por eso “Adán cayó para que los hombres existiesen; y existen los hombres para que tengan gozo [por medio de Jesucristo]". (2 Nefi 2:25). No es que la Caída fuera algo gozoso (Como plantean los críticos) sino que nos permite conocer y obtener el verdadero gozo por medio de Jesucristo.

Y no hubieran tenido hijos; por consiguiente, habrían permanecido en un estado de inocencia, sin sentir gozo, porque no conocían la miseria; sin hacer lo bueno, porque no conocían el pecado”. (2 Nefi 2:23).

Así pues, los hombres son libres según la carne; y les son dadas todas las cosas que para ellos son propias. Y son libres para escoger la libertad y la vida eterna, por medio del gran Mediador de todos los hombres, o escoger la cautividad y la muerte, según la cautividad y el poder del diablo; pues él busca que todos los hombres sean miserables como él”. (2 Nefi 2:27).
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

0 Comentarios: