La Crítica

Los críticos afirman que los nefitas en las tierras del Norte edificaban con cemento en Helaman 3:7-11 (circa 47 A.C.) no es válida. Como John L. Smith afirma, "Hay zero evidencias arqueológicas de que cualquier clase de cemento existieran en las Américas previo a los tiempos modernos" (Smith, 8).

Fuente(s) de la critica

John L. Smith, "Que hay de esas planchas de oro?" The Utah Evangel 33:6 (September 1986): 8.

La Respuesta

Desafortunadamente los críticos, basan sus ataques sobre una explosión de 'evidencia obscena'. De hecho, Hay excelentes evidencias para el uso de cemento en Mesoamérica:
Una vez pense en ser anacrónico, con referencia al "cemento" en el Libro de Mormón (Helaman 3:7,9,11) puede ser visto hoy como una evidencia adicional de la autenticidad del texto. Esto es porque hoy en día la presencia de expertos en la tecnología del cemento en la América Pre-Hispánica es de hecho un factor arqueológico bien establecido. "La tecnología Americana en cuanto a la fabricación del cemento, es una mezcla y puesta en práctica hace mas de 2000 años atrás, Un paralelo entre los Romanos y los Griegos durante ese mismo periodo" denotan estructuras de ingeniería, David Hyman en su reciente estudio dedico parte de su investigación al uso del cemento en el México pre colombino. El ejemplo más primitivo de tales fechas donde aparece el cemento data del primer siglo A. C. y es "un producto completamente desarrollado". Ejemplos conocidos de obras en cemento en Mesoamérica muestran la extraordinaria habilidad y sofisticación. "La tecnología en la fabricación de cemento calcáreo en el África (eran) igual a cualquiera en el mundo en el advenimiento de la era cristiana." Por ejemplo, las baldosas de suelo de concreto en Teotihuacán sobre esa fecha excede muchos de los requisitos de la construcción de hoy día. Mientras que la muestras conocidas más antiguas son del primer siglo A.D., los eruditos creen que "su grado de perfección no pudo haber sido creado instantáneamente, pero si podría haber requerido un periodo considerable de perfeccionamiento" antes. Hyman pregunta "¿Son estos materiales inventados por personas indígenas desconocidas, lejos de la anterior ocupación de Teotihuacán o son ellos presentados por una cultura exótica?" En sus referencias para "cemento", el Libro de Mormón anticipa lo que ahora ha sido bien establecido.1




La Conclusión:

Cemento no es anacrónico. El Libro de Mormón lo ubica exactamente en el tiempo y lugar correcto para el uso mesoamericano de este material de construcción.

Notas :

Matthew Roper, "Right on Target: Boomerang Hits and the Book of Mormon"



El cemento
Por Jeff Lindsay
Traducido por Marco Royo

La cita que aparece en el libro de Helamán acerca del uso del cemento produce asombro y desconcierto entre aquellos que no son miembros de la Iglesia de Jesucristo, calificándolo como menos de anacronismo. La cita es la siguiente:


"Y no había sino muy poca madera sobre la superficie de la tierra, por lo que la gente que fue allá se volvió sumamente experta en obras de cemento; por tanto, construyeron casas de cemento en las cuales habitaron. Y los que se hallaban en la tierra del norte vivían en tiendas y en casas de cemento, y dejaban crecer cuanto árbol brotara de la faz de la tierra, para que en lo sucesivo tuvieran madera para construir sus casas, sí, sus ciudades, y sus templos, y sus sinagogas, y sus santuarios, y toda clase de edificios. Y así habilitaron a la gente de la tierra del norte para que edificasen muchas ciudades, tanto de madera como de cemento. " (Helamán 3:7,9,11)

José Smith cuando desenterró las planchas de oro que le mostró Moroni en una visión, relató lo siguiente:

"Habiendo quitado la tierra, conseguí una palanca que logré introducir debajo de la orilla de la piedra, y con un ligero esfuerzo la levanté. Miré dentro de la caja, y efectivamente vi allí las planchas, el Urim y Tumim y el pectoral, como lo había dicho el mensajero. La caja en que se hallaban estaba hecha de piedras, colocadas en una especie de cemento. En el fondo de la caja había dos piedras puestas transversalmente, y sobre éstas descansaban las planchas y los otros objetos que las acompañaban."

Esta declaración de José Smith ya indica, antes de traducir las planchas, del modo de construcción de los antiguos nefitas.

En los años ochenta del pasado siglo se publicaron varios artículos y trabajos sobre el modo de trabajar el cemento entre los antiguos mayas en el período clásico (300 - 900), especialmente del uso del hormigón que en muchas ocasiones quedaba oculto bajo la pintura mural. Lo siguiente es una cita del artículo cuya ficha bibliográfica es CABALLERO BARUQUE, F.: "Pirámides, palacios, y templos: Aproximación a la arquitectura de los centros ceremoniales mayas" en REVISTA DE ARQUEOLOGÍA, Año 3 nº22. El texto es copia de la página 26 de dicha publicación:

En la zona central se hormigoneaba por estratos según iban colocándose las cuñas de chapado sobre el encofrado, y en Puuc la cara rugosa del hormigón se le añadía un mortero de agarre sobre el que iban recibidos una chapados muy ligeros, cuyos motivos iban desde la simbólica choza del cuadrángulo de Uxmal o del arco de Labná al puro esteticismo de infinidad de grecas geométricas, pasando por numerosas semblanzas de elementos constructivos como las ataduras de chicozapote.

El hormigón se hacía a partir de una mezcla de árida caliza, agua, y polvo de cemento de cal, elemento que puede calificarse como el mayor logro de la técnica constructiva maya. Sobre una gran cantidad de madera que dejaba algún conducto vertical, quemaban trozos de piedra caliza. El carbonato cálcico con el calor se transformaba en cal viva, a la cual se le echaba agua para apagarla, dejándola convertida en hidróxido cálcico. Éste es mezclado con arena y expuesto al sol, con lo que perdería agua por la evaporación, y ganaría dióxido de carbono del aire.

Además hacían otras muchas mezclas, según el control de las dosificaciones. Mezclándolo con agua y resina de chicozapote obtenían el estuco. Sólo con agua servía como mortero de agarre, y mezclado con hormigón de limpieza y cascajos de grava caliza (sahcab) contituía una excelente base para la cimentación, rellenando con él las áreas de piedra que dividían la superficie del futuro edificio.

Nota: Este artículo es la primera evidencia conocida por el autor del blog acerca del uso del hormigón o cemento en las antiguas culturas mesoamericanas.Fuente: www.evidenciasdellibrodemormon.blogspot.com
Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

0 Comentarios: