Me molestan ciertas actividades asociadas al Halloween. ¿Cómo pueden los padres hacer del Halloween un tiempo divertido y a la vez evitar prácticas y conductas que pueden afligir al Espíritu?

Respuesta por Joyce Kinmont
Liahona, Octubre 1996, 33

Cuando mi esposo y yo nos unimos a la Iglesia en los primeros años de nuestro matrimonio, sentí una necesidad de mejorar nuestra conducta, incluyendo la forma en que celebrabamos las festividades. Hicimos de la Pascua y de la Navidad algo más centrado en Cristo. La víspera del año nuevo llegó a ser más orientada a metas. ¿Y Halloween? Halloween fue un desafío.Hemos disfrutado vistiendo a nuestra hija pequeña en un vestuario negro de bruja, su pelo rubio con bastante fijador en toda su cabeza y un pedazo de hielo seco burbujeando desde su olla. Pero comenzamos a preguntarnos si algunas de las prácticas del Halloween eran agradables ante el Señor, dado que los Santos de los Ultimos Días deben buscar lo que es “virtuoso, bello y de buena reputación” (Articulo de Fe 13)

Al crecer nuestros niños, llegamos a estar crecientemente en dudas de los modelos que les presentabamos. Reconocimos que la representación de la maldad podría ser necesaria al contar una historia, pero que experimentar con la maldad y su apariencia, aún por diversión, podría ser dañino. No quisimos personalizar la maldad animando a nuestros hijos a identificarlo con brujas, aún aquellas hermosas. Ni quisimos animar a nuestros hijos a pretender ser violentos, grotescos o morbosos, o emprender cualquier conducta que pudiera afligir el Espíritu.

Eliminar máscaras y, más bien, vistiendo nuestros hijos como calabazas, robots y vaqueros alivió nuestra preocupación. Frecuentemente he hecho vestuarios que promueven un papel dramático: vestidos de belleza sureña con faldas o princesas vestidas con colas floreadas. Algunos años ayudamos a hacer el Halloween divertido para otros. Nuestros más memorables Halloween fueron aquellos en los cuales dimos un “trato” –un corto programa de música y poesía presentado a los ancianos, especialmente a aquellos que no tenian familiares cerca de ellos.

Algunos barrios, preocupados acerca de la seguridad del “truco o trato” después de oscurecer, han comenzado a tener fiesta de Halloween, cenas, o desfiles de vestuarios en sus salones culturales. Otros barrios se reunen en los estacionamientos, donde los miembros reparten “tratos” desde los autos y juegan juegos.

Cuando nuestros hijos llegaron a ser adolescentes, les desalentamos a participar de callejones de espectros u otras actividades donde los participantes, disfrazados o en mantas de oscuridad, se muestren conducta amenazante o grotesca y pretendan entablar actos violentos que frecuentemente estaban inspirados en escenas de películas violentas. También desanimamos a nuestros hijos a realizar “trucos” maliciosos y de asistir a actividades popularizadas durante Halloween tales como decir la suerte, sesiones de espiritismo o satanismo teatral.

El élder Boyd K. Packer del Quórum de los Doce Apóstoles advirtió de tales actividades cuando le dijo a los hombres y mujeres jóvenes, “Una advertencia: hay un lado oscuro de las cosas espirituales. En un momento de curiosidad o bravuconería temeraria algunos adolescentes han sido tentados a jugar a adorar a Satanás. ¡Nunca hagan eso ustedes! ¡No tienen idea del peligro! ¡Dejen eso! Y hay otros juegos y actividades imprudentes que estan en el lado oscuro. ¡Déjenlas! "(Ensign, Mayo 1989)

El Presidente James E. Faust, mientras era miembro del Quórum de los Doce Apóstoles, aconsejó a los Santos de los Ultimos Días a evitar llegar a estar intrigado por Satanás y sus misterios: “Nada bueno puede surgir de estar cerca del mal. Como al jugar con fuego, es demasiado fácil quemarse: “El conocimiento del pecado tentó a su comisión”… El único curso seguro es mantenerse bien distanciado de él y de cualquiera de sus actividades malvadas o prácticas viles. La malicia de la adoración al mal, brujería, hechicería, vuduismo, magia negra y toda otra forma de demonismo deben ser evitadas como la plaga” (Ensign, Nov, 1987)

Hace treinta años el pequeño vestuario de bruja que nuestra hija vistió fue tan modificado de la realidad que ella nunca lo habría identificado con nada verdaderamente malévolo. Pero las cosas son diferentes hoy. Amigos nuestros recientemente se sintieron choqueados y entristecidos cuando al llegar a un jardín de matrimonios encontraron que era una ceremonia oculta. Las experimentaciones de su amado nieto con “el lado oscuro de las cosas espirituales” ya no eran meras curiosidades del Halloween.

Hemos encontrado que no es necesario evitar del todo las festividades del Halloween. Con un poco de planificación, el Halloween puede ser un tiempo de diversión familiar. Al calibrar nuestra conducta por la luz de las escrituras y de la revelación moderna, podemos establecer un ejemplo apropiado para nuestros hijos y otros al dar oído a la admonición del Señor de “echar fuera la oscuridad de nosotros” (D&C 50:25)

Ninguna postura oficial de la Fiesta de Halloween

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días no tiene ninguna opinión oficial acerca de la festividad de Halloween. Los miembros de la iglesia son libres de decidir por sí mismos si deben o no celebrar, y tambien cómo celebrarlo si deciden hacerlo. Halloween no es una fiesta religiosa para los mormones.

Observancia de Halloween por los Mormones

La mayoría de los mormones celebran Halloween de alguna manera. Ellos consideran Halloween como un momento de diversión llena de oportunidades para la creatividad, las fiestas, etc.

Los Santos de los Últimos Días que no celebran generalmente Halloween, optan hacerlo por las mismas razones que los demás cristianos no la celebran. Pueden que quizas no les guste las bromas y trucos tradicionales relacionados con Halloween, algo de los trajes típicos de Halloween o el entretenimiento violento de mal gusto.

¿Cómo los mormones celebran Halloween ?

Aunque no hay una posición oficial SUD sobre Halloween, los miembros de la iglesia se les anima a dejar que el Espíritu Santo les guíe en todas las cosas. En general, a los mormones se les aconseja a buscar todo lo que es "virtuoso, o bello, o de buena reputación, o digno de alabanza", y en consecuencia evitar todo aquello que no lo es.
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

4 Comentarios:

  1. yo soy mormon y no estoy de acuerdo que algunos hermanos festejen ese dia de halloween sabiendo que es un dia en que los miembtros del mal festejan al principe de las tinieblas que de bueno podemos encontrar.

    ResponderEliminar
  2. Beatriz Sairez Di Fini2/11/15 18:04

    Soy sud. No estoy de acuerdo con esas ttadiciones absurdas haciendo aluciones a lo que no es bello.ojala esto no se promocione a nivel iglesia.

    ResponderEliminar
  3. En México la tradición del Día de Muertos es recordar a nuestros antepasados fallecidos, tradicionalmente vamos al panteón y llevamos flores a nuestros muertos, para los SUD es excelente oportunidad de ir al Templo y efectuar ordenanzas para nuestros familiares fallecidos. Se come dulce de calabaza y los niños salen a pedir dulces. Los disfraces Hallowenses de la tradición americana no son necesarios. El día de muertos es una fiesta prehispánica que tiene su origen en el sexto signo del calendario maya azteca, honrar a nuestros ancestros.

    ResponderEliminar
  4. LO UNICO QUE DISFRUTO DE MUERTOS ES EL EXQUISITO PAN Y CHOCOLATE ;)

    ResponderEliminar