Por Donald W. Parry, Jay A. Parry

Podemos entender mejor las ordenanzas y los rituales como testimonios de Cristo, cuando entendemos las palabras ordenanza y rituales. La palabra ordenanza viene del latín ordinare, "poner en orden o secuencia." De ello se deduce, entonces, que el templo antiguo y moderno es una casa de ordenanzas y es a su vez también una "casa de orden" (D. y C. 109:8). Los rituales religiosos (o ritos) son acciones sagradas o "movimientos ceremoniales." Algunos estudiosos se refieren a estos ritos de transición como "actos de acercamiento" porque son actos religiosos ( o movimientos) que los fieles hacen cuando se acercan a Dios durante culto sagrado.

El antiguo templo especialmente incluia actos sagrados que permitia a los fieles pasar de la puerta exterior hacia el interior hacia el Santisimo. Los actos de acercamiento son vitales para una sociedad del templo, ya que simbólicamente limpia y prepara a los fieles para la entrada y desplazamiento por el espacio sagrado en la transición desde el mundo profano en el templo sagrado.

Symbols and Shadows: Unlocking a Deeper Understanding of the Atonement by Donald W. Parry, Jay A. Parry


Fuente: elhijoahman.blogspot.com

Ordenanzas:

Autor: Luschin, Immo

La palabra "ordenanza" deriva del latin ordinare, que significa poner en orden o secuencia, o de actuar con autorización u orden. Los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días estiman las ordenanzas religiosas no como algo
establecido arbitrariamente , sino como un propósito establecido por Dios y eterno en su alcance... Las Ordenanzas, en el sentido de rituales y ceremonias, se extienden en la vida mortal de los hijos e hijas de Dios y son realizadas por representantes autorizados del Señor, los portadores de su sacerdocio. De hecho, las ordenanzas son el aspecto visible de la eficacia del sacerdocio, la operación adecuada de la autoridad divina conferida sobre el hombre mortal.

Algunas ordenanzas son un requisito previo para entrar en la gloria celestial (bautismo, don del Espíritu Santo) y para la exaltación (ordenación al sacerdocio, la investidura en el templo, el matrimonio celestial). Cada ser humano que vive, que ha vivido, o que aún vivirá sobre la tierra tiene la necesidad de estas ordenanzas. Por lo tanto, las ordenanzas deben ser realizadas vicariamente en nombre de aquellos que no tuvieron la oportunidad de recibirlo durante su vida mortal.

Otras ordenanzas realzan el desarrollo físico, emocional, espiritual y el bienestar de sus beneficiarios a pesar de que no son requisitos previos para la gloria celestial o entrar en la presencia real de Dios el Padre. Tales ordenanzas adicionales incluyen el nombramiento de los niños, confirmaciones, la consagración del aceite, la dedicación de los edificios, y la dedicación de tumbas. Administrar a los enfermos contribuye a la salud, al bienestar, el alivio emocional y al consuelo. Guía espiritual es proporcionado al otorgar sobre los hijos bendiciones patriarcales y paternales. Una renovación vital del convenio ocurre en la participación de la Santa Cena, cuando uno hace un compromiso solemne de conducirse apropiadamente como un portador del nombre de Cristo, recordandole siempre y guardando los mandamientos que él ha dado. Esta obediencia incrementa la susceptibilidad a la guía y a la santificación del Espíritu.

Las Ordenanzas reflejan la verdad de que la Iglesia del Señor es una casa de orden. También les recuerda a los miembros su posición en el reino de Dios en la tierra.

Administración de Ordenanzas

Las Ordenanzas realizadas en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días deben hacerse "en orden" ( D. y C. 20:68 ) por alguien que es ordenado. La raíz lingüística común de las palabras "ordenanza", "orden", y "ordenar" implica una sucesión fija, privilegio, derecho y responsabilidad solemne...Las Ordenanzas que son esenciales para la salvación deben ser realizado bajo la dirección de quienes tienen las llaves para asignar la administración (ver Hebreos 5:4. ;. cf D. y C. 132:7 ). La validez de las ordenanzas realizadas, y su ratificación divina o sellamiento, requiere esta aprobación.

En armonía con los precedentes bíblicos y los mandamiento de los últimos días, todas las ordenanzas de salvación y exaltación, desde el bautismo hasta el matrimonio en el templo, se llevan a cabo en presencia de testigos, y un registro adecuado y fiel se hace y se mantiene en los archivos de la Iglesia ( 2 Cor . 13:01 , cf. D. y C. 128:2-5 ). Así, las ordenanzas se convierten en "una ley en la tierra y en el cielo" y, a menos que los convenios sean violados, no pueden ser anulados , "de acuerdo con los decretos del gran Jehová" ( D. y C. 128:6-10 ).

Fuente: Enciclopedia del Mormonismo

El Elder Boyd K. Packer en discurso en la BYU dijo:

"Quiero hablarles acerca de las ordenanzas. Nada de lo que diga será nuevo. Puede ser arreglado - y esa es mi esperanza - de tal manera que veas algo en el tema, más allá de lo que has visto antes.

Empiezo con el tercer Artículo de Fe: "Creemos que por la Expiación de Cristo, todo el género humano puede salvarse, mediante la obediencia a las leyes y ordenanzas del Evangelio." (Énfasis nuestro).

El Diccionario Oxford da como primera definición de la palabra ordenanza, "Distribución en rangos o filas", y como segunda definición, "Ordenación en una secuencia o posición relativa adecuada." Eso no le puede dar de momento la apariencia de tener un significado muy religioso, pero sí lo tiene. La palabra ordenanza también significa "una observancia ceremonial o religiosa, un rito establecido."

Entre las ordenanzas que realizamos en la iglesia están el bautismo, la administración de la Santa Cena, nombramiento y bendición de los niños, la administración a los enfermos, apartar en llamamientos en la Iglesia, y ordenar en los oficios del sacerdocio.

Y luego están las ordenanzas más altas, realizadas en los templos. Estas incluyen la investidura y la ordenanza del sellamiento, expresado generalmente como el matrimonio en el templo.

La palabra ordenanza proviene de la palabra orden, que significa, de nuevo, "un rango, una fila, una serie."

La palabra orden aparece con mucha frecuencia en las Escrituras. Voy a dar algunos ejemplos: "... estableciendo alli el orden de la Iglesia" (Alma 8:01) "... todas las cosas sean restablecidas a su propio orden" (Alma 41:2). Moroni incluso define depravación como "no tiene orden" (Moroni 9:18)."...se hagan todas las cosas en orden." (D. y C. 20:68). "Mi casa es una casa de orden, dice Dios el Señor" (D. y C. 132:8).

Se habla a menudo en la Iglesia sobre el orden del sacerdocio.

La tercera palabra, ordenar, es un miembro cercano a las otras dos palabras. Tiene como primera definición en el Diccionario de Oxford: "Poner en orden, organizar, encaminar, preparar", y como su segunda definición, "Conferir o admitir al ministerio de la Iglesia Cristiana por la imposición... de manos u otra acción simbólica"

De todo este trabajo de diccionario viene allí la impresión de que una ordenanza, para ser válida, debe hacerse en el orden correcto.

¡Orden, Ordenar, Ordenanza!

Orden - Poner en rangos o filas, en una secuencia o relación. apropiada.

Ordenar - El proceso de poner las cosas en las filas o en una relación adecuada.

Ordenanza - La ceremonia por el cual las cosas se ponen en orden.

Ahora, sobre las ordenanzas del Evangelio. ¿Qué tan importante son para ustedes como miembros jóvenes de la Iglesia? ¿Se puede ser feliz, se puede ser redimido, se puede ser exaltado sin ellos?

La respuesta: Son más que aconsejables o deseables, o incluso necesarios. Más, aún, que esenciales o vitales, ellos son cruciales para cada uno de nosotros.

Aprendemos de las revelaciones que

Y este sacerdocio mayor administra el evangelio y posee la llave de los misterios del reino, sí, la llave del conocimiento de Dios. Así que, en sus ordenanzas se manifiesta el poder de la divinidad. Y sin sus ordenanzas y la autoridad del sacerdocio, el poder de la divinidad no se manifiesta a los hombres en la carne [D. y C. 84:19-21; cursiva nuestra]

Es mi propósito fijar en su mente un interés tan serio en las ordenanzas del Evangelio, que tu buscarás calificar para cada ordenanza en la secuencia apropiada, hacer y guardar los convenios que están relacionados con ellos, y asegurarse de que todo en este sentido, para ti, este en el orden correcto.... Permítanme citar este pasaje muy significativo de la sección 132 de Doctrina y Convenios:

"Y de cierto te digo que las condiciones de dicha ley son éstas: Todos los convenios, contratos, vínculos, compromisos, juramentos, votos, prácticas, uniones, asociaciones o aspiraciones que no son hechos, ni concertados, ni sellados por el Santo Espíritu de la promesa, así por el tiempo como por toda la eternidad, mediante el que ha sido ungido, y eso también de la manera más santa, por revelación y mandamiento, por conducto de mi ungido, a quien he nombrado sobre la tierra para tener este poder (y he nombrado a mi siervo José para que tenga este poder en los últimos días, y nunca hay más de una persona a la vez sobre la tierra a quien se confieren este poder y las llaves de este sacerdocio), ninguna eficacia, virtud o fuerza tienen en la resurrección de los muertos, ni después; porque todo contrato que no se hace con este fin termina cuando mueren los hombres. He aquí, mi casa es una casa de orden, dice Dios el Señor, y no de confusión. ¿Aceptaré una ofrenda que no se haga en mi nombre?, dice el Señor. ¿O recibiré de tus manos lo que yo no he señalado? ¿Y te señalaré algo, dice el Señor, que no sea por ley, tal como yo y mi Padre decretamos para ti, antes de que el mundo fuese? Yo soy el Señor tu Dios; y te doy este mandamiento: Que ningún hombre vendrá al Padre sino por mí o por mi palabra, que es mi ley, dice el Señor. Y todas las cosas que hay en el mundo, ya sean prescritas por los hombres, por tronos, o principados, o poderes, o cosas de renombre, cualesquiera que fueren, y que no sean de mí ni por mi palabra, serán derribadas, dice el Señor, y no permanecerán después que los hombres mueran, ni tampoco en la resurrección, ni después, dice el Señor tu Dios. Porque las cosas que permanecen son por mí; y lo que no sea por mí será sacudido y destruido". [D. y C. 132:714; cursiva agregada]....

Ahora, yo te aconsejo que hagas un inventario de tu progreso espiritual. ¿Está tu vida en orden? ¿Has recibido las ordenanzas del Evangelio que debes poseer en este momento de tu vida? ¿Son válidas? Si estan bajo la influencia del poder del sellamiento y la autoridad [del Sacerdocio], permanecerán intactos eternamente, y tu vida, en este punto, está en orden....

He oído decir que el presidente Kimball (y algunos otros presidentes de la Iglesia han dicho) que si bien tiene todas las llaves que están sobre la tierra, hay llaves que no la tienen. Hay llaves que no se lo han dado a él como presidente de la Iglesia, ya que están reservados para un mayor poder y autoridad.

Por ejemplo, él dijo que no tiene las llaves de la resurrección. El Señor los tiene, pero Él no lo ha delegado - ni en la antigüedad, ni a los profetas modernos. Él mencionó, también, la autoridad para ordenar los elementos y de caminar sobre el agua. El Señor tiene estas llaves, pero Él no las ha dado a nosotros.

Sin embargo, en la Iglesia tenemos la autoridad suficiente para realizar todas las ordenanzas necesarias para redimir y exaltar a toda la familia humana. Y porque tenemos las llaves del poder para sellar, lo que se une en el orden apropiado aquí será atado en los cielos. Esas llaves - las llaves para sellar y atar en la tierra y atar en los cielos - representan el don consumado de nuestro Dios. Con esa autoridad podemos bautizar, bendecir, investir y sellar, y el Señor honrará los compromisos.

He pensado en una docena de veces mientras me preparaba para esta noche, lo mucho que me gustaría poder trazar en este momento la historia de cómo llegamos al poder para sellar. Porque en esa cuenta nos encontraríamos cuanto el Señor lo estima. Comenzaríamos a ver dentro de eternidades. Pero eso hay que esperar para otro día. Yo sólo dejaré la puerta entreabierta, con la esperanza de que, por su cuenta, traten de abrirlo completamente...

[Discurso dado por el élder Boyd K. Packer en la Universidad Brigham Young, el 3 de febrero de 1980]
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

0 Comentarios: