Por www.mundolds.blogspot.com (DPCS)

La web www.irr.org , un supuesto Instituto de Investigación Religiosa (supuesto por su poca investigación), tienen publicados en su web muchos articulos antimormones. Esta es una revisión de su articulo titulado ¿Quienes son los “dioses” de los cuales se hablan en Juan 10:34 y Salmo 82:6? por Luke P. Wilson. Este blog continuara agregando otras revisiones de otros articulos ya que algunos miembros me pidieron que les aclarara sobre este tema y otros.

El Critico SUD comienza en su articulo diciendo:

En Juan 10:30-39 leemos acerca de un conflicto entre Jesús y algunos de los judíos quienes le criticaban. El conflicto se debe a la declaración de Jesús, “Yo y el Padre uno somos” (versión Reina Valera aquí y por todo el artículo). Sus antagonistas entienden estas palabras como afirmación de deidad, lo cual explica su respuesta inmediata – agarran piedras para apedrear a muerte a Jesús por su pecado de blasfemia (vv. 31,33, vea Levítico 24:16). Jesús responde citándoles la Escritura de Salmo 82:6, “¿No está escrito en vuestra ley: yo dije, dioses sois?” Hoy día los mormones entiendan estas palabras como apoyo para su doctrina que hay una pluralidad de dioses y que los seres humanos puedan progresar a “exaltación” o ser dioses, en la vida venidera. Esto se cumple a través de obediencia a los principios del evangelio y las ordenanzas (rituales) del templo mormón.

Es verdad hasta este punto que a los Santos de los Últimos Días les gusta usar a menudo el pasaje de Juan 10:34, que es una cita del Salmo 82:6, para apoyar la doctrina del progreso eterno. El pasaje a primera vista parece probar el concepto de que los hombres y Dios son, en cierto sentido al menos, de la misma especie.

Sin embargo, los críticos del Evangelio restaurado, como veremos, a menudo sostienen que tales argumentos tergiversan el contexto original y por lo tanto el significado real de los dos textos. Vamos a examinar los dos pasajes, en un intento de determinar su significado original. Y entonces veremos si la comprensión de los Santos de los Últimos Días se ajustan a su sentido original aparente y si lo hace incluso mejor que las interpretaciones de los criticos.


La comprensión del hebreo del Salmo 82

Lo Primero que hace el crítico es determinar quiénes son los que son designados como “dioses.” en el Salmo 82 , el crítico escribe "En el versículo 1 leemos, “Dios [hebreo: elohim] está en la reunión de los dioses; en medio de los dioses [elohim] juzga.”. Cabe indicar hasta aquí que eso es correcto, veamos como el autor va desarrollando su articulo

¿Quienes son los “dioses” del Salmo 82?


El crítico continua diciendonos que en los ver 2-3 los dioses son reprendidos por Dios por no cumplir fielmente su responsabilidad de castigar al malvado y defender al inocente y en el ver 7 señala que su destino será la muerte concluyendo "(1) el papel de juzgar el malvado y defender el inocente, es papel de gobernantes humanos, y (2) el destino de muerte es el destino de mortales. A base de este contexto, no tiene sentido pensar que esto se refiere a humanos progresados a deidad, como enseña la doctrina mormona...¿Pero por qué usa el escritor inspirado de Salmo 82 la palabra elohim para designar estos jueces humanos? ".


Vemos que cita el léxico hebreo, Hebrew and English Lexicon of the Old Testament [Léxico hebreo de inglés del Antiguo Testamento] (Oxford University Press),

La palabra elohim tiene 3 sentidos diferentes: puede designar (1) el único Dios vivo y verdadero, (2) dioses falsos (ídolos), y (3) gobernantes y jueces humanos que tienen un papel semejante al de Dios sobre otros seres humanos.

Luego cita los pasajes de Exodo 21:5-6, 22:7-8 pasajes donde Elohim es traducido como jueces ya que se adecua al sentido y lexico del pasaje y termina concluyendo que en estos pasajes elohim son oficiales humanos, no son dioses en el sentido de seres exaltados o humanos progresados a la deidad .

Analisis del Salmo 82

Ahora revisemos lo que hasta aquí ha sido ya expuesto.

¿A quién está dirigido el Salmo 82?. Esta no es una pregunta facil. El poema es al parecer muy antiguo, y su mundo conceptual es bastante extraña para nosotros. [1] Como bien observa un comentarista, "Aunque esta pieza es uno de los salmos más perfectamente conservadas en el Salterio, el contenido ha dado lugar a numerosas interpretaciones" [2].

"A pesar de que su texto se encuentra en estado casi perfecto", dice otro, "y mucho mejor que los textos de la inmensa mayoría de los salmos, casi ningún salmo parece tener a los intérpretes más preocupados o haber experimentado un alcance más ancho de interpretación y una incertidumbre más perturbadora y una falta de carácter definitivo en ese lugar que el Salmo 82" [3] En cualquier caso, es evidente que la interpretación de los versículos 6-7, los pasajes más directamente relacionados con Juan 10, debe depender de la interpretación de la primera estrofa.

En el trasfondo de ese pasaje inicial, el consenso ampliamente generalizado tiene lugar entre los lectores cuidadosos del salmo. "La escena," dice el Jerónimo Catholic Comentario Biblical, "es la corte celestial". [4] La frase Hebrea traducido en el rey Santiago como "la congregación de los poderosos," [
adhath-'êl] sería más exactamente traducido como "el concejo de El" o "el concejo de Dios". [5] Y el verso final esta, claramente, la exclamación del Salmista después de presenciar los procedimientos de ese tribunal divino.
Repasemos nuevamente los siguientes argumentos de los críticos de la teología mormona: 1) que los "dioses" del Salmo 82 son hombres que han sido elegidos por Dios para ser los gobernantes, 2) que la palabra "Dios" a menudo se traduce como" jueces " y 3) que esta interpretación del Salmos fue utilizado por Jesús cuando respondió a la Judios en Juan 10.

Hay varios problemas con esta tesis. Para quienes han leido Jesus el Cristo veremos que
James Talmage cita este argumento en sus notas ya que en esa epoca era sin duda la opinión de la mayoría sobre la correcta interpretación [6], aunque en 1935 había sido seriamente cuestionado,[7] y hoy no tiene casi ningún peso en los estudios académicos.


Investiguemos mas a fondo algo que IRR no hizo en su articulo. Los comentaristas han ofrecido cuatro diferentes y aparentemente contradictorios identificaciones de los miembros de la corte divina que están condenados a muerte en el versículo 7: (1) Ellos son israelitas gobernantes o jueces, hombres corrientes. (2) Son los gobernantes o de los jueces de los otros las naciones-una vez más, los seres humanos aparentemente normales.(3) Son el pueblo de Israel, reunidos en Sinaí por la revelación de Dios.(4) Son los miembros del consejo divino, dioses (en la religión cananea y, probablemente, la interpretación de la religión israelita temprana) o los ángeles (en las formas posteriores de la creencia hebrea).[8] Mitchell Dahood hace hincapié en que estos son dioses paganos [9].


Las tres primeras opciones de interpretación parece ser coherente con el uso de Jesús del pasaje en Juan 10, ya que su réplica a los Judios sólo puede tener la fuerza si la frase: Vosotros sois dioses se refiere a los seres humanos ordinarios. La cuarta opción parece, en cambio, anular el argumento de Jesús que se registra en el Evangelio de Juan.

Pero hay un problema con esta interpretación ya que difícilmente habría podido convencer a los escépticos Judios , su audiencia, si Jesús, aparentemente normal y evidente que el hombre mortal, ha tratado de justificar su propia reclamación a la divinidad (igual a Dios, no a jueces mortales) , hace alusión a la divinidad de algún otro ser inferior a él, muy diferente a sí mismo.

En la Versión de la Biblia de Jerusalen leemos: "Dios se levanta en la asamblea divina, en medio de los dioses juzga" (Salmo 82:1 - BJ2) comentando que esta Reunión de los dioses: o asamblea divina reflejaba una creencia común entre los cananeos, los cuales representaban a sus dioses reunidos en concilio o asamblea, bajo la presidencia de un dios supremo. Aquí la supremacía le corresponde al Dios de Israel, que juzga y dicta sentencia. [ Vemos hasta aquí que Instituto de investigación Religiosa (IRR) no se enfoco en esta interpretación tampoco, escogiendo solamente la de jueces humanos].

Ademas otro problema es que es los estudiosos identifican esta reunión de Dioses o congregación de Dioses en el Cielo. Por ejemplo en Salmos 82 de la Nueva Versión Internacional (versión evangelica de la Biblia) se lee: "Dios preside el consejo celestial; entre los dioses dicta sentencia"

Entonces ¿ Como pueden jueces mortales estar reunidos en el Cielo con Dios? ¿Quienes son estos jueces o gobernantes que estan en los Cielos? Para solucionar este problema los editores de la Nueva Versión Internacional intentan superar este obstáculo de su interpretación, explicando que, "es como si en una visión, el salmista ve a los gobernantes y los jueces reunidos ante el Gran Rey para dar cuenta de su administración de justicia." Pero , como el Estandar del Comentario Católica señala, "evidentemente, los "dioses" no pueden ser jueces humanos porque su castigo es la muerte "como hombres".[10] "Si fueran mortales, esto no sería una castigo grave".

El Rev. Derek Kidner, un presumiblemente conservador protestante de Tyndale House en Cambridge, Inglaterra, es sin duda correcto en su declaración de que "el versículo 7, con su símil, como los hombres, parece fatal para la perspectiva de que estos son de Jueces humanos."[11]

Por otra parte, aquellos que insisten en que los seres humanos "Elohim" del Salmo 82 son simplemente mortales suelen indicar a Éxodo 21:6 y 22:8-9, donde el término con frecuencia se ha traducido como "jueces". Pero no parece haber ninguna razón en particular, excepto los escrúpulos teológicos, a preferir dicha traducción. Lo que estos versiculos parecen describir es una práctica divinatoria cuando un caso es llevado ante "Dios" o "los dioses" para la decisión. 32 Poner Dios [elohim] literalmente en estos pasajes tiene perfectamente sentido. De hecho, la antigua Vulgata Latina hace exactamente eso(deos), como lo hace la antigua Septuaginta Griega(theos).Estos son, a una gran distancia, las traducciones más importantes e influyentes del Antiguo Testamento en la antigüedad. La traducción de Martín Lutero de 1545, tan céntrico para la Reforma protestante, tiene Götter ("los dioses"), y la versión judía moderna estándar tiene a "Dios"[12]. Esta debe ser una muestra suficiente para demostrar que Éxodo 21:6 y 22:8-9 proporciona un apoyo muy débil (si, de hecho, prestar todo el apoyo a todos) la idea de que Dios nunca puede significar simplemente jueces humanos [13].

Esta interpretación parece ser un poco tardía, una rabínica, y, como señala Julián Morgenstern, "ha sido aprobado, por lo que puedo ver, por un solo estudioso moderno, Kittel, y ha sido definitivamente rechazado por todos los demás en un amplio espacio " [14]. " Tampoco se puede negar que el significado fundamental de "Elohim" es "dioses", y que sólo por una larga imaginación y preferentemente la hermenéutica retorcida de los significados puede los significados,'los gobernantes, « reyes» o « jueces », atribuirles." [15] Lowell Handy resume con precisión la opinión dominante entre los estudiosos contemporáneos cuando declara que Salmo 82 se refiere a " dioses "... y no " ángeles "," gobernantes "," jueces ". "[16]

El Contexto Cultural


A principios la teología israelita imaginaba un cielo lleno de seres divinos, y ordenados en una jerarquía. Dios estaba en la parte superior de esta jerarquía. Esta multitud de seres divinos se ha convertido en un conjunto identificado como el consejo divino o consejo celestial.[Para un descripción de esto,y para una presentación detallada de esta teología, ver
Mullen, The Divine Council in Canaanite and Early Hebrew Literature , Lowell K. Handy, Among the Host of Heaven: The Syro-Palestinian Pantheon as Bureaucracy (Winona Lake, Indiana: Eisenbrauns, 1994), y Julian Morgenstern, "The Mythological Background of Psalm 82," Hebrew Union College Annual 14 (1939): 29-98.]

Hay varias instancias del consejo divino reconocidos en el Antiguo Testamento.(1 Reyes 22:19-23, 2 Cronicas 18:18-22, Job 1-2, Zacarias 3:1-8, Deuteronomio 32:7-8,43, Salmo 89:6-7, Salmo 29:1-2, Isaiaa 14:12, Job 38:7, y Job 4:18-19.)
Los miembros de este consejo divino son llamados dioses (elohim), hijos de Dios (bene elohim o bene Elim), hijos del Altísimo (bene Elyon) y en el griego, los seres divinos (huioi theoi) y los ángeles de lo divino (angeloi theoi). Mientras un estudio completo de estos pasajes y su significado está más allá del alcance de este documento, tres pasajes en particular en Deuteronomio valen la pena mencionar: Deuteronomio 4:19-20; 10:17-18; 32:7-8, 34. Estos tres tienen una relación especial con el Salmo 82. En Deuteronomio 4:19-20 dice lo siguiente:


"Cuando levantes tus ojos al cielo, cuando veas el sol, la luna, las estrellas y todo el ejército de los cielos, no vayas a dejarte seducir y te postres ante ellos para darles culto. Eso se lo ha repartido Adonai tu Dios a todos los pueblos que hay debajo del cielo, pero a vosotros os tomó Adonai y os sacó del horno de hierro, de Egipto, para que fueseis el pueblo de su heredad, como lo sois hoy". (Toráh)

La implicación aquí es que Dios "ordenó que [los hombres] deben adorar a los ídolos y los cuerpos celestes." [The New JPS Translation as found in Jeffrey H. Tigay, Deuteronomy , JPS Torah Commentary (Philadelphia, Pennsylvania: Jewish Publication Society, 1996), 49-50]

Sin embargo, es para Israel adorar solamente a Dios. Esto refleja la idea de que si Dios se revela solamente a Israel, y no al resto de las naciones, entonces debe ser la voluntad de Dios que la adoración de Israel es sólo al Dios verdadero. Esta aceptación aparente del politeísmo sin embargo no le gustó al posterior Israel. Jeremías fue el primer profeta en abordar el castigo de las naciones de la idolatría y la Septuaginta (el Antiguo Testamento en griego) modifican estos versos para evitar la posible interpretación del politeísmo. Deuteronomio 10:17-18 menciona estos otros seres divinos :


"Porque Adonai vuestro Dios es el Dios de los dioses y el Señor de los señores, el Dios grande, poderoso y temible, que no hace acepción de personas ni admite soborno; que hace justicia al huérfano y a la viuda, y ama al forastero, a quien da pan y vestido"(Toráh).

Este lenguaje es reminiscente del Salmo 82. Dios (
elohim) es Dios (Eloah) de los dioses (elohim), que no hace acepción de personas y que defiende a los huerfanos. Aquí, Dios es declarado ser Dios, no sólo de los israelitas, sino también de las otras divinidades, elohim, y es por medio de él que se hace justicia. Por último, en Deuteronomio 32:7-8, leemos:

"Acuérdate de los días lejanos, considera las épocas pasadas; pregúntale a tu padre, y él te informará, a los ancianos, y ellos te lo dirán: Cuando el Altísimo repartió las naciones, cuando distribuyó a los hijos de los hombres, estableció las fronteras de los pueblos, según el número de los hijos de Dios; mas la porción de Jehová es su pueblo; Jacob la heredad que le tocó".(Deuteronomio 32:7-8, Rollos del Mar Muerto, Rollo 4Q31)


Tigay comenta sobre estos versículos de la siguiente manera:
Esto significa que cuando Dios estaba asignando las naciones a los seres divinos, él mismo hizo el número de naciones y territorios,conforme habia tales seres.El versículo 9 implica que Él entonces asigno a los seres divinos para las otras naciones, y declara explícitamente que Mantuvo a Israel para sí. Esto parece ser parte de un concepto sugerido en otras partes de la Biblia y en la literatura posbíblica. Cuando Dios organizó el gobierno del mundo, estableció dos niveles: en la parte superior, él mismo, "Dios de los dioses" (elohei ha-Elohim) y "el Señor de señores" (10:17), quien se reservaba para sí mismo a Israel,para regir personalmente, por debajo de él, setenta "seres divinos" angelicales (Benei Elohim), a quienes le asignó para otros pueblos. La concepción es como la de un rey o un emperador gobernando la capital o la zona central de su área personalmente y asignándole las provincias a los subordinados. (Tigay, Deuteronomy, 303)


Dentro de este contexto, el Elohim de Salmo 82 representan a los seres divinos que recibieron las diversas naciones de la tierra para gobernar.El Salmo 82 representa entonces un período cuando el gobierno de la tierra regresó únicamente a Dios. Ejemplos de esta creencia particular persistieron dentro del judaísmo, a pesar de los esfuerzos de eliminar hasta al menos el siglo VIII d. C., cuando aparece en la obra Pirke De-Rabbi Eliezer. [Una polémica en contra de esta creencia ocurre en las escrituras de Saadia Gaon en su Polémica Contra Hiwi Al Balkhi, escrita en el décimo siglo. Pirkei de-Rabbi Eliezer menciona Deuteronomio 32:8, y entonces nos cuenta de Dios repartiendo terrenos con los setenta ángeles antes de nombrarlos sobre las setenta naciones. Adicionalmente, encontramos mención significativa de estos gobernantes sagrados en La Sabiduría de Sirac , y en Daniel 13:10, 20-21 (17:17)].

Los textos de Deuteronomio más tarde fueron modificados para reducir el impacto de estas imágenes de imágenes politeístas que aun mientras era compatible con la teología temprana de la religión Israelita, no era compatible con las mas tardias teologías monoteístas más estrictas.


Juan 10:34: La manera en que Jesús utiliza Salmo 82

El Autor en su articulo antimormón dice:

Entendiendo que “dioses” dentro del Salmo 82:6 se refiere a humanos que gobiernan, ahora podemos volver a Juan 10:34 y considerar lo que Jesús quiere decir al citar este versículo. Jesús ha dicho que él y el Padre son uno, implicando que él es Dios (v. 30). Esto ha incitado a sus enemigos judíos tomar piedras para apedrearlo, pues consideran esto blasfemia (vv. 31-33). Jesús responde... Primero, Jesús cita como precedente al Salmo 82:6, donde Dios llama ciertos seres humanos “dioses.” Como nosotros ya hemos visto, “dioses” en este versículo se refiere a gobernantes humanos en su papel como jueces de Israel. Jesús describe a los que son llamados por el salmista “dioses” como, “a quienes vino la palabra de Dios,”... Jesús entonces razona que si estos gobernantes humanos son llamados “dioses” en virtud de la dignidad de su posición como gobernantes o jueces, cuánto más (afortiori) puede él, como uno mandado por el Padre, ser llamado Hijo de Dios.Ni Jesús ni el salmista enseñaron que seres humanos pueden llegar a ser Dioses.

Podemos observar que por su mala interpretación de que los dioses son jueces humanos se deduce su interpretación del verso de Juan.

Analisis del Juan 10:34
Examinemos ahora el pasaje de la Biblia hebrea que subyace en Juan 10:34. Jesús identifica el pasaje "¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois" como procedentes de la "ley" (nomos en griego) de los Judios. Puesto que el pasaje en realidad se encuentra en Salmos 82:6, esto no la colocaría en la ley o los Profetas, sino en los Escritos ( ketû b im en hebreo). Esto impediria en cierta forma relacionarlo directamente con el Salmo 82.

Un problema fundamental en este pasaje es que no parece que la cita de Jesús cuando emplea metafóricamente la expresión de Dios, aplicado a los seres humanos, sería util para justificar su adscripción a sí mismo de una divinidad literal.
Así entendido, Jesús parecería meramente estar jugando un juego de palabra, practicando una destreza semántica de mano, y, de hecho, cometiendo una la falacia lógica de uso equívoco del lenguaje, en dónde una palabra subrepticiamente cambia su significado de una parte de un argumento a otro. Algunos emplean este uso para negar la Divinidad de Jesus y decir que el era un dios como los antiguos jueces de Israel pero no el Dios todopoderoso


Una Examinación de Juan

En Juan 10:25-39, Jesús tiene un intercambio con sus interrogadores y detractores que es instructivo para el tema en cuestión.

Jesús les respondió: Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ellas dan testimonio de mí. Pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho. Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen; y yo les doy vida eterna y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre que ame las dio es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron a tomar piedras para apedrearle. Jesús les respondió: Muchas buenas obras os he mostrado de mi Padre, ¿por cuál de ellas me apedreáis? Le respondieron los judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino por la ablasfemia; y porque tú, siendo hombre, te crees Dios.
Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije: Sois dioses? Si llamó dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios (y la Escritura no puede ser quebrantada), ¿a quien el Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís: Tú blasfemas, porque dije: Soy Hijo de Dios? Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis. Pero si las hago, aunque a mí no me creáis, creed a las obras, para que conozcáis y creáis que el Padre está en mí, y yo en el Padre. Y procuraron otra vez prenderle, pero él se escapó de sus manos.

He incluido un poco más que el texto que es necesario, ya que el contexto aquí es muy significativo para comprender el mensaje que el autor del Evangelio de Juan se propone a darnos. Parte de la comprensión necesaria de este relato se basa en ver las referencias al prólogo de Juan 1. En Juan 1:1, 11-12, leemos:

"En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios...A los suyos vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de llegar a ser hijos de Dios

Los temas en estos tres versiculos se repiten en Juan 10. El primer punto necesario es mostrar exactamente lo que Jesús está discutiendo aquí. Él concluye su discurso en los versículos 25 a 31 con el comentario: "Yo y el Padre somos uno".-En el sentido de que Él y el Padre eran iguales.¿De qué manera son iguales? Como Neyrey señala, Jesús presenta dos declaraciones representantivas de él mismo, y del Padre:

"Y yo les doy vida eterna y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano".(Juan 10:28) - Jesucristo

"Mi Padre que ame las dio es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre".(Juan 10:29) - Padre

Jesús muestra aquí el mismo poder que el Padre, lo que el Padre puede hacer lo puede el Hijo. De esta manera, como afirma Jesús en el versículo siguiente, tanto él como el Padre son uno. Para reclamar esta igualdad con Dios, el público judío, entonces "volvieron a tomar piedras para apedrearle."

Su declaración de su delito de blasfemia se basaba en la acusación de que "tú, siendo hombre, te haces Dios". Este cargo no es nuevo para Jesús aquí. En Juan 5:18 se le acuso de decir que "Dios era su propio Padre, haciéndose igual a Dios. ." Más tarde, esto se repite en el juicio de Jesús, cuando, en Juan 19:7, 12, leemos que la pena de muerte que se quería de Jesús "porque se hizo a sí mismo Hijo de Dios" y que pretende ser un "rey".

La primera vez que Jesús se encarga de esto (en Juan 5:18), él responde diciendo: "No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, esto también lo hace el Hijo de igual manera." El texto continúa de allí y explica que el Padre da todo el juicio al Hijo (v. 22), y que el Padre ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo (v. 26).Como señala Neyrey, no se hace a sí mismo Dios, más bien, "el Padre lo santificó y lo envió al mundo". Si bien Neyrey parece ser correcto en su comprensión de que la defensa de Jesús se encuentra en parte en la idea de que Dios lo hace el Hijo de Dios, estoy en desacuerdo con la segunda mitad de su argumento. Afirma que aquellos "a quienes vino la palabra de Dios" se refiere "a Israel en el Sinaí, cuando Dios le dio la Tora." Y, más al punto, que:

El evangelista además, no propone aquí el argumento que se hizo en el prólogo, de que el "Verbo vino a los suyos y lo suyos no le recibieron (1:11). Israel no está siendo reprochado aquí para denegarle una vez más la revelación de Dios para si. [Jerome H. Neyrey, "'I Said: You Are Gods': Psalm 82:6 and John 10" Journal of Biblical Literature 108:4 (1989): 651-653.]

Por el contrario, esto es precisamente uno de los argumentos que se hizo. Neyrey no lleva la posición del evangelista en el prólogo de su conclusión. [L. Miller, "The Johannine Origins of the Johannine Logos," Journal of Biblical Literature , 112, No. 3 (Fall 1993): 445-457.]

El evangelista continúa: "Porque todos los que le recibieron, les dio el poder para llegar ser hijos de Dios". El punto de las declaraciones de Jesús es doble: primero, que Dios le ha convertido en un Hijo de Dios, y así igual a Dios, y segundo, que los que reciben su (Jesús) mensaje, también se convertirán en hijos de Dios, y así igual a Dios.


'Dios' e 'Hijos de Dios
'


La referencia de Jesús a "Hijo de Dios "en Juan 10:36 no debilita el argumento de la reducción de la declaración de 'Dios' a 'hijo de Dios'", Jerome Neyrey dice, "porque si se continúa leyendo Salmo 82:6, los dos términos se consideran equivalentes y paralelamente ( "Vosotros sois dioses, y todos vosotros hijos del Altísimo.")." (Neyrey, "I Said: You are Gods," 653, emphasis in the original source).

El argumento parece ser que los judíos escépticos fueron tontos al agredir a Jesús por una ofensa tan mezquina al afirmar ser el Hijo de Dios ya que muchos hombres en la antiguedad se le habían llamado "dioses", como un comentarista católico importante observa, "la Escritura misma, la propia palabra de Dios, a veces hablan de meros hombres como ' dioses ' o ' hijos de Dios". [Raymond E. Brown, John A. Fitzmyer, and Roland E. Murphy, eds., The Jerome Biblical Commentary (Englewood Cliffs: Prentice-Hall, 1968), 2:446 [63:120]; hereinafter referred to as JBC . ]

Se observa entonces que el motivo por el cual los judíos agredieron a Jesús fue porque al afirmar ser "hijo de Dios" era equivalente a decir "soy un Dios", y no porque se refería a jueces mortales o meros hombres dioses. Es importante ver el prologo de Juan nuevamente donde dice:

"A los suyos vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de llegar a ser
hijos de Dios [o dioses] "



La Conclusión: La Respuesta para los críticos

Los siguientes argumentos son los argumentos de la crítica de la teología mormona: 1) que los "dioses" del Salmo 82 son hombres que han sido elegidos por Dios para ser los gobernantes, 2) que Dios la palabra "a menudo se traduce como" jueces " y 3) que esta interpretación del Salmo fue utilizado por Jesús cuando respondió a la Judios en Juan 10.

Hay varios problemas con esta tesis. Pero veamos primero tres argumentos principales que argumentan a favor de la interpretación de los antimormomones.

Primero, en Éxodo 4:16 y Éxodo 7:11,a Moisés se le llama Dios.

Un segundo argumento es que en Juan 10, Jesús parece estar utilizando el Salmo para sugerir que es conveniente llamar a sí mismo Dios, precisamente porque otros hombres son llamados Dioses.

El tercer argumento es la que la palabra "Elohim", a menudo se traduce como "jueces" en el Antiguo Testamento. Un ejemplo de esto se puede encontrar en Éxodo 21:6 y Éxodo 22:8. El argumento procede entonces que, si bien Jesús era realmente divino, se indica en Juan 10, que si otros hombres fueron reconocidos como dioses en el Antiguo Testamento, ¿realmente es una blasfemia llamarse a sí mismo Dios?

Ahora veremos que la interpretación del texto del Antiguo Testamento, del Salmo 82 presentadas anteriormente, es insostenible. Sin embargo, hay algunas cosas que deben decirse a modo de respuesta a los tres argumentos mencionados anteriormente.

1. Cuando Moisés es llamado Dios, no sirve como un título para Moisés, sino describe la función que va a jugar. Como sugiere Heiser, el hecho que Moisés habló con Dios cara a cara, que actue como representante de Dios ante el Faraón, y que Aaron sea seleccionado como su profeta, nos presenta un Moisés, que está funcionando como una parte del consejo o asamblea divina de Dios [Heiser,"Deuteronomio 32:8 y los Hijos de Dios", 68-69.]

Ahora es el juez del Faraón, y él es el intermediario entre Dios y los egipcios.En este rol, Moisés se asemeja más a la idea de los dioses que son miembros del consejo divino quien realiza el concepto de un juez humano divinamente designado por Dios.

2. En Juan 10, si Jesús esta defendiendo su pretensión de ser el Hijo de Dios en el mismo principio que otros han recibido el título de "Dios" e "Hijo de Dios", entonces nos deja en una situación problemática.

¿Esta Jesús simplemente jugando un juego semántico? No hay ninguna declaración real para igualar en esta comparación. Si Jesús puede ser llamado Dios, simplemente porque otros hombres también se han llamado Dios, entonces ¿cómo defiende la afirmación de ser uno e igual con el Padre?¿Jesús argumenta solamente un título ontológica, o una naturaleza divina? Si esta era la base entera de su argumento, entonces estaba claro que no habría una blasfemia.

3. Al tratar con los distintos pasajes que Elohim, se ha traducido como "jueces" en el texto autorizado, primero tenemos que empezar con el artículo de Gordon en 1935.Gordon demostró que en todos los casos donde el hebreo ha sido traducido como "jueces", el texto debería más bien ser traducida literalmente (como las traducciones griega y latina las hicieron) como "dioses". Gordon escribió:

La traducción literal,dioses (en plural), que se encuentra en la Vulgata (ad deos) y la versión de Lutero (voer die Götter) se adapta mejor a lo que parece ser el significado real del pasaje a la luz de los materiales recientemente descubiertas.[Gordon, " Elohim in it's Reputed Meaning of Rulers, Judges," 140]

La Traducción de elohim, como jueces es cuestionable en el mejor de los casos.Como Peterson lo expresó: Por otra parte, aquellos que insisten en que los dioses de Salmo 82 son simplemente mortales suelen señalar Éxodo 21:6 y 22:8-9, donde el término frecuentemente (por ejemplo, en la Biblia King James) se ha traducido como "jueces". Pero no parece haber ninguna razón en particular, excepto los escrúpulos teológicos, a preferir dicha traducción. Lo que estos versos parecen describir es una práctica divinatoria en un caso es llevado ante "Dios" o "los dioses" para la decisión.[Daniel C. Peterson, "'Ye are Gods': Psalm 82 and John 10 as Witnesses to the Divine Nature of Humankind," 479]

Además, hay un par de elementos que se prestan a una interpretación de los seres en el Salmo 82 como divinidades reales. Primero, su castigo por fallar como juecesr es "morir como Adán". Este no es un castigo si en realidad estos no son más que jueces humanos que van a morir. Smick nota justo esto (como hacen otros): "si van a morir como los mortales, no son mortales." [Elmer Smick, "Mythopoetic Language in the Psalms," Westminster Theological Journal 44 (1982): 95]. El segundo argumento es que estos dioses también se definen como "hijos del Altísimo(bene Elyon)".Que éstos podrían ser los jueces que son llamados los hijos de Dios simplemente por su posición como jueces (y los jueces inicuos en lo que a eso se refiere) no cuenta con el respaldo del texto.

La Perspectiva de los Santos de los Ultimos Días y el Consejo Divino

Durante su ministerio, el profeta José Smith proporciono importantes conocimientos sobre la doctrina de la asamblea celestial. Aunque sus ideas parecían algo revolucionario para muchos cristianos en el siglo XIX, los estudiosos de la Biblia modernos actuales, como él mismo Heiser señala, reconocen que los consejos o concilios divinos de los dioses cumplen un papel vital en la teología bíblica. Durante la conferencia de abril de la iglesia en 1844, José Smith testificó acerca de la importancia del consejo celestial organizado antes de la creación de la tierra. En cuanto al "principio", José declaró que la cabeza de los Dioses convocó un consejo de los dioses, y ellos se reunieron y tramaron un plan para crear el mundo y a las personas. El Libro de Abraham se refiere a "las inteligencias que fueron organizadas antes de que el mundo existiese" (Abraham 3: 22).

En este escenario del Concilio, Dios "estaba entre aquellos que eran espíritus, y vio que eran buenas" (Abraham 3:23). Según el Profeta, "todo hombre que tiene un llamado a ministrar a los habitantes del mundo, fue ordenado a dicho fin en el Gran Consejo de los cielos." 8 Si bien el concepto puede parecer extraño a algunos cristianos, estas enseñanzas no son completamente ausentes en la Biblia. La noción de Dios, la asignación de miembros de su consejo para asumir importantes cargos de responsabilidad administrativa aparece en su forma más temprana en Deuteronomio 32:8, Cuando el Altísimo reparte a las naciones según el número de los dioses (Ver Deuteronomio 32:8 - NVI). Para los Santos de los Últimos Días, que, al menos en parte asociado con el Consejo de la humanidad,una noción aparentemente paralela aparece en la historia del concejo presentada en el Libro de Abraham:

"Y vio Dios que estas almas eran buenas, y estaba en medio de ellas, y dijo: A éstos haré mis gobernantes; pues estaba entre aquellos que eran espíritus, y vio que eran buenos; y me dijo: Abraham, tú eres uno de ellos; fuiste escogido antes de nacer".(Abraham 3:23)

Desde el siglo XIX, las opiniones de José Smith con respecto a un consejo divino de dioses celestiales ha sido el centro de muchas críticas por los cristianos creyentes. Sin embargo, los estudiosos bíblicos, sin darse cuenta, en los últimos años han seguido el ejemplo del Profeta en dedicar a considerar la función importante del Consejo Divino en la Biblia hebrea.

Notas


1.- Mitchell Dahood, Psalms II: 51–100 (Garden City: Doubleday, 1968), 269, dates the psalm to the period before the Israelite monarchy. So, too, do Kurt Marti, Die Psalmen 73–106 : Annäherungen (Stuttgart: Radius, 1992), 59; Hans-Joachim Kraus, Psalmen: 2. Teilband (Neukirchen-Vluyn: Neukirchener Verlag, 1966), 570. On the other hand, Marvin E. Tate, Psalms 51–100, Word Biblical Commentary, vol. 20 (Dallas: Word Books, 1990), 333–34, sees it as relatively late.

2.- E. Theodore Mullen Jr., The Assembly of the Gods: The Divine Council in Canaanite and Early Hebrew Literature (Chico: Scholars Press, 1980), 228.


3.- Julian Morgenstern, "The Mythological Background of Psalm 82," Hebrew Union College Annual 14 (1939): 29–30. Kraus, Psalmen , 569, also affirms the excellent state of the text.

4.- JBC , 1:591 [35:98]; compare NCCHS , 472.

5.- Helmer Ringgren, The Faith of Qumran: Theology of the Dead Sea Scrolls , expanded ed., trans. Emilie T. Sander, ed. James H. Charlesworth (New York: Crossroad, 1995), 202, says that among the common terms the people of the Dead Sea Scrolls used for their own community was ʿ ēdāh , or "congregation," "an ancient term for Israel's cult-community." The term also appears in such passages as Numbers 26:9; 31:16; Joshua 22:17; and Psalm 1:5. Clearly, though, its use to indicate earthly councils of mortal humans no more implies the humanity of Psalm 82's ʾĕlōhîm than the existence of earthly thrones implies the mere humanity of God because he is described biblically as sitting upon a throne.

6.- See Neyrey, "'I Said: You Are Gods': Psalm 82:6 and John 10," 648. Neyrey points out publication of this interpretation as late as 1956 in Lightfoot's St John's Gospel . Additionally, Peterson references Malcom Thorp's research on Talmage's sources in this regard: "Malcolm R. Thorp, "James E. Talmage and the Tradition of Victorian Lives of Jesus,"Sunstone 12 (January 1988): 8-13, discusses the bibliographical resources that Elder Talmage drew upon for Jesus the Christ. Of course, Elder Talmage's deservedly revered work, while surely correct in the broad picture, has never been held to be either canonical or inerrant in all its details.""'Ye are Gods': Psalm 82 and John 10 as Witnesses to the Divine Nature of Humankind," 560, footnote 27.

7.-"'Ye are Gods': Psalm 82 and John 10 as Witnesses to the Divine Nature of Humankind," 560, footnote 27.

8.- See Mullen, Assembly of the Gods , 228 n. 195; compare Neyrey, "I Said: You Are Gods," 647. One minority strand of interpretation that we can safely ignore even takes Psalm 82:6 as ironic: When the psalmist, speaking for Yahweh, says, "You are gods," this interpretation maintains that he is really saying something along the lines of "You call yourselves gods!" ( NCCHS , 472.) But there seems nothing in the text to suggest this, and it is not at all obvious that Jesus would have strengthened his position by quoting to the Jews an ironic description of mortal human beings as gods which really intended precisely the opposite. Dahood, Psalms II , 268, 270, takes a more sophisticated but related view, with some actual grounding in Hebrew usage, but his interpretation, too, seems to make impossible any unified understanding of Psalm 82 and John 10. Nor does it appear to have found much acceptance among other scholars.

9.-See Dahood, Psalms II , 268.

10.-Derek Kidner, Psalms 73–150: A Commentary on Books III, IV, and V of the Psalms (London: Inter-Varsity, 1975), 299. Rev. Kidner's example and the examples of others cited in these notes indicate that it is misguided to suggest that rejection of the interpretation of Psalm 82's ʾ ĕlōhîm as human judges simply reflects lack of faith. (This is the accusation leveled by Mr. White in his exchange with Dr. Hamblin.)

11.- See Numbers 5:11–31 for a possible parallel.

12.- Martin Luther, Die gantze Heilige Schrifft Deudsch [1545], ed. Hans Volz (Munich: Rogner & Bernhard, 1972); Tanakh—The Holy Scriptures: The New JPS Translation according to the Traditional Hebrew Text (Philadelphia: Jewish Publication Society, 1988).

13.- It is true that both the Septuagint and the Vulgate render ʾĕlōhîm as "angels" at Psalm 8:5. But that fact is entirely consistent with the theological evolution presupposed in this paper.

14.- Morgenstern, "The Mythological Background of Psalm 82," 30. And, as Morgenstern points out in n. 3 on the same page, even Kittel eventually abandoned it.

15.- Ibid., 38; compare 75.

16.- Lowell K. Handy, "The Appearance of Pantheon in Judah," in The Triumph of Elohim: From Yahwisms to Judaisms, ed. Diana V. Edelman (Grand Rapids: Eerdmans, 1995), 40. The interpretive ancient Aramaic Jewish Targum to Psalm 82:6 didn't hesitate to flatly change the text from "gods" and "sons of the Most High" to "angels," in order to lessen the passage's impact.
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

0 Comentarios: