Documentos Falsificados por Mark Hofmann

Como resultado de la confesión del asesino convicto y falsificador Mark William Hofmann, numerosos documentos históricos han sido declarados ser falsos. Los anuncios y los textos de algunos de estos documentos fueron publicados en periódicos de la Iglesia, y los documentos se han utilizado de buena fe desde 1980 en los manuales y han sido marco de debates entre los líderes, maestros y miembros de la Iglesia. Los siguientes documentos y sus contenidos fraudulentos no deben ser utilizados, a pesar de que puede haber aparecido en anteriores publicaciones de la Iglesia [tras su aparición]:

1. La transcripción de Charles Anthon, supuestamente copiando caracteres egipcios reformados por José Smith en el Libro de Mormón, de las planchas de Oro en 1828. (Aparecido en Ensign, Jun. 1980, Dec. 1983.)

2. La bendición de José Smith III, falsamente representada como una bendición patriarcal, dado por el profeta José Smith el 17 de enero de 1844 a su hijo, José Smith III, en el sentido de que este hijo sería designado su sucesor. (Aparecido en Ensign, Mayo 1981.)

3. La carta de Lucy Mack Smith, el 23 de enero de 1829, falsamente dice que ha sido escrita por la madre de José Smith. Presenta detalles que supuestamente provenían de las 116 páginas del manuscrito perdido del Libro de Mormón, incluyendo la idea de que Ismael, cuyas hijas se casaron con los hijos de Lehi y Sariah, era el hermano de Saríah. (Aparecido en Ensign, Oct. 1982, Dec. 1983.) (Ver Ensign, octubre de 1982, diciembre de 1983.)

4. La carta de Martin Harris, del 13 de enero 1873 a Walter Conrad, supuestamente de puño y letra del hijo de Martin, Martin Harris, hijo, y firmado por Martin Harris, que habría tenido ochenta y nueve años de edad en ese entonces. Este texto fraudulento reafirma el testimonio de Martin Harris como uno de los Tres Testigos del Libro de Mormón. (Aparecido en Ensign, Nov. 1982, Dec. 1983.)

5. La carta de David Whitmer, del 2 de abril 1873 a Walter Conrad, aparentemente escrito por otro de los Tres Testigos del Libro de Mormón y que de manera fraudulenta reafirma el testimonio de David Whitmer. (Aparecido en Ensign, Dec. 1983.)

6. Dos páginas del manuscrito original del Libro de Mormón, que abarca Helamán 14:20 al 15:12, así como las partes de Mosíah 2:6-7 y 2:17-18, supuestamente escritas por Oliver Cowdery tal como José Smith lo dictó en la traducción. (Aparecido en Ensign, Oct. 1983, Dec. 1983.)

7. El contrato de EB Grandin, del 17 de agosto de 1829, falsamente pretendió ser un acuerdo financiero entre la imprenta de Egbert B. Grandin y José Smith para la primera edición del Libro de Mormón. (Aparecido en Ensign, Dec. 1983.)

8. Para  "José Smith, hijo.," una copia de la firma del profeta en una primera edición del Libro de Mormón. Si bien la firma es una falsificación de Mark Hoffman, una carta de José Smith mencionado en el mismo artículo es de otra fuente y se considera auténtica. (Aparecido en Ensign, Setiembre. 1985.)

9. La carta de Martin Harris (popularmente conocida como la Carta de Salamandra blanca), supuestamente escrita en 1830 por Martin Harris con William W. Phelps. Esta carta contiene una relación ficticia de los problemas encontrados por José Smith al obtener las planchas de oro.

10. La carta Josías Stowell, supuestamente escrita por José Smith en 1825. Contiene información que indica José Smith estaba involucrado en la magia popular. Antes de ser etiquetados como una falsificación, esta carta se creía que contienía el escrito más antiguo que se conservaba del Profeta.
Mark Hoffman también afirmó estar en el proceso de comprar una colección de escritos de William E. McLellin, uno de los miembros originales del Consejo de los Doce, que más tarde apostató y perdió su membresía en la Iglesia, pero que nunca se retractó de su testimonio del Libro de Mormón. (Ver Ensign, Feb. 1986.) Aunque los documentos escritos por William E. McLellin pueden existir, Hofmann ha confesado que su propia "colección" no era autentica. 

Hofmann fue también la fuente de un rumor ampliamente difundido en relación con una historia temprana de Oliver Cowdery, documento supuestamente en propiedad de la Iglesia. Este documento no existente, falsamente acredita al hermano de José Smith, Alvin, el papel de obtener las planchas de oro. (Ver Ensign, Dec. 1986; Agosto de 1987)

En agosto del 2010, casi treinta años después de que Hofmann cometiera su falsificación, se descubrió otro documento que era una de sus obras. Una declaración jurada hecha en 1924 por William Edwards con respecto a su participación en la Masacre de la Mountain Meadows cuando tenía quince años de edad. Dos expertos consultados por La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días declararon que el documento era una falsificación. Como se puede ver los documentos comprados por la Iglesia fueron publicados en la Ensign, aún cuando no fueron favorables para la Iglesia y fue motivo de burla hasta que se descubrió que eran un fraude.

Gordon B. Hinckley y la Carta de Salamandra

Gordon B. Hinckley, antes de ser el Profeta de la Iglesia, fue de hecho engañado por Mark Hofmann, un distribuidor de documentos que vendió a la Iglesia varios documentos históricos falsificados. La Iglesia compró los documentos cuando le fue asegurado por expertos que eran auténticos

Gordon B. Hinckley, en ese momento era un apóstol, sirviendo en la Primera Presidencia, mientras que el Profeta Spencer W. Kimball, estaba enfermo. El élder Hinckley fue uno de los muchos, incluidos expertos e historiadores en documentos del FBI, que fueron engañados por Hofmann. Algunos de esos documentos ponían en tela de juicio algunas opiniones SUD, sobre José Smith y de su rol muy parecido a las opiniones de los críticos.

En 1980, el Presidente Hinckley conoció a Mark Hofmann, entonces un estudiante universitario que dijo haber encontrado una vieja Biblia con un papel que parecía ser el manuscrito original en papel con caracteres copiados por José Smith de las planchas de oro y dados a Martin Harris para su examen por Charles Anthon. Aunque ahora se sabe que era fraudulento, al igual que muchos otros documentos de Hofmann, era una falsificación convincente.

Poco después, Hofmann afirmó haber encontrado un registro de la bendición de José Smith a su hijo, José Smith III, en la que bendijo al niño a los 11 años de edad para ser el "sucesor a la Presidencia del Sumo Sacerdocio", que algunos interpretaron en el sentido de que el hijo sería el siguiente profeta. Esta carta parece haber reforzado las demandas de la Iglesia Reorganizada de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (una pequeña iglesia que afirma que los descendientes de José Smith debe ser herederos legítimos al Oficio de Presidente y que rechaza la obra del templo y gran parte de lo que hacen diferente los Santos de los Últimos Días de los protestantes). La bendición de José Smith III, parecía poner en entredicho las doctrinas SUD de la sucesión de la Presidencia, pero el presidente Hinckley (entonces el élder Hinckley) mantuvo firmemente que estos principios eran revelados y correctos. Como gesto de buena voluntad, aquel documento problemático, en lugar de ser inaccesible o destruido, se le dio públicamente a la Iglesia Reorganizada.

Otros documentos de Hofmann resultaron problemáticos o desfavorables a la Iglesia, pero ninguna más que la famosa Carta de Salamandra. Elder Hinckley saw this on Jan. 3, 1984. El élder Hinckley lo vio el 3 de enero de 1984. Parecía ser una carta de Martin Harris a WW Phelps, que describía cómo José recibió las planchas de oro. Al parecer, contradiciendo el realto oficial SUD de la aparición del ángel Moroni, la carta de Harris señalaba que un espíritu se transfiguro a sí mismo en una salamandra blanca, y sugirió que la magia folckórica y la busqueda de tesoros estaba involucrado en la adquisición de José de las planchas de oro, resonado [y apoyado] fuertemente con las denuncias anti-mormonas populares sobre José Smith.

Curiosamente, la carta podría ser interpretada en términos de cultura estadounidense de la frontera [por su ficción] y las formas figurativas de su expresión, pero los enemigos de la Iglesia, que alegaban que refutaba todo el Libro de Mormón. Esto y la mayor parte de la problemática de otros documentos de Hofmann se hicieron públicos, aunque no necesariamente con gran entusiasmo!. El Presidente Hinckley afirma que "No tenemos nada que ocultar" (Sheri L. Dew, La Biografía de Gordon B. Hinckley, Deseret Book, Salt Lake City, Utah, 1996, p. 427). El documento era una falsificación, pero parecía ser auténtico. La explicación del Presidente Hinckley que acompañó a la impresión de la carta completa en el Church News (Abril de 1985, el mismo mes que la Iglesia adquirió oficialmente la carta) dice: "Nadie, por supuesto, puede estar seguro de que Martin Harris escribió el documento. Sin embargo , en este momento aceptamos el juicio del examinador, que no hay ninguna indicación de que se trate de una falsificación. Esto no excluye la posibilidad de que pudo haber sido forjada en un momento en que la Iglesia tenía muchos enemigos. Es, sin embargo, un interesante documento de los tiempos "(SL Dew, La Biografía de Gordon B. Hinckley, p. 428).

El Presidente Hinckley afirmó que la carta no socava la Iglesia o la historia de la Iglesia. Se mantuvo confiado y firme en su postura, a pesar del asalto pesado de los medios de comunicación y los críticos de la Iglesia. Él dijo que la Iglesia "sobrellevará cada tormenta que golpeé en su contra. Durará más que todos los críticos que se levanten para burlarse de él. Lleva el nombre de Aquel que es, sí, el Señor Jesucristo" (Church News, 30 de junio de 1985, según lo señalado por Dew, p. 428). Esas fueron palabras proféticas.

El 15 de octubre de 1985, dos personas mormonas en Salt Lake fueron asesinados por bombas separadas. Al día siguiente, una bomba explotó en el coche de Mark Hofmann, cerca de la sede de la Iglesia mientras él estaba en el vehículo. Hofmann no fue muerto. Hofmann había sido herido por una de sus propias bombas, una bomba destinada a otra persona como parte del plan desesperado de Hofmann para salvar su cuello, para cubrir sus huellas, y seguir perpetrando fraudes. La explosión accidental de la bomba de Hofmann en su coche, resultó ser la clave para revelar la verdad detrás del fraude Hofmann. En febrero de 1986 fue acusado de 28 cargos criminales, incluyendo dos cargos de asesinato. Un trabajo de investigación amplio fue necesaria para establecer el caso contra Hofmann y para demostrar que él había falsificado los documentos. Una de las claves fue un científico forense, al descubrir por una técnica de visualización ultravioleta que ayudó a detectar los indicios de falsificación en el trabajo de Hofmann, que era generalmente demasiado sofisticado a los los métodos conocidos previamente aplicados. Once meses después de ser acusado, el caso contra Hofmann fue muy fuerte y Hofmann se declaró culpable de asesinato en segundo grado. También se jactó de engañar a líderes de la Iglesia con sus documentos falsos, incluyendo la Carta de Salamandra, la bendición de José Smith III, y la transcripción de Anthon (Dew, p. 431). A Hofmann le hubiera gustado derribar la Iglesia (mientras hacía un montón de dinero), pero sus planes no llegaron a nada.

El incidente de la Carta de Salamandra fue un episodio trágico y difícil en la historia de la Iglesia, que nos advierte de las longitudes de los enemigos de Cristo y de Su Iglesia en su deseo de destruirla. Tengamos cuidado de imponer normas no bíblicas a los profetas [como la infabilidad]. La verdad sobre los documentos de Hofmann fue revelado, pero no en la forma demandada por los críticos. No hay ninguna razón para rechazar a Gordon B. Hinckley como profeta del Señor, porque permitió a la Iglesia comprar documentos que habían sido falsificados. Josué [Josué 9:3-27] y otros profetas han sido engañados por fraudes menos sofisticados. Si lo rechazan por esta norma, profetas de la Biblia también debe ser desestimados.

Nota: Un Libro anti-mormón ampliamente difundido, Los Crímenes Mormones [The Mormon Murders], de Steven Naifeh y Gregory White Smith (1988), emplea varias estrategias recordandonos al viejo estilo de lucha contra el antisemitismo. Los autores utilizan las falsificaciones y los asesinatos de Hofmann como punto de partida y continúan los temas estándares y los métodos anti-mormones que se encuentran en obras anteriores similares a esta. Todos los artículos anti-mormones en español como en ingles referentes a este tema citan este libro que expone al Mormonismo en términos de riqueza, poder, engaño y miedo del pasado. Para quienes quieren una información detallada de todo este caso y los inventos de este libro pueden leer una revisión de este libro[en ingles].
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

0 Comentarios: