www.mundolds.blogspot.com

Las planchas de bronce de Labán contenían la historia de los judíos desde la creación hasta los días de Lehí. Incluía las profecías del antiguo testamento escritas antes de los días de Lehí. Aún las profecías de un contemporáneo de Lehí, Jeremías, se encontraban en las planchas (véase 1 Ne 5:13). Casi todas las profecías importantes del antiguo testamento habían sido registradas.

Los anales Nefitas podrían no haber incluído profecías de Daniel, Ezequiel, Miqueas, o Malaquías. Esto nos lo da a entender el ministerio del Salvador entre los Nefitas. En ese entonces, el Señor se aseguró de que las más importantes escrituras fueran parte de los anales Nefitas. Esto requirió que Él, les diera algunas de las profecías del antiguo testamento que, o bien, eran de gran importancia doctrinal o no las habían recibido los Nefitas. Un cuidadoso estudio de 3 Nefi demuestra que los profetas más citados fueron, Isaías, Miqueas y Malaquías.


Las planchas de bronce representaban una porción más grande de literatura que nuestra Biblia actual. Esto se evidencía de la declaración de Nefi, y (la Biblia actual) es una narración semejante a los grabados sobre las planchas de bronce, aunque menos en número (1 Ne 13:23). Las planchas de bronce obviamente contenían una porción considerable de literatura ya no existente en nuestro Antiguo Testamento. Contenía las palabras de muchos profetas cuyo mensaje, de no haber sido por el Libro de Mormón, se hubiera perdido para el mundo. Estos fueron hombres que claramente enseñaron de un Mesías que vendría en la carne a redimir a su pueblo. Estos profetas incluyeron a Zenós, Zenoc y Nahum (ver la Guía para el estudio de las Escrituras)

El Bronce

Algunos han argumentado que la descripción del bronce en el Libro de Mormón es una incongruencia. Sin embargo, el mismo término se usa en la Biblia tan al principio como en Génesis 4:22 [Hebreo: bronce y cobre]. Ambas descripciones probablemente se refieren a una mezcla de cobre que difiere del bronce actual. El latón es una aleación de cobre y nickel. El bronce es una aleación de cobre y estaño. Este último era mucho más común en los tiempos del Antiguo testamento, pero para los siglos XVII y XVIII, la palabra bronce aún no se usaba.

Para mayor información de este tema leer "Escritos Sagrados en Planchas de Metal en el Antiguo Mediterraneo" (en Ingles) por William Hamblin

El Idioma de las Planchas de Bronce

En Mosiah 1:3-4

"Y también los instruyó con respecto a los anales que estaban grabados sobre las planchas de bronce, diciendo: Hijos míos, quisiera que recordaseis que si no fuera por estas planchas, que contienen estos anales y estos mandamientos, habríamos padecido en la ignorancia, aun ahora mismo, no conociendo los misterios de Dios; porque no habría sido posible que nuestro padre Lehi hubiese recordado todas estas cosas para haberlas enseñado a sus hijos, de no haber sido por la ayuda de estas planchas; porque habiendo sido instruido en el idioma de los egipcios, él pudo leer estos grabados y enseñarlos a sus hijos, para que así éstos los enseñaran a sus hijos, y de este modo cumplieran los mandamientos de Dios, aun hasta el tiempo actual".

Estos versículos parecen sugerir que las planchas de bronce estaban escritas en un egipcio de algun tipo. Para obtener mayor información les recomiendo leer ¿Por qué Lehi usaba el Egipcio? (En ingles) por Ben McGuire.



Algunos Problemas de interés relacionados a las Planchas de Bronce


Resumen:
La mayoría estudiosos contemporáneos del Antiguo Testamento cuestionan si Moisés escribió el Pentateuco, pero el Libro de Mormón afirma la autoría de Moisés. Se plantean cuestiones en cuanto a cómo las profecías de Jeremías estaban en las planchas de bronce y cual era la naturaleza del Libro de la ley. De acuerdo con las planchas de bronce, Labán y Lehi eran descendientes de Manasés. Entonces, ¿cómo viven en Jerusalén? Las planchas de bronce, en las que se pueden encontrar escrituras perdidas, pueden haber sido la escritura oficial de las diez tribus.



El Libro de Mormón relata que cuando Nefi y sus hermanos volvieron de Jerusalén, con las planchas de bronce, 1 su padre Lehi procedió a examinar los registros a fondo (1 Nefi 5:10). Es un hecho bien establecido que escrituras en planchas de metal no era una práctica común en el mundo antiguo. 2 En su búsqueda en las planchas de bronce, Lehi descubrió que contenían los "cinco libros de Moisés", así como un registro de la Judíos desde el principio hasta el reinado de Sedequías, muchas de las profecías de Jeremías también se encontraron grabados en las planchas sagradas. Vamos a citar las palabras exactas de Nefi:

Y después de haber dado gracias al Dios de Israel, mi padre Lehi tomó los anales que estaban grabados sobre las planchas de bronce, y los examinó desde el principio. Y vio que contenían los cinco libros de Moisés, los cuales relataban la historia de la creación del mundo, y también de Adán y Eva, nuestros primeros padres; y asimismo la historia de los judíos desde su principio, aun hasta el comienzo del reinado de Sedequías, rey de Judá; y también las profecías de los santos profetas desde el principio, hasta comenzar el reinado de Sedequías, y muchas profecías declaradas por boca de Jeremías. Y aconteció que mi padre Lehi también halló sobre las planchas de bronce la genealogía de sus padres, por lo que supo que descendía de José, sí, aquel José que era hijo de Jacob, que fue vendido para Egipto y preservado por la mano del Señor para que salvara del hambre a su padre Jacob y a toda su casa.” (1 Nefi 5:10-14)

Deseo llamar la atención especial a las palabras "profecías declaradas por boca de Jeremías", que aparecen en el párrafo. "Por boca" sin duda no es usado comúnmente en el inglés. No estamos acostumbrados en nuestro lenguaje ordinario a decir que tenemos la intención de consultar las profecías habladas "por boca " de Isaías, Jeremías, o de cualquier otro profeta. Pero la expresión es un modismo hebreo cabalmente bueno y parece que ha sido traducido literalmente por José Smith. El hecho de que aparece en 2 Crónicas 36:21-22 y Esdras 1:1 no necesariamente significa que José la copio de nuestra versión inglesa común.

Lehi también descubrió la genealogía de sus padres en las planchas de bronce, por lo tanto sabía que él era un descendiente de José quien fue vendido a Egipto, a traves de su hijo Manasés (1 Nefi 5:14; Alma 10:3).


El Pentateuco

Las declaraciones de Nefi sobre el contenido de las planchas de bronce son muy importantes para nosotros debido a opiniones críticas respecto al Antiguo Testamento. Muchos estudiosos contemporáneos del Antiguo Testamento con severidad ponen en duda o niegan completamente que Moisés escribiera, o hubiera escrito, los cinco primeros libros de nuestra Biblia. Pero el Libro de Mormón afirma la verdad de la antigua tradición hebrea de que Moisés escribió los cinco primeros libros del Antiguo Testamento, o el Pentateuco como lo llamamos (1 Nefi 5:11; 2 Nefi 2:15-19; 3:4 -10; Moisés 1:40-41). El registro nefita (junto con el libro de Moisés) corrige perspectivas "críticas" (por lo menos a los Santos de los Últimos Días) con respecto a la fecha, la autoría y la composición del Pentateuco. Incluso el libro del Deuteronomio, que muchos críticos sobre todo sostienen fue escrito en los días de Josías ( aproximadamente 621 a.C), es de origen mosaico, de acuerdo con el Libro de Mormón (véase 1 Nefi 22:20-21; 3 Nefi 20: 23, comparar con Deuteronomio 18:15, 18-19).

Las profecías de Jeremías

Muchos otros problemas interesantes surgen como resultado de las palabras de Nefi sobre las planchas de bronce. Uno se pregunta ¿Como las profecías de Jeremías se encontraban en las planchas de bronce, ya que Labán, su antiguo encargado, era un hombre completamente injusto?. ¿Cómo Jeremías, o su escriba Baruc (Jeremías 36:4), o algún otro representante del profeta tuvieron acceso a las planchas en la tesorería de Labán, en vista de las dificultades que Nefi y sus hermanos tuvieron para llegar hasta ellos? ¿Fueron ayudados e instigados por Zoram, el siervo de Labán? Tendremos que esperar más luz antes de que estas preguntas puedan ser contestadas.

El Libro de la Ley

Otro problema surge por el descubrimiento del Libro de la Ley, que fue encontrado en el templo en los días de Josías, rey de Judá. Aquí está el relato bíblico del descubrimiento:

Y aconteció que en el año dieciocho del rey Josías, el rey envió a Safán hijo de Azalía, hijo de Mesulam, el escriba, a la casa de Jehová, diciendo: Ve al sumo sacerdote Hilcías y dile que cuente el dinero que se ha traído a la casa de Jehová y que los guardianes de la puerta han juntado del pueblo, y que lo pongan en manos de los que hacen la obra, que están a cargo de la casa de Jehová, y que lo entreguen a los que hacen la obra de la casa de Jehová, para reparar las brechas de la casa; a los carpinteros, a los maestros y a los albañiles, para comprar madera y piedra de cantería para reparar la casa; y que no se les pida cuenta del dinero cuyo manejo se les ha confiado, porque ellos proceden con honradez. Entonces dijo el sumo sacerdote Hilcías a Safán, el escriba: He hallado el libro de la ley en la casa de Jehová. E Hilcías dio el libro a Safán, y lo leyó. Entonces Safán, el escriba, fue al rey y le rindió cuentas, diciendo: Tus siervos han juntado el dinero que se halló en el templo y lo han entregado en manos de los que hacen la obra, que están a cargo de la casa de Jehová. Y Safán, el escriba, declaró al rey, diciendo: El sacerdote Hilcías me ha dado un libro. Y lo leyó Safán delante del rey. Y sucedió que cuando el rey hubo oído las palabras del libro de la ley, rasgó sus vestidos. Y mandó el rey al sacerdote Hilcías, y a Ahicam hijo de Safán, y a Acbor hijo de Micaías, y al escriba Safán, y a Asaías, siervo del rey, diciendo: Id y preguntad a Jehová por mí, y por el pueblo y por todo Judá, acerca de las palabras de este libro que se ha hallado, porque grande es la ira de Jehová que se ha encendido contra nosotros, por cuanto nuestros padres no escucharon las palabras de este libro, para hacer conforme a todo lo que está escrito de nosotros ". (2 Reyes 22:3-13)

Como resultado de la búsqueda de este libro, el rey Josías instituyó una gran reforma (véase 2 Reyes 23:23-25). Ahora surge la pregunta, ¿cuál era la naturaleza del libro de la Ley, que Josías y sus padres habían dejado de prestar atención? Muchos eruditos conservadores han sostenido que incluía todo el Pentateuco, mientras que la mayoría de los eruditos críticos han sostenido que es el libro de Deuteronomio. En vista del hecho de que las reformas del rey Josías incluyeron en su alcance una legislación más amplia que las que encontramos en Deuteronomio, parece probable que el libro encontrado en el templo, incluía no sólo Deuteronomio sino otros o todos los libros del Pentateuco .

Como estudiantes del Libro de Mormón nos preguntamos, ¿cómo es que los Judios en los días de Josías, al menos hasta el 621 a. C., estuvieron sin el libro de la ley, ya que las planchas de bronce que lo contiene estaban en las manos de Labán, o uno de sus predecesores? ¿Debemos suponer que los poseedores de las planchas de bronce ocultaron deliberadamente el Libro de la Ley de los Judios? Deben haber sabido que estaban sin ella. Esta acción parece extraña, porque se permitió a ciertas personas el acceso a las planchas para escribir las profecías de Jeremías. Tal vez el libro de la ley era otro libro que hemos supuesto, pero que parece bastante improbable. En la actualidad, no podemos responder, con certeza, a las preguntas que me han pedido. Pero las preguntas son interesantes, y algún día, probablemente obtendré las respuestas para ellos.

Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

0 Comentarios: