Por Marta Fernández-Rebollos
Periodista

Los Anti-mormones y otros críticos de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días mantienen diversas web sites, foros y tablones de mensajes en Internet, y han escrito varios libros acerca del mormonismo. En ellos, intentan dar explicaciones racionales o naturales a acontecimientos religiosos. Algunos de estos individuos manifiestan ser pensadores racionales, con la implicación de que los miembros de la Iglesia de Jesucristo no lo son. A menudo exponen que ellos son intelectuales, de mente abierta, y libres de todo dogma, de nuevo con la misma implicación anterior.

Por otra parte, parece haber la creencia de que, cuanto más educada, menos religiosa es una persona. En otras palabras, que cuanto más centrada está una persona en las metas académicas o intelectuales, más fácil es que se aparte de la Iglesia de Jesucristo.

Niveles académicos de los Santos de los Últimos Días (SUD)

A partir de los argumentos de estos críticos, uno tiene la impresión de que los SUD son un grupo de personas con un nivel de educación académica limitada. Esta afirmación, en cualquier caso, no está respaldada por datos disponibles, tal y como recoge un reciente artículo de Scott Gordon en FAIR (Education, Scholarship, and Mormonism).

Por el contrario, el énfasis de los SUD sobre la educación ha conllevado unos niveles medios de logros académicos, entre los miembros de la Iglesia, muy superiores, por ejemplo, a los de la población americana en general. El porcentaje de SUD que han completado con éxito la educación secundaria es significativamente superior al de la población norteamericana: 53,5% de hombres y 44,3% de mujeres SUD frente a los 36,5% de hombres y 27,7% de mujeres no SUD, según datos correspondientes a los Estados Unidos (Ver Stan L. Albrecht y Tim B. Heaton, "Secularization, Higher Education, and Religiosity" en Latter-Day Saint Social Life, Social Research on the LDS Church and its Members, Provo, Utah: BYU Religious Studies Center, 1998).


Tanto hombres como mujeres SUD han completado una media de más años de escolarización que los no SUD en los Estados Unidos. La población canadiense muestra esta misma tendencia.

En efecto, los altos niveles de educación académica entre los miembros de la Iglesia de Jesucristo se corresponden con la cultura de formación y aprendizaje que existe entre los SUD así como con las admoniciones de las Escrituras:

"buscad diligentemente y enseñaos el uno al otro palabras de sabiduría; sí, buscad palabras de sabiduría de los mejores libros, tanto por el estudio como por la fe" (DyC 88:118)
"y poner en orden las iglesias, y estudiar y aprender, y familiarizaos con todos los libros buenos, y con los idiomas, lenguas y pueblos" (DyC 90:15)

No dejan de ser consejos contradictorios, si el propósito de líderes conspiradores hubiera sido mantener a sus feligreses bajo la más absoluta ignorancia a fin de manipularlos y ejercer sobre ellos cualquier tipo de injusto dominio. No obstante, dichas admoniciones obtenidas por revelación y por conducto del profeta José Smith, son recibidas por los miembros de la Iglesia de Jesucristo como la voluntad del Señor para Su pueblo, y así lo entienden y lo ponen en práctica los SUD.

Religiosidad y educación

Respecto a la aseveración de los escépticos de que mayores niveles de educación conllevan una menor implicación religiosa, si bien es cierto que esto sucede entre los miembros de algunas confesiones religiosas, no lo es entre los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los SUD. Por el contrario, entre los SUD sucede exactamente al revés: cuanto mayor es el grado de educación académica obtenida, mayores son los niveles de actividad en la Iglesia (Stan L. Albrecht, ?The Consequential Dimension of Mormon Religiosity?, en Latter-Day Saint Social Life, Social Research on the LDS Church and its Members, Provo, Utah: BYU Religious Studies Center, 1998).

La correlación no deja de sorprender a los escépticos, ya que los niveles de asistencia a la Iglesia alcanzan entre un 70 y un 80% entre aquellos SUD con 16 años o más de educación académica formal.

Erudición y estudiosos mormones

El afán de los críticos ha llegado al punto de intentar demostrar un menor nivel de erudición o un engaño consciente por parte de estudiosos SUD. Algunos de los mensajes colgados en Internet a tal efecto procuran desprestigiar a conocidos expertos o estudiosos miembros de la Iglesia de Jesucristo, para lo cual no dudan en calificar de marionetas a personas prometedoras pero con carreras frustradas, divulgando la falacia de que muchos eruditos dejan de serlo cuando se convierten a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. En todos los casos, los ejemplos habían sido manipulados y no tenían base de ningún tipo.

Algunos de los ataques en este sentido parecen centrarse en la controversia que dicen existir en materias como el ADN y la veracidad del Libro de Mormón. Cuando el Dr. Tom Murphy, antropólogo, y el Dr. Simon Southerton, genetista, aseguraron que el ADN probaba que el Libro de Mormón era una farsa, varios científicos de renombre a nivel internacional que resultaron ser SUD- ahondaron en el asunto. Entre ellos se encontraban el Dr. Scott Woodward, el Dr. Michael Whiting, el Dr. Keith Crandall, el Dr. Ryan Parr y el Dr. John Butler. Sus estudios acerca de este tema han sido publicados por FARMS, Foundation For Ancient Research and Mormon Studies, (ver aqui farms.byu.edu) y en FAIR (ver aqui www.fairlds.org).

Es difícil infravalorar la experiencia acreditada internacionalmente de estos eruditos: El Dr. Ryan Parr ha desarrollado numerosos estudios sobre el DNA de los indios americanos, exactamente el área en cuestión. El Dr. Butler ha liderado trabajos de identificación de restos de la reciente catástrofe del World Trade Center. Su especialidad es la identificación forense a partir de ADN, y su texto sobre este trabajo ganó un reconocimiento por parte del British Medical Association en 2001, así como el Presidencial Early Carrer Award en 2002. Se podría escribir mucho más sobre cada uno de estos expertos. Todos ellos son eruditos internacionalmente respetados y han publicado numerosos trabajos en sus respectivos campos en importantes revistas especializadas. Ninguno de ellos está de acuerdo con las conclusiones de Southerton y Murphy.

Al contrario de lo que muchos antimormones proclaman, los SUD parecen contar en sus filas con reconocidos científicos.

El Dr. Richard T. Wootton, autor del libro Saints and Scientists: A Quest for Science Religion Harmony (Santos y científicos: en busca de la armonía entre ciencia y religión), ha realizado un estudio acerca de científicos en Utah y el impacto de otras creencias de los SUD. Entre sus conclusiones se encuentran las siguientes:

1. Utah es el estado que más científicos per capita produce, y lo ha sido durante los últimos 60 años.

2. En Utah, la población mormona produce proporcionalmente más científicos que la población no-mormona.

3. Los científicos mormones aseveran, en una mayoría aplastante, que son fervientes o muy fervientes creyentes en las doctrinas clave del mormonismo. En este sentido, un 88 % de los científicos SUD afirman tener un firme testimonio de la misión divina del profeta José Smith y son activos en la Iglesia.

La Universidad de Brigham Young

La citada Universidad de Brigham Young (BYU), que pertenece y es administrada directamente por la Iglesia, algunas veces ha sido denostada por esto mismo. Sin embargo sus credenciales comprueban su enorme capacidad de formación y el grado de sus logros académicos:
  • U.S. News and World Report en su informe America's Best Colleges de 2004, colocó a BYU en el segundo nivel (67º lugar) de la categoría Best National Universities, en el lugar 16º entre las universidades nacionales con programas doctorales.
  • Su Facultad de Dirección de Empresas, la BYU's Marriott School of Management, alcanzaba el puesto 39º de toda la nación según el US News and World Report, y el 26º según el The Wall Street Journal's en su informe de 2003 sobre las mejores facultades de negocios en el mundo.
  • Su Facultad de Derecho, la J. Reuben Clark Law School, es la 34ª entre las mejores 50 facultades de leyes, según US News and World Report's Best Graduate Schools 2005.
  • Su Facultad de Enfermería, según el mismo informe, alcanzaba el puesto 58º.
  • En 2002, la Chronicle of Higher Education reconocía a BYU como la mejor universidad de la nación en cuanto a la relación entre dinero invertido y resultados en inventos y nuevas empresas.
  • En 2004, la BYU figuraba entre las primeras 20 universidades con el mayor número de estudiantes galardonados (Merit Scholars), por delante de otras conocidas universidades como UCLA, Duke, Ohio State, Perdue y UC Berkeley (The Chronicle of Higher Education, Volumen LII, nº1, 26 de agosto de 2005, página 14).
  • Más de 80 graduados de BYU han servido como presidentes de otras conocidas universidades (http://unicomm.byu.edu/about/factfile/alumni.aspx?lms=6 November 26, 2004).
El Estudio y la Fe, inseparablemente unidos

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es una iglesia de fe y una iglesia de estudio, estando ambos principios inseparablemente unidos desde el principio de los tiempos y, remontándonos a épocas más recientes, desde que, en nuestros días, el Evangelio fuera restaurado por el profeta José Smith, en 1830. Desde entonces, las admoniciones de las autoridades generales respecto a la importancia y la necesidad de que los SUD sean instruidos y capacitados en todas las cosas, ha sido constante.

Brigham Young (1801-1877) enseñó que los santos deben establecer escuelas y deleitarse en aprender, así como acerca de la obligación de estudiar, de aprender y de vivir conforme a principios eternos, uno de los cuales es el conocimiento y la inteligencia. Brigham Young fundó en 1850 la Universidad de Deseret, más tarde Universidad de Utah. En 1875 fundó una academia en Provo (Utah), actualmente conocida como la Universidad Brigham Young.

Las escrituras señalan: la gloria de Dios es la inteligencia (DyC 93:36). Pues bien, siendo que los SUD reconocen el principio de que hombres y mujeres somos literalmente hijos de Dios y dioses en embrión cuyo destino final no es otro que llegar a ser como Dios es, la inteligencia -ejercitada mediante el estudio constante y dedicado- ocupa un lugar absolutamente prioritario.

Como fundador de universidades y denodado maestro, el presidente Young enseñó que si queremos llegar a ser como nuestro Padre Celestial, es necesario que progresemos continuamente en conocimiento y sabiduría, e instó a hombres y mujeres en aquella época a formar parte de un pueblo de profunda erudición con respecto a las cosas del mundo.

Éste es el legado heredado por los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y en esto se han ocupado generaciones y generaciones de SUD, quienes entienden que, realmente, no existe una brecha entre el conocimiento de Dios y las artes y las ciencias del mundo, sino que todo principio de conocimiento viene de Dios y que, en realidad, todas las cosas son espirituales.

Un principio de autosuficiencia

En la Conferencia General de abril de 2001, el presidente Gordón B. Hinckley anunció una iniciativa audaz para ayudar a jóvenes en áreas en desarrollo a salir del ciclo de la pobreza. El presidente Hinckley habló entonces de los misioneros que terminaban su misión y de otros jóvenes que tenían aspiraciones de gran capacidad, pero escasas oportunidades, de modo que propuso un plan en un esfuerzo por remediar esta falta de oportunidad, que consideramos inspirado por el Señor, añadía el Profeta, y lo llamaremos el fondo perpetuo para la educación.
El FPE forma parte del cumplimiento de una gran visión que, a día de hoy, ha bendecido la vida de miles de miembros de la Iglesia de Jesucristo, y cuyo propósito es llegar a bendecir a millones en el mundo.

Conclusión

A la luz de estos datos es imposible sostener que la religión, y más propiamente la religión SUD, está destinada a gente académicamente precaria. Cualquier crítica en esta dirección sólo puede venir de cierto prejuicio o cierta lejanía de la realidad. El pueblo SUD ha demostrado, y probablemente demostrará cada vez con más intensidad, su inclinación por la verdad, el conocimiento científico y la inteligencia.
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

0 Comentarios: