La Critica:

La Biblia nos dice que a la crucifixión de Jesús, la oscuridad cubrió la tierra por tres horas (Mateo 27:45; Marcos 15:33; Lucas 23:44). No obstante, el Libro de Mormón declara tres veces diferentes que hubo oscuridad “durante tres días” (Helamán 14:20,27; 3 Nefi 8:3, énfasis añadido). Desde luego, esta es una gran diferencia y contradicción.

La Respuesta

Los críticos afirman que el Libro de Mormón contradice la Biblia. La Biblia enseña que hay tres horas de oscuridad cuando Cristo murió (Lucas 23:44), mientras que el Libro de Mormón dice que los vapores de tinieblas persistieron en la tierra durante tres días después de tres horas de intensa tormenta (3 Nefi 8:19 , 23). Como suele ser el caso, un vistazo a este libro de sus supuestos problemas resultan consolidando la autenticidad y el origen divino del Libro de Mormón.

La "niebla de la oscuridad" aparentemente se refieren a la ceniza volcánica que estuvo presente en ese momento en América Central (territorio del Libro de Mormón), pero no en Jerusalén.

Muchos eventos de temblores en la tierra, que son literalmente descritos en el Libro de Mormón en el momento de la muerte de Cristo son coherentes con lo que se conoce sobre la actividad volcánica , temblores de tierra, ciudades enterradas y quemadas, cambios en el nivel de las aguas o las olas sísmicas asociadas con tal actividad (ciudades hundidas), tambien rayos intensos y tormentas.



Más particularmente, la actividad volcánica puede resultar en cenizas volcánicas de espesor que cumplen con las descripciones del vapor de tinieblas en el Libro de Mormón (3 Nefi 8:19-23): la ceniza puede ser sentida, puede dominar a las personas (3 Nefi 10:13), puede hacer difícil encender luz (sobre todo cuando la ceniza es húmedo o está asociado con la lluvia), puede bloquear la luz del sol por completo, y puede persistir durante varios días (tres días, por ejemplo). La actividad Volcánica está fuertemente implicada en el texto y es descrita con precisión (y José Smith no podía saber estas cosas por sí mismo). La única pregunta es, entonces, si hay alguna evidencia de actividad volcánica en el Nuevo Mundo en el momento de la muerte de Cristo.

La respuesta es un sí sorprendente: Si hubo actividad volcánica significativa en el Nuevo Mundo, cerca de la hora de la muerte de Cristo - y la ubicación es América Central, La Geografía del área limitada(LGT) que los estudiosos SUD han concluido debe ser la región descrita en el Libro de Mormón.

El Modelo LGT

El modelo LGT (Teoría de la Geografía Limitada o LGT, por sus siglas en inglés) situa la mayoría de los acontecimientos del Libro de Mormón en Mesoamérica (America Central -Leer mas Aquí) Los 3 dias de oscuridad son consistentes con un periodo de intensa actividad volcanica. Esta expicacion de los tres dias de oscuridad ha sido particularmente popular entre aquellos que apoyan la Teoría de la Geografía Limitada del Libro de Mormon. La mayoria de los Modelos LGT ubican al Libro de Mormon en la tierras de Centro America, Area que es bien conocida por la intensa actividad volcanica.

Un autor sugiere:
  • La causa basica de la destruccion fue una tremenda conmocion volcanica.
  • Numerosos mecanimismos destructivos se vieron envueltos, pero la lluvia no fue uno de ellos.
  • El acompañamiento al periodo de oscuridad fue causada por una inmensa nube local de ceniza volcanica.
  • El hecho sin presedentes fue debido a una descarga electrica dentro de una nube de ceniza.
  • Los truenos intensos fueron debidos a los rayos, al retumbar de la tierra y a los movimientos sismicos.
  • El vapor de oscuridad (1 Nefi 12:5; 19:11) y la neblina de oscuridad (3 Nefi 8:20) fueron cenizas volcanicas y polvo disperso por el fuerte movimiento de un terreno.
Tambien:

La inhabilidad de encender la madera sumamente seca es interesante en vista del hecho que unas personas también son descritas como muriendo de asfixia durante el período de la destrucción que precedió al período de la oscuridad (3 Nefi 10:13). Esto sugiere que en algunas regiones la concentración de gases volcánicos densos (dióxido de carbono y dióxido de azufre) sobre el nivel de la tierra, era suficiente para prevenir el encendimiento de la leña y causar asfixia.

James Baer nota que las erupciones volcánicas podrían haber acompañado al terremoto violento descrito en 3 Nefi. Él nota que éstos habría hecho la atmósfera oscura con polvo y cenizas y habrían liberado monóxido de carbono, dióxido de carbono, y gases sulfurosos, que habrían estado asfixiándo y podría haber hecho imposible enceder fuego.

Otro mecanismo, sin embargo, muestra una explicación igualmente probable de la inhabilidad de encender madera seca. Si uno supone que las chispas del sílex fueran el método común para encender fuego, entonces la caída de ceniza pesada podría haber sido eficaz en la prevención de la ignición. Esta caída de ceniza pesada también ofrece una explicación probable de los términos vapor de tinieblas usada en 1 Nefi 12:4–5.

Datación de pruebas

Además, los datos del nucleo helado son consistentes con un principal acontecimiento volcánico en el momento de la muerte de Cristo, dentro del margen de error proporcionado por las medidas que datan, aunque no es actualmente posible determinar la posición de estas erupciones.

La Conclusion

3 Nefi 8:5-25 proporcionan una descripción detallada de una erupción volcánica y sísmica masiva. Tales detalles son precisos tanto en relatos antiguos como modernos, aunque hubieran sido desconocidos a José Smith.

Sin embargo tambien tenemos experiencias idénticas en la Biblia donde las tinieblas permanecieron por varios periodos de tiempo en un área, y había luz al mismo tiempo en otros lugares. Leemos en Éxodo 10:21-22“Jehová dijo a Moisés: Extiende tu mano hacia el cielo, para que haya tinieblas sobre la tierra deEgipto, tanto que cualquiera las palpe. Y extendió Moisés su mano hacia el cielo, y hubo densastinieblas sobre toda la tierra de Egipto, por tres días.” Notará que el incidente del Libro de Mormón seria nuevamente una representación repetida de la experiencia sufrida “en la tierra de Egipto”.
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

3 Comentarios:

  1. Si fueron tinieblas provocadas por cenizas volcanicas en tres dias toda la gente estaria muerta de asfixia... tu lo sabes bien..

    Si habia cenizas volcanicas en todo el territorio.. como es posible que prosperaron en la tierra... segun 4 Nefi??

    Porque no hay evidencia de un pueblo destruido por cenizas como sodoma y gomorra??

    ResponderEliminar
  2. La ceniza volcánica no necesariamente causa la muerte. Esta puede provocar alguno de los siguientes efectos y no la muerte: agravamiento de enfermedades pulmonares, trastornos gastrointestinales por la ingestión de agua y alimentos contaminados con flúor y posiblemente con metales pesados (arsénico, mercurio, etc.). Daños oculares como conjuntivitis y abrasiones en la córnea.
    La ceniza obstruye las corrientes de agua. La ceniza se amontona en senderos y además puede ser resbalosa.

    No obstante los daños que ocasionan las cenizas volcánicas, en el corto, mediano y largo plazo, beneficia a los suelos, ya que contiene importantes nutrientes para el suelo, como son: calcio, magnesio, sodio, potasio, nitratos y sulfatos, de manera que su efecto en los suelos, mejorar la fertilidad de los mismos y beneficiar en el corto y mediano plazos la nutrición de bosques y zonas de cultivos.

    Centro de Monitoreo Vulcanológico y Sismológico - Ciudad Universitaria UNICACH

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2/4/14 05:15

    EFECTOS AMBIENTALES DE LAS CENIZAS VOLCÁNICAS
    Dra. Ma. Aurora Armienta Hernández Instituto de Geofísica, UNAM
    El Chichón, 1982. Devastación en un radio de 10 km. Flujos piroclásticos masivos causaron muchas víctimas (aproximadamente 2000 muertes) y daños mayores.
    Hekla, Islandia: erupción en 1970, Las concentraciones de fluoruro en las pasturas cubiertas de ceniza excedieron 4000 μg /g. Se reportaron 7500 animales muertos (Óskarsson, 1980)
    Efectos de los metales a la salud exposición crónica oral
    • Talio: Pérdida del cabello, cansancio, depresión, dolores de las piernas, perturbaciones de la vista; problemas de riñones, intestinos e hígado.
    • Antimonio: Incremento del colesterol y disminución de la glucosa sanguíneos; diarrea, vómito
    • Plomo: Retraso en el desarrollo físico o mental de los niños. Problemas en el riñón, alta presión én los adultos.
    • Manganeso: efectos adversos neurológicos. Afectaciones al hígado y páncreas.
    Forraje que contenga 30-40 mg/kg de fluoruro puede ser extremadamente tóxico para el ganado bovino.
    Concentraciones arriba de 100 mg/kg de peso son letales para la mayoría de los mamíferos.
    Se han reportado casos de osteofluorosis en venados en sitios cercanos a fundidoras de aluminio y en campos geotérmicos.
    Debe evitarse que los animales ingieran plantas cubiertas por cenizas.
    Debe evitarse que los seres humanos y los animales beban agua en la cual se hayan depositado cenizas volcánicas.
    Deben realizarse análisis químicos de las extracciones acuosas de las cenizas en todas las localidades donde se registre caída de las mismas.
    En todos los casos deben tomarse medidas preventivas: protección de las fuentes municipales de agua potable, así como de los recipientes de almacenamiento caseros y abrevaderos de animales, protección del tracto respiratorio.
    El bióxido de carbono (CO2) es más pesado que el aire y puede acumularse en las áreas bajas alcanzando altas concentraciones que pueden terminar con la vida de personas, animales y plantas. Adicionalmente si se acumula en el agua de lagos cratéricos es posible que concentraciones elevadas sean expulsadas violentamente a la atmósfera.
    La inhalación de bióxido de azufre (SO2) provoca constricción del tracto respiratorio y aumenta la resistencia al flujo del aire, por lo que se observan cambios en los patrones normales de la función pulmonar. Se requiere de una dosis pequeña de bióxido de azufre para producir una respuesta biológica, como la irritación e inflamación de las vías respiratorias, las conjuntivas y la piel, además de la exacerbación de enfermedades respiratorias crónicas, que ocurre durante o algún tiempo después de la manifestación

    ResponderEliminar