¿Como pueden los Santos de los Últimos Días afirmar que adoran a Jesús cuando sus lideres enseñan que nadie conseguirá entrar en el cielo sin el consentimiento de José Smith (Diario de Discursos Vo7, Página 289)?

La Crítica:


Las enseñanzas mormonas no están centradas en Jesús, sino en José Smith. La Biblia enseña que Jesús era tanto hombre como Dios. El mormonismo afirma que José fue un hombre que se convirtió en un dios. En la página 289, volumen 7, del Diario de discursos, el sucesor de José Smith, Brigham Young dijo: «Ningún hombre o mujer en esta dispensación jamás entrará al reino celestial de Dios sin el consentimiento de Joseph Smith... Yo no puedo ir allí sin su aprobación. Él tiene las llaves de ese reino para la última dispensación». Declarar que un hombre puede ser elevado a esta posición contradice la propia fundación del cristianismo. La iglesia de Jesucristo está construida sobre la piedra angular que es Jesús, sólo Jesús. No Jesús y José Smith.

La Respuesta:

Muchos cristianos tradicionales, creen que San Pedro esta en las puertas de los Cielos ya que es el encargado de abrirlas (Nota: Los católicos creen que Jesús le entregó a Pedro las llaves del reino, de allí deriva esta mala interpretación) y están incómodos malentendiendo que Brigham Young dijo que José Smith tomará el lugar de San Pedro, Sin embargo el lector prudente e inteligente, buscará el discurso entero dicho por Brigham Young y leerá si en verdad fue esto lo que enseñó.

- Las Dispensaciones:

Una dispensación del evangelio es un período de tiempo en la tierra cuando la oscuridad de la apostasía se dispersa, durante el cual el Señor tiene en la tierra por lo menos un siervo autorizado que posee el santo sacerdocio para establecer la palabra de Dios y administrar las ordenanzas salvadoras. El Elder David W. Patten del Quórum de los Doce explicó que una dispensación del evangelio “es el poder y la autoridad para dispensar la palabra de Dios, y para administrar en todas las ordenanzas del mismo” (Historia de la Iglesia, 3:50) .

Cuando hablamos de las grandes dispensaciones del evangelio, generalmente tenemos en mente las de Adán, Enoc (Moisés 6,7), Noé (Moisés 8), Abraham (Abra. 2:6-11; Gal. 3:6-8, 18), Moisés (D. Y C. 84:17-28); los apóstoles en el meridiano de los tiempos (Mat.16:18 19;18:18; D. Y C. 27:12-13;128:20) José Smith y sus colaboradores.(D. Y C. 112:14-32.)

Cuando José Smith empezó a recibir revelación y restauró la verdadera iglesia de Cristo sobre la tierra, se dio inicio a la última dispensación, conocida también como “la dispensación del cumplimiento de los tiempos” (Efesios 1:6). En algún momento dentro de esta ultima dispensación, Jesucristo volverá otra vez (La Segunda Venida).

Cada dispensación tiene un profeta a su cabeza, Moisés enseñó, en su dispensación que los que miraran la serpiente en la estaca vivirían, esto representaba al Salvador (Alma 33:19). Los que no obedecieron a Moisés y no miraron a la serpiente murieron, si aceptaban que Moisés era el profeta de Dios para esa dispensación es decir el pasaporte para llegar con Dios, vivirían, como dijo Jesucristo:

“No penséis que yo voy a acusaros delante del Padre. Moisés, en quien tenéis vuestra esperanza, es quien os acusa, porque si creyerais a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él. Pero si no creéis a sus escritos, ¿cómo creeréis a mis palabras?” (Juan 5:45-47)

Igualmente en el meridiano de los tiempos se salvaron los que aceptaron a los apóstoles y profetas y no rechazaron el mensaje de Cristo como el Señor le dijo a los apóstoles y el que los reciba a ustedes me recibe a mi (Mateo 10:40)


 José Smith y el Juicio Final

Tanto la Biblia como otras escrituras SUD declaran que todas las personas tendrá un día la posibilidad de estar de pie ante Cristo para ser juzgados. (Juan 5:22, 27; Romanos 14:10; 2 Corintios10; Apocalipsis 20:12; 1 Nefi 15:32-33; Alma 11:41; Mormon 3:20; DyC 76:68; 133:50). Sin embargo las escrituras también hablan que Cristo da a otros la autoridad para ejecutar juicio en los últimos días:
Y veía [yo] que este cuerno hacía guerra contra los santos, y los vencía, hasta tanto que vino el Anciano de gran edad, y se dio el juicio a los santos del Altísimo; y vino el tiempo, y los santos poseyeron el Reino. (Daniel 7:21-22, Énfasis añadido.)

Entonces, respondiendo Pedro, le dijo: Nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido; ¿qué, pues, tendremos? Jesús les dijo: De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido, también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel. (Mateo 19:27-28, Énfasis Añadido)

Yo, pues, os asigno un Reino, como mi Padre me lo asignó a mí, para que comáis y bebáis a mi mesa en mi Reino y os sentéis en tronos para juzgar a las doce tribus de Israel. (Lucas 22:29-30, Énfasis Añadido)
¿Se atreve alguno de vosotros, cuando tiene algo contra otro, llevar el asunto ante los injustos y no delante de los santos?¿No sabéis que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo ha de ser juzgado por vosotros, ¿sois indignos de juzgar asuntos tan pequeños?¿No sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¿Cuánto más las cosas de esta vida?. (1 Corintios 6:1-3, Énfasis Añadido)

Vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar. Y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, ni recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. (Apocalipsis 20:4 , Énfasis Añadido) De estos versículos aprendemos que los doce apóstoles de Cristo "se sentarán en tronos para juzgar a las doce tribus de Israel." Incluso además, nos dicen que "dan el juicio a los santos " – El Pueblo del Convenio de Cristo — y que los santos "deben juzgar el mundo," y no sólo el mundo, sino a los ángeles también. Con respecto al juicio final, las escrituras nos explican que otros, bajo la autoridad de Cristo el Señor, ejecutarán juicio sobre toda la humanidad y los ángeles.

Cuando Cristo visitó al Pueblo del Libro de Mormón después de su resurrección, él llamó a doce discípulos Nefitas para conducir y enseñar al pueblo. Antes de esto, aproximadamente 600 a. de J.C., se mostró al profeta Nefi en una visión a estos doce [discípulos Nefitas] y también a los doce apóstoles que tuvieron su ministerio en Jerusalén:

“Y el ángel me habló, diciendo: He aquí los doce discípulos del Cordero que han sido escogidos para ministrar a los de tu descendencia. Y me dijo: ¿Te acuerdas de los doce apóstoles del Cordero? He aquí, ellos son los que juzgarán a las doce tribus de Israel; por tanto, los doce ministros de tu posteridad serán juzgados por ellos, pues vosotros sois de la casa de Israel”. (1 Nefi 12:8-10.)

Basados en estas y otras escrituras, John Taylor, el tercer presidente de la Iglesia SUD dijo:

Cuando reflexionamos sobre la declaración de criaturas [seres humanos] siendo juzgados sin ley [Romanos 2:12-16], la pregunta surge en cuanto a quienes deben ser sus jueces. Aquí podemos declarar que Cristo es llamado el juez de los vivos y los muertos, el juez de toda la tierra. Además leemos que los Doce Apóstoles quienes ministraron en Jerusalén se sentarán sobre doce tronos, juzgando a las doce tribus de Israel". (Mateo19:28.) Asimismo lo siguiente: “Y además, de cierto, de cierto os digo, y ha salido como un firme decreto por la voluntad del Padre, que mis apóstoles, los Doce que estuvieron conmigo durante mi ministerio en Jerusalén, estarán a mi diestra, el día de mi venida en una columna de fuego, ataviados con vestidos de rectitud, y con coronas sobre sus cabezas, engloria igual que yo, para juzgar a toda la casa de Israel, sí, a cuantos me hayan amado y guardado mis mandamientos, y a ningún otro”.(D y C 29:12)

Y el ángel me habló, diciendo: He aquí los doce discípulos del Cordero que han sido escogidos para ministrar a los de tu descendencia. Y me dijo: ¿Te acuerdas de los doce apóstoles del Cordero? He aquí, ellos son los que juzgarán a las doce tribus de Israel; por tanto, los doce ministros de tu posteridad serán juzgados por ellos, pues vosotros sois de la casa de Israel. (1 Nefi 12:8-10) .

Esto expone un principio de adjudicación [transferencia] de juicio en las manos, En primer lugar, del Gran Sumo Sacerdote y Rey, Jesús de Nazaret, el Hijo de Dios; En segundo lugar, en las manos de los Doce Apóstoles en el continente de Asia, otorgado por el mismo Jesús; En tercer lugar, Los Doce Discípulos [del Libro de Mormón] sobre este continente, para sus pueblos, quiénes parecen estar bajo la presidencia de los Doce Apóstoles que ministraron en Jerusalén. . . . Es también adicionalmente dicho que los Santos juzgarán al mundo. Así Cristo está a la cabeza, Sus Apóstoles y discípulos parecen tomar la siguiente parte prominente; Luego viene la acción de los Santos, u otras ramas del Sacerdocio, de quiénes es dicho que juzgarán al mundo. Este Sacerdocio conjugado, surgirá, [y] mantendrá el destino de la familia humana en sus manos y decidirá sobre todas las cosas relacionado con sus asuntos; Y parece que sería completamente razonable, que si los Doce Apóstoles en Jerusalén deben ser los jueces de las Doce Tribus, y los Doce Discípulos en este continente deben ser los jueces de los descendientes de Nefi, entonces el hermano de Jared y Jared deberían ser los jueces de los Jareditas, y sus descendientes; Y, además, que la Primera Presidencia y los Doce quienes han oficiado en nuestra época, deberían operar con respecto al género humano en esta dispensación, y también en relación a todos los asuntos asociados a ellos, ya sea si se relacionan con el pasado, el presente, o el futuro. . . [ John Taylor, The Mediation and Atonement of Our Lord and Savior Jesus Christ - pág. 155-57]

El presidente Taylor describe una estructura organizada, establecida por Jesucristo para la realización del juicio final. Note como él dice que la autoridad y la decisión final están "en las manos, en primer lugar, del Gran Sumo Sacerdote y Rey, Jesús de Nazaret, el Hijo de Dios," después que cada grupo que sustenta las llaves de su propia dispensación, juzgarán a aquellos que vivieron en su dispensación. Él concluye, "parece que sería completamente razonable… que la Primera Presidencia y los Doce quiénes han oficiado en nuestra época, deberían operar con respecto al genero humano en esta dispensación”.

Ahora las declaraciones usadas por Brigham Young. Afirman acaso que a los ojos de Brigham Young [Joseph] Smith era al menos tan importante como Jesucristo. Para ello vamos a examinar las palabras de Brigham Young, teniendo presente la doctrina del Juicio dado a los santos.

En este primer ejemplo, también incluiré el párrafo anterior, a medida que va añadiendo luz sobre el tema:

Mucho ha sido dicho acerca del poder de los Santos de los Últimos Días. ¿Es el llamado pueblo Santos de los Últimos Días el que tiene este poder, o es el Sacerdocio? Es el Sacerdocio; Y si viven de acuerdo con aquel Sacerdocio, pueden empezar su obra aquí y pueden obtener muchos triunfos, y pueden estar preparados para recibir gloria, inmortalidad, y vida eterna, que cuando entren en la mundo de los espíritus, su obra sobrepasará de lejos al de cualquier otro hombre o ser que no ha poseído aquí las llaves del Sacerdocio. José Smith sostiene las llaves de esta última dispensación, y está ahora involucrado en la gran obra de los últimos días detrás del velo. Yo puedo decir a nuestros amados hermanos cristianos que han asesinado a los Profetas y por otra parte matado y causado la muerte de miles de Santos de los últimos días, los sacerdotes que le han dado gracias a Dios en sus oraciones y acción de gracias desde el púlpito del que hemos sido saqueados, encaminados, y matados violentamente, y los diáconos bajo el púlpito, y sus hermanos y hermanas en sus armarios, quienes han agradecido a Dios, pensar que los Santos de los últimos días fueron gastados fuera, algo que sin duda los mortificará – algo que, por no decir más, es una cuestión de pena profunda para ellos –saber. Que ningún hombre o mujer en esta dispensación jamás entrará en el reino celestial de Dios sin el consentimiento de José Smith. Desde el día en que el Sacerdocio fue tomado de la tierra para escena del cumplimiento de todas las cosas, cada hombre y mujer deben tener el certificado de José Smith, hijo, como un pasaporte para su entrada en la mansión donde Dios y Cristo están – yo con ustedes y ustedes conmigo. No puedo ir allí sin su consentimiento. Él mantiene las llaves de ese reino para la última dispensación – las llaves para gobernar en el mundo de los espíritus; Y él gobierna allí triunfalmente, pues él ganó pleno poder y una victoria gloriosa sobre el poder de Satanás mientras él estaba aún en la carne, y fue un mártir para su religión y para el nombre de Cristo, el cual le otorga una victoria más perfecta dentro del mundo de los espíritus. Él reina allí como un ser supremo en su esfera, capacidad, y llamamiento, como Dios lo hace en cielo. ¡Muchos exclamarán – " Oh, eso es muy desagradable! ¡ Es absurdo! ¡ No podemos aguantar la idea "! Pero es cierto. (Journal of Discourses, 7:288-89)

Note con mucho cuidado el lenguaje de Brigham Young en esta declaración. ¿Enseña él que José Smith es tan importante como Jesucristo? No, ni aun lo infiere.

"La Biblia nos muestra que Jesús posee las llaves" [con lo que estoy de acuerdo] pero "Brigham Young dijo que José Smith sostiene las llaves. ¿Según Brigham Young, qué llaves sostiene José? "Él sostiene las llaves de esta última dispensación." "Él sostiene las llaves del Reino [Celestial] para la última dispensación."

Una vez que es comprendida la doctrina del Juicio dado a los santos de los últimos días, la declaración de Brigham esta de acuerdo con las Escrituras. No pueden creer que José Smith recibirá la autoridad en el juicio final, pero si cree en la Biblia ciertamente debe creer que el juicio será dado a discípulos de Cristo. Brigham Young solamente extiende esa doctrina para incluir a José Smith, a quién Brigham aceptó como un discípulo de Cristo y un profeta quién recibió una dispensación del evangelio

También se cita a Joseph Fielding Smith para apoyar [esta] tesis:

Sin Aceptar a José Smith, No hay Salvación. Si José Smith ciertamente fue un profeta, y si dijo la verdad cuando declaró que estuvo en la presencia de ángeles enviados por el Señor y que obtuvo llaves de autoridad y el mandamiento de organizar la iglesia de Jesucristo una vez más en la tierra, entonces este conocimiento es de vital importancia para el mundo entero. Ningún hombre puede rechazar ese testimonio sin acarrear sobre sí las más terribles consecuencias, puesto que no podrá entrar en el reino de Dios. Por lo tanto, es el deber de todo hombre investigar a fin de sopesar cuidadosamente este asunto y conocer la verdad.

(Doctrina de Salvación: Sermones y Escritos de Joseph Fielding Smith, compilado por Bruce R. McConkie. 1:189-90 )

No entiendo como esto puede ser tomado para significar que, "José Smith es tan importante como Jesucristo." Joseph Fielding declara simplemente un hecho que debería aceptarse como hipotético — que si José Smith fuera un profeta de Dios entonces es requerido por Dios creer en su testimonio.

Déjenme parafrasear esta última cita de una forma que puede ayudarnos a entender su importancia: Sin Aceptar a Simón Pedro, No hay Salvación. Si Simón (El hijo de Jonás, llamado "Pedro" por el Señor) ciertamente fuera un profeta, y si dijo la verdad cuando declaró que estuvo en la presencia de ángeles enviados por el Señor (Hechos 12:5-11) y que obtuvo llaves de autoridad (Mateo16:18-19), y el mandamiento de organizar la iglesia de Jesucristo una vez más en la tierra (Mateo 16:18; 28:18-20), entonces este conocimiento es de vital importancia para el mundo entero. Ningún hombre puede rechazar ese testimonio sin acarrear sobre sí las más terribles consecuencias, puesto que no podrá entrar en el reino de Dios. Por lo tanto, es el deber de todo hombre investigar a fin de sopesar cuidadosamente este asunto y conocer la verdad.
Como mencione, el testimonio de los profetas es crítico en nuestra creencia en Cristo. Si Pedro fuera un apóstol del Señor, entonces nuestra fe en Cristo descansa en parte en su testimonio, como es descrito por él mismo en sus epístolas (Hechos 2:32) y por los autores de los Evangelios. Si rechazamos el testimonio de Pedro, rechazamos al Señor quien dijo que Pedro obtuvo su testimonio por revelación del Padre (Lucas 10:16; Mateo 16:15-17).

También se usa otra declaración de Brigham Young:

Una idea excelente que fue desarrollada esta mañana, me aventuraré a ir más allá. El tiempo era cuando la prueba de un cristiano era su confesión de Cristo. En la Primera Epistola de Juan se escribe, Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido por el mundo. En esto conoced el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del Anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo. Hijitos, vosotros sois de Dios y los habéis vencido, porque mayor es el que está en vosotros que el que está en el mundo”. Ésta no es prueba para esta generación, pues todos los hombres del mundo cristiano confiesan que Jesucristo ha venido en la carne. Esta generación, sin embargo, no se queda sin una prueba. He enseñado por treinta años, y aún enseño, que él que cree en su corazón y confiesa con su boca que Jesús es el Cristo y que José Smith es su Profeta de esta generación, es de Dios; Y él que no confiesa que Jesús ha venido en la carne y no ha enviado a José Smith con la plenitud del Evangelio a esta generación, no es de Dios, sino es anticristo. Quienes confiesen que José Smith es enviado de Dios en los últimos días, para colocar la fundación de su reino eterno para nunca más ser derribado, y continúan guardando sus mandamientos, son hijos [nacidos] de Dios. Todos aquellos que crean en sus corazones y confiesan con sus bocas que José Smith es un Profeta verdadero, tratando al mismo tiempo con sus fuerzas de vivir los principios santos que José el Profeta ha revelado, esta en posesión del Espíritu Santo de Dios y tienen el derecho a una plenitud. Cuando tales hombres entran en el mundo para predicar el Evangelio aunque no conocen ninguna carta de un libro, harán más bien real al hombre falible que el grande y sabio que lo puede hacer posiblemente, ayudado por todo su aprendizaje y su influencia mundana a falta del don del Espíritu Santo. Cuando el espíritu del predicador es inspirado por el espíritu y el poder de Dios, sus palabras introducen las comprensiones de lo recto, quien discierne la verdad e inmediatamente la abraza para su beneficio eterno (Journal of Discourses, 9:312).
Primero, note que Brigham Young pone de manifiesto la relación entre Jesús y José Smith: "Jesús es Cristo y Joseph Smith es su Profeta de esta generación..." José Smith no es colocado al mismo nivel que Cristo — él es claramente definido como el subordinado
Brigham Young dijo en otra ocasión, " Es su misión de [José Smith] ver que todos los hijos de los hombres en esta última dispensación sean salvos, aquello se logra, a través de la redención" de Jesucristo (Journal of Discourses, 7:289). Note la subordinación evidente de José Smith a Jesucristo.
Acepto la premisa que para aceptar a Cristo, debemos aceptar lo que sus profetas han dicho sobre él.

De cierto, de cierto os digo: El siervo no es mayor que su señor, ni el enviado es mayor que el que lo envió… De cierto, de cierto os digo: El que reciba al que yo envíe, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, recibe al que me envió. (Juan 13:16, 20)

No podemos creer en Cristo sin creer en Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Ya que los cristianos aceptan estos testimonios, el siguiente paso es aceptar el testimonio del profeta del José Smith, un profeta de Jesucristo en los Últimos Días.

La Conclusión:

Brigham Young hablaba sobre nuestra propia dispensación, cuando dijo:” Ningún hombre o mujer en esta dispensación jamás entrará al reino celestial de Dios sin el consentimiento de Joseph Smith..”. Él es el pasaporte que la gente de esta dispensación necesitará para entrar en el cielo y es lo que siempre se ha necesitado, aceptar a Cristo es aceptar a sus profetas, no importa si se vivió en otras dispensaciones, son la autoridad del sacerdocio y las enseñanzas inspiradas del Señor.
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

5 Comentarios:

  1. Mateo 11:13. Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan.
    Lucas 16:16. La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es anunciado, y todos se esfuerzan por entrar en él.

    Por lo que en la actualidad solamente hay un Profeta Verdadero:
    Hebreos 1
    1. Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas,
    2. en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;

    Y nos guía por medio del Espiritu Santo:
    Juan 14:26: Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

    Por lo que los llamados profetas modernos son falsos.. porque Jesucristo mismo menciono:
    1. Mateo 24:24: Porque se levantarán falsos CRISTOS, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.

    2. Marcos 13:22: Porque se levantarán falsos CRISTOS y falsos profetas, y harán señales y prodigios, para engañar, si fuese posible, aun a los escogidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el nuevo testamento también se habla de profetas, como puedes ver:

      Efesios 2:20 edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo,
      Efesios 3:5 el cual en otras generaciones no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu:
      Efesios 4:11 Y él mismo constituyó a unos apóstoles; y a otros, profetas; y a otros, evangelistas; y a otros, pastores y maestros;
      Hechos 15: 32 Y Judas y Silas, como ellos también eran profetas, exhortaron y fortalecieron a los hermanos con abundancia de palabras.

      Eliminar
  2. “La ley y los profetas” se menciona varias veces en la Biblia. Esto se debe entender como sinónimo de “las escrituras”. La “ley” se refiere a los cinco libros de Moisés, o el Pentateuco – Génesis, Éxodo, Levíticos, Números y Deuteronomio. El término los “profetas” se refiere a los libros proféticos e históricos incluidos ahora en el Antiguo Testamento; los libros históricos desde Josué hasta Ester, y los libros proféticos desde Isaías hasta Malaquías. El propósito de estas profecías era anticipar la venida del Salvador.

    Como los profetas predijeron, y la ley simbolizó, el Hijo de Dios estaba ahora en el mundo predicando un nuevo convenio a Su pueblo [su evangelio e Iglesia], y pronto se sacrificaría a Sí mismo por los pecados de todos. Con aquel sacrificio, todo lo que la ley había señalado se completaría; todo lo que los antiguos profetas habían hablado se cumpliría (de lo contrario el Señor estaría diciendo tambien que no existiría más Escrituras, en ese tiempo no se había escrito nada del Nuevo Testamento)

    ResponderEliminar
  3. Lee http://mundolds.blogspot.com/2009/11/el-sacerdocio-de-melquisedec.html

    ResponderEliminar
  4. No hay vuelta que darle,sin el consentimiento de Joseph Smith no entramos al reino.Acepten la verdad.Estan negando las enseñanzas de los presidentes de la iglesia.Invito a que lean todos las escrituras,todo lo referente a nuestra religión e interpreten tal como esta escrito,no pidan a otro que lo haga por ustedes.Todo lo que hay en internet,historia de la iglesia,diarios de discursos,diarios personales,etc.Hagan una reforma si es posible,no tengan miedo

    ResponderEliminar