Traducción Libre: DPCS

La Critica:

Los críticos afirman que José Smith enseñó que la luna estuvo habitada, y esto es una prueba que fue un falso profeta.


La Respuesta:

La fuente para esta afirmación no es él mismo José Smith; La primera mención aparece en 1881 en la publicación de Oliver B. Huntington, quien afirmó que él tenía información desde Philo Dibble. Entonces, tenemos una historia de tercera mano retrasada (El Profeta José Smith ya había fallecido en ese entonces), de algo que se supone dijo José.1 Tanto Hyrum Smith2 y Brigham Young 3 expresaron su punto de vista que la luna fue habitada. Una bendición patriarcal dada a Huntington también indica que "Tu tendrás poder de Dios aun para volcar el mismo Cielo, y predicar a los habitantes de la luna o planetas, si fuera conveniente".4

La idea de que José enseñó que luna está habitada proviene de los escritos de Oliver B. Huntington en 1881 (su diario) y en 1892 (el Young Woman's Journal). Huntington afirma que el padre de José Smith le había dado una bendición patriarcal, en 1837, donde se le prometió que iba a predicar el Evangelio a los habitantes de la luna. Un examen atento revela que Huntington tenía sólo diez años cuando se le dio la bendición y que sus recuerdos se hicieron tras cincuenta años más tarde. Además, resulta que la bendición fue dada por su propio padre, no el padre de José Smith.

De acuerdo a una copia de la bendición en los archivos de la Iglesia ( Blessing Book , vol.9, pp.294-95), está fue sólo una de los muchas dadas el mismo día en la misma sesión, y ninguno se registró en detalle en ese momento. Orson Pratt tomó notas incompletas mientras las bendiciones fueron dadas, luego las llenaron más tarde consultándole a quienes estaban allí. Un examen de la bendición muestra que la bendición registrada fue mucho más vaga de lo Huntington recordo.

También parece que Huntington puede haber recogido un rumor de que José Smith había dado una descripción de los habitantes de la luna. Esta descripción, que Huntington escribió en su diario, es la fuente original de las declaraciones anti-mormonas de como José describió a los habitantes de la luna. Debido a que su diario es también citado en una publicación Young Woman de la Iglesia, supuestamente le da más credibilidad a los críticos. La declaración, que apareció en un artículo de dos páginas por Oliver B. Huntington titulado "Los habitantes de la Luna" en el Young Woman's Journal, es la siguiente:

Ya en 1837, yo sabía que que él (Joseph Smith) dijo que la luna estaba habitada por hombres y mujeres semejantes a los de la tierra y que vivían mucho más que nosotros — en general hasta los 1000 años. El describía a los hombres como midiendo 6 pies de alto y vistiendo en forma similar al estilo quáquero. En mis bendiciones patriarcales dadas por padre Joseph el profeta en 1837 en Kirkland, se me dijo que yo debería predicar el evangelio antes de llegar a los 11 años de edad y que lo haría a los habitantes de las islas, y a los habitantes de la luna, el planeta que ahora podemos ver con nuestros ojos.5

Por lo que se cita aquí, lo más que podemos concluir es que 0liver B. Huntington estaba familiarizado con los rumores de declaraciones que se le atribuían a José Smith. Sin embargo, no hay nada en los escritos de Joseph Smith o los que registran sus palabras antes de su muerte que de incluso indicios de estos puntos de vista acerca de los habitantes en la luna. Esta anotación fue registrado en 1881, 37 años después de la muerte del profeta.

Incluso si resulta que el profeta sostuvo estos puntos de vista, en ninguna parte de las Escrituras se indica que un profeta no se le permite especular sobre cosas que no han sido revelados. Ademas, parecería que la idea de una luna habitada u otro cuerpo celeste no fue extraña para al menos algunos anteriores miembros de Los Santos de Los Últimos Días.
Tambien debería ser recordado que este concepto fue considerado un' hecho científico ' por muchos en la época.

William Herschel, el descubridor del planeta Urano, fallecido en 1822.Herschel argumento "¿Quien puede decir que no es sumamente probable, no indudable, que deban existir ahí habitantes en la Luna de alguna clase u otra"? Además, "pensó posible que hubo una región debajo de la superficie ardiente del Sol dónde los hombres podría vivir, y él supuso la existencia de vida en la Luna como 'una certeza absoluta.'" 6

Otros científicos anunciaron que habían descubierto "una ciudad lunar con una colección de murallas gigantescas extendiendo 23 millas en cualquier dirección".

El Engaño de 1835

Además de estos pronunciamientos de algunos de los científicos más prominentes de la epoca, un engaño astuto en 1835 sólo acrecentó la creencia en los habitantes lunares.

John Herschel, hijo del famoso William, fue a Hacia el Sur África para estudiar las estrellas visibles sólo en el hemisferio austral. Esto fue la causa del interés considerable del público, dado la intervención de Herschel.

En 23 agosto de 1835, Richard Locke publicó el primer artículo en el New York Sun del qué alegó ser informes de las observaciones de Herschel. Sobre un total de seis entregas parciales, Locke afirmó que Herschel fue informando acerca de flores lunares, bosques, búfalos, cabras, unicornios...y (más provocativamente) hombres voladores con alas:

Parecieron estar constantemente comprometidos en platicar, con gesticulación muy apasionada; Y por lo tanto fue tácito, que son seres racionales. Los otros, aparentemente de una orden superior, fueron descubiertos después. . . . Y finalmente un templo magnífico para el culto de Dios, de zafiro pulido, en forma de triángulo, con un techo de oro. 8

Estos informes fueron ampliamente considerados y causaron una sensación menor. Fueron llevados en el Telégrafo Painsville, adyacente al Mormon Kirtland. 9 El Sun eventualmente indicó que la materia fue un engaño:

Ciertos corresponsales nos han estado instando a hacer público y confesar que todo es un engaño; Pero esto nosotros de ningun modo podemos hacer, hasta que nosotros tengamos el testimonio de escritos ingleses o escoceses para corroborar tal declaración.10

No más de esto fue de próxima aparición , y el Telégrafo Painsville no hizo mención de la posibilidad de un engaño. La creencia popular en los habitantes lunares persistió por decenios. Herschel inicialmente encontró el episodio divertido, pero él eventualmente se puso frustrado tener que continuamente explicar al público que la materia entera fue un engaño, con él cuál no tuvo nada que ver.

Conclusión:

Los profetas modernos y las autoridades generales algunas veces citan artículos del periódico o libros para ilustrar los puntos que desean poner. Al hacer eso, no endosan tales artículos o tales libros para ser proféticamente correctos en todos los detalles. Más bien, están usando la ciencia y la información de sus días para enriquecer su predicación del evangelio.

La doctrina de Los Santos de Los Últimos Días no fue provincial, pues fue provista para "incontables mundos " (Mos. 1:33) creados por Cristo. Estos mundos creyeron en que requerirían el evangelio, ya que por Cristo "los habitantes son engendrados hijos e hijas para Dios". (D y C 76:24)

La información dada a los Santos del siglo 19 por las autoridades de sus días fue consistente con estas doctrinas, y así también creyeron en ellas, y ocasionalmente los mencionaron en un contexto religioso. Como siempre, los profetas y los creyentes son productos de su época. Los autores bíblicos, por ejemplo, claramente aceptaron un cosmos geocéntrico (la tierra como centro del universo), con una tierra plana y cielos sostenidos por cuatro pilares. Juan el Revelador "vio un ángel que estaba en el sol" (Apocalipsis 19:17) [quizas hay que aprender acerca de los habitantes de otras esferas celestes]. Como los autores de la Biblia, los profetas modernos son generalmente agradecidos por los conceptos científicos de su época, excepto donde las correcciones de esos conceptos son necesarias para aceptar el evangelio para ser entendidas y aplicadas. Esto no significa, sin embargo, que los profetas de cualquier época no reciben revelación acerca de las materias de significado eterno.

Notas:

1. Van Hale, "Mormons And Moonmen," Sunstone (Issue #5) (September/October 1982): 13.

2. Hyrum Smith, "Concerning the plurality of gods & worlds," 27 April 1843; cited in Eugene England (editor), "George Laub's Nauvoo Journal," Brigham Young University Studies 18:2 (Winter 1978): 177.

3. Brigham Young, "The Gospel—The One-Man Power," Journal of Discourses, reported by D.W. Evans and John Grimshaw, (24 July 1870), Vol. 13 (London: Latter-day Saint's Book Depot, 1871), 271–271.

4. Patriarchal Blessings Books 9:294–295.

5. Young Woman's Journal (1892) 3: 263.

6. Patrick Moore, New Guide to the Moon (W.W. Norton & Company, New York: 1976), cited by Van Hale, "Mormons And Moonmen," Sunstone (Issue #5) (September/October 1982): 15.

7. Van Hale, "Mormons And Moonmen," 15.

8. Moore, New Guide to the Moon 130–131; cited by Van Hale, "Mormons And Moonmen," 16.

9. Painesville Telegraph (11 September 1835).

10. New York Sun 16 September 1835; cited by Alex Boese, "The Great Moon Hoax," museumofhoaxes.com




Axact

Dastin Cruz

Soy de Perú y miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Servi como misionero en el estado de Oaxaca, México. En este blog trato de dar a conocer nuestras creencias y la doctrina de la iglesia, a su vez aclararando temas que en ocasiones son malinterpretados. Hoy debido a toda la información que circula en la red es importante estar informado sobre nuestras creencias, doctrinas e historia a fin de explicarlas con mayor claridad. Agradezco en especial por su apoyo al amor de mi vida, Ana Rosa Lopez Cruz

Publicar un Comentario:

4 Comentarios:

  1. necesitaba esto para un amigo con algunas dudas . escelente!

    ResponderEliminar
  2. Excelente artículo. Con una investigación de mente abierta siempre se puede ver la debilidad de todos, cada uno de los argumentos en contra de nosotros, los Santos de los Ultimos Días. Y siempre con fuentes a la mano, muchísimas de ellas de personas que no son miembros de la Iglesia de Jesucristo. ^_^

    ResponderEliminar
  3. Una es la gloria del sol otra la de la luna otra la de las estrellas.
    Lo primero del todo es que es claramente una falsedad.
    Muchas personas sin el espíritu tampoco entienden la manera de expresarse de un profeta

    ResponderEliminar
  4. Una es la gloria del sol otra la de la luna otra la de las estrellas.
    Lo primero del todo es que es claramente una falsedad.
    Muchas personas sin el espíritu tampoco entienden la manera de expresarse de un profeta

    ResponderEliminar