La Crítica:

Está claramente establecido un patrimonio mongólico del norte de Asia para los nativos americanos Los estudios del ADN solo han confirmado el enlace que hay entre los pueblos del norte de Asia y los indígenas Americanos. Hace tiempo se reconoce grandes similaridades en los aspectos físicos, como comenta el Dr. Fernando D. Saraví:

Por su parte, los antropólogos físicos unánimemente clasifican a los aborígenes americanos como mongoloides. Entre los rasgos que permiten su identificación está el predominio de grupo sanguíneo O, el cabello oscuro y grueso, el cuerpo trigueño o moreno y lampiño, el pliegue epicántico (inserción baja del borde interno del párpado superior) y la denominada <,mancha mongolica>>, una mancha azulada en la piel sobre la base de la columna, congénita, que suele desaparecer con la edad. Estos rasgos son característicos de los pueblos del Lejano Oriente, y no son propios de los pueblos antiguos del Cercano Oriente.

La Respuesta:

El Libro de Mormón no pretende decir que sus pueblos fueron los únicos grupos presentes en las Américas. Hay, de hecho, indicaciones en el mismo Libro de Mormón de lo contrario, dejando espacio para una gran diversidad en las características raciales de los nativos americanos. El Instituto Smithsoniano afirma que los indios americanos son "básicamente mongoloides" en su origen. Sin embargo, como John Sorenson ha mostrado, hay factores para lo cual la hipótesis mongoloide estrictamente no puede dar cuenta [ Sorenson, An Ancient American Setting for the Book of Mormon , 87-91. ]. Juan Comas afirma rotundamente que los amerindios no son un grupo homogéneo biológicamente [Juan Comas, "¿Son los Amerindios un grupo biologicamente homogeneo?" Cuadernos Americanos 152 (May-June 1967): 117-25.]. Otros expertos, como G. Albin Matson han acordado que "los indios americanos no son completamente mongoloides. " [G. Albin Matson et al., "Distribution of Hereditary Blood Groups among Indians in South America," American Journal of Physical Anthropology 27 (1967): 188.] El arqueólogo Robert Chadwick, quien propone la presencia de “exploradores” de la Europa antigua en el Nuevo Mundo, está de acuerdo con esta postura [ Robert Chadwick, “The Archaeology of a New World Merchant Culture” (Tesis doctoral, Tulane University, 1974).]

Ernest Hooten de la Universidad de Harvard cree que el Cercano Oriente puede haber sido un factor en la diversidad racial amerindia. [Harold Gladwin, Men Out of Asia (New York: McGraw-Hill, 1947), 63-65. ] Kirk Magelby ha llamado la atención sobre numerosas figuras con barba en Mesoamérica que se parece más al Cercano Oriente que los mongoloides. [Kirk Magelby, "A Survey of Mesoamerican Bearded Figures," FARMS preliminary report, 1979.] El antropólogo polaco Andrzej Wiercinski ha analizado numerosos cráneos de los principales sitios de Mesoamérica, y sugirió que la diversidad de dichos especímenes pueden explicarse en parte por la influencia de los "migrantes de la zona del Mediterráneo Occidental".


Se conjetura que "el antiguo México estaba habitada por una cadena de poblaciones interrelacionadas que no puede ser considerado como típicos mongoloides ." [Sorenson, An Ancient American Setting for the Book of Mormon , 88-89.] Contrariamente a lo que implica la declaración del Smithsoniano, el Libro de Mormón deja espacio para la diversidad.
John Sorenson dijo:

¿Que hay de las características raciales “mongoloides” que los antropólogos físicos ven en los habitantes pre-colombinos del hemisferio oriental? Algunos hechos son bastante claros. Se encuentran características asiáticas, tales como el pliegue del párpado, la mancha pigmentada en la base de la espina dorsal de los niños pequeños y una forma especial del diente incisivo, en proporciones variables en cada grupo de indios americanos estudiado [Coon, Living Races, pp. 152-54 y láminas 17-29.] Sobre la base de estos rasgos, todo investigador que conoce los materiales asume con seguridad alguna conexión biológica con Asia. Lo que no está claro es la extensión y el significado biológico de estos hechos. Parece que una parte importante de las características de los indios nativos americanos son el resultado de la adaptación a las condiciones medioambientales del Nuevo Mundo Se encuentran significativas variaciones en la distribución de diversos rasgos corporales; es decir, algunos grupos son mucho menos mongoloides que otros. Esto suscita la pregunta de si, en algún tiempo del pasado, ciertos pueblos en América podían haber sido completamente nomongoloides. Algunas representaciones artísticas muestran claramente personas de varios grupos raciales que no son indios ("semítico", chino, negro), aunque ciertas personas mesoamericanas de la antigüedad sí que se parecían a los actuales nativos que habitan las mismas áreas. Además del arte, ciertos datos científicos también apuntan a la presencia de grupos mediterráneos y del Próximo Oriente dentro de Mesoamérica... Recordemos, también, las características corporales de los israelitas, esbozadas anteriormente. Sus típicas pieles de color cobre-oliva, su pelo oscuro, sus ojos marrones y su esbelta constitución, significarían que el grupo de Lehi no destacaría mucho, en cuanto a la apariencia física, de muchos grupos de indios. Las características que ellos trajeron podían encajar fácilmente en el entorno biológico de América Central, y posiblemente desaparecer en él. ¿Pudieron, pues, los nefitas haber encajado biológicamente con la imagen que actualmente tenemos de las poblaciones mesoamericanas? La respuesta es sí, cuando entendemos la conformación física que les caracterizaba y cuando los vemos como un grupo relativamente pequeño que vive rodeado de pueblos con los que finalmente se mezclaron y que absorbieron a sus descendientes. Este escenario encaja con lo que ya hemos descrito en términos sociales y políticos; que el Libro de Mormón es un registro hecho por un grupo de élite que dominaba a un pueblo de características sin revelar al que encontraron residiendo en la tierra. Pero los Santos de los Ultimos Días que insisten en que millones de nefitas tenían la apariencia de europeos del norte no pueden justificar dicha postura. ¿Que hay de la “piel oscura” de los lamanitas y la “piel clara” de los nefitas? En primer lugar, los términos son relativos. ¿Cuán oscura es la piel oscura? ¿Cuán blanca es la piel clara? Un fraile español, Tomás Medel, observó alrededor del 1560 d.C. que los indios de las áreas más bajas y calientes de la costa del Pacífico de Guatemala, donde yo sitúo a los primeros lamanitas, eran más oscuros que los que se encontraban en las áreas más frías y altas, donde vivieron los primeros nefitas... El padre Thomas Gage llamó a la población india del centro de Chiapas “de tez clara” y a los nativos de Nicaragua de un “blanco indiferente” [J. E. S. Thompson, ed., Thomas Gages´s Travels in the New World (Norman: University of Oklahoma Press, 1958), pp. 149, 94.]"
¿Se enseña sobre migraciones asiáticas en el Libro de Mormón?

Los críticos del Libro de Mormón quieren que el mundo piense que no se requiere nada más que ascendencia judía para todos los nativos americanos. Esta es una simplificación absurda. De hecho, el relato de los jareditas en el Libro de Éter señala un origen asiático para una migración muy antigua. Y aunque Éter vio una gran batalla con pocos sobrevivientes de la civilización jareditas que colapsó, el Libro de Mormón proporciona sugerencias sutiles, de que la influencia jaredita se mantuvo en los grupos poblacionales que se mezclaron con los nefitas y los lamanitas.

Como Hugh Nibley explicó en 1952, en un artículo impreso en la publicación oficial de la Iglesia de ese entonces, el Libro de Mormón identifica a Asia como una fuente para los antiguos nativos americanos mucho antes de que los antropólogos lo hicieran. El ensayo fue "El mundo de los jareditas" Improvement Era, vol. 55 de junio de 1952, del cual yo cito:

Aquel relato [del Libro de Éter en el Libro de Mormón] nos dice que en los albores de la historia, muchos miles de años atrás, un grupo de cazadores nómadas y ganaderos del oeste de Asia Central cruzaron el mar - muy probablemente el Pacífico Norte- al Nuevo Mundo, donde conservaron las costumbres de sus antepasados, incluyendo ciertas prácticas salvajes y degeneradas... nos dice que estos pueblos se movieron mucho en la tierra incultivable, con todo construyeron imponentes ciudades, y produjeron un goteo constante de "exiliados" a través de los siglos. Un estudio cuidadoso de las actividades de los jareditas, mulekitas, nefitas y lamanitas deben corregir la excesiva simplificación absurda por el cual el Libro de Mormón a manera de una historia es siempre juzgado. Se mostrará tan claro como el día, que el mismo Libro de Mormón primero sugiere el origen asiático de algunos elementos, al menos, de la raza y la cultura indígena mucho antes de que los antropólogos llegaran a hacerlo. Los científicos ya no sostienen que una migración y una ruta puede explicar todo sobre los indigenas. El Libro de Mormón nunca propone una doctrina tan ingenua.
Por lo tanto, teniendo en cuenta que los jareditas al parecer asiáticos estaban en el continente, mucho antes que los nefitas, y dado que otras migraciones procedentes de Asia son permitidas por el Libro de Mormón, la búsqueda de evidencia genética en su mayoría asiáticas en las Américas no necesariamente representan un problema para el Libro de Mormón. Esta comprensión del Libro de Mormón (los jareditas como migración asiática, y la posibilidad de otras migraciones de Asia que son permitidas en el Libro de Mormón) no son una reciente invención para hacer frente a las recientes pruebas de ADN - fue impresa en revistas oficiales de la Iglesia, décadas antes de que los críticos utilizarán las pruebas de ADN para atacar una mala interpretación común del Libro de Mormón. [Lee sobre el ADN y el Libro de Mormón aquí]

De hecho, incluso si llegara a la conclusión errónea de que las unicas migraciones antiguas en el Nuevo Mundo, son las descritos en el Libro de Mormón, la fuerte presencia genética de Asia en los nativos americanos todavía pueden ser compatibles con los orígenes aparentemente asiáticos de los antiguos jareditas , cuyos descendientes pueden haberse dispersado por todo el continente y, obviamente, estar presentes en las tierras del Libro de Mormón en Mesoamérica, incluso después de que Éter vio la destrucción de los grupos centrales, debido a una guerra civil sangrienta.

Nota: Leer ¿Refuto el Instituto Smithsoniano al Libro de Mormón?
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

0 Comentarios: