Por Donald W. Parry, Jay A. Parry

En el marco del antiguo tabernáculo y el templo, el gesto sagrado de levantar las manos a menudo acompañada del acto de la oración. Cuando Salomón dedicó el templo de Jerusalén, que "se puso delante del altar del Señor en presencia de toda la congregación de Israel, y extendió sus manos hacia el cielo y dijo: Señor, Dios de Israel" (1 Reyes 08:22. - 23, véase también D. y C. 109:8). A continuación, pronunció la oración dedicatoria. Otros pasajes se refieren también a la oración con las manos en alto. El salmista escribió: "Oye la voz de mis ruegos cuando clamo a ti,cuando alzo mis manos hacia tu santo templo." (Sal. 28:2). Además, "Sea puesta mi oración delante de ti como el incienso,el alzar de mis manos como la ofrenda de la tarde." (Salmo 141:2). Levantar las manos es un gesto sagrado asociado a la expiación, los que son realmente justos a veces puede levantar sus manos al cielo y mostrarle a Dios que sus manos son puras (Sal. 24:4), es decir, hechos puros a través de la expiación, y esperan una respuesta a sus oraciones.


Symbols and Shadows: Unlocking a Deeper Understanding of the Atonement by Donald W. Parry, Jay A. Parry

Fuente: elhijoahman.blogspot.com

Templo de Oración en la Antigüedad

Por John A. Tvedtnes



"Los que estáis en la casa de Jehová, en los atrios de la casa de nuestro Dios. Alabad a JAH, porque Jehová es bueno; cantad alabanzas a su nombre, porque es agradable." (Salmos 135:2-3)


Entre sus otras funciones, el antiguo templo israelita era un lugar de oración. 1 Cuando Salomón dedicó el primer templo de Jerusalén hace casi tres milenios, él dedicó gran parte de su oración para pedirle al Señor que escuche las oraciones de aquellos que oren en el interior o hacia su santa casa (véase 1 Reyes 8:29-50; 2 Crónicas 6:20-40). Por esta razón, los Judios en todo el mundo todavía oran mirando hacia Jerusalén
2, mientras que los que viven en Jerusalén miran hacia el Monte del Templo o el muro occidental ("Muro de los Lamentos"), uno de los pocos restos del templo construido por Herodes en el [mismo] sitio que la antigua estructura de Salomón.

En su dedicación del templo, Salomón especifica la forma de la devoción, pues él hablaba del hombre que oraba, mientras "
extendi[a] sus manos hacia esta casa" (1 Reyes 8:38; comparar 2 Crónicas 6:29). En efecto, Salomón siguió la misma práctica: "Entonces se puso Salomón delante del altar de Jehová, en presencia de toda la congregación de Israel, y extendiendo sus manos al cielo" (1 Reyes 8:22; comparar 2 Crónicas 6:12) Según 2 Crónicas 6:13, entonces "se hincó de rodillas delante de toda la congregación de Israel, y extendió sus manos al cielo" "Y sucedió que cuando acabó Salomón de hacer a Jehová toda esta oración y súplica, se levantó de delante del altar de Jehová, de estar de rodillas con sus manos extendidas hacia el cielo." (1 Reyes 8:54).

El cristianismo es prácticamente único al requerir que las oraciones se digan en una posición de rodillas. Estar de pie es la norma en muchas religiones no-cristianas.
3 Algunas religiones, como el Islam y el budismo 4, requieren diferentes posiciones que se utilizarán durante la oración, pero estar de pie se incluye siempre. En el conflicto pseudepigráfico de Adán y Eva, con frecuencia leemos que nuestros primeros padres se pusieron de pie para orar, usualmente extiendiendo las manos a Dios. 5El texto señala que a veces extendían sus manos a Dios, pero no siempre indicaba si estaban de pie. 6

Si bien es admisible sentarse durante las oraciones, estar de pie en la oración es la norma en el judaísmo y se requiere durante la oración
Amidá ("de pie") . 7 En la historia del fariseo y el publicano dicho por Jesús en Lucas 18:11-14 , ambos hombres estan de pie al orar. La oración permanente también se observa en 1 Crónicas 23:30. El Targum Neofiti y Targum Pseudo-Jonatán en Éxodo 14:15 y el Targum Pseudo-Jonatán en Números 10:35-36 tienen de pie a Moisés para orar al Señor. El Targum Pseudo-Jonatán en Éxodo 38:8 habla de las mujeres que estaban orando en la entrada del tabernáculo. El Zohar de Éxodo 183 señala que durante los "días de fiesta" relacionados con la Fiesta de las Semanas, un hombre "oraba o cantaba de pie, sus muslos tensos, sus pies firmes, su cuerpo erguido." 8


Extendiendo las Manos


Extender las manos en la oración es común entre los musulmanes, ortodoxos griegos y otros grupos cristianos orientales, tal costumbre es utilizado por sacerdotes católicos y algunos clérigos protestantes durante las oraciones en la comunión. La elevación de las manos en la oración se menciona en el Antiguo Testamento (ver 1 Reyes 8:22, 38, 54, Esdras 9:5; Job 11:13; Salmo 68:31; 143:6, Isaías 01:15, y Lamentaciones 2:19, 3:41), el Nuevo Testamento (ver 1 Timoteo 2:8), y varios textos pseudepigráficos,
9 incluyendo a textos gnósticos cristianos encontrado en Nag Hammadi en Egipto discípulos. 10 Los mandeos, que dicen ser descendientes de los discipulos de Juan el Bautista, también extienden sus manos en la oración. El libro de oraciones mandeísta 35 contiene las palabras: "Me dirijo a ti.., a esta congregación de personas que han doblado sus rodillas al suelo y han extendido sus manos al intermedio y superior (mundos) "11

En la Historia de Armenia de Abel y Caín los Hijos de Adán 11, leemos que cuando Abel ofreció su cordero primogénito, él estaba "con las manos extendidas, oró al Señor." 12 En un documento etíope, Abraham extiende su manos mientras ofrecía una oración, 13 mientras en otro José hace lo mismo antes de morir. 14 En el pseudepigráfico Evangelio de Bartolomé 2:6-13, María está con los apóstoles en la oración, extiende sus manos al cielo, y ora. La historia de la Virgen 156a también tiene a María extendiendo sus mano para orar por los apóstoles, que estaban entonces predicando en varias naciones. 15 En los Hechos del Santo Apóstol y Evangelista Juan el Teólogo, Juan "extendió sus manos y oró. "16

La Biblia relata que cuando el sacerdote Esdras reunió a los Judios que habían regresado de Babilonia a Jerusalén, "
Bendijo entonces Esdras a Jehová, el gran Dios. Y todo el pueblo, alzando las manos, respondió: ¡Amén! ¡Amén! Y se humillaron y adoraron a Jehová rostro en tierra."(Nehemías 8:6). En el Libro de Mormón, Alma y Amulek hablaron de "Extend[er], pues, nuestras manos y ejerzamos el poder de Dios que está en nosotros", que evidentemente se refería a una oración de intercesión (véase Alma 14:10 -11).

El Targum Neofiti y Targum Pseudo-Jonatán
sobre Éxodo 9:28-29 declara que cuando Moisés oró a Dios para eliminar la plaga del granizo de Egipto, él extendió sus manos ante el Señor. 17 Pirqe de Rabí Eliezer 44, habla de la época del Éxodo, señala que "todos los israelitas (estaban de pie) fuera (de sus tiendas); ellos habiendo salido de sus tiendas, vieron a Moisés arrodillando sobre sus rodillas, y ellos fueron arrodillados en sus rodillas. Él cayó sobre su rostro el suelo, y ellos se postraron sobre sus rostros a la tierra. Él extendió las palmas de sus manos hacia el cielo, y ellos extiendedieron sus manos hacia el cielo. "18 En Bahir 139, leemos que "cuando en medio de Israel hay personas que son sabios y conocen el misterio del nombre glorioso, y levantan sus manos, ellos son inmediatamente constestados "19

El Targum Pseudo-Jonatán y Targum Neofiti sobre Éxodo 17:11-12 indica que cuando Moisés extendió sus manos durante el conflicto israelita-amalecita, él estaba orando, un hecho también notado en el Zohar de Éxodo 66, que añade, "desde la que se deriva la lección de que, aunque el sacerdote extiende sus manos en el sacrificio para hacer su abogamiento completo, Israel debe cooperar con él en la oración. "20 En cuanto a este evento, Bahir 135 dice," esto nos enseña que el mundo entero padece debido a la elevación de las manos "21.

La oración con las manos extendidas también era conocido en el templo de Jerusalén. 22 En 3 Macabeos 2:1, 21, leemos que el Sumo Sacerdote, Simón, se arrodilló ante el templo con las manos extendidas y oró a Dios, su oración se oyó porque él los ofrecio de acuerdo a la forma prescrita.El Zohar Levítico 67a nota que antes el sumo sacerdote entraba al lugar santísimo en el día de la expiación, "él se bañaba y se lavaba las manos en la preparación de otro servicio, en el que debía entrar en un lugar más santo de todos. Los otros sacerdotes, los levitas y el pueblo estaban alrededor de él en tres filas y levantaban sus manos sobre él en la oración. "23 Pirqe de Rabí Eliezer 8 ordena que para la oración en grupo, los hombres debían sentarse "en un círculo .., y (entonces) ponerse de pie y extender las manos ante su Padre que está en los cielos, y el jefe de la asamblea proclama el nombre (de Dios)." 24 Estas acciones son una reminiscencia de un círculo de oración.

Los Salmos, muchos de los cuales son oraciones, reflejan el método de la oración en el templo. En uno, el peticionario pide al Señor,
"Oye la voz de mis ruegos cuando clamo a ti, cuando alzo mis manos hacia tu santo templo." (Salmo 28:2). Otro Salmo declara: " te he mirado en el santuario.Porque mejor es tu misericordia que la vida; mis labios te alabarán. Así te bendeciré en mi vida; en tu nombre alzaré mis manos..." (Salmo 63:2-4; ver Salmo 88:9). En el Salmo 141:2, el levantamiento de las manos en la oración se asocia con el sacrificio del templo: "Sea puesta mi oración delante de ti como el incienso, el alzar de mis manos como la ofrenda de la tarde." 25 Esta elevación de las manos en la oración se refleja en una variante del Salmo 135, citado al principio de este artículo, que le precede inmediatamente en el Salterio: "Mirad, bendecid a Jehová, vosotros todos los siervos de Jehová, los que en la casa de Jehová estáis por las noches. Alzad vuestras manos al santuario y bendecid a Jehová. "(Salmo 134:1-2).

Un salmo no bíblico encontrado en un
salterio de los Rollo del Mar Muerto (11QPs a, también llamado 11Q5) contiene una oración también conocida de salterios tardíos siríacos (por ejemplo, 5ApocSyrPs3) como el Salmo 155 y atribuido a Ezequías, rey de Judá, durante la época del asedio de los asirios de Jerusalén en el año 701 a.C. Dice: "YHWH [Jehová], Yo te llamo, escúchame, yo extiendo mis manos a tu santa morada, inclina tu oído y concede mi petición, y mi ruego, no lo rechaces." 26


Limpio de Manos y Puros de Corazón

Hay un simbolismo al extender las manos en la oración. El gesto expone a Dios tanto en el pecho [corazón] y las palmas del peticionario para mostrar que son puras (limpias). Esto se refleja en uno de los himnos del templo encontrados en la Biblia, Salmo 24, que Donald W. Parry ha sugerido que puede referirse a un círculo de oración: 27
"¿Quién subirá al monte de Jehová? ¿Y quién estará en su lugar santo? El limpio de manos y puro de corazón, el que no ha elevado su alma a la vanidad ni jurado con engaño" (Salmos 24:3-4)
El mensaje del Salmo es claro: el fin de entrar en el templo (el "monte del Señor", llamado "el monte de la casa del Señor" en Isaías 2:2), uno debe tener las manos limpias y un corazón puro. 28 En otras palabras, tanto las acciones (representadas por las manos) y los pensamientos (representado por el corazón) deben reflejar la rectitud, junto con los labios que pronuncian la oración.29Esto es probablemente lo que el autor de Job tenía en mente cuando escribió: "Si tú dispones tu corazón y extiendes a él tus manos" (Job 11:13). [La Septuaginta dice: "Pues si tú puro has puesto tu corazón, has de extender las manos a él"] Note también en Lamentaciones 3:41, "Levantemos nuestros corazones y nuestras manos hacia Dios en los cielos."


El Señor Crucificado


En la tradición cristiana primitiva, extender las manos simboliza a Cristo. Así, Las Odas de Salomón 27 dice: "Extendí mis manos para santificar a mi Amo, Pues la extensión de mis manos es su signo: Y mi expansión es como el árbol recto(o cruz)."30 Otra de las odas 42 declara, "Extendí mis manos y las acerqué a mi Amo, Porque la extensión de mis manos es Su signo: Mi expansión es el árbol extendido, el cuál estaba levantado en el camino del Justo" . 31

Los primeros cristianos al parecer, vieron en la forma de la oración una representación de la cruz en la que Cristo fue crucificado. 32La cruz es, en las tradiciones tempranas, el árbol de la vida, nos trae de vuelta a la presencia de Dios a través de la expiación del Salvador (véase la Epístola de Bernabé 11:1-11). La Epístola de Bernabé 11:1-6 ve la cruz y lacrucifixión de Cristo prefigurado por el árbol de la vida, mientras que la Epístola de Bernabé 12:2-3 dice que estuvo representada por Moisés levantando las manos para ofrecer la salvación a Israel en su lucha contra los amalecitas (Éxodo 17:8-13) y por Isaías extendiendo sus manos para su pueblo a fin de llamarlos al arrepentimiento (ver Isaías 65:2, citado en Romanos 10:21).

Tanto el siglo VI dC un documento etíope Kebra Nagast 98 33 y Oráculos sibilinos 8:251-53 indican que la crucifixión de Cristo era representado por Moisés, extendiendo las manos durante la guerra amalecita. Dos de los escritores tempranos cristianos, Justino Mártir (véase el Diálogo con Trifón 111) y Tertuliano (Contra Marción véase 3.18), indicó que las acciones de Moisés fueron una oración y que él prefiguraba la cruz.


Notas:


1.In Doctrine and Covenants 88:119 and 109:8, the Lord calls the temple a "house of prayer" (compare D&C 59:9; 88:137). Indeed, prayer is one of the more important activities performed in today's temples.
2.See M Berakhot 4:4—6.
3.The Jews prostrate themselves in prayer on the Day of Atonement, or Yom Kippur. In 3 Maccabees 1:16, we have an example of the priests, dressed in their sacred vestments, prostrating themselves to ask God for help.
4.Koran 22:27 requires alternate standing, bowing, and prostration during prayer. Abu Ja'far Muhammad b. Jarir al-Tabari (AD 839—923), in his Ta'rikh al-rusul wa'l-muluk, noted that when Abraham delivered his wife to "the tyrant" (either Pharaoh or Abimelech), he "stood up to pray." William M. Brinner, trans., The History of al-Tabari, Prophets and Patriarchs, vol. 2 (Albany: State University of New York Press, 1987), 63.
5.See Conflict of Adam and Eve I, 5:1, 4; 23:4; 26:18—19; 27:8; 28:3; 32:7—8; 33:2; 34:3; 39:4; 41:8; 45:1; 47:6; 48:14; 50:1, 3; 52:3, 11; 54:1; 58:1, 3, 5; 61:13, 16; 63:6; 64:3, 8; 65:1; 66:2, 6; 68:10, 18; 69:2, 10; 71:6; 72:13, 15, 19—20; 73:6; and 77:4. Adam's immediate family also prayed in this manner (see Conflict of Adam and Eve II, 6:10; 9:8; 11:3; 18:12), as did their descendants (see Conflict of Adam and Eve II, 17:3, 43; Conflict of Adam and Eve III, 5:18; 7:15; 19:2, 8; 20:3; 21:5; and Conflict of Adam and Eve IV, 11:11).
6.See Conflict of Adam and Eve I, 26:5; 28:3; and 58:1. For the same practice among Adam's immediate family, see Conflict of Adam and Eve II, 17:43.
7.The exception is Yom Kippur, when one is expected to prostrate oneself on the ground.
8.Maurice Simon and Paul P. Levertoff, trans., The Zohar (New York: Bennet, 1958), 4:119.
9.See Testament of Moses 4:1; Joseph and Aseneth 11:15, 19.
10.See Exegesis on the Soul, II, 6, 136; Second Apocalypse of James, V, 4, 62.
11.Elisabeth S. Drower, trans., The Canonical Prayerbook of the Mandaeans (Leiden: Brill, 1959), 34.
12.W. Lowndes Lipscomb, The Armenian Apocryphal Adam Literature (West Philadelphia, Pa.: University of Pennsylvania, 1990), 160; compare 271.
13.See chapter 13 of Kebra Negast ("The Glory of Kings" of Ethiopia), in E. A. Wallis Budge, The Queen of Sheba and Her Only Son Menyelek (London: Medici Society, 1922), 10.
14.See Book II ("The Death of Joseph") of Zênâhu La-Yosêf, a manuscript from the Dabra Bizon monastery, cited in E. Isaac, "The Ethiopic History of Joseph: Translation with Introduction and Notes," Journal for the Study of the Pseudepigrapha 6 (April 1990): 112.
15.The text is cited in Ernest A. Wallis Budge, The Book of the Bee (Oxford: Clarendon, 1886), 98 n. 1.
16.Alexander Roberts and James Donaldson, eds., Ante-Nicene Fathers (1886; reprint, Peabody, Mass.: Hendrickson, 1995), 8:563.
17.See Martin McNamara, trans., Targum Neofiti 1: Exodus, and Michael Maher, trans., Targum Pseudo-Jonathan: Exodus, The Aramaic Bible, vol. 2 (Collegeville, Minn.: Liturgical Press, 1994), 40, 184.
18.Gerald Friedlander, trans., Pirkê de Rabbi Eliezer (New York: Hermon, 1965), 347.
19.Aryeh Kaplan, trans., The Bahir (York Beach, Maine: Weiser, 1979), 52.
20.Harry Sperling, Maurice Simon, and Paul P. Levertoff, trans., The Zohar (New York: Bennet, 1958), 3:206—7.
21.Kaplan, The Bahir, 49.
22.Zohar Genesis 65a quotes Rabbi Simeon as saying, "When praying, I raise my hand on high; . . , my mind is concentrated on the highest." Harry Sperling and Maurice Simon, trans., The Zohar (New York: Bennet, 1958), 1:212. In Zohar Genesis 94b, we read that Rabbi Abba "lifted up his hands and blessed them [some who studied the Torah]" (ibid., 1:310). Zohar Exodus 9a says that "R. Simeon then lifted up his hands in prayer to the Holy One" (ibid., 3:26). Zohar Exodus 57a notes that "when a man raises up his hand in prayer, his purpose is to bless God" (ibid., 3:177). Zohar Exodus 67a—b speaks of spreading the hands and lifting them to heaven in prayer and blessing. Zohar Deuteronomy 260a says that he who "offers his prayer before his Master . . , must stand like the heavenly angels, who are also called 'those who stand.'" Maurice Simon and Harry Sperling, trans., The Zohar (New York: Bennet, 1958), 5:342. That standing is ordinary for prayer is also noted in Zohar Deuteronomy 260b (ibid., 5:342—43).
23.Simon and Sperling, The Zohar, 5:60.
24.Friedlander, Pirkê de Rabbi Eliezer, 58.
25.In the Keret text from Ugarit (KTU 1.14.II.22—24), lifting the hands to heaven parallels the offering of sacrifice. In his celestial vision, John saw the prayers of the saints rise before God from the hands of an angel, along with the incense he offered (Revelation 8:3—4). He also wrote of the odors from the vials held by the four beasts and the twenty-four elders being "the prayers of the saints" (Revelation 5:8; the idea corresponds to Psalm 141:2, "Let my prayer be set before thee as incense"). In 3 Baruch 14:2, Michael brings the prayers of men to God as an offering (compare 12:8). Michael offers sacrifice in the heavenly temple in the fourth of seven heavens, according to TB Hagigah 12b (compare Seder Rabba de-Bereshit 24; Hadar, Leviticus 9:2), while in other Jewish traditions, it is the angel Metatron who ministers as high priest in the heavenly tabernacle (Midrash Rabbah Numbers 12:12).
26.Florentino García Martínez, trans., The Dead Sea Scrolls Translated (Leiden: Brill, 1996), 308.
27.See Donald W. Parry, "Temple Worship and a Possible Reference to a Prayer Circle in Psalm 24," BYU Studies 32/4 (1992): 57—62.
28.Compare Doctrine and Covenants 88:74: "purify your hearts, and cleanse your hands and your feet before me, that I may make you clean." Doctrine and Covenants 88 contains many temple elements. Also note one of Jesus' beatitudes, "Blessed are the pure in heart: for they shall see God" (Matthew 5:8), which reminds us that, in ancient Israel, God frequently appeared to the prophets in his temple. Returning to Psalm 24, we note that verse 6 speaks of those who seek the face of the Lord.
29.The Book of Mormon teaches that God will judge us on the basis of our actions, our words, and our thoughts (see Mosiah 4:30; Alma 12:14; compare D&C 18:38; 88:109; 137:8—9; Isaiah 55:7; Matthew 12:36—37; 15:19; Mark 7:21; Acts 8:22). According to 2 Enoch (J) 71:10, one can sin before God by word and thought, while in 3 Enoch 45:1, we read that the deeds and thoughts of all mankind are written on the curtain that hangs before God. The Testaments of the Twelve Patriarchs indicate that we should love in deeds and thoughts, in the heart (see Testament of Gad 6:1, 3; 7:7; compare Testament of Joseph 4:6).
30.James H. Charlesworth, ed., The Old Testament Pseudepigrapha (Garden City, N.Y.: Doubleday, 1985), 2:759.
31.Ibid., 2:770.
32.See D. Plooij, "The Attitude of the Outspread Hands ('Orante') in Early Christian Literature and Art," Expository Times 23 (1912): 265—69, cited in John W. Welch, Illuminating the Sermon at the Temple and Sermon on the Mount (Provo, Utah: FARMS, 1999), 94—95.
33.See Budge, The Queen of Sheba, 181—82.
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

0 Comentarios: