Por John A. Tvedtnes


Traducción Libre: Javier Reta Némiga


Cierto número de documentos antiguos tanto judíos como cristianos tratan de elementos encontrados en los modernos templos SUD. Como tales, son una confirmación de la antigüedad de nuestro ritos del templo .1 El volumen de información es tal que no es posible discutir todos los aspectos en este breve documento. Además, existe una cierta cantidad de artículos que se refieren a la temática, escrito por investigadores SUD tales como Hugh Nibley, John M. Lundquist, Donald W. Parry, Stephen D. Ricks, y Matthew B. Brown.

A manera de ejemplo, permítanme señalar que yo, de manera particular, hasta la fecha, he encontrado quince documentos cristianos antiguos que hablan del bautismo por los muertos, junto con varios textos mandeistas [secta gnóstica], así como textos judíos. Esta información será incluida en mi artículo "Baptism for the Dead in Early Christianity," programada para publicación a finales de este año en otro volumen de Templos en FARMS.

La iniciación

En mi publicaciónes previas "Olive Oil as a Symbol of the Holy Ghost"2 y en "Temple Clothing in Bible Times,"3 discutí la naturaleza iniciática del lavamiento, ungimiento, y la investidura, los cuáles son conocidos tanto en las iniciaciones sacerdotales así como en las de la realeza. Estos tres elementos son encontrados en la ordenación sacerdotal de Levi, descrito en un Texto procedente del segundo siglo Antes de Cristo conocido como “Testamentos de los Doce Patriarcas”:
Y vi a siete hombres en vestidos con ropas blancas, quienes me dijeron 'Levántate, ponte los ornamentos del sacerdocio, la corona de rectitud, el oráculo de la comprensión, la túnica de la verdad, el pectoral de la fe, la mitra para la cabeza, y el delantal para el poder profético.' Cada uno llevaba uno de estos y los pusieron sobre mí y me dijeron, ' De Ahora en Adelante serás un sacerdote, tú y toda tu posteridad.' El primero, me ungió con santos óleos y me dio a un nombre personal. El segundo me lavó con agua pura, me alimentó de su mano con pan y vino sagrado, y puso en mí una vestidura sagrada y gloriosa. El tercero, poso en mí algo hecho de ropa blanca, como un efod. El cuarto acomodó. . . Alrededor de mí una faja como de púrpura. El quinto me dio una rama de madera aceitunada sustanciosa. El sexto colocó una corona de flores en mi cabeza. El séptimo colocó la diadema sacerdotal sobre mí y llenó mis manos de incienso, a fin de poder ejercer las funciones de sacerdote para el Señor Dios. (El Testamento de Levi 8:2-10.)4
El trasfondo sagrado de esta ceremonia se refleja también en la historia de la ascensión de Enoc al cielo encontrado en la versión medieval de 2 Enoc 22:8-10:
Y el Señor dijo a Miguel, " Has venir a Enoc y despójalo de su ropa terrenal, Y úngele con mi aceite sagrado, y cámbialo con las ropas de mi gloria". Y así es que Miguel hizo, tal como el Señor le había dicho. Él me ungió y él me vistió. Y la apariencia de ese aceite es mayor que la máxima luz, y su ungüento como rocío dulce, y su fragancia como mirra; Y es como rayos del sol brillante. Y me miré, y vi que era como uno de ellos.5
Encontramos un relato paralelo en 1 Enoc 71:3, escrito en el segundo siglo D.C., tiene a Enoc declarando, " Y el ángel Miguel, uno de los arcángeles, agarrándome de mi mano derecha y levantándome, me guió en todos los secretos de la misericordia; Y él me mostró todos los secretos de la rectitud ".6
Existen relatos que son reminiscencias de un texto judío medieval atribuido al Rabí judío Akiba que vivió en el II Siglo DC, en el cual, declara que en el día de redención, el Señor estará sentado en el Paraíso explicando la torah cuando él oye voces del Gehenna contestando, "amén". En la respuesta, él envía al ángel Miguel y Gabriel con llaves para abrir las puertas del Gehenna y sacar a estas almas arrepentidas. El texto continúa así:

¿Qué, hicieron luego, Miguel y Gabriel? En esa hora agarraron la mano de cada uno de los malvados y los levantaron como un hombre que cuida de su prójimo y lo saca de un hoyo. . . Y Gabriel y Miguel permanecieron. . . Y cuando alcanzaron la entrada del paraíso terrenal, Entraron primeramente Gabriel y Miguel y pidieron consejo al Muy Santo, y dijeron “bendito sea él”, Como respuesta Él los miró y les dijo "Déjalos entrar y que vean mi Gloria". (Midrash di Rabbi Akiba.)7


Ropas Sagradas


En la Cristiandad de los primeros siglos, a raiz de la apostasía, la iniciación relacionada con el templo eventualmente se anexó con la iniciación bautismal, lo cual incluyó tanto los lavamientos como el ungimiento con aceite, junto con el colocamiento de ropas blancas y algunas veces la recepción de un nombre nuevo.8 Así, en los Hechos de Tomás 157, se lee que el apóstol le dio a Mygdonia instrucciones de desnudar a sus hermanas y de poner sobre ellas" fajas" , después de lo cual él las bendijo con aceite de olivo y ungió a cada una de las hermanas, luego le dijo a Mygdonia que así hicieses con las demás. Él luego los metió al agua y las bautizó.9 En otro pasaje (los Hechos de Thomas 5), el apóstol unge la parte superior de su cabeza, los orificios de la nariz, sus orejas, sus dientes, y el área alrededor de su corazón.10

Especialmente significativos a este respeto están las cinco homilías catequísticas dadas por el obispo St. Cirilo del siglo IV dirigidas a los cristianos recién bautizados. En la primera conferencia (19:10-11), él habla de los conversos estando "vestido en la prenda de salvación, aun Jesús Cristo". Y les recuerda lo siguiente: " estas cosas se hicieron en la cámara exterior. Pero si Dios lo permite, cuando en las subsiguientes homilías en los Misterios hemos entrado en el lugar Santísimo, nosotros allí sabremos el significado simbólico de las cosas que allí se realizan".11 En la segunda homilía (20:2-4), él les recuerda a sus oyentes que "esas cosas, que se hicieron por usted en la cámara interior, fueron simbólicas. Tan pronto, como ustedes entraron, se quitaron su túnica; Y ésta fue una imagen de alejar al hombre viejo con sus acciones. Habiéndose desnudado, ustedes estuvieron desnudos. . . Luego, cuando ustedes fuera desnudados, fueron ungidos con aceite santificado, desde los mismos cabellos de su cabeza hasta sus pies, y de esta manera se hicieron participes del buen olivo, Jesucristo. . . Después de estas cosas, ustedes fuera guiados a la pila sagrada del Sagrado Bautismo".12 En la tercera parte (21:3-4, 6), él explica que el ungüento es simbólicamente aplicado en la frente y en "sus otros sentidos”; Y mientras el cuerpo está ungido con el ungüento visible, el alma es santificada y vivificada por Espíritu Santo... Y ustedes fuera primero ungido en la frente. . . Luego en sus orejas; A fin de que sus oídos se den prisa para oír los Misterios Sagrados. . . Luego en las entradas de la nariz... Después en su pecho, luego él señala que “lo que son ungidos para llegar a ser sumo sacerdote y rey”, es decir, sugiere que el iniciado se convierta en un sacerdote y rey.13 En el cuarto sermón dice (" Deje sus prendas de vestir estar todo el tiempo blancas "(22:8), Cirilo se refiere a Eclesiastés 9:8"; En todo tiempo sean blancos tus vestidos, y nunca falte ungüento sobre tu cabeza. y agrega," Pero ahora, después de haberse quitado sus prendas de vestir viejas, y ponerse estas que son espiritualmente blancas, usted debe estar continuamente cubierto con una túnica en blanca: Por supuesto que no queremos decir esto, que usted siempre va s traer puesto el vestido blanco; Pero usted debe estar vestido en las prendas de vestir que son verdaderamente blancas y brillantes y espirituales ".14

La iniciación como rey y sacerdote (o como obispo), aun en nuestro siglo, también involucra el recibir un nombre nuevo. Ciertamente, la investidura asociada con la adquisición de un nombre nuevo durante los ritos iniciáticos es comuna en muchas culturas, como aprendí al trabajar en mi postgrado en antropología. Sin embargo existe información adicional que podría ser añadida a lo que ya ha sido publicado, me refiero al excelente estudio hecho por Bruce H. Porter y Stephen D. Ricks en este tema.15 Aquí simplemente agregaré una referencia de los Mandaístas, una comunidad religiosa de Irak e Irán que reclama ser descendiente de los discípulos de San Juan Bautista. Aquí abrimos comillas del documento conocido como Diwan Masbuta D Hibil Ziwa ("el Rollo de Papel del Bautismo de Hibil Ziwa"), lo cual se refiere a los sellos, los apretones de manos (llamado en el Mandaeismo ku
šta), y los nombres:
“Y los reyes (cada uno) tomaron a kušta con él y confirieron en él una cierta cantidad de su gloria (los espíritus). Le dieron siete revestimientos y le sellaron con un primer sello; Su nombre, un nombre secreto, estaba grabado por consiguiente. Luego (le sellaron con) un sobresello, "El sello-Makšiel" estaba grabado por consiguiente. (Luego) una tercero; Su nombre fue "que le protega Zarziel" y un nombre secreto fue agregado por consiguiente. El cuarto sello, "Gran luz" fue grabado por consiguiente, un nombre secreto. El quinto sello, "luz" estaba grabado por consiguiente, un nombre secreto. ¿El séptimo sello, "el Nombre de la Vida" estaba grabado por consiguiente (y?) "Radiante," un nombre secreto.16

El Apretón de Manos

El Apretón de Manos o el asir de las manos para revelar secretos son conocidos en un buena cantidad en documentos antiguos 17 Aquí, examinaremos simplemente unos cuantos. En uno de los quintos documentos del cristianismo Gnóstico del siglo V encontrados en Nag Hammadi, Egipto en 1945, en el Segundo Apocalipsis de Santiago (V, 4), Jesús le dice al apóstol que él le revelaría las cosas verdaderas, luego Jesús le dice " Extienda su mano. Ahora, sujéteme".18 Uno de mis pasajes favoritos es encontrado en la pseudepigráfica de José y Aseneth, lo cual ha estado diversamente fechado entre 100 años antes de Cristo y tan tarde como 200 D.C.:

“Y Levi estaba en la derecha de Aseneth (a lado) y José a la izquierda (de ella). Y Aseneth asió la mano de Levi. Y Aseneth amó a Levi en extremo más allá de todo los hermanos de José, porque él fue quien la selló para él en la presencia del Señor, y él fue un hombre de fortaleza y un profeta de lo Más Alto y de vista aguda con sus ojos, y él soliá ver letras escritas en cielo por el dedo de Dios y él supo lo indecible (los misterios) del Más alto Dios y los reveló a Aseneth en secreto, porque Levi, amaba a Aseneth muchísimo, y quería ver a ella tomar su lugar en lo más alto, y sus muros como las muros eternos , y y sus fundamentos como la roca del séptimo cielo”. (José y Aseneth 22:12- 13.)19

El apretón de manos juega un papel en una historia Etíope Cristiana que narra el conflicto entre Adam y Satanás (70:11-16).

“Y Satanás se apareció ante la primera pareja en la apariencia de un ángel y quiso que Adam jurara que él recibiría la palabra de Dios por medio de él. "Luego Adam dijo, ' no sé cómo jurar y prometer.' Y Satanás le dijo a él, “Extiende tu mano, y pónla dentro de mi mano.' Luego Adam tendió su mano, y la metió en la mano de Satanás; Cuando Satanás le dijo, ' Mira, ahora – así como el verdadero Dios vive, piensa, y habla, quien levantó los cielos en el espacio, y estableció la tierra en las aguas, y me ha creado fuera de los cuatro elementos, y del polvo de la tierra - no quebrantaré mi promesa, ni renunciaré a mi palabra.' Y Adam juró así ".20

Las Palabras Secretas

Muchos de los primeros Padres de la Iglesia escribieron sobre misterios y enseñanzas secretas. Simplemente para listar todas las referencias nos tomaría más tiempo del que podemos disponer. Así es que concentrémonos en algunos pasajes que tratan sobre este asunto. En los Testamentos de los Doce Patriarcas, nos encontramos con que Judá, hijo de Jacob (Israel), dos veces quebrantó su voto de secretismo como resultado de la ebriedad.
Él le advirtió a sus hijos, "los misterios de Dios y el vino del hombre revelan, tal como revelé a la mujer cananea los mandamientos de Dios y los misterios de Jacob, mi padre, cuál Dios le había dicho a mí que no revelara (El Testamento de Judá 16:4).21 Judá también discute su enlace adúltero con su nuera Tamar, quien se había disfrazado de una ramera (Génesis 38:13-26). Al descubrir embarazo, Judá estaba a punto de castigarla cuando ella le presentó a él ciertas pertenencias que él había dejado con la "ramera," y él las reconoció. Pero ella aparentemente le dio a él aún otro signo: " La llamé y oí las palabras habladas en un misterio, cuándo estaba borracho y acostándose con ella. Así es que no la podría matar, porque estaba del Señor " (El Testamento de Judá 12:6).22

Los Hechos de Tomás tienen varios pasajes que parecen aplicarse a los ritos del templo, una cierta cantidad de la cual ya hemos visto. En un pasaje, el apóstol tiene la posibilidad de orar y dice, "Tú Señor eres quien revela los misterios ocultos y manifiestas las palabras que deben ser dichas en secreto".23 (Los Hechos de Tomás 10) En una oración subsiguiente, él comienza por decir, " Jesús, tú has demostrado en nosotros muchos misterios; Me has llevado aparte de todos, has enseñado las palabras y frases que debo guardar en mí, palabras por medio de las cuales soy exaltado, y no puedo hablarlas en otros " (Los Hechos de Tomás 47).24

El siglo segundo el escritor cristiano llamado Hipólito escribió que contra el "hereje" Basilides y contra "los punto de vista" de Isodorus ya que éstos últimos decían "que el apóstol Matías les comunicó a ellos los discursos secretos, el cual, estando especialmente adiestrado, él escuchó del Salvador".25

El Círculo de Oración


El Círculo de oración es también conocido en antiguos textos cristianos, y ha sido discutido ampliamente por otros.26 En mi "Temple Prayers in Ancient Times," que aparecerá el año siguiente en FARMS temples volumen, discuto otros aspectos de oración antigua del templo, notablemente adopto una postura exagerada y cómo abre la oración el velo para permitirle uno disfrutar la presencia de Dios.

Es particularmente impresionante las descripciones del círculo de oración encontradas en las obras Gnósticas cristianas conocidas como la Pistis Sophia y los Libros de Jeu, que se piensan datan del segundo siglo. En 1 Jeu 41, el Cristo resucitado dice la los doce: “Rodéeme a mí, todos ustedes. ' "Luego Él les ofrece darles la misma gloria que el Padre le ha proporcionado y ofrece una oración. Al final de cada expresión de la oración, los apóstoles, al unísono, repitieron, "Amén. Amén. Amén ".27

Una de las descripciones más notables está en el quinto libro de la Pistis Sophia, donde encontramos a Jesús frente al altar orando, rodeado por sus apóstoles y sus mujeres y los discípulos son vestidos con prendas de lino (Pistis Sophia 138). Un breve tiempo después, Jesús les ordena a los discípulos que bendigan y repartan el vino y el pan. Él luego se levanta antes de que terminen, y con los discípulos ya vestidos con sus ropas de lino confeccionadas de manera exquisita, el extiende sus manos para orar y ellos le siguen en la oración frente al altar (Pistis Sophia 142).

Encontramos otro relato similar en el documento copto, 2 Jeu 45-47, dónde Jesús tiene a los discípulos y sus las mujeres les viste de prendas de vestir de lino y ellos hacen un círculo mientras él presenta las ofrendas en el altar y ora. La escena es seguida por las instrucciones de Jesús en cómo pueden usar los discípulos los signos y nombres para pasar al lado de tanto de los dioses y ángeles para ser introducidos en la presencia del Padre (Jeu 2 48-50). En 1 Jeu 41, Jesús se encuentra rodeado de los doce mientras él ora y ellos repiten después de él. En los siguientes capítulos (Jeu 2 42-43, en vez de Jeu 1), Jesús pide que los doce y sus mujeres le rodeen para que él les puede enseñar los misterios de Dios. El texto a continuación es un debate de signos, sellos, y cómo pasar al lado de los guardianes en los velos para entrar en la presencia de Dios.

Pasando a los ángeles

Un buen número de otros antiguos documentos también discuten sobre guardianes en los velos divinos. Para colocar a estos antiguos testigos en la perspectiva, debemos notar la definición de la investidura tan dada por Brigham Young:

“Su investidura consiste en recibir todas esas ordenanzas en la Casa del Señor, que son necesarias para usted, después de que ha partido de esta vida, para permitirle caminar de regreso a la presencia del Padre, pasando a los ángeles guardianes quienes como guías, están habilitados para darles las palabras claves, los signos y las señales, relacionados con el Santo Sacerdocio; y para obtener su exaltación eterna a pesar de la tierra y el infierno (Journal of Discourses 2:31,).

El presidente Young habló en sobre tema varias veces,28 así como lo hicieron una cierta cantidad de los otros apóstoles en su día.29 que El Señor también distinguió a José Smith que quienes entran en matrimonio eterno, si permanecen dignos, pasarán al lado de los ángeles, y los dioses, que estuviera listo allí, para recibir su exaltación y se gloriaran en todas las cosas, que han sido selladas en sus cabezas, cuya gloria será una plenitud y una continuación de las simientes para siempre jamás" (D y C 132:19).

Los guardianes de las entradas celestiales o los velos son mencionados en varios textos antiguos. El escritor cristiano del tercer siglo, Origenes, reparó en que los Gnósticos Orphianos creyeron que siete arcontes protegieron las puertas por las cuales el alma asciende para cielo (Contra Celsum 6:24-38) .30 De acuerdo con 3 Enoch 18:3-4, 5 un ángel protege cada uno de las puertas de los siete palacios divinos. Los ángeles que protegen las puertas de cielo son mencionados en 3 Enoch 18:3; Da crónica de Jerahmeel 18:1, cf. 20:1-2; Y Hekalot Rabbati 22:1. Los guardas de las puertas de los eónes son también mencionados en Pistis Sophia 31 , mientras Pistis Sophia 86 notas los nueve guardianes de la Cámara de la luz, lo cual es lo más alto de los cielos en el conocimiento general y popular sobre este tópico en los gnósticos. Aun la Biblia señala en que (Apocalipsis 21:12-13) doce ángeles protegen las doce puertas de la Jerusalén divina. A este respecto, estos porteros divinos son igualados por los sacerdotes Leviticos (los siervos) que prestaron servicio en el tabernáculo y en el templo.32 El papel de los guardianes divinos, a menudo llamados "tronos" porque están algunas veces descritos como encontrándose sentado sobre el trono, Esto es advertido en el Apocalipsis de Elías 1:7-11 , texto del Tercer siglo:

"Por consiguiente conviértase en hijos para él a fin de que él sea un padre para ustedes. Recuerden que él ha preparado tronos y coronas para ustedes en el cielo, y ha dicho, ' Todo el Mundo que me obedezca recibirá tronos y las coronas entre aquellos que son míos.' El Señor dijo, ' escribiré mi nombre en su frente y yo sellaré su mano derecha, y no tendrán hambre o tendrán sed. Ni lo hará el hijo de.' Ahora, por lo que respecta a los pecadores, serán avergonzados y no pasarán por los tronos, pero los tronos de muerte los agarrarán y predominarán sobre ellos porque los ángeles no estarán de acuerdo con ellos ".33

En uno de los textos de Nag Hammadi (el Segundo Tratado del Patriarca Seth), Jesús promete que esos que le aceptan pasarán por cada puerta sin temor y estarán perfeccionados en la tercera gloria".34 Epiphanius, un obispo del cuarto siglo de Chipre, refiriéndose al Evangelio de Felipe cita, "el Señor reveló en mí lo que el alma debe decir a los guardianes celestiales para ser levantado en cielo, y cómo debe contestar a cada uno de los poderes que están por encima mí" (En contra de los Herejes 36:13).35

En los capítulos 1 33-40 de Jeu 1 (texto copto) se describe cómo instruyó Jesús a los apóstoles enseñándoles los sellos, nombres, y signos (con la mano derecha) que deben usar para instigar a los "observadores" o guardianes de los cielos diversos, para abrir los velos y consentirles entrar.36 El relato en 1 Jeu 33 es típico. Usa espacios vacíos y códigos de número para encubrir material que no debería revelarse. Cuando usted alcanza este lugar, séllese con este sello: Éste es su nombre: . . ., ¿Mientras la cifra 70331 (?) Está en su mano. Además diga este nombre. . . Tres veces, y los observadores y los velos están echados hacia atrás, hasta que usted va al lugar de su Padre y él lo permite (entonces usted da su sello y su nombre) y usted cruza sobre el velo y entra a la cámara santísima.37

Otro pasaje revelador es encontrado en 1 Jeu 49:

Pero cuando usted llegue a los arcángeles del sexto eón, ellos le restringirán hasta que usted reciba el misterio del perdón de los pecados, porque es el gran misterio que está en la cámara más íntima entre las íntimas. . Y es la salvación entera del alma. Y todos esos que recibirán ese misterio pasarán por todos los dioses, y todas las autoridades de estos eónes, cuál son los doce eónes del Dios invisible, pues éste es el gran misterio de lo sin par que está en cámara más íntima entre las íntimas. Ahora por esto, cada hombre que crea en el Hijo del Dios de la Luz debe recibir el misterio del perdón de pecados, a fin de que él estará completamente perfeccionado y completado en todos los misterios. . . No obstante cuando las sendas son purificadas le daré el misterio del perdón de pecados, y sus señas y sus sellos y sus signos y sus decodificaciones. Usted ustedes mismos, mis discípulos, si ustedes los recibirán y les parecerá, que sus cuerpos se convertirán en luz pura. Y usted se apresurarán arriba uno tras otro, e irán hacia adelante por los lugares en los cuales todos los eónes son espaciados, hasta que no haya ninguno en las sendas, hasta que usted alcance la Cámara de Luz. Luego los observadores de las puertas de la Cámara de la Luz le pedirán que muestre el misterio del perdón de pecados que usted ha recibido y sus señales y todos sus mandamientos. Y verán el sello en sus frentes, y verán los signos en sus manos. Luego los nueve observadores le abrirán las puertas de la la Cámara de Luz, y usted entrará en dicha Cámara. Los observadores no hablarán con usted, pero le darán el significado de los sellos y su misterio.38

La mayor parte del capítulo 50 contiene una lista de los diversos individuos que darán al participante sus sellos, misterios, y el nombre que debe dar en la Cámara de la Luz. Referente al destino del alma, el texto dice:
“Otra vez usted entrará a su interior a la jerarquía de los velos que están dibujados antes del gran gobernante (el rey) de la Cámara de la Luz. Le darán su gran misterio y su sello y el gran nombre de la Cámara de la Luz . Y estarán echados hacia atrás hasta que usted cruce al otro lado y pasa en ellos, hasta que usted alcanza al gran hombre, él que es el gobernante (el rey) de esta Cámara de la Luz , quién es aquel cuyo nombre es Jeu.39
En uno de los textos Nag Hammadi, el Apocalipsis de Pablo (V, 2) 23, nosotros encontramos al apóstol frente a los ángeles que están en las puertas de cada uno de los diez cielos, las cuáles se abren porque él porque estaba acompañado por el Espíritu Santo. Cuando él logró llegar al séptimo cielo, él encontró a un anciano de días que le interrogó. El Espíritu instruyó al apóstol, " Dele el signo ha recibido, y él le dejará pasar.' Y luego le di a él el signo. . . Y luego el séptimo cielo fue abierto ".40

En un texto Mandeista acerca del ascenso del alma por el las regiones de la luz, el alma es informada, " ¡Alto Alma! ¿Usted desea ascender por las regiones de la Luz, a fin de heredar la Vida grande y sublime? Entonces usted dé su nombre y el signo que recibió de las ondas de agua ".41

La cultura general y popular sobre un tópico judío tiene creencias similares. En Hekalot Rabbati 17:1-20:3, el experto atraviesa las siete puertas de los siete templos divinos, después de pasar por los ángeles cuyo nombre él debe conocer, al final debe presentar un sello, para introducirse en la presencia de Dios. Los nombres y sellos dados a los ángeles son también mencionados en 3 Enoch 48D:5. En el Pistis Sophia, el Cristo recusitado señala cómo, cuando él provino de cielo, "los cielos fueron abiertos" (Pistis Sophia 4). Durante la ascensión después de la resurrección, el llega a la primera puerta de la primera esfera, las puertas son abiertas y los habitantes de la esfera ven "el misterio de su nombre" en sus ropas le dejan pasar (Pistis Sophia 12). Lo mismo ocurrió en la segunda esfera (Pistis Sophia 13). Cuando él ascendió por las puertas y los velos de los doce eónes, ambos se abrieron para él (Pistis Sophia 14). Él luego ascendió por los velos del decimotercero eón, el cual se abrió para él (Pistis Sophia 29). Una historia similar es encontrada en un relato de una visión al profeta Isaías pero 7 se cree que fue escrito a mediados del siglo de segundo DC, en él nos enteramos de que Jesús tuvo que darle las contraseñas a los ángeles mientras se hallaba descendiendo a través de los siete cielos para nacer en tierra: Y esos que mantuvieron la portilla del (tercer) cielo exigieron la contraseña, y el SEÑOR cedió (la dio) a ellos porque que él no debería ser reconocido. . . Y otra vez vi cuándo descendió él en el segundo cielo, que no obstante él le dio la contraseña, pues ellos mantenían las puertas cerrabas y le demandaban las palabras clave demandadas (él), y el SEÑOR cedió (él). . . Y otra vez vi cuándo descendió sl primer cielo, que allí él les dio la contraseña a ellos que mantienen las puertas. . . Y otra vez él descendió en el firmamento donde el príncipe de este mundo mora, y él le dio la contraseña a los ángeles que guardan la tierra. . . Y vi cuándo descendió él y se vió obligado a dar gusto a los ángeles del aire. . . pero cuando vino el Enemigo de la Justicia Él no le dio la contraseña (El Martirio y la Ascensión de Isaias 10:24-25, 27, 29, 31).42

En algunas historias judías antiguas, el individuo que se encuentra ascendiendo hacia el cielo es desafiado por unoo más ángeles que amenazan con matarle, pero es entonces rescatado. Así, el Rabí Ismael apuntó eso cuando él llegaba al palacio divino, los ángeles estaban a punto de echarle fuera, pero Dios envió al ángel Metraton. "Él me asió con su mano delante de sus ojos y dijo Venga hacia mí, ' Sea bienvenido en la paz y en la presencia del Rey exaltado (3 Enoc 1:1-5).43

El texto judío llamado Zohar, aunque se compila en el decimotercero siglo, contiene muchos elementos tomados de anteriores fuentes. Zohar Leviticus 78b dice, “Bendito es el justo en este mundo y en el venidero, porque Dios quiere honrarlos y les revela a ellos secretos profundos del Nombre Santo que él no le revela a los santos celestiales (los ángeles). Y por eso Moisés pudo coronarse entre esos santos y ellos no pudieron tocarle, aunque son como unos carbones y llama muy caliente de fuego. Para de otra manera cómo podría Moisés haberse levantado entre ellos. Cuando Dios comenzó a hablar con Moisés, él le dio a conocer los nombres sagrados, revelados y sin revelar, cada uno con su signo y seña, y así él se acercó y aprendió más que cualquier otro hombre. Cuando Moisés entró en la nube y vino entre los ángeles, uno llamado Gazarniel vino a él en medio de llamas como de fuego, con emitir ojos y alas muy calientes, y trató de herirle. Luego Moisés mencionó un cierto nombre sagrado que se componía de doce letras, y el ángel estaba muy confundido; Y así como él los demás.44

Esta historia parece reflejarse en el Zohar de Exodo 58a, lo cual dice que cuando Moisés fue por la montaña, " un cierto gran ángel, cuyo nombre, de acuerdo con la tradición, es Kemuel, y quién según esta es el jefe y guardián señalado sobre doce mil mensajeros, buscó herirle. Acto seguido Moisés abrió su boca y pronunció las doce letras del Santo Nombre que el Muy Santo le había enseñado en la zarza, y el ángel se fue de él para una distancia de doce mil parsangs. Y Moisés caminó por en medio de la nube, y sus ojos llameaban como carbones de fuego ".45

Admitido en la Presencia de Dios

El objetivo final en pasar los guardias divinos es entrar en la presencia del Señor, lo cual es logrado a través de pasar por las puertas o velos. En el Testamento de Isaac 6:4, leemos, "luego ellos (los ángeles) me tomaron de la mano Y me condujeron a La cortina antes del trono del padre".46 En el Sepher Hekhalot medieval ("Book of the [Heavenly] 8 Temples"), se le enseña a Rabbi Ismael como presentaron en el velo que entrar en la prescencia de dios.47 Compare esto con un texto Nag Hammadi, el Segundo Tratado del Patriarca Set 58:7-14, e cual nos presenta al Cristo recusitado diciendo: " quienes de mi no se avergonzaron, no se vieron obligados a la vergüenza. Desde que no tuvieron miedo ante mí, pasarán por cada velo sin temor y estarán perfeccionados en la tercera gloria ".48

Una Nota Final

Déjeme concluir decir una palabra de resumen acerca de las enseñanzas del templo. Tanto antiguamente como en nuestro día, el ritual del templo siempre ha estado acompañado por enseñanzas estructurales pretendidas para proveer compenetraciones adicionales. Por ejemplo, el templo nos enseña cosas acerca de la creación y nuestros primeros padres como se encuentran en las Sagradas Escrituras. Al revisar el siguiente pasaje de un documento armenio, Concerniente a la Creación de Adam y la Encarnación de Cristo nuestro Dios 14-31, usted debería pensar de cómo se replantea la historia de la Caída en el templo comparado con lo que leemos en el libro de Génesis.

"Cuándo Adán se fue y paseaba en el huerto, la serpiente se dirigió a Eva y le dijo, "por qué comes de todos los árboles, pero de este un árbol que es bello en apariencia no saboreas"? Eva dijo, "porque Dios ha dicho, ' Cuando comieres de ese árbol, morirás.'"Pero la serpiente le dijo," Dios te ha engañado, pues anteriormente Dios fue un hombre como tú. Cuando él comió de este fruto, él logró esta gran gloria. Por esto es que él te dijo que no comas, no sea que comiendo te hagas igual a Dios ". Cuando ella oyó el consejo de la serpiente, ella quiso volverse divina. Ella próntamente escogió y comió de la fruta. E inmediatamente ella quedó desnuda, pues fue despojada de la luz.49 Luego, Adán vino y vio a su esposa desnudada (Es decir que había perdido la luz que la cubría), y él le dio la vuelta y dijo, " Qué es lo que has hecho? ¿Por qué comiste de esa fruta y has quedado desnuda?” Eva dijo, " Esta fruta es sumamente dulce y sabrosa; Tu también deberías tomarla y comer ". Ella quiso engañar a Adán, pero Adán dijo, "¿comeré y quedaré desnudo? Y Eva dijo, "comí demasiado y fui desnudada por eso. Tú come solo un poco ". Adam dijo, " no lo probaré y no creo que me guste. Eva dijo, "aun si comes demasiado, no quedarás desnudo, porque Dios te ama. Cuando Adán oyó esto llevó él la fruta a su mano, pero le dio miedo comer. Pero Eva lloró y le rogó y dijo, " Come y no me separé de tí. Si vivimos, cohabitemos, y si morimos, muramos conjuntamente ". Ahora bien, Adán a fondo examinó el fruto en su mano por espacio de tres horas. Ahora él quería comerlo, y luego él no quería hacerlo. Pero cuando él miró las lágrimas y el sufrimiento de su mujer, él tuvo compasión en su corazón. Cuando él vio su desnudez, a él le dio miedo comer. Cuando él vio su belleza, él se volvió tonto. Si bien ella fue desnudada, ella fue no obstante bella porque ella fue recién creada y ella refulgió como una perla blanca. Pero Adán, por su amor a su mujer, no podría refrenarse y él comió de la fruta y se despojó a sí mismo de la luz.50

Notas

1 Cuando José Smith introdujo la investidura del templo en mayo de 1842, él se refirió a eso como "la orden del Anciano de Días" (D y C 27:11 (History of the Church 5:1-2), en lo referente a uno de los títulos de Adam; El 116:1; 138:38). Esto sugiere que las ceremonias
del templo retrocedan al principio del género humano en la tierra.
2 John A. Tvedtnes, "Olive Oil as a Symbol of the Holy Ghost," in Stephen D. Ricks and John W. Welch, The Allegory of the Olive Tree (Salt Lake City: FARMS and Deseret Book Company, 1994), 427-459.
3 Donald W. Parry, Templos en la Antigüedad (la Ciudad de la Laguna de Agua Salada a la Orilla del Mar: Las GRANJAS y Deseret Registran a la Compañía, 1994).
3 Donald W. Parry, Temples in Antiquity (Salt Lake City: FARMS and Deseret Book Company, 1994).
4 James H. Charlesworth, The Old Testament Pseudepigrapha (Garden City: Doubleday, 1983), 1:791.
5 Ibid., 1:138-9. Compare with the story in Moses 7:2-4.
6 Ibid., 1:49.
7 The Hebrew text was published in Adolph Jellinek, Bet haMidrasch (orig. 1938; reprint, Jerusalem: Wahrmann, 1967), 3:27-29. The English translation used here is from Raphael Patai, The Messiah Texts: Jewish Legends of Three Thousand Years (Detroit: Wayne State University, 1988), 252-53.
8 Aunque él no discuta el bautismo como parte de la iniciación, véase a William J. Hamblin, "William J. Hamblin, "Aspects of an Early Christian Initiation Ritual," in John M. Lundquist and Stephen D. Ricks, eds., By Study and Also By Faith (Salt Lake City: FARMS and
Deseret Book Company, 1990), volume 1.
9 Montague Rhodes James, The Apocryphal New Testament (Oxford, 1955), 433.
10 Ibid., 366-67.
11 Philip Schaff and Henry Wace, eds., Nicene and Post-Nicene Fathers, Second Series (original 1894; reprint, Peabody, Massachusetts: Hendrickson, 1994), 7:146.
12 Ibid., 7:147.
13 Ibid., 7:150.
14 Ibid., 7:152.
15 Bruce H. Porter and Stephen D. Ricks, "Names in Antiquity: Old, New, and Hidden," By Study and Also By Faith, edited by John M. Lundquist and Stephen D. Ricks (Salt Lake City: FARMS and Deseret Book Company, 1990), 1:501-522.
16 E.S. Drower, The Haran Gawaita and the Baptism of Hibil-Ziwa (Vatican:Biblioteca Apostolica Vaticana, 1953), 32.
17 Para un estudio de este tema, Todd M. Compton, "The Handclasp and Embrace as Tokens of Recognition," By Study and Also By Faith, volume 1, edited by John M. Lundquist and Stephen D. Ricks. 8 James M. Robinson, The Nag Hammadi Library (3rd ed., San Francisco: HarperCollins, 1990), 274.
19 James H. Charlesworth, The Old Testament Pseudepigrapha, 2:239.
20 S.C. Malan, The Book of Adam and Eve, also called The Conflict of Adam and Eve With Satan (London: Williams and Norgate, 1882), 85-86.
21 James H. Charlesworth, The Old Testament Pseudepigrapha, 1:799.
22 Ibid., 1:798.
23 Montague Rhodes James, The Apocryphal New Testament, 368-369.
24 Ibid., 387.
25 Alexander Roberts and James Donaldson, Ante-Nicene Fathers (original, 1886; reprint, Peabody, Massachusetts: Hendrickson, 1994), 5:107.
26 Para un estudio de los círculos de oración de los cristianos antiguos, véase High Hibley, "The Early Christian Prayer Circle", BYU Studies 19/1 (Fall
1978): 41-47, reprinted as chapter 3 in Hugh Nibley, Mormonism and Early Christianity (Salt Lake City: FARMS and Deseret Book Company, 1987), 45-99, and Hugh Nibley, Old Testament and Related Studies (Salt Lake City: FARMS and Deseret Book Company, 1986), 158-63, 182-3. For sud prayer circles, see D. Michael Quinn, "Latter-day Saint Prayer Circle," BYU Studies 19/1 (Fall 1978): 79- 105, and the entries for "Altar" and "Prayer Circle" in Daniel H. Ludlow, ed., Encyclopedia of Mormonism (New York: Macmillan, 1992).
El lector debería notar, sin embargo, que Todd Compton estaba en lo correcto cuando él escribió "una cierta cantidad de los ejemplos a los que se refirió Nibley no son oraciones realmente en coro, no son círculos, etcétera, sin embargo hay algo de similitudes para los círculos de oración" (Review of Books on the Book of Mormon 3:?).
27 Carl Schmidt and Violet MacDermot, The Books of Jeu and the Untitled Text in the Bruce Codex (Leiden: Brill, 1978), 92-98.
28 Aquí está una colección de declaraciones sobre este tema por Brigham Young: ¿" Soportará usted nuestro consejo? Digo otra vez, mi alma para cualquiera de los hombres, si soportarán nuestro consejo, que harán va hacia la derecha en cielo. Tenemos los signos y las señas para dar para darlos a los guardias en la puerta, y ellos nos dejarán entrar 10(" History of the Church 7:240). "Will you abide our counsel? I say again, my soul for any man's, if they will abide our counsel, that they will go right into heaven. We have the signs and token to give to the porter at the door, and he will let us in" (History of the Church 7:240).
"I and my brethren have received our endowments, keys, blessings - all the tokens, signs, and every preparatory ordinance, that can be given to man, for his entrance into the celestial gate" (Journal of Discourses 1:278).
"When we talk of the celestial law which is revealed from heaven, that is, the Priesthood, we are talking about the principle of salvation, a perfect system of government, of laws and ordinances, by which we can be prepared to pass from one gate to another, and from one sentinel to another, until we go into the presence of our Father and God" (Journal of Discourses 2:139).
"He has taught you how to purify yourselves, and become holy, and be prepared to enter into His kingdom, how you can advance from one degree to another, and grow in grace and in the knowledge of the truth, until you are prepared to enter the celestial kingdom; how to
pass every sentinel, watchman, and gate keeper" (Journal of Discourses, 2:315).
"All the riches, wealth, glory and happiness that we shall ever possess in heaven will be possessed on and around this earth when it is brought up into the presence of God in a sanctified and glorified state; and the sanctified ones who enter through the gate and pass the sentinel into the New Jerusalem, and into the presence of the Father and the Son, are the ones who will inherit the new heavens and the new earth in the presence of God, for here is the eternity, the glory and the power" (Journal of Discourses 10:35).
"Those who are counted worthy to dwell with the Father and the Son have previously received an education fitting them for that society; they have been made fully acquainted with every pass-word, token and sign which have enabled them to pass by the porters through the doors into the celestial kingdom" (Journal of Discourses 10:172).
"It is absolutely necessary that the Saints should receive further ordinances of the house of God before this short existence shall come to a close, that they may be prepared and fully able to pass all the sentinels leading into the celestial kingdom and into the presence of God" (Journal of Discourses 12:163-164).
29 Here are some of these declarations: Heber C. Kimball: "Joseph always told us that we would have to pass by sentinels that are placed between us and our Father and God. Then, of course, we are conducted along from this probation to other probations, or from one dispensation to another, by those who conducted those dispensations" (Journal of Discourses 6:63).
Orson Pratt: "We shall enjoy all that has been put upon our heads, and, through the Priesthood, and signs and tokens that have been revealed, come forth in the first resurrection, and pass by the sentinels and the Gods that stand to keep the way of eternal lives" (Journal of Discourses 8:106).
Orson Hyde: "I tell you, Joseph holds the keys, and none of us can get into the celestial kingdom without passing by him. We have not got rid of him, but he stands there as the sentinel, holding the keys of the kingdom of God; and there are many of them beside him. I tell you, if we get past those who have mingled with us, and know us best, and have a right to know us best, probably we can pass all other sentinels as far as it is necessary, or as far as we may desire. But I tell you, the pinch will be with those that have mingled with us, stood next to us, weighed our spirits, tried us, and proven us: there will be a pinch, in my view, to get past them. The others, perhaps, will say, If brother Joseph is satisfied with you, you may pass. If it is all right with him, it is all right with me" (Journal of Discourses 6:154-5).
30 Compare the seven steps to God mentioned in Questions of Ezra A:19-21.
31 1 Chronicles 9:17-27; 15:18; 16:38, 42; 26:1-19; 2 Chronicles 8:14; 23:4-5, 19; 31:14; 34:13; 35:15; Ezra 2:42, 70; 7:7, 24; 10:2?;
Nehemiah 7:1, 45, 73; 10:28, 39; 11:19; 12:25, 45, 47; 13:5. The band and officers sent by the chief priests to arrest Jesus were undoubtedly Levitic guards.
32 The thrones are of the angelic host (cf. Colossians 1:16 and many early Christian pseudepigraphic works). Hence, in ascending heaven, one must "pass by" these angels.
33 James H. Charlesworth, The Old Testament Pseudepigrapha, 1:736-37.
34 James M. Robinson, The Nag Hammadi Library, 366.
35 Cited in Montague Rhodes James, The Apocryphal New Testament, 12.
36 The term "watcher" is used in both the Bible and in pseudepigraphic texts to denote angelic guardians around the throne of God.
37 Carl Schmidt and Violet MacDermot, The Books of Jeu and the Untitled Text in the Bruce Codex, 83. In 2 Jeu 44, some of the names and seals are given only when one arrives at the various heavenly gates.
38 Ibid., 117-119.
39 Ibid., 122.
40 James M. Robinson, The Nag Hammadi Library, 259.
41 Werner Foerster, Gnosis: A Selection of Gnostic Texts, translated by R. McL. Wilson (Oxford: Clarendon, 1974), 2:247.
42 James H. Charlesworth, The Old Testament Pseudepigrapha, 2:174.
43 Ibid., 1:255-256. 11
44 Maurice Simon and Harry Sperling, The Zohar (New York: Rebecca Bennet Publications, 1958), 5:86.
45 Paul P. Levertoff, Maurice Simon, and Harry Sperling, The Zohar (New York: Rebecca Bennet Publications, 1958), 3:180.
46 James H. Charlesworth, The Old Testament Pseudepigrapha, 1:909.
47 The Hebrew text was published in Adolph Jellinek, Bet haMidrasch, 5:187.
48 James M. Robinson, The Nag Hammadi Library, 366.
49 That is, stripped of the heavenly garment with which Adam and Eve were clothed before the Fall. The story is quite common in early Jewish and Christian literature. See the discussion in my forthcoming "Baptism for the Dead in Early Christianity."
50 W. Lowndes Lipscomb, The Armenian Apocryphal Adam Literature (Armenian Texts and Studies 8) (Philadelphia: University of Pennsylvania, 1990), 262-264.

Fuente: www.mormontranslator.blogspot.com
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

0 Comentarios: