Por W. John Walsh

Traducción Libre: DPCS
www.mundolds.blogspot.com


Los Santos de los Últimos Días no discuten algunos aspectos del templo fuera de sus paredes santas. No es porque estos aspectos son secretos, sino porque las enseñanzas del templo son sagradas para nosotros. Los enemigos de la Iglesia a menudo se aprovechan de nosotros porque saben que estamos un poco limitados en lo que podemos decir acerca del templo. Sin embargo, mientras no discutiré los detalles de nuestras enseñanzas en el templo, puedo hacer unos cuantos comentarios apropiados que deberían ocuparse de este asunto.

Primero, ninguna amenaza de cualquier clase es jamás hecha en contra de las personas que quebrantan sus convenios del templo. Esto no es simplemente cierto y es una distorsión principal de lo qué realmente ocurre en el templo. Ademas, es importante reconocer que la religión es un asunto muy serio. Nuestra salvación eterna está de por medio. Para enfatizar este hecho, Dios a menudo usa un idioma muy severo para reforzar las consecuencias eternas de nuestras elecciones. Por ejemplo, en la Biblia, el Señor dice:

"Los entregaré en mano de sus enemigos y en mano de los que buscan su vida; y sus cuerpos muertos serán comida de las aves del cielo, y de las bestias de la tierra".(Jeremias 34:20)

En este pasaje de la Biblia, el Señor dice que aquellas personas que quebranten sus convenios sagrados serán asesinados por sus enemigos y sus cuerpos serán devorados por los animales. Para muchas personas, esta enseñanza de la Biblia es algo macabro. En un ejemplo mucho más largo y comprensivo, Moisés puso convenios muy solemnes sobre el pueblo de Israel, al prometer maldiciones muy estrictas y severas sobre ellos si dejaban de cumplir con sus obligaciones. Los rituales del convenio usados por Moisés en Deuteronomio 27-31 son muy parecidos a los Rituales del Convenio usados en el templo.

En Deuteronomio 27:26 dice:

"Maldito el que no confirmare las palabras de esta ley para hacerlas. Y dirá todo el pueblo: Amén".

Por favor note que las personas reciben instrucciones de confirmar su aprobación de estos castigos con un juramento sagrado.

En Deuteronomio 28:15-68 dice:

Pero acontecerá, si no oyeres la voz de Jehová tu Dios, para procurar cumplir todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te intimo hoy, que vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzarán.Maldito serás tú en la ciudad, y maldito en el campo.Maldita tu canasta, y tu artesa de amasar.Maldito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, la cría de tus vacas, y los rebaños de tus ovejas.Maldito serás en tu entrar, y maldito en tu salir.Y Jehová enviará contra ti la maldición, quebranto y asombro en todo cuanto pusieres mano e hicieres, hasta que seas destruido, y perezcas pronto a causa de la maldad de tus obras por las cuales me habrás dejado. Jehová traerá sobre ti mortandad, hasta que te consuma de la tierra a la cual entras para tomar posesión de ella. Jehová te herirá de tisis, de fiebre, de inflamación y de ardor, con sequía, con calamidad repentina y con añublo; y te perseguirán hasta que perezcas. Y los cielos que están sobre tu cabeza serán de bronce, y la tierra que está debajo de ti, de hierro. Dará Jehová por lluvia a tu tierra polvo y ceniza; de los cielos descenderán sobre ti hasta que perezcas. Jehová te entregará derrotado delante de tus enemigos; por un camino saldrás contra ellos, y por siete caminos huirás delante de ellos; y serás vejado por todos los reinos de la tierra. Y tus cadáveres servirán de comida a toda ave del cielo y fiera de la tierra, y no habrá quien las espante. Jehová te herirá con la úlcera de Egipto, con tumores, con sarna, y con comezón de que no puedas ser curado. Jehová te herirá con locura, ceguera y turbación de espíritu; y palparás a mediodía como palpa el ciego en la oscuridad, y no serás prosperado en tus caminos; y no serás sino oprimido y robado todos los días, y no habrá quien te salve. Te desposarás con mujer, y otro varón dormirá con ella; edificarás casa, y no habitarás en ella; plantarás viña, y no la disfrutarás.Tu buey será matado delante de tus ojos, y tú no comerás de él; tu asno será arrebatado de delante de ti, y no te será devuelto; tus ovejas serán dadas a tus enemigos, y no tendrás quien te las rescate. Tus hijos y tus hijas serán entregados a otro pueblo, y tus ojos lo verán, y desfallecerán por ellos todo el día; y no habrá fuerza en tu mano.El fruto de tu tierra y de todo tu trabajo comerá pueblo que no conociste; y no serás sino oprimido y quebrantado todos los días. Y enloquecerás a causa de lo que verás con tus ojos. Te herirá Jehová con maligna pústula en las rodillas y en las piernas, desde la planta de tu pie hasta tu coronilla, sin que puedas ser curado. Jehová te llevará a ti, y al rey que hubieres puesto sobre ti, a nación que no conociste ni tú ni tus padres; y allá servirás a dioses ajenos, al palo y a la piedra. Y serás motivo de horror, y servirás de refrán y de burla a todos los pueblos a los cuales te llevará Jehová. Sacarás mucha semilla al campo, y recogerás poco, porque la langosta lo consumirá. Plantarás viñas y labrarás, pero no beberás vino, ni recogerás uvas, porque el gusano se las comerá. Tendrás olivos en todo tu territorio, mas no te ungirás con el aceite, porque tu aceituna se caerá. Hijos e hijas engendrarás, y no serán para ti, porque irán en cautiverio. Toda tu arboleda y el fruto de tu tierra serán consumidos por la langosta. El extranjero que estará en medio de ti se elevará sobre ti muy alto, y tú descenderás muy abajo. El te prestará a ti, y tú no le prestarás a él; él será por cabeza, y tú serás por cola. Y vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te perseguirán, y te alcanzarán hasta que perezcas; por cuanto no habrás atendido a la voz de Jehová tu Dios, para guardar sus mandamientos y sus estatutos, que él te mandó; y serán en ti por señal y por maravilla, y en tu descendencia para siempre. Por cuanto no serviste a Jehová tu Dios con alegría y con gozo de corazón, por la abundancia de todas las cosas, servirás, por tanto, a tus enemigos que enviare Jehová contra ti, con hambre y con sed y con desnudez, y con falta de todas las cosas; y él pondrá yugo de hierro sobre tu cuello, hasta destruirte. Jehová traerá contra ti una nación de lejos, del extremo de la tierra, que vuele como águila, nación cuya lengua no entiendas; gente fiera de rostro, que no tendrá respeto al anciano, ni perdonará al niño; y comerá el fruto de tu bestia y el fruto de tu tierra, hasta que perezcas; y no te dejará grano, ni mosto, ni aceite, ni la cría de tus vacas, ni los rebaños de tus ovejas, hasta destruirte. Pondrá sitio a todas tus ciudades, hasta que caigan tus muros altos y fortificados en que tú confías, en toda tu tierra; sitiará, pues, todas tus ciudades y toda la tierra que Jehová tu Dios te hubiere dado. Y comerás el fruto de tu vientre, la carne de tus hijos y de tus hijas que Jehová tu Dios te dio, en el sitio y en el apuro con que te angustiará tu enemigo. El hombre tierno en medio de ti, y el muy delicado, mirará con malos ojos a su hermano, y a la mujer de su seno, y al resto de sus hijos que le quedaren; para no dar a alguno de ellos de la carne de sus hijos, que él comiere, por no haberle quedado nada, en el asedio y en el apuro con que tu enemigo te oprimirá en todas tus ciudades. La tierna y la delicada entre vosotros, que nunca la planta de su pie intentaría sentar sobre la tierra, de pura delicadeza y ternura, mirará con malos ojos al marido de su seno, a su hijo, a su hija, al recién nacido que sale de entre sus pies, y a sus hijos que diere a luz; pues los comerá ocultamente, por la carencia de todo, en el asedio y en el apuro con que tu enemigo te oprimirá en tus ciudades. Si no cuidares de poner por obra todas las palabras de esta ley que están escritas en este libro, temiendo este nombre glorioso y temible: JEHOVÁ TU DIOS, entonces Jehová aumentará maravillosamente tus plagas y las plagas de tu descendencia, plagas grandes y permanentes, y enfermedades malignas y duraderas; y traerá sobre ti todos los males de Egipto, delante de los cuales temiste, y no te dejarán. Asimismo toda enfermedad y toda plaga que no está escrita en el libro de esta ley, Jehová la enviará sobre ti, hasta que seas destruido. Y quedaréis pocos en número, en lugar de haber sido como las estrellas del cielo en multitud, por cuanto no obedecisteis a la voz de Jehová tu Dios. Así como Jehová se gozaba en haceros bien y en multiplicaros, así se gozará Jehová en arruinaros y en destruiros; y seréis arrancados de sobre la tierra a la cual entráis para tomar posesión de ella. Y Jehová te esparcirá por todos los pueblos, desde un extremo de la tierra hasta el otro extremo; y allí servirás a dioses ajenos que no conociste tú ni tus padres, al leño y a la piedra. Y ni aun entre estas naciones descansarás, ni la planta de tu pie tendrá reposo; pues allí te dará Jehová corazón temeroso, y desfallecimiento de ojos, y tristeza de alma; y tendrás tu vida como algo que pende delante de ti, y estarás temeroso de noche y de día, y no tendrás seguridad de tu vida. Por la mañana dirás: ¡Quién diera que fuese la tarde! y a la tarde dirás: ¡Quién diera que fuese la mañana! por el miedo de tu corazón con que estarás amedrentado, y por lo que verán tus ojos. Y Jehová te hará volver a Egipto en naves, por el camino del cual te ha dicho: Nunca más volverás; y allí seréis vendidos a vuestros enemigos por esclavos y por esclavas, y no habrá quien os compre.

Mientras no discutiré los castigos exclamados en los Templos de los Santos de los Últimos Dias, diré que ninguna persona honesta y sincera podría sostener que los castigos pronunciados son más extremos que aquellos encontrados en la Biblia.

Además, es bastante común para las personas juzgar a otras personas sin considerar el contexto de sus diferencias culturales. Por ejemplo, para una mujer viviendo en los Estados Unidos en 1999, la idea de cortar la garganta de alguien puede parecer aborrecible. Después de todo, lo más cercano a lo que ha llegado presenciar es al coger carne del emparedaro del deli (Los productos deli comprenden carnes frías como roast beef, corned beef y pastrami; pescados ahumados como salmón y arenque). Por otra parte, para una mujer pionera viviendo en 1889, quien comúnmente ha matado y desollado animales para alimentarse a ella y su familia, cierto simbolismo y ciertas expresiones no pueden parecer tan repugnantes.
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

1 Comentarios:

  1. 1. En su templo mencionan: "Juran ante Dios, angeles y estos testigos que jamas revelareis... "algo"; Crisyo fue muy claro al respecto:
    Mateo 5:34: Pero yo os digo: No juréis en ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios;

    Santiago 5:12: Pero sobre todo, hermanos míos, no juréis, ni por el cielo, ni por la tierra, ni por ningún otro juramento; sino que vuestro sí sea sí, y vuestro no sea no, para que no caigáis en condenación.

    2. El que amenaza es Satanas mencionando: Vosotros todos ustedes, si no cumplen cada convenio cada cosa que se realiza en este templo.. Caeran en mi poder.. la pregunta es:
    ?Puede alguien cumplir hasta lo mas minimo de toda la ley?

    Si dices que Si..... el tal es un mentiroso y la verdad no esta en el

    ResponderEliminar