Por Scott y Sheri Gordon
www.mundolds.blogspot.com


Típicamente cuando la gente habla de obras y salvación hay confusión sobre los términos. Hay "obras buenas", como la de ayudar a un vecino, que la mayor parte de denominaciones la apoyan; entonces hay ordenanzas que algunas denominaciones llaman "sacramentos", como el bautismo, y el matrimonio. El Doctor Roger Keller, Profesor de religión de la universidad de Brigham Young declaro, "somos una iglesia sacramental y centramos la mayor parte de nuestra adoración alrededor de nuestros sacramentos. " Roger R. Keller, "The Grace of Apologetics," 2003 FAIR Conference (Orem, Utah: August 8, 2003).

La práctica de requerir el bautismo en nuestra iglesia a veces nos separa de otras denominaciones. Hay unos quiénes sostienen que no somos discípulos verdaderos de Jesucristo porque no seguimos la filosofía de que sólo tenemos que creer en Cristo, o que sólo tenemos que recitar "La Oración de los Pecadores," sino que también predicamos el bautismo - un obra. ¿Pero, la predicación de que el bautismo es esencial no nos hace cristianos? ¿Niega esto la doctrina de la salvación por la gracia?

Para contestar a esta pregunta podemos regresar al libro de Hechos en el Nuevo Testamento. Miramos Hechos porque este muestra los asuntos administrativos de la iglesia establecida por Cristo, y el desarrollo del entendimiento de la doctrina. En otras palabras, esto da una descripción buena de como las cosas fueron hechas después de que Jesús no estaba allí. Cuando primero leemos en Hechos 2 nos encontramos con el versículo 21 que parece dar todos los requerimientos que uno debe tener para ser salvo.

Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Pero entonces, cuando la gente responde a las enseñanzas y pregunta lo que ellos realmente deberían hacer les enseñan arrepentirse y ser bautizados.

Hechos 2:37-38 Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.

Entonces ellos que de buena gana recibieron su palabra fueron bautizados: y se añadieron aquel día como tres mil personas. Después leemos en el capítulo ocho sobre el ministerio de Felipe.

Hechos 8:5-6 Entonces Felipe, descendiendo a la ciudad de Samaria, les predicaba Cristo.Y la gente, unánime, escuchaba atentamente las cosas que decía Felipe, oyendo y viendo las señales que hacía.

¿Qué hicieron ellos cuando ellos prestaron atención a Felipe? Según el verso 12, ellos fueron bautizados.

Hechos 8:12 Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres.

Entonces Simon el hechicero que era un hombre muy influyente. Cuando decidió creer, también fue bautizado.

Hechos 8:13 También creyó Simón mismo, y habiéndose bautizado, estaba siempre con Felipe; y viendo las señales y grandes milagros que se hacían, estaba atónito.

Felipe continuó con su viaje y encontró a un hombre de Etiopía:

Hechos 8:27 Entonces él se levantó y fue. Y sucedió que un etíope, eunuco, funcionario de Candace reina de los etíopes, el cual estaba sobre todos sus tesoros, y había venido a Jerusalén para adorar,

Una vez que él creyó fue bautizado:

Hechos 8:36-38 Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó

Cuando pensamos en la historia de la conversión de Pablo, pensamos en Saulo viendo la visión, cambiando su nombre a Pablo y llegando a ser un apóstol del Señor. Pero a veces no percibimos que la visión no era todo lo que pasó. Tan pronto como él fue capaz de ver, él fue bautizado.

Hechos 9:17 -18 Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo:
Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo.Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y levantándose, fue bautizado.

Pedro tiene una visión famosa donde él es instruido a comer con Cornelius un Gentil. Después de que ellos reciben al Espíritu Santo les ordena a que sean bautizados. No es suficiente el puedan ser bautizados, sino que lo manda.

Hechos 10:47 -48 Entonces respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros? Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días.

Lidia atendió a las cosas dichas de por Pablo, y ella fue bautizada.

Hechos 16:14-15 Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo; y el Señor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía.Y cuando fue bautizada, y su familia, nos rogó diciendo: Si habéis juzgado que yo sea fiel al Señor, entrad en mi casa, y posad. Y nos obligó a quedarnos.

El Carcelero de Pablo y Silas; les soltó y luego les preguntó lo que debería hacer para ser salvo. Otra vez, como en el Capítulo 2 de Hechos dijeron cree. Pero en la misma hora fue bautizado.

Hechos 16:29 - 33 El entonces, pidiendo luz, se precipitó adentro, y temblando, se postró a los pies de Pablo y de Silas; y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa. Y él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y en seguida se bautizó él con todos los suyos.

Pablo enseño en Corinto, y ellos fueron bautizados.

Hechos 18:8 Y Crispo, el principal de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su casa; y muchos de los corintios, oyendo, creían y eran bautizados.

La siguiente escritura es realmente interesante cuando tenemos un grupo de creyentes que ya habían sido bautizados, pero ellos fueron bautizados de nuevo.

Hechos 19:1-5 Aconteció que entre tanto que Apolos estaba en Corinto, Pablo, después de recorrer las regiones superiores, vino a Efeso, y hallando a ciertos discípulos, les dijo: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo.Entonces dijo: ¿En qué, pues, fuisteis bautizados? Ellos dijeron: En el bautismo de Juan. Dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo. Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús

Entonces en Hechos 22, Pablo cuenta su conversión y bautismo.

Hechos 22:15 -16 Porque serás testigo suyo a todos los hombres, de lo que has visto y oído.Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre.

Podemos mirar todas las escrituras en el Libro de Hechos donde los individuos que aceptaron a Cristo y en cada caso condujeron al bautismo. Incluso en aquellos casos donde dice que hay que creer [solamente] para ser salvo, el resultado sin embargo es el bautismo. Esto debería ser nuestro modelo.


-->


Hechos 8:12
Bautismo - la Gente de Samaria
Hechos 8:13
Bautismo - Simon de Samaria
Hechos 8: 36-38
Bautismo - Eunuco de Etiopía
Hechos 9:18
Bautismo - Saulo/Pablo
Hechos 10:47-48
Bautismo - el bautismo de Cornelius mandado
Hechos 16:14-15
Bautismo - Lidia
Hechos 18:8
Bautismo - Corintios
Hechos 16:30-33
Bautismo - Carcelero
Hechos 19:5
Bautismo - Rebautismo
Hechos 22:16
Bautismo – Enseñanzas de Pablo

Bautismo para la Salvación

Cuando consideramos las escrituras encontramos que el bautismo ocurre en cada caso que los individuos aceptan a Cristo. Nunca las escrituras enseñan que no deberíamos ser bautizados. Hay aquellos quienes parecen sostener que no lo necesitamos. Para ellos Hechos 2:37-38 puede ser cambiado para leerse:

¿Hombres y hermanos, qué haremos? ¡Entonces Pedro les dijo... acepten a Jesucristo - entonces es hecho! No tiene que arrepentirse o ser bautizado porque aquellas son obras y las obras no son necesarias.


Tenemos un modelo claro de las escrituras. Podemos seguir preguntándonos por qué necesitamos el bautismo, pero la pregunta ya ha sido contestada.¿Es el bautismo esencial para la salvación? ¿Son condenado aquellos que no son bautizados? La respuestas a esas preguntas puede ser debatida febrilmente, pero la respuesta es irrelevante. Parece que aquellos que pasan el tiempo discutiendo de esto han olvidado que ellos no son el Juez y su tiempo gastado discutiendo no lo cambiará. Jesucristo es el autor de salvación. Él es el juez. Es él quien salva. En otras palabras, él toma las decisiones, no nosotros. Todo lo que podemos hacer es confiar en él. Podemos hacer esto confiando en él. Podemos hacer esto siguiendo las escrituras y siendo bautizados. El resto es para Él.


Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

0 Comentarios: