Autor: Madsen, Truman G.

Teodicea es el intento de explicar la bondad y el poder de Dios y la conciliación de estos con el evidente mal que existe en el mundo. Dado que la mayoría de los teólogos y filósofos religiosos de Occidente han asumido tanto el poder incondicional de Dios y su bondad absoluta, la existencia y la persistencia del mal son a menudo considerados inexplicables. En los últimos siglos, la ausencia de una convincente teodicea y el común teologico de recurrir al misterio han llevado a muchos al ateísmo.

Las fuentes escriturales de los Santos de los Últimos días han cambiado en alguna dimensión el problema y su solución.

LA AUTO-EXISTENCIA Y LA OMNIPOTENCIA. Tradicionalmente, la afirmación del poder soberano de Dios se expresa filosóficamente en el concepto de "omnipotencia", lo que significa que Dios puede hacer absolutamente todo, o al menos todo "lo lógicamente posible". Esto a menudo acompaña el dogma de que todo fue una creación ex nihilo (de la nada) por Dios. De esta conclusión se deduce que todas las formas del mal, incluso la "dimensión demoníaca", son directa o indirectamente creaciones de Dios.

En las escrituras de los Santos de los Últimos Días, Dios no es el único ser auto-existente. Los relatos de la creación y otros textos enseñan que Dios no creo todo por un decreto, sino es un organizador y dador de vida, que los "principios puros del elemento " no se crean, ni se destruyen (D y C 93; EPJS, p. 351), y esto se ciñe a una ley eterna , que con ciertos "límites y condiciones", son coexistentes con Dios (véase D. y C. 88:34-45). "La Omnipotencia", significa que Dios tiene todo el poder posible para disponer del universo [en realidad un pluriverso] y de todo lo que da. Él no creó el mal.

APARIENCIA Y REALIDAD. A menudo se entiende que la Omnipotencia es que Dios es capaz de anular o superar cualquier menor poder que interfiere con su voluntad soberana. Este punto de vista deja a Dios responsable de todo lo que ocurre, como actualmente ocurre. De ello se deduce que si Dios es verdaderamente bueno, entonces, a pesar de las apariencias, todo lo que sucede debe ser bueno, sin embargo algo “bueno" puede ser malo para los seres humanos. "El mal" es, entonces, solo privativo (la ausencia), en la mente humana, o es una cuestión de perspectiva. La conclusión deduce, que este es el mejor de los mundos posibles. Pero el problema se plantea de nuevo, ¿Por qué Dios no ejercer su poder para eliminar el dolor que surgen de los malentendidos mortales?

Las escrituras de los Santos de los Últimos Días enseñan inequívocamente que tales cosas como el pecado y el pecador, la ignorancia, la deformidad, la enfermedad y la muerte son reales. Como estos y sus efectos siguen aumentando y prevalecen, incluso desde la perspectiva de Dios, esto es menos que un mundo perfecto. Otro reino es concebible en la que estos males en la vida individual y comunitaria, han sido superados.

LA LIBERTAD INVIOLABLE. El pensamiento tradicional sostiene que Dios limita su poder para un gran bien. Por lo general, esta opinión esta asociado con la insistencia de la importancia de la libertad humana. El carácter y la personalidad, se argumenta, sólo se pueden desarrollar, si los seres humanos son verdaderamente libres. Del mismo modo, el amor por Dios, si es auténtico, debe ser voluntario. Estas efectos son para compensar el mal introducido por agentes libres en el mundo, incluso cuando las consecuencias son terriblemente destructivas. El pensamiento Mormón está de acuerdo con ello. La creación es en efecto "un lugar donde se forjan las almas". En contraste las experiencias son indispensables para el crecimiento y el conocimiento (2 Ne. 2, D y C 122). La auto-limitación de Dios es esencial para cumplir sus propósitos. Por otra parte, Dios no sólo los puede forzar a los hombres en última instancia a elegir la vida sobre la muerte. "Todas las de inteligencias. . . son libres de actuar por sí mismas en la esfera en el que Dios las ha puesto.... He aquí, aquí es el albedrio del hombre y he aquí la condenación del hombre" (D. y C. 93:30-31). Dios puede hacer de las cosas malas, experiencias buenas en la medida en que sus criaturas armonizan con el y su voluntad y siguen buscando, afirmado, y abrazándolo. De este modo de cooperación, puede, y, permite que todas sus criaturas llegan a ser lo que tienen que ser (D. y C. 88:14-40).

EL MAL NATURAL Y LA NATURALEZA DEL PODER. Comúnmente se observa que no todos los males son causados por los seres humanos. Terremotos, epidemias, plagas, erupciones volcánicas y otros desastres naturales ocurren. Además, estos y otros males causados por la aberración humana son de tal magnitud como para pedir la intervención divina. El Holocausto [nuclear] es un ejemplo moderno evidente . Estas consideraciones ponen de relieve la enseñanza de las Escrituras que, si bien Dios tiene poder sobre los elementos, y aunque hay intervención divina, la influencia divina sobre los seres humanos nunca es "para controlar" o "manipular", es liberadora, potenciadora, y de persuasión. Éste es el poder ejercido continuamente por Dios, incluso en medio de la tragedia y la aflicción. Es el poder más buscado y más emulado.

"Ningún poder o influencia", dice Doctrina y Convenios del uso de la autoridad, "puede o se debe mantener ... [sino] por persuasión, por longanimidad, benignidad, mansedumbre, y por amor sincero" (D & C 121 : 41). De hecho, en el ejercicio del poder, "sin ser compelidos", no basta con decir que el hombre necesita a Dios. También es el caso, y por siempre, que Dios necesita al hombre.

COMPLICIDAD CREATIVA. Algunos movimientos contemporáneos afirman que los seres humanos, son el resultado de un proceso largo y sin sentido de la evolución o que han sido "arrojados" o puestos en el mundo. De cualquier manera, las criaturas existen sin su permiso en una situación no de su propia creación. El pensamiento de los Santos de los Últimos días vuelve a la tesis escritural olvidada de que toda la humanidad participó en el plan original de la vida y fue preparada para los peligros y los traumas que esperarían en este mundo. En un acto de fe y de la prospectiva, toda la familia humana eligió entrar en la mortalidad. Para los Santos de los Últimos Días los testimonios acumulados de los textos sagrados, antiguos y modernos, es que, con raras excepciones, toda persona que haya vivido se ha beneficiado de la encarnación y muerte .


Fuente: Enciclopedia del Mormonismo -
BYU Studies
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

0 Comentarios: