Por www.mundolds.blogspot.com

La Crítica para la Biblia: ¿Es confiable la Biblia debido a sus miles de cambios y distintas versiones?

La Respuesta por Apologistas de la Biblia:


Siempre han habido problemas para transmitir los conceptos encerrados en las palabras de un lenguaje a otro, pero eso no significa que no se pueda comunicar la idea, especialmente cuando se trata de expertos haciendo el trabajo.

Traducir no es fácil, y menos cuando se hace de un lenguaje antiguo a uno moderno, por ejemplo, de hebreo, arameo y griego al español moderno o cualquier otro lenguaje contemporáneo. Un lenguaje es mucho más que sólo palabras, es también la forma en que la gente usa las palabras. Es por ello que existen buenos traductores que conocen cómo todas esas palabras funcionan cuando se acoplan en una secuencia, no sólo en el lenguaje original sino también en el lenguaje al cual se traduce. El traductor también trata con las palabras en contexto, o sea, en relación con las otras palabras en la frase, con el párrafo y con toda la obra o documento.

El debe, además, encontrar la médula y el significado en ciertas frases y cláusulas. Por ejemplo, hay muchas expresiones en hebreo que también son usadas en español. En hebreo se puede hablar del corazón como el asiento de nuestras emociones y sentimientos, al igual que en español. Pero sucede que en ciertos casos, el hebreo puede hablar de otros órganos del cuerpo para expresar el mismo concepto, tal como intestinos, hígado y riñones. El traductor debe convertir el idioma original a lo que las palabras, en contexto, significan. Cuando el profeta Jeremías estaba angustiado por la caída de Jerusalén, el hebreo expresa literalmente que su “hígado se derramó por tierra”. Eso es lo que el texto hebreo dice exactamente, pero no significa que Jeremías sufría de cirrosis. Es por ello que los traductores de la Nueva Versión Internacional transmiten la expresión idiomática como Estoy con el ánimo por los suelos.

El punto es que los traductores de la Biblia, así como de otros documentos de la antigüedad, poseen un extenso conocimiento del vocabulario, las expresiones idiomáticas, la gramática y la puntuación de los diferentes lenguajes. Estas cosas son pre-requisitos para los traductores bíblicos, quienes van mejorando con el paso del tiempo acercándose más y más a la cuasi-perfección. Gracias a muchos descubrimientos arqueológicos, los traductores hoy conocen el significado exacto de ciertas palabras que no se conocían hace 400 años. En vista de todo este progreso junto con los adelantos tecnológicos modernos, resulta ridículo que algunos sugieran que las múltiples traducciones han sido un factor negativo que arroja dudas sobre la fidelidad de la traducción de la Biblia.

¿Innumerables Revisiones?

Las revisiones son cosa común en cualquier obra de la antigüedad. A medida que el lenguaje va cambiando o cierta información sale a luz, así como ciertos hechos se van haciendo menos conocidos entre el público, se hace necesario ajustar los textos para que estos sean entendibles para futuros lectores. El castellano que hablaban Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera no es el mismo que se habla hoy. El español ha ido evolucionando y por ende se debieron llevar a cabo las correspondientes revisiones para ajustarse al lenguaje moderno. César Vidal Manzanares, erudito español, señala que la Biblia Reina Valera fue revisada en 1862, 1909 y 1960. En el 1909 se cambiaron 60,000 palabras por sinónimos más comunes. En el 1960 se introdujeron alrededor de 10,000 cambios de vocabulario para poner el lenguaje al día. Por ejemplo en la versión del 1909 la palabra “caridad” significaba amor, pero ahora la misma palabra se aplica a una persona caritativa, que da limosna a los necesitados; por lo tanto, se ha sustituido la palabra “caridad” por la palabra “amor”. En Colosenses 3:5 decía: “Amortiguad, pues, vuestros miembros…” y ahora dice “Haced morir pues lo terrenal en vosotros”. La palabra “amortiguar” no significa hoy lo que significaba hace cien años. Las revisiones, contrario a lo que afirman los críticos de la Biblia, no constituyen ningún obstáculo que impidan que hoy poseamos un versión “definitiva”.

La Crítica para el Libro de Mormón: Cuando se compara la edición de 1830 con la presente, encontramos más de 3.000 cambios. Si la edición de 1830 fue inspirada, la de hoy radicalmente diferente, no puede ser inspirada.

La Respuesta:


Creo que muchos pueden haber notado el doble estandar que usan los críticos para defender la Biblia y criticar al Libro de Mormón. Un cargo popular de los anti-mormones es que la Iglesia es culpable de fraude debido a los cambios en el Libro de Mormón, o que el Libro de Mormón no puede ser verdad y divino, debido a las correcciones que se han hecho. Los argumentos son bastante débiles, pero deben ser tratados.

Los críticos de la Iglesia han dicho que el Libro de Mormón es un fraude, porque muchos cambios se han realizado en él, en los últimos años, como si la Iglesia estuviera tratando de encubrir los errores en el trabajo de José Smith. Ciertamente ha habido muchos cambios menores en el texto del Libro de Mormón, como tambien ha habido en las distintas versiones de la Biblia en los últimos años. Estos cambios han sido menores, por lo general triviales, que primordialmente tratan con la puntuacion, la corrección de errores tipográficos, y la modificación de la gramática incómoda para mayor claridad. He examinado los cambios supuestamente más "serios" señalados por los críticos y no he visto nada que representa un verdadero cambio en la doctrina o cualquier cosa que pondría en duda el origen del Libro de Mormón. Voy a discutir los principales ejemplos a continuación.

José dictaba la traducción a los escribas quienes escribian muchas palabras de forma que no son estándar hoy en día. Cientos de variantes ortográficas tuvieron que ser corregidos en la primera edición y en ediciones posteriores del texto impreso. Por ejemplo, "ware sorraful" en 1 Nefi 7:20 fue cambiado a "were sorrowful" [estaban apesadumbrados]. Del mismo modo, no deberían ser indignante encontrar a Nefi escribiendo sobre "plates" [planchas] actualmente, cuando los escribas de José habían escrito en "plaits"[trenzas] en 1 Nefi 13:23. Cientos de estos cambios han sido necesarios. Hace años, Jerald y Sandra Tanner [críticos SUD] publicaron un libro afirmando identificar los 3.000 cambios entre la edición original de 1830 y las versiones en ese entonces presentes. Ahora he oído el número de 4.000 cambios, mencionados en el correo electrónico. Cualquiera que sea el número, los críticos están tratando de crear la impresión de que la Iglesia tiene algo que ocultar sobre el Libro de Mormón. Los críticos a menudo acusan de que hay un gran encubrimiento sobre los cambios en el texto, en comparación con el original del Libro de Mormón, ignorando completamente el hecho de que cualquiera puede comprar las copias de la edición de 1830 de las librerías SUD y que los estudiosos SUD libremente y abiertamente discuten y escriben acerca de la naturaleza de estos cambios. Los cambios en el texto se han discutido en las publicaciones oficiales de la Iglesia como en la revista Ensign y por muy respetados, grupos privados como la Fundación SUD FARMS. Los críticos infieren que la Iglesia está avergonzado por el original Libro de Mormón y ha tenido que hacer cambios en ella para "mejorar" la doctrina o resolver errores. Tales argumentos son realmente deshonestos.

El impelente para prácticamente todos los cambios ha sido (1) asegurar que el texto impreso es fiel al manuscrito original y (2) asegurar que el texto sea accesible y legible. Las supuestas retiradas del texto original, generalmente resultan ser simples aclaraciones o reelaboraciones de la gramática incomoda y no cambios doctrinales. Los numerosos cambios que los críticos están tan indignados, son correcciones muy adecuadas que uno esperaría poner en un documento escrito a mano, escrito en máquina con la tecnología primitiva y en circunstancias difíciles - y en una época con muchas prácticas de escrituras diferentes. Muchos de los cambios se deben al hecho de que el Libro de Mormón fue dictado a los escribas sin puntuacion y sin división entre los versos y capítulos - al igual que uno podría esperar de una traducción bastante directa de un antiguo texto hebreo o semita, escrita sin puntuacion. La falta de puntuacion en el original requirió muchotrabajo después del dictado para ponerlo en una forma presentable - pero ese trabajo no se hizo para ocultar los errores en el original y no implica cambio de la historia, doctrina, o cualquier otra cosa esencial. Numerosos errores de menor importancia fueron impresos en la edición original de 1830 debido a los errores en la preparación del manuscritos del impresor [escritos a mano] desde el manuscrito original, y por errores de impresión adicional. Una vez más, muchos de los cambios en el Libro de Mormón en los últimos años han sido necesarios para que el texto corresponda más perfectamente con el manuscrito original. Es simplemente falso decir que la Iglesia se ha apartado del original o que hubo errores graves en el manuscrito original que debían arreglarse, porque ellos mostraban al libro ser un fraude. De hecho, muchos de los cambios, incluían la necesidad de agregar atildamientos y dividir los capítulos, que reflejan los orígenes semitas del Libro de Mormón. En varios casos, las frases que mostraban construcciones clásicas del hebreo y frases hechas muy pobres en el Inglés, y estas necesitaban modificarse para garantizar la legibilidad. Muchos de los cambios realizados involucraban eliminar frases redundantes "and it came to pass" [y aconteció, y sucedió, y ocurrió], una frase que también se ha eliminado muchas veces en la Versión Reina Valera y otras traducciones del Antiguo Testamento. La supresión de numerosos "and it came to pass" [y aconteció, y sucedió, y ocurrió] tanto en traducciones de la Biblia y el Libro de Mormón no son para encubrir algo por parte de los traductores, sino porque esta frase comúnmente semita se vuelve torpe en el Inglés [y el español]. A continuación, voy a hablar de otras evidencias de los orígenes hebreos de los cambios requeridos

Artículo relacionado: Cambios hechos en el Libro de Mormón

Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

1 Comentarios:

  1. Los cambios son normales,siempre que el Señor los apruebe

    ResponderEliminar